Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 835 A 8 C. MARTE 17 PES. 907. QCHQ FAGINAS- IPICIQN 1. PAGINA 5 lácíones de derecho extrañas á l a potestad Real, Pí airt. 48 de la Constitución e, gf 4 e tQfto punto incongruente, relaeján. de las instrucciones dadas á los fiscales, pasa si se, Sor Ugarte á enumerar ía. a refQr, ma convenie tes para el mejor servicio, Señala algunas modificaciones que de, be. n fiacerse en la ley del Jurado, y luego, tratando iel régimen penitenciario, solicita edificios suevos y acondicionados, y el orden y la dis ciplina como requisitos indispensables pfira dichos establecimientos. D ¿clara el Sr. Ugarte que; Son helios, demostrados que en el utensilio de nuestras prj alones figuran artefactos de represión material, provenientes de otras épocas é impropios de nuestro estado de civilización y dg lo que deben ser nuestros procederes penitenciarios; y que las prácticas rigurosas suelen hermanarse; én una finalidad emanada de las antiguas, y viciosas modalidades administrativa. de la tarifa y la patente con lo anal np puede 3 G a s de. determinarse un régimen de injusticia, del que dimana la mayoría de la, s perturbaeia nes que en las eolectividatdes penales. uel n Ocasionar. Opina el fiscal del Supremo que seria con. ve fíente volver á separar, en absoluto, lis parra ras judicial y fiscal y que. se declarare tÍ guido el actual ministerio fiscal de lo C ciosp transportando V cargos al Cuerpo de Abogados del A s d Y acabala Memoria de que hemps Jiecilp u. resumeu completo, con esta? írases; J naal fracasa, si las dificultades 4 eí intento superan á los medios disponibles para ii zarlo, quizá principalmente por falta de biente moral, que tonifique á Ja opinión, mica ó displiceute, inepta ó extraviada, habrá motivo para recoger el ánimo 68 1 teridades del deber cumplido y repetir lo más íntimo de la conciencia de Homb Estado, como el Pretor romana: He. siO 8 vencidos en un gran combate R eformas convenientes, Después de una sucinta Segunda zona. 931, 1.000, 1.096, í. ígS, I.166, I. g 2, í Og. í- e í, í 3 1- 844, 2- iSí, 2.51 2.587, 6l i. a. 65 i a. 7 a 4 3- í 42, 3- 539. 3- 733 3 S 62, 3.899, 3,949! 3.968 4 I A. 4494, 4- 45: 5- I 5- 05.3. 5- 097. 16.293, g. 498, 6.535, 6.576, 19. 1474, 3 y 68 as sueeses de Marruecos, j i alw a actual en el Imperto marfóqul ala affignazs: de guerra civil, más próxima á esfcjl m Aleamrquivir que en parte l acatamiento 4 Muley Haíiá, y estos han ajenasade con saquear la ciudad mencionada, 4 cuy áeiensa se aprestan aquéllos, X u va palacio municipal de Santander, Anteayer ag inauguró soleBjnemente 1 i edificSe eonstruidp paja Casa Ayuss o e Sautaader. S d pJeára, de aspecto monumental, y a Sidí espléndid iaente alhajado. Del eonjuaio 4 a perfecta Idea uao de los grabadoi (jué hoj puBlicftíaos de Trabajos de los alumnos e la EsBieli periar de Industrias de esta corte, Sn ella n los obreros madrileños altas pruf mn 4 e inteligencia y su habilidad, pues to 4 ó lo ¡toes realmente digno Je elogio yh honra, 4 los expositores p jr igwvl que á ios maestros que les han enseñado. Todo 1 q e hay e el salón cuya fotografía reprodueMes e estas páginas, hasta los muebles, es obra áe loa alumnos de la Escuela, NUESTROS GRABADOS E La Sxpestelita de Ja Aver miedo; inaugurada la Y si el esfuerzo con que se acu. de, reparar SOCIALISTA. A yer se inauguré el Congreso socialista, EB- Í tr las tnoejones presentadas ba llamado la atención una e la que se pedia al partido que prosiguiera la propaganda antimilitarista y otra pidiendo que se Inca? con energía Contra la propaganda anárquieo SQCJah gta p. or resultar incompatible con el progreso, v regalos recomendamos la casa 1 a estadística. Como ya hemos dicho, después de las eir culares á los fiscales del Tribunal Supremo, del Sr. Ruíz Valarino, que fue el precedente, y del Sr. Ugarte, publicadas á continuación de la Memoria de esté último como en años anterio res, se insertan varios cuadros estadísticos de positivo interés para la ciencia y el legislador, y de los cuales tomamos los siguientes datos: En i. de Julio de 1907 había pendientes en las 49 Audiencias de España 39.944 causas. Clasificadas éstas por delitos, el mayor contingente lo dan las cometidas contra la propiedad, que ascienden! 