Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 6 C. jS DjE SÉPTllMSJÍE Wfc 1907- OCHO EMSIÑAS. 4 D 1 C 1O N 2. El general I) rwde, 4 pués de qifet eón V mitijstí o 4 Prasd Mr. sus, E fest V v -y S 9 hermas Mwl y gafíd están de pendió el ataque que proyectaba, dgdafands f g para repartip el mapd del Imperta, entorjees á los p eyip. digffs que Se dafegpQr t fc i asilada 4 eIeí Sh, azi. liuley IJafíl v. i t f t- af gg fal pirante. B ta, tarde embarcó á fcerdo del e. raéef 9 minada la campafla, gugs para seguirla tropeLps fraaceses dp e. ísbareárán en los puertos elile e, aeorapaííado ¿e- sus mujeres y zaría con grandes dffleultades, poí ¿aliarse el esclavos, el caid Sid- iíaddQrTgelTShazMP 6 M, campamento more ásaos 21 kilóm tí s hada gá previsión de 4 í urbios. gl comandatitÉ Santaolalla há pedido 20 ti -sido nombrado pgr Mxilgy Abd- el- Aiíiz Jfpber. e l i n t é r i o r Los fraseéses invernarán en Casablanea, y radorés del Riff para la Policía aaüor deTáriger, como lo fue en época anterior. Lá parte destruida de la eindad será reediBél- Shazi, que vivía triste y abatido por no se ocupan al efecto de annar baxraeo es 4 e ficada. dé haber pos g- i io el bajalato de Marrakés, á La salud de las tropas, tanto españolas como raíz del asesinato de Mauchamp, debido á la Dos kábilas cercanas son partidarias de la i j M ¡oposición de los rehainnas y demás kábilas hostiles que contribuyeron á aquella página- sangrienta, marcha contentísimo de Safi, porque en su nuevo puesto espera demostrar su adhesjpn á- Muley Abd el A. ZiZ, Á qpisn debe la. elevación social deque disfruta. PAGINA ffBSSUScripeióa. Miguel del R y, é- aefie léi ataacéti de aguardientes establecido en la calle de las Tabern llas, núm. 23, inidó una suseripejón, gu gneabezó. esa jo, pesetas, en favor. de los damniñeados por el siniestro 1 Para secundar tan generosa, idea, los periodistas- que hacen la información, del Juzgado dé guardia se suscribieron en el acto, y en nombre del Centro de reporten, con 25 pesetas, Ofrecimientos, Los dueños del salón de baile establecido en la calle de Dpn Pedro ofrecieron alas autoridades dicho salón para albergar á las familias de las casas incendiadas, siendo aceptado en el acto su ofrecimiento. La enfermería que lá Cruz Roja tiene establecida en la calle de los Mancebos, ofreció asistir á todos los heridos que se presentasen, ü i n del siniestro. A las cuatro de la madrugada quedó casi extinguido el terrible incendio que durante cinco horas tuvo en justificada alarma á todo Madrid é hizo víctima de horrible pánico á la barriada en que ocurrió A esa hora se retiraron las autoridades, las fuerzas militares y parte del servicio de incendios. J n detenido, El juez de guardia ha mandado detenei esta madrugada al hijo del dueño del almacén de maderas incendiado, porque parece se aventuró á decir que no le importaba que se hu. biere quemado el almacén porque estaba asegurado jT eclaraciones. Varios vecinos parece que nan declarado al juez su extrañeza por qué habiendo cesado á las siete de la tarde de funcionar la máquins de aserrar maderas, de donde se supone que ha partido la chispa causa del incendio, no se hubiese dado cuenta nadie de la iniciación y progresos del fuego hasta que se observó so gran incremento por las inmensas llamas 3 columnas de humo. Qiotesta previsora. De público oímos asegurar que las vecinos de ia barriada en que ha ocurrido el siniestro habían dirigido una protesta á las au toridades, por juzgar peligrosa la existencis de un almacén de materias fácilmente infla mables en calles tan estrechas y con casas d tan numeroso vecindario. 