Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O 838 A B C. V I E R N E S ao D E S E P T I E M B R E D E 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. a PAGINA 3 s M 1 J A A- V V A 1 1 r. u U V s EL CONCURSO HÍPICO DE SAN SEBASTIAN. LA FAMILIA REAL EN SU TRIBUNA PRESENCIANDO LAS PRUEBAS VERIFICADAS EN EL CAMPO DE ONDARRETA Fot. Jrigoyeiu mento para saber, qué destino daba á- sus da, baratos y fáciles. No hay más que un periódico declaradamente español, modestísimo, rentas el gran poeta muerto. bien intencionado y merecedor de mejor ayuEl documento fue leído ayer á los herededa. Sin duda, los Gobiernos españoles opinan ros, que se apresuraron á comunicarle á la que esto de la Prensa no supone nada... Y en L TESTAMENTO DE No deja una Prensa. Sully- Prudhomme instituye á su so -g r a n fortuna brino, Henri Gerbault, dibujante de gran ta- ESPAÑOLERÍAS Una coasideración, á cambio, un subdito inglés redacta y publica, SULLY- PRUDHOMME el ilustre poemi juicio errónea, hace con suficientes elementos, un periódico bien lento, heredero universal de todos sus bie- eninudeceÉ la pluma cuando para el público se servido, -redactado en castellano, y los franceses, ta que han perdido las letras francesas, pero nes, pero imponiéndole la administración de escribe, dé las cosas defectuosas de España dan todas. las noches La Depeche, qué; cifeula el oficio de escribir versos- -que muchas numerosas rentas á distintas personas, pues fuera de España. ¿Y por qué? Cuando la censu- profusamente, y en el cual hay un buénpresuveces oficio es- -proporciona mayores uti- no ha olvidado el poeta á ninguno de cuan- ra se extrema, y se bordea el ridículo ó señala- puéstó diario sólo párá telegramas damente el descrédito, la acción puede vitupelidades en Francia que en España. ¿Tendré tos le sirvieron. La importación, desmayada, ofrece un porCuando el periodista observador, inspidesagradable. Los Gobiernos y los que esforzarme para demostrarlo? Dispone además que sean entregados ala rarse. en urr recto espíritu patriótico, se con- venir bien de Alemania, Francia é. Inglaterra I OS pocos poetas españoles que se crea- Academia Francesa 100.000 francos, dejando rado á señalar discretamente deficiencias que sindicatos creta aquí ronuna posición brillante, no fue con la ven- en libertad á los inmortales para que dená importan á los intereses y al buen, nombre de sostienen una verdadera pugna por meter más dinero para ello las ta de sus poemas con lo que lo lograron. esta suma el empleo que j uzguen más útil y su patria, ¿no cumple un sacratísimo deber, no ampliasy género. Brindan recuerdo haber leífacilidades que yo 351 éxito de. sus poesías los hizo conocidos, conveniente á los intereses de las letras y da una prueba, con esté pequeño acto de valor do ni conocido. Abren un crédito completísimo. metiéronse en política, algunos llegaron á de los literatos. Este legado va á aumentar cívico, de amar á su bandera algo más que los En muchas operaciones ni siquiera recogen diser ministros y otros supieron buscarse un ernúmefo interminable de premios que los comentaristas negativos ¡del café? Por lo, tantoTM nero. Desprecian este signo de valor en el rinconcito en el presupuesto, del que nin- académicos conceden todos los años y ño De múltiples observaciones y apuntes qué cambio. Dejan amortizado el capital, en nuevo he procurado. recoger estos días en Tánger; y género a vender ó en trueque por semovientes gún gobernante se atrevió luego á arran- siempre con acierto. se de- y otros artículos de reproducción! Nosotros, carlos. Sólo á Manuel de Palacio le tocó Nombra también á cinco amigos para que de los cuales ofrezco algunos salientes, inferio- sin protección real verdad y sin capitalistas, duce con, triste exactitud la relación dé perder su. puesto, en el ministerio de Estado administren un capital de 50.000 