19.256; luego I03 realizados contra las personas, con un su total 13.668. Los que menos eausas han originado sQU los que oténtan á la ley de Jurisdicciones, de los cuáles sólo se registran 4? de ellos cometidos 1 en Barcelona y nueve en Bilbao. Se citan 48 causas instruidas por delitos definidos en las leyes electorales, El total de suicidios en Sspaña desde i, de Julio de 1906 hasta igual fecha del año corriente, fue 1.464, siendo Madrid y Barcelona las dos provincias que llevan mayor contingente 4 este crecido número, pues respecti valúen te se registraron en elias? u y 196 casos. En el vilt mo año judicial se dictaron por los Tribunales de Derecho en juicios orales, Í 6 U sentencias, y por el Jurado, 3.205. Finalmente, la Fiscalía del Tribunal Supre mo resolvió 2.501 asuntos de carácter civil, eri niinal y contencioso. PELIGRO INMINENTE. -C VAMOS A PERMITIR QUE EL SANSÓN DEL SOCIALISMO ptüsTitUXA XA PROSPERIDAD NACIOMAL? (Del Judge, dcNtrevrYark) r a feria de ótalo, Una comisión de feriantes visltósayer por la mañana al alcalde para rogarla que no cambiase el acostumbrado emplazamiento de la íeria, porque le irrogaba perjuicios, especialmente á Jos vendederas de libros usados, J l- Sr, Sáneheg de. Toga les dio á elegir entre el paulino del Sste y la: explanada que hay frente al cuartel de María Qñstina, Los feriantes eligieron este ultima sitio, mostrándose Uf os consumos del extrarradio, Él alcalde ha manifestado que continúa abierto el expediente contra e j administrador de consumos del extrarradio, Sr- Villarroya, y otros funcionarios. Ha añadido que como nadie se presenta, á declarar acabara por entregar el asunto al Juzgado y que éste deduzca el tanto de culpa para, quien corresponda tempestad que descargó el NOTAS MU 1 NU Q PALES que obedecían áélla arroyo Rofredillo y en el domingo sobre F VIJfcfcA, C a r r e t a s 11. río l ozoya. Añadió que la turbia seria breve. e s el extenso cuanto abánuonado barrio de IQS Cuatro Caminos, parecieron dsagua por completo tod. o- el día- del domingo y parte A I 0 MIC FORUS B A B del d aye C a r r e r a b r e v e y s i gastos, -Bf mA r a t i n a miento para la amortización de jo ¡f obligaeicji nes de Deuda amortizable por expropiaciones en el interior, han resultado agraciados los núr meros siguientes; 671 á 89,1481 á 90,2.541 á 50, 3.291 á 300, 5.561 á 70, 5.591 á 600 9- 641 i 47, i i j a i á 40, í 6.2? i á 30, 17.331 á 40, 19.33 á 4 ó. el 33 sorteo K n sanche, han celebrado de la Deuda del Enresultado agraciados los Si- PüRTAMTE REGALO obligaciones. Sprteos. desorteo, celebrada ayer en el AyuntaEn el L guientes números: Primera zona. 593, 684,1.163, x- 224 t 1 629 74 2.098; 2.470, 2.607, 2.966, 3.010,4.104,3- 130 3.13,2, pl agua, 3.166, 3,385, 3.307, 3.400, 3.523, 3.753 3- 8 í, 3788, Respecto de las causas que han producido 3,796, 3.858, 4- QSl. 4- 272, 4- 32 S ¡4473,4- 737 4.88? la turbia, en 1 agua del Canal, dijo eiulcalde 14.891,5.217, 5.480 y 5.877. Por 6,50 pesetas on Madrid d 6i25 por Correo, te ntregaii un tomo en temato 33 por 2 g, de te importantísima obra nueva Teneduría de libros po? doble, Cáleulo mercantil, Correspondencia, Sistema métrico decimal, Inventarios, Balances, Operaciones prácticas de teneduría, Preparación de las enenías para abrir y cerrar iog libaos? otras mochos datos interesante titulada! CoutabiHdntl Micrc? intil s i m p l i f i c ó l a al alcance de todas las inteligsnsi s, d l ptofeaormwéiMitil don Manuel F- Font; con cuya obra onalquiera pewona puede hacer la carrera de Comercio y la de Tenedor de Libros en toda su extensión teórica y práctica, y en el corto pla o de 30 días sin necesidad de recurrir loe auxilios de Escuela, Academia ni profesor alguno. Dirigirge 4 D, Manuel F, Font, calla Magdalena, 11, principal, Madrid, V JOIJQ mi O Í A 3 D E o c T t n m B IQS pedidos se acompañará lihraMft del Gira Mato? ó metálico en sobre monedero. BIBLIOTECA O E A B C 62 LA CA 9 A DEL CRIMEN 63 xna sin motivo y que mi padecimiento no vale la peaa de que pase cuidado por mí. -Veo, con efecto, que no es gran cosa; pero por leve qué sea tina iudispoción, puede agravarse si se descuida. -Yo cuido de mí, caballera- ¿Qué hacéis? -Bebp la tisana. ¿Quién la prepara? -Yo niisma. María Mónica citó dos ó tres plantas que, puestas en intusión, no podían yi verdad hacer daño alguno, pero tampoco producir buea resultado. jQuién os ha proporcionado esa receta? -preguntó. -Mi madre, que la empleaba siempre, y siempre con