Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO A B C. DOMINGO 2 í DE SEPTrBMBRfiUE 1907. OCHO PAG 1 KA- S. EOfOrON i. POS T E V É G I W O 5 TRIBUNALES NA CABRA CA- Ante la Sección seguuda compareció ayer Ildefonso García Plaza, acusado de autor de un hurto, que se realizó, según él, en la siguiente forma: Me encontraba, dijo el procesado, tranquilamente tomando el sol junto al Mercado de ganados, cuando se me presentó una cabra negra. La di con la mano para que se fuese con su dueño; pero la cabra se conoce que me tomó cariño, ó que me olió la merienda que llevaba en el bolsillo, y se fue detrás de mí, hasta que encontré á un sujeto que me la compró en 30 pesetas... Lo curioso del casó fue que el comprador era guardia de Seguridad, y a pesar de sus protestas de autoridad, fue detenido por la Guardia civil. El fiscal, Sr. Esteve, pidió para Ildefonso la pena de dos años, cuatro meses y un día de presidio correccional. El defensor, D. Arturo Ortíz, sostuvo que su patrocinado no era autor de delito alguno; pues la cabra no tenia dueño, y lo que debió Bacer Ildefonso fue entregar la cabra en la Alcaldía. ECHEGARAY EN QAIM PlffiJU- A OEl R A M J R A I 11, 4 T. U DESCANSO DE 2 0 M! NUTOS 1 ilustre dramaturgo D. José Echegaray r corre actualmente la ría de Arosa. Ayer llegó á este pueblo, hospedándose a la hermosa finca de D. Prudencio Otero. Esta tarde ha salido el insigne literato para sus posesiones de Marín. CARTAS A PEPE 1 A BUEÑA VIDA El ser humano es su mámente descontentadizo y ambicioso en apariencia. Examinado con atención resulta muy fácil de contentar, siempre que oreen su frente airecillos de vanidad. Todos sus anhelos confluyen en la conquista del bienestar, de la buena vida, y esta frase resuena en nuestros oídos desde que tenemos uso de razón. ¡Hacer buena vida, darse buena vida! Todos creen que el propio modo de vivir es el mejor, y, sin embargo, envidian las vidas ajenas, por creer que son óptimas, descansadas y deleitosas. Asi nos pasamos la existencia los mortales, justificando nuestros defectos, persuadidos de que somos muy buenos y 1 muy dignos de obtener las ventajas orgánicas ó sociales que acl P N EL SUPREMO En la Sala de lo crimimiramos en otros. Con un poquito de filosofía nal se vio el recurso (léase resignación) y otra dosis no menor de interpuesto contra la sentencia, por la cual fue paciencia tolerante fléase conformidad) nos vaabsuelto el autor responsable de un artículo mos acercando á lo apetecido; algunas veces, que se publicó en El Radical, de Valencia, en lo conseguimos y eqhamos de ver que nuestras el que se estampaban conceptos que estimó inangustias y apuros por alcanzar los supuestos juriosos el conde de San Luis. bienes no merecían la pena dé afligirnos y apeEn la Sala de lo contencioso se vio otro resadumbrarnos tanto. Esta es la verdad monda curso interpuesto por un contratista de obras y lironda, mi querido Pepe. que redama al ministerio de Fomento los intereses legales de su liquidación de cuentas. Distingue bien los nobles impulsos genera- dores de racional perfeccionamiento, de los ruines apetitos que conducen á un perezoso y estéril bienestar. Reflexiona que cuantos alardean ó pretenden no depender de nadie, son unos pobres esclavos. Creen que hacen su voluntad, y sólo son ruedas mayores ó menores de la gran AXaniobras militares. máquina social. Desgraciados mil veces si no El asunto de actualidad indiscutible hoy engranan bien y no giran. Menguada sociedad por hoy, son las maniobras militares que. acaaquella en que el motor carece de ordenada reban de verificarse en Alemania y en Francia, gulación. y que están á punto de comenzar en España. Uno de los magnos errores educativos estriPara asistir á estas últimas, según saben ba en estimular á los jóvenes para conseguir nuestros lectores, llegará hoy á Bóveda Su pronto un empleo, prebenda ó retiro que les Majestad el Rey. De ellas nos proponemos dar permita, mucho antes de llegar á la edad viril, información gráfica, que comenzamos en el preno hacer nada. Para demostrar lo ventajoso