francos, ridad cpn que España existe, en este primer perdemos cadadía más terreno. Conozco cifras después, de una disputa con el duque de. Al- invirtiendo la renta en, la concesión anual puerto comercial de Marruecos, donde por hisr comparativas desconsoladoras: En lo único que modóvar, entonces ministro y hombre poco de 1.000 francos, que constituirá el Premio toria, -por raíz, por razón geográfica y hasta aumenta la importación es en otro género! de eoaficionado á los. versos. Eso sí, Manuel de Sully- Prudhomme y! dedicando el resto al por razón de fácil y bien correspondido afecto mercib, que por extenderse á las filas mahometanas hácenos bien poco favor... Palacio supo tomar sabrosas venganzas, y sostenimiento de una especie de Mtóeo que con los moros, deberíamos ser los primeros. Cubas, nuestro cónsul, pretende ahora resupor ahí desperdigados andan sonetos, cuar- se llamará el Foyer Sully- Prudhomme No hablemos de la acción oficial. Aqní esta tetas y redondillas, consagrados por el po- I, as obras que el poeta deja aún inéditas acción, asfixiada por la faltade medios, esc. asi citar la! agónica Cámara dé Comercio y fomenpular poeta á ridiculizar al político irreve- y que comenzará á publicaren breve la casa nula. Él Sr. Uavería, á quien compadezco sin- tar las importaciones. Pero esto es sólo un bemucha ceramente, vive en plena lucha para suplir con rente, obras ingeniosas todas y de las cua- I emere, son, en virtud de una cláusula tes- su inteligencia y sus prestigios- -aquí umver- llo sueño. Nos llevan yalos paísesdelantera en esa práctica penetración nombrados. les una quintilla, sobre todo, se hizo popu- tamentaria, propiedad exclusiva de una jo- salmente reconocidos- -la falta de elementos. Y sin la repetida protección dé nuestro Estado, ven señorita que ayudaba en sus trabajos al No debo ahondar en este punto; sólo daré un y sin dinero, ¿qué se va á hacer? larísima: insigne poete; sirviéndole de secretaria ó detalle para que el lector comprenda lo que enEs grande y parece chico, Aun lo poco que tenemos, y que, pudiéramos fue ministro porque sí, cosa parecida. ¡Qué queréis! ¡L OS hombres tré líneas quiero decir: estamos á 16, primeras hacer bien, lo hacemos mal. Hay aquí una co; y en cosa de un mes y pico todos, y principalmente si son poetas y filó- horas de la mañana, y en nuestra Legación no lonia española muy estimable, con figuras por perdió á Cuba, á Puerto Rico, sofos, suelen tener sus debilidades á última se conocen más referencias de Fez que las ofi- todos conceptos notables, y con multitud de fa. i á Filipinas; y á mí. hora! ¡Y hay secretarias que se perecen por ciales y las que cortésmente de otros centros milias que honradamente representan la clase Pero en Francia los poetas no tienen nese hayan servido comunicar. En la Legación af tesana. de España. Pero al amparo de eso? cesidad de buscarse la posición en la políti- la poesía filosófica! inglesa, anteayérifa á las dos de la tarde, cinco miles de compatriotas, mensualmente rllegan El testamento ha producido la mejor im- horas antes qué el 8- uebbas y Mohamed To- centenares de gentes no tan estimables. Andaca, ni eñ los ministerios, ni en las Bibliotecas. El producto de sus obras basta para pro- presión, y todo será cumplimentado con rres, se tenían noticias detalladísimas dé Fez... lucía trae gente activa, sobria y buena; pero Inglaterra y Francia y Alemania tienen un lanza, también espuma sucia de sus playas, y porcionarles tina existencia decorosa y con- arreglo á los deseos del gran poeta. Una disfortable como la que, sin sus crueles dolen- posición solamente parece que tropieza con servicio esplendido y una protección efectiva la clientela del cónsul én funciones de juez alcanza un guarismo respetable. -Pues para cias, hubiera. podido disfrutar Sully- Pru- algún obstáculo: la creación del Foyer y metálica tan