ésito. -L, a fe salva- -pensó el médico. -Y continuó; ¿Queréis darme vuestra mano... Necesito pulsaros. María Mónica sacó el brazo del lecho. La manga de la camisa era corta. pn hermoso brazo, blanco aterciopelado, que por vez primera recibía las miradas de un hombre, tenía el brillo y la pureza de forma de las obras maestras de la estatuaria antigua. ¡Parece imposible hallaren la clase pobre tan admirables criaturas! -pensaba Mauricio mientras apoyaba sus dedos en la piel fina y transparente bajo la cual latía la vena, brusca é irregularmente. El contacto de esta epidermis produjo en Mauricio un estremecimiento pa recido al que causa una corriente eléctrica. Marfa Mónica interrogaba con la mirada ál medico. Su silencio le sorprendía y la inquietaba. ¿Es más grave el mal de lo que yo creía, caballero? -dijo al fin. -No, hija mía- tranquilizaos. Vuestra enfermedad, oslo aseguro, no es en modo alguno peligrosa, y no tardaréis mucho en convalecer. ¿De veras? -Sí, de veras. ¿No decís eso para tranquilizarme? -No; palabra de honor. Necesitáis de cuidados asiduos, y además, de medicamentos sencillos y nada caros. El rostro de María Mónica adquirió una expresión de espanto. ¿Qué tenéis? -preguntó Mauricio, ¿Qué hacer? Yo no puedo levantarme para ir en busca de esos medica mentos de que habláis. -No hace falta, hija mía. Extenderé la prescripción, iré yo mismo en busci délo que necesitáis, traeré dos ó tres frascos que contendrán la medicina que os ha de curar pronto y bien, y no tendréis que hacer más que beber de hora en hora una cucharada de su contenido. Ya veis si es cosa fácil- -Cierto, caballero; pero... ¿Pero qué? La obrera bajó los ojos y murmuró con voz apenas perceptible: -Sois muy bueno, caballero, y Os lo agradezco con toda mi alma, i ero soy pobre, vivo de mi trabajo y no sabré cómo pagar todo lo qué. queréis hacer por mi Os apuráis por eso? -dijo Mauricio. -Tranquilizaos, hija mía. Lo que yo voy á hacer es bien poco... y más adelante... cuando estéis buena, nos entenderemos fácilmente. No os inquietéis: el reposo del alma es tan indispensable como el del cuerpo para vuestra pronta convalecencia. Entretanto, contad conmigo y consideradme como un amigo... como un cariñoso amigo, María Mónica no comprendió el sentido de estas bienhechoras palabras. Allí, donde el cálculo interesado de la pasión palpitaba, sólo vio la obrera la expresión de una caridad afectuosa. ¡Ah, caballero! Dios sólo puede recompensaros, y yo rogare gara crae os premie. Mis oraciones serán tan fervientes, que llegarán hasta El. Asilo espero. Mauricio la interrumpió diciendo! -Cuidad mucho de no exaltaros, os lo ruego, y, en calidad de médico, os lo mando. Sólo bajo esta condición cederá la fiebre. Voy á ocuparme de vos: volveré dentro de dos horas. Hasta luego, hija mía. Y salió, dejando á María Mónica conmovida y reconocida, pensando deque aún había en a tierra almas grandes y nobles XI I a enfermedad de la obrera, segñn había dicho el médico, no presentáis JJS 1 ligro alguno de gravedad, pero podía prolongarse bastante tiempo y producir, como consecuencia, una gran debilidad. Y así aconteció. Quince días después se verificó el ultimo acceso, de fiebre y empezó la convalecencia. Conviene decir que el médico habla hecho todos los esfumos imaginable para evitar que el mal llegará á afectar gravedad, pero que deliberadamente 110 había tomado medida alguna para adelantar la curación. Era una de las consecuencias del plan que había formado y que, según él, debía conducirle poco a poco á ejercer sobre María Mónica un dominio absoluto. Nada más sencillo, por otra parte, que este plan. Mauricio fue durante la enfermedad dos veces al día á casa de la obrera, á quien prodigaba- en sus largas visitas consuelos afectuosos, daba ánimos y pruebas de viva simpatía. María Mónica agradecía estas consoladoras palabras, que no pasaban jamas de los límites dé un fraternal cariño, y llena de reconocimiento elevaba en su corazón un altar al que la rodeaba de cuidados tan asiduos y, en sv creencia, tan nobles y desinteresados. Mauricio se regocijaba por la creciente confianza y la intimidad maniñest? de que le daba pruebas María Mónica, y se decía: -Si no me ama todavía, me amará pronto; y el día en que se enamore, jcómo resistir? No se engañaba por completo. Si durante la convalecencia hubiese consultado la obrera su corazón, ha-