ele sente número. una posición social, se suele decir que el sueldo es sobrado y el trabajo nulo. Los gajes y gratificaciones se acumulan á la perezosa bienandanza de los llamados despiertos, que conEs esperada en Madrid la distinguida convierten los dios deservicio, los honores, cruces y sorte del ministro de Negocios extranjeros de categorías en moneda contante y sonante. El Grecia, Mad. A. J: ikouses, acompañada de sus egoísmo desarrolla sus tentáculos avarientos á expensas de los demás organismos. Es muy hijos. raro hallar un funcionario con verdadero amor Está completamente restablecido de su enal sustenfermedad el coronel de Estado Mayor D. José EN EL CIRCO DE MARRUECOS. -GEDEON A CAL 1 NEZ: ¿ÑOS VAMOS, O NOS QUEDAMOS to. centro oficial que le proporciona elrespeta ¡Cuántas veces oímos á un hombre A LA SEGUNDA PARTE DEL PROGRAMA? x (De Gedeón. del Villar. ble é inteligente que acepta un cargo no para En el Tiro de pichón de Biarritz, en el ChaDurante ios días de feria ha actuado una desempeñarlo con actividad y celo, sino, como FERIAS Y FIESTAS llenge Club, organizado por el príncipe de Pigcompañía dramática dirigida por el actor sePOR TELÉGRAFO natelli, ha ganado el primer premio el simpátiñor Jordán. HUESCA, SI I co sportman D. Luciano Ochoa, Jy el segundo, el Sombrillas, abanicos LOGROÑO, 3 J j J I M 1 J a terminado la importante feria de la prómarques de Taracena. g y bastones xima villa de Ayerbe, que ha estado con- 1 as fiestas de San Mateo que aquí se celed Verdadera ocasión. íH. DE DIEGO. bran, están resultando animadísimas. Ha regresado á Madrid el marqués de Pidal. curridísima. Se ha cotizado á muy buenos precios el ga- Mañana se lidiarán seis toros magníficos, de Pnerta del Sol, 13, esquina á Montera. l lia marchado á San Sebastián y Santoña el nado mular, vacutio, de cerda y lanar. Las la ganadería de Palha, que serán muertos por Vicente Pastor y Mazzantinito. teniente coronel de Ingenieros D. Lorenzo de compras de ganado vacuno se hati hecho prinEn la feria, de ganados, que está muy con- BARQUILLO, 30, fábrica de chocolates. la Tejera cipalmente por acaparadores catatarles, apro ¿En qué se parecen la raina Victoria y fl, a vechando la situación precaria de la clase currida, se realizan muchas transacciones. Ahora? La solución, el miércoles 25 del Se ha trasladado de San Sebastián á La agrícola. En el paseo de Espolón se ha instalado una Novela deAmenidades Ilustradas, periódico corriente en Granja la marquesa de Squilache. kermesse benéfica, en la que distinguidas seño- cariosísimo, que La Kovela de Ahora publica exLos frutos del país y baratijas propias de feIva marquesa viuda de Bogarayá se encuen- rias, han sido todos vendidos á los numerosos ritas recaudan crecidas cantidades á beneficio clusivamente para sus lectores, sin amentarles el prede los establecimientos de caridad. cio de 30 céntimos. forasteros que han concurrido. tra en Peñaranda de Bracanionte. NUESTROS GRABADOS DE SOCIEDAD g KtCUUHNMMOS T Á BIBLIOTECA DE A B C 76 I A CASA DEL CRIMEN 73 El qtte se cansa pronto de sufrir comete un crimen de lesa opinión, y la opinión es la más irritable de las majestades. Todos comprendían hasta qué punto media docena de mujeres de lengua viperina hacían imposible la sociedad para Mauricio, pues todos recibieron con disgusto la noticia de su aislamiento. Las personas cuyas invitaciones rechazó tomaron muy á mal el desaire, j exclamaron con ironía, para ocultar su descontento: ¡Por fin se hace justicia! Comprende, aunque tarde, que no son nuéstrot salones el mejor sitio para una ex costurera. Mauricio Chesnel perdió en menos de un mes las tres cuartas partes de su clientela en Vesoul. La de los pueblos circunvecinos no le abandonó; pero. así y todo, los ingresos disminuyeron mucho. -Golpe doloroso fue éste para Mauricio, que empezó á preocuparse dei por venir; pero ocultó á María Mónica las tristezas y las angustias que sufría, porque no quería afligirla inútilmente. Un acontecimiento que era de esperar consoló á Mauricio en sus penas: su mujer estaba encinta; Mauricio