1 a mañana de hoy. Hasta las nueve y media puede decirse que ha durado el incendio; pues hasta esa hora no han dejado de trabajar los bomberos. En la Casa de Socorro ae la Latina fueron curados esta mañana, además -las personas ya mencionadas, María Uset, de trece años: María Cáceres, de veinte años; Mariano Blases, de treinta años; Vicenta Sánchez, de cuatro años; Martín Mayoral, de setenta y un años; Ricardo Alvarez, de treinta años; Augusto Jiménez, de siete años, y Carlos Domínguez, de treinta y siete- años. Todos, á excepción de Mariano Blases, que está grave, sufren lesiones calificadas de píonóstico reservado. En el barrio son generales las censuras con. tra el Ayuntamiento, que no atendió nunca las distintas indicaciones que oficialmente se le han hecho, previendo lo ocurrido. C l infante D. Fernando. A las doce y media el infante D. rnay do, á pie, acompañado por su ayudante el con de de Fuenrubía, estuvo en el lugar del siniestro y en la Casa de Socorro, conversando con algunos heridos, á los que ofreció en nom bre del Rey que se les socorrería y atendería p l juez y el gobernador. También ha estado tomando declaraciones é inspeccionando el lugar del incendio e juez de instrucción, Sr. Trassierra, acompaña do por el escribano SK Rives y oficial de escribanía D. Federico Fernández. Una comisión de damnificados, visitó al gobernador, -éste les ofreció hacer cuanto estuviera de su parte. De momento repartió entre ellos, y de su bolsillo particular, unos cuan, tos duros, I adrones detenidos. Al Juzgado fue conducido esta mañana Agustín Jiménez González, de veintinueve años, casado, lechero, que vive calle del Calvario, 20, portería, porqué aprovechando los momentos de confusión se apoderó ae un colchón y una almohada de las que fueron arrojadas á la calle. Este individuo, al ser detenido, denunció a otro de nombre Manuel, que vive en una lechería de ia calle del Olivar, que se había llevado por el mismo procedimiento otro colchón. pn. favor de las víctimas, Esta mañana ha conferenciado con el señor La Cierva el marqués del Vadillo, ocupandose ambos de lo que se puede hacer en favor de las familias que. están sin albergue de resultas del incendio de anoche. Son 49 las famiüas que se encuentran en esa triste situación. Han quedado inhabitadas sie te casas, y han sufrido deterioros cuatro más De manera que el fuego ha alcanzado 12 edifi- ciós, incluyendo entre ellos el almacén, caus f del siniestro. I os bomberos y el vecindario. V Así el gobernador civil como el ministre déla Gobernación hacen grandes elogios del servicio de incendios, y no solamente del valor, sino también del método y de la sangre fría délos bomberos. También merece elogios e vecindario, pues no se ha producido ningún desorden, aunque las circunstancias se prestaban á ello. HORROROSO INCENDIO JV. de ta K. A. continuación de este telegrama hemos recibido otro de Safi, que no publi- prl formidable incendio de esta noche última carnos por haber dado sus noticias hace varios- ha sido uno de los más terribles que aquí días. se recuerdan, de los que hacen época. En el espacio de pocas horas han quedado sin hogar ni recursos numerosísimas familias y convertidas en ruinas muchas casas. Ka haSAN SEBASTIÁN, 17, 5 Tbido, además, desgracias personales, siendo j a paz en Casablanca. considerable el número de heridos en el sinies En el ministerio de Estado se ha recibido tro, y milagroso que no hayan perecido muchos un telegrama interesantísimo. En él se da cuen- entre las llamas. ta de que los delegados de las tribus próximas -á Casablanca se presentaron anteayer en aque- c e inicia el fuego! lla población y aceptaron las proposiciones A las once de la noene, una atem- Jcra llaformuladas par el ministro de Francia, mon- marada, seguida de espantosa gritería, puso n conmoción, no sólo el barrio de los Santos, sieur Regnault. La ratificación se realizará el jueves próxi- donde radica la finca en que se inició el simo, día en que volverán á reunirse los caídes niestrp, sino todo el populoso distrito de la Lay los delegados de las tribus, con dicho exclu- tina. El fuego se había iniciado en el ainiacén de sivo objeto. Las condiciones de paz aceptadas son las si- maderas y cañizos, situado en el núin. 6 de la calle del Ángel, con vuelta á la de San Isidro. guientes: En la extensa área que ocupa el almacén Sumisión de las tribus. existían acopiadas grandes cantidades de maEntrada en Casablanca sin anuas. Establecimiento de un mercado en aquel deras y cañizos, en