abundante, que no hay sino vi- toda vigilancia, para todos los servicios dé Povir unas horas en Tánger para conocer sus dhoinme. en la. quinta deJChateinay, como la Sully- Prudhomme licía, nuestro presupuesto nacional sostiene en que apaciblemente goza Francois Coppée en Este Foyer debía fundarse en el mismo efectos. todo es francés, inglés, alemán. Tánger un inspector. y cuatro agentes... Es claAquí París en su hotelito de la Avenida de la piso que el poeta tenía alquilado en el FauSi los hebreos emigraran completamente, no ro, anoche mismo hubo una pequeña bronca Grande Armee, y como la de tantos otros bourg Saint- Honoré; tal es, al menos, lo vo- se vería un solo rótulo español. En las fondas; en el zoco; un español dio de palos a u n henovelistas, poetas y cronistas franceses que luntad expresada por el testador. Pero ape- enlos comercios, en todas partes os echan la breo; el jefe de la Policía marroquí, -que se haaquí cobran al cabo del año cantidades que nas fue la familia á hablar con el propieta- cuenta por marcos, por chelines y peniques, llaba cercano, y lo agentes ingleses y alemai: á nosotros, los escritores y periodistas espa- rio de la casa, éste exclamó: por francos; el dinero español sufre cierta de- nes que pululan por todas partes, se limitaron no por irritante. ñoles, nos parecerían fabulosas. ¿Museítos enmi casa? ¡De ninguna ma- preciación, ingleses implícita menos los. nom- á separar álós contendientes y á llevar al agreAlemanes, ó franceses son dido al hospital; cómo servicio; humanitario, Y no hablo délos autores de comedias, nera! ¿No ven ustedes que tendiía que cam- bres de todos los establecimientos de crédito; porque estaba herido en la cabeza, y el agrevaudevillistas y revististas, porque cada unobiar todas las semanas la alfombra de la es- hasta 1 Banco Nacional de Marruecos ostenta sor se quedó á la puerta de un café. Y gracias á un agiiíficO rótulo... en francés. Son también que no se sustrajo á la Policía y dio tiempo á de estos afortunados mortales podría casi calera? T ros temores de este prosaico casero son los alemanes quienes dragan en. el puerto y que se buscase á un agente español. ¿lubiera casi rivalizar con Rokefeller. Sardou escribe una obra cada cuatro años, y, sin embargo, infundados. ¿Es que teme que formaran cola emprenden la Obra de los diques; ingleses los podido escapar impunemente. Y si aquí ocufundan sus derechos no bajan de un millón de fran- los visitantes del Museo? ¡No! Aquí está queesas tres los mejores centros industriales, y rriera algo gordo... naciones los mayores propietarios para servir de ejemplo, el Museo Víctor de Otro botón de muestra. El servicio de Cocos, anuales. ¡Y que le llamen efectista de los terrenos Hugo, ai qué sólo de higos abrevas va al- se compraban áde la playa, que ha doce años rreos tiene aquí personal muy apto y laborioso Sully- Prudhomme con sus bienes particumoneda 1 de cobre el metro y y dos barcos que van y vienen á Cádi? y Algelares y el producto de sus obras habíase he- gún: curioso. I,o mismo ocurrirá con el Fo- hoy se venden! á muchos francos. En la vida ciras en seis y tres horas, respectivamente. de la plaza, en; la; vida intensa, comercial, ins- Bueno, pues cho una pequeña fortuna que acabó de re- yer del poeta filósofo, ¡Pero váyanle ustedes á: un casero con ttuctív a, de relación con el interior, España en redondo: no hay correo los domingos. Así, dondear el premio Nobel, y como no deja i figura en un puesto dolorosamenté secundario una parte del hay correo. Podría descansar más parientes que su hermana y un sobrino, filosofías; Hasta en los niedios de difusión, de propagan- de los vapores. personal, hacer la travesía uno s JUAN CADENAS Nada, no hay correo. Y postalesperábase con interés la lectura deí testa- París, Septiembre. DE NUESTRO ENVJADO ESPECIAL AB. GE- N PARÍS E A B C EN MARRUECOS