recibió la noticia con viva alegría y olvidó como por encanto sus decepciones y sus disgustos. Llegó la época del alumbramiento. María Mónica dio á luz una niña que pareció á Mauricio el conjunto de todas las maravillas de la creación, y que fue bautizada con el poético nombre de Margarita. Desde el día en que nació ésta fue el doctor el más feliz. de los hombres, y no vivió más que para su hija. Una sonrisa de la niña le abría las puertas del cielo, y como Margarita poseía un carácter dulce, Mauricio se entregaba en alma y corazón á un éxtasis paternal cada día más profundo. ¡Oh, tanta felicidad no podía ser duradera! Margarita iba á cumplir cuatro años, y de mes en mes crecía como uaa floi de primavera. Una mañana, según costumbre, salió el médico á caballo para hacer la vi sita cotidiana á los pueblos de su alrededor. Hacia las cuatro de la tarde, María Mónica creyó oir en la calle ruido ex traño y voces; abrió la ventana y miró hacia la calle. A cien pasos de la casa que habitaba, en la calle de San Jorge, vio un pmpo muy numeroso que se movía lentamente y rodeaba á varios hombres que conducían unas angarillas. Sobre ellas yacía un cuerpo inanimado cubierto con un paño Manco manchado de sangre. Los transeúntes se detenían ante el fúnebre cortejo y preguntaban quién era la victima. Veinte voces contestaban á la vez sollozando. Los curiosos se incorporaban al grupo. ¡Alguna desgracia ha ocurrido! -se dijo María Mónica. Y pensó enviar á su doncella á preguntar qué había pasado; pero nó tuvo tiempo. La fúnebre comitiva acababa de llegar frente á la casa del médico, y allí se detuvo. Todas las miradas se dirigieron hacia María Mónica, apoyada en el alféizai de la ventana. Un triste presentimiento e apoderó de ella, y aunque procuraba desterrarle de su imaginación, súbita palidez cubrió su rostro, y su c o i r ó n cesó de latir, El mátrinjonio acerca del cual se habían lanzado tantos epigramas, el enlace esperado por todos con insultos é ironías, fue aclamado por todos triuntalmente. Los dos esposos, arrodillados el uno al lado del otro, recibieron la bendición nupcial. El anciano sacerdote que los unía les dirigió breves y conmovedoras frases. Felicitó á Mauricio por haber elegido por compañera de su vida á mujer tan recomendable por sus virtudes, sin preocuparse de las vanas y falsas distinciones sociales, que no reconocen la igualdad evangélica. Dijo á María Mónica: -Acabáis de uniros á un hombre de corazón y de honor: mostraos digna del que no ha dudado de vos. Habéis sido honrada joven y seréis honrada esposa. Felices el uno por el otro, no olvidéis jamás que la dicha en la tierra sólo existe en las. castas ternuras. Juntos elevaréis vuestras almas en ardiente acción de gracias al Dios de bondad, que os reserva una dicha sin sombra de amargura y que os bendice por mi voz. La ceremonia terminó. Lps grupos de curiosos desaparecieron como los espectadores de un teatro cuando baja el telón después líe concluida la obra. En los grupos de los que se alejaban oíanse estas frases: -María Mónica ha tenido suerte, pero merecía en realidad su dicha. O bien: -En el lugar del Dr. Mauricio, creo que hubiera hecho lo mismo. Tales eran las voces del pueblo. Y bien sabido es el antiguo adagio, que desgraciadamente no es siempre cierto, pero que al menos ió era en estas circunstancias: Vox populhvax Dei XIV Feliz, porque Mauricio halló en su mujer todas las cualidades de alma y de corazón, todos los tesoros de una profunda ternura y de un cariño iaalterable, á los cuales correspondía él con un afecto sin límites. Pero no faltaron espinas alas guirnaldas de flores áe las alegrías conyugales. Una hoja de rosa que cayera en las ropas de su lecho, bastaba para turbar el sueño de un voluptuoso de la antigüedad. Innumerables picaduras de heridas de amor propio representaron cerca de Mauricio Chesnel el papel de la hoja de rosa de que acabamos de hablar, y obscurecieron su dicha. Antes de u matrimonio, recibía el médico ontinuameate- -invitaciones. unión FueSí y no. feliz la del médico y la obrera?