las que hizo presa una chispa, cuyo origen y procedencia se ignora, ocapuerto marroquí. Las indemnizaciones serán discutidas de co- sionando el incendio, que recuerda por su magmún acuerdo entre el Sultán y los Gobiernos n aid inicial y por el número de casas áque a cta, los de la calle de Claudio Coello en el de España y Francia. año de 1873, y Jesús del Valle en el año de 1875. PARÍS, 1 9 5 T El propietario del almacén incendiado es don Julián Martínez, que vive en la Ribera de CurJ os informes de Drude. El general Drade ha telegrafiado al Go- tidores, 7, donde tiene un gran depósito de calzado. bierno las siguientes noticias: -Las fuerzas enviadas á practicar un recono- Oe propaga el incendia. cimiento en la parte Este de Casablanca, con Tan grande era la intensidad del fuego dirección al mar, avanzaron unos ocho kilóme- desde los primeros momentos, y tal altura altros próximamente, encontrando á un peque- canzaban las llamas, que no tardó en hacer ño grupo de feabileños compuesto de 25 hom- presa en las casas miineros 5, 7, 9 y 11 de la bres, los cuales atacaron al goum, pero fueron calle del Ángel, es decir, las situadas frente al rechazados y destruidos en parte. almacén; la de la calle de San Isidro que: hace Los delegados de las kábilas nohanopues- esquina á la del Rosario, y las que están á esto dificultad alguna para aceptar las condicioaldas del repetido almacén, y que corresponr nes siguientes; en á la Cámara de Comercio. Prohibición compila 4i Jleyaf armas en un Los centinelas. de la guardia de Prisiones radio de 12 kilómetros alrededor de. Casablanca. militares, al advertir el fuego, hicieron varios Multa de i? duros con Ja gansíguieate res- disparps para dar la señal de alarma. ponsabilidad por parte de las diferentes kábiAl mismo tiempo, un agente del distrito dé las, á todo el que llevé armas dentro del citado la Latrna avisaba por teléfono desde la Comitérmino, además del castigo que. necesaríame saría al servicio de incendios, al Gobierno eir tele impondrá el Magh. zen, vil y al Juzgado dé guardia. En el caso de que lleguen- á reproducirse e p n o el pánico. ác. los disturbios ó se- atente contra Jos europeos, I e V El veeindario de las casas incendiadas, idi gerándesarmadas las kábilas. Entrega de. los autores de los asesinatos que en su mayoría se hallaba recogido, al darcometidos el día 30 de Junio, como asimismo se cuenta del inminente peligro que. corría, se delcaid de Úlad Harjz íjlad, llamado el Hadj lanzó á la calle apresuradamente, sin preocuHamon, cerno principal autor de los disturbios parse de la suerte que. corrían sus modestos ajuares y atendiendo sólo á, la salvación perocurridos en Casablanca. L Se aj rirá nítevámente el mercado á la vida sonal, i Las mujeres, especialmente, huían despavoe o j n e r q i a l A tq d 6 individuo que se entregue al contra- ridas, llevando en sus brazos tiernas criaturi. bando de: guerra. y sea aprehendido se lp. tra- tas, que. floraban aterradas ante el cuadro désolador que tenían, delante de su vista. tará como si fuese prisionero de guerra, En un momento quedaron desalojadas cen Cadakábila entregará como rehén á uno de sus individuos más notables, que responderán tenares dé viviendas, cuyos mobiliarios se apilaban desordenadamente en las calles próde la seriedad de lp pactado. La cprrespondiéíjte indemnización- df gue ximas. L a s e s c e n a s d e terror m e n u d e a b a por todas rra la discutirán Francia y Marruecos, Añade el general Drude que los delegados partes y l a s actos d e heroísmo s e repetían ináé las kábilas han pedido de plazo hasta el cesantemente. Niños y mujeres, enfermos- é jueves por la mañana, é, fin de poder someter impedidos fueron salvadoá d e entre las llamas, éstas condiciones á la aprobación de sus res- algunos d e ellos a v i v a fuerza, pues s e resistían á a b a n d o n a r s u dpmigilió sí n o se sacaban pectivas tribus. antes s u s ajuares. Muchos délos, salvados y d e Termina diciendo el geneit, prude que sus salvadores sufrieroij quemaduras, de; las temperatura, es muy elevada, q u e tuvieron q u e ser asistidos en l a Casa d e Socorro inmediata; PARÍS, 7, T, Situación de los buques. t 5 p l servicio de incendios. -Con fecha de ayer ha telegrafiado al Go Llegó un poco inás tardf. de lo gue hubiebierno, el almirante Philibert, lo que sigue: Ha llegado áCásablanea el transporte de ra sido preciso, porque en un principio no se pudo sospechar, aun cuando se creía muy g u e r r a Vüih Lang E 1 crucero Fórhjn ha zarpado con rumbo á grande, la terrible importancia que el siniestro tenía. Mazagán, Safi y Jiogadon Á las doce y diez se presentó la primera Sigüe siendo tranquila la situación política bomba y poco después todo ei servicio, dispoen todos los puertos. niéndose inmediatamente los trabajos de extinción; pero el esfuerzo resultó inútil por el momento, pues no había agua en las cañerías. Ál advertir el público este grave inconveJ i 3 T. niente protestó indignado. Las esperanzas de XJ o Üfcy embarques. que fuese atajado él siniestro, se, desvanecían, J Asegura Le Petit Parisién en su número y el fuegH continuaba aumentando en intenside hoy que el Gobierno francés estima por dad y destruyendo edificios, ahora inútil que sean llevados á cabo los difePor fin se dio aviso- ai Canal y pudieron funrentes desembarcos e tropas acordados en un principio, por el estado rebelde de las kábilas. cionar las bombas con regularidad. Y que por ese motivo no serán utilizadas las as autoridades. fuerzas que se habían reconcentrado en Oran. A la un a y media llegó el ministro de la También agrega la noticia que el importe de Gobernación, acompañado dé los señores golas indemnizaciones que hayan de pedirse será 1 bernador dvil, comisario general, capitán fijado de común acuerdo entre Francia y Ma Echeniqüe, comisario del distrito y jefes del cuerpo de Seguridad. rruecos, También concurrió el juez de guardia, que ÍARÍS, j f J N erg. el del Hospital, Sr. Lujáíi. espachos de Drude. Contestando á una cossulta que s; e le píierzas del Ejérdta. hizo, el general Drude ha dirigido al ministro Apenas sé tuvo conocimiento del fuego, de la Guerra un telegrama diciéndole que esta salió a l a callé todo él batallón de Figuerás, de completo acuerdo con- el Gobierno acerca de qus se aloja en el- cuartel de San Francisco, y la actitud que deb. e adoptar en el caso de qué su fuerza! fue distribuida convenientemente ao se confirmeti los proyectos de sumisión de para mantener el orden. los kabileños. También acudió una compañía de Zapadores Añade el jefe de las tropas francesas, que des- minadores, aí mando del capitán Cibine. de que las kábilas se han alejado de Casablaní) el cuartel del Duque de Alba se presentó ca, los servicios de información resultan difici- en el lugar del siniestro toda la fueiia dispo: lísimos. nible. v ontinúa el incendio, Creíase á las dos de la madrugada que- os pasajeros del. Piélago- tardaría poco en ser dominado el fuego, pero A título de informacióH comunico las si- en; aquei momento se derrumbó en gran parte giaientes noticias facilitadas ppr tripulantes la casa números 12 y 14 de la calle del Águila, y pasajeros del vapor Piélago, que acaba ii -y resurgieron, las llamaradas imponentes y degar procedente de Marruecos: CE C A S A S INFQRMES QF CÍALES vastadoras, que el viento fuerte, que no cesó de reinaren toda la noche, hacía más violentas. Las casas de los números pares de dicha calle se vieron seriamente amenazadas, y para combatir el siniestro hubo precisión de llamar á todo el servicio de bomberos, pues los que allí trabajaban eran insuficientes para acudir á todas partes. El cuadro que ofrecían I03 edificios siniestrados era aterrador. Ardían, además del almacén de maderas en que se originó el fuego y de un taller de carretero inmediato, las casas siguientes: Calle de San Isidro: casas números 2, 4, 6, oY 5 Calle del Ángel: casas números 3, 5, 7, 9, 11 y 13, y desperfectos de gran importancia en el tejade del núm. 23. En la calle del Águila sufrieron los efectos del fuego las easas número 6, 8 y 10, medianeras con IOJ números impares de la calle del Ángel, y en lu- alie de las Aguas, la medianería de la núm. b. El almacén de maderas estaba asegurado desde hace un año. El solar pertenece á, la Diputación, á la cu... se lo tiene arrendado el dueño del aimacén de maderas. El plazo para la renovación del arrendamiento parece que terminaba uno d? estos días. El dueño del almacén incendiado se ausentó ayer de Madrid. El importe de las 18 casas, unas quemadas totalmente, y otras que han sufrido graves desperfectos, asciende á muchos miles de duros, no cbstante ser todas fincas viejas y que desde hace largo tiempo venían reclamando la intervención de la piqueta demoledora. i os heridos. r En la Clsa, de Socorro. del distrito ae la Latina fueroft auxiliadas las siguientes personas: -Con quemaduras, Adrián Cáldevilla, Vicente Pérez; Salvador Rey, Manuela Sánchez, Carlos Gutiérrez, Guillermo Martorell, bombero; Antonio Redondo, Lino Brea, bombero; el teniente alcalde D. Juan Diez Vicario, con lesiones de primero y segundo grado en la cara y én la mánd derecha; D. Manuel Alyarez, ar; qaiteéto, y Fructuoso Ruizi r Con heridas de diverso carácter: Miguel Sánchez, F stebari Saradés y Cayetano Ramos. Con accidentes nerviosos: Demetrio Núñez, Mariano Herranz, Dolores Salazar, Antonia Bayle y Marcelino Martín hijo del daeño de la fábrica de maderas. De todos éstos heridos y accidentados, hay dos en estado grave: Dolores Salazar y Antonia Bayle. También fue auxiliada en el mencionado establecimiento benéfico una mujer que, por efecto de la emoción sufrida perdió el habla. Su estado es gravé. En la farmacia de la calle del Águila, número 18, fueron auxiliados también tres bomberos y uri capataz. La Cruz Roja ofreció su casa dé la calle de los Mancebos para atender á los heridos, y como la aglomeración de éstos á las dos de la mañana en la Casa de de la Latina era ya bastante considerable, fueron trasladados varios de aquéllos en camillas á ¡a citada de la calle de lps Mancebos. Rafael Carrasco, soldado de la sección obrera dé Estado Mayor, que tenía una herida contusa en la. piérrla derecha, fue curado en la ambulancia de la Cruz Roja de la Universidad. Su estado era leve. En la Gasa de Socorro de la Inclusa fueron asistidos: Fernando Gápdeyille, niño de dos años, con quemaduras de segiindo grado en el antebrazo y brazo izquierdo, pronóstico reservado. Melchor Capdeyjlle, de siete años, quemaduras extensas ea ambas piernas; brazo izquierdo y región dorsal. Su estado es grave. Matilde Palomino, madre de los dos niños citados, de treinta y dos años, con quemaduras en él brazo izquierdo y en la región dorsal; pronóstico reservado. JBstos heridos fueron curados por los médicos de guardia D. Silverio Hérnándezy don Cristóbal Lozanq y el ayudante Sr. Costa. ü- 1 personal facultativo. l 4 Merece muy sinceros y entusiastas elogios el de la Casa de Socorro de la Latina y de la Inclusa, qué durante toda la noche han trabajado sm descanso en la filantrópica misión de curar á los infinitos heridos que acudían á dichosCentros benéficos. Tanto lps profesores como sus ayudantes sé multiplicaban, acudiendo rápidamente allí donde sus seryicios eran necesarios. Auxiliaron á las víctimas los médicos don ManuelAbreu, D. Víctor Herrero; D. Ramón Prietp. y los déla sucursal del distrito de la Latina, D. Rodrigo Layi. D. Federico García Martínez, D. Manuel Duran y ayudantes señores Chíes y Mártos. Desde los primeros momentos estuvo en la Casa, de Socorro el jefe administrativo, doctor D. Mariano Herrera. t N O T I C I A S v L D L C 1 jr. n telegrama del Rey. El Rey ha telegtaíia o o siguiente al íni nistro de la Gobernación: Deseo me dé detalles noticias incendio cav nafelicitac. iQa. lle Aguas, sobretodo me interesa saber si ha V El ministró de la. Gobernación ha felici- habido desgracias y circunstancias de las fatado, por condúctpdel gobernador militar, ge, neral Huerías, al batallón, de Figueras, por su Nombro un ayudante para se presente re. valeroso y. efiea? eóaaportamiento durante el gar suceso én mi nombre y participé me inte- fuego de anoche. reso mucho por vecindario.