Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 831 EL CANAL DE ISABEL 11 M A D R I D SIN AGUA? A juzgar por ios- -datos que h a reunido el Sr. Sánchez de Toea, basados en los cácalos de los ingenieros del Canal, de prolongarse la actual sequía en la cuenca del Lozoya y sus afluentes veinte veintidós días más, 5 corre Madrid el riesgo de quedarse sin agua, aun para las más precisas atenciones. Esto nace de la enorme cantidad de liquido que se pierde en esta capital y de las tremendas filtraciones que tiene el Canal de Isabel II. Por los cálculos hecnoa con: esponden á cada habitante de Madrid más de 170 litros de agua, por término medio, diarios, suponiendo que para el riego y la industria se inviertan 100 litros al día, resulta que cada vecino tendría á su disposición más de. 70 litros diarios para las necesidades de aseo personal, el de su casa y para la bebida. Claro está que la distribución no es equitativa, pues mientras hay habitante dé la capital de España que apenas si tiene la. cantidad de agua necesaria para los usos más imprescindibles de la vida, hay otro que la deja correr libremente y sin tino ni tacha. lu CONSIDERACIONES v Esto cree ei señor i. S á n c h e z de Toca que puede y debe evitarse, por razones de equidad y de justicia y por otras muchas, entre ellas la de que cada cual pague la que gaste sin perjuicio para ninguno. I, as obras imprescindibles que hay que realizar en el Canal rjara evitar esas filtraciones que distraen cantidad enorme de agua, está decidido el Sr. Sánchez de Tocaá que se hagan; pero en hacerlas se invertirán dos años. Antes de ese plazo trata el Sr. Sánchez de Toca d establecer el medio de evitar dichas pérdidas de agua, en lo que depende del abusivo gasto por parte de los vecinos, privilegiados, obligando á establecer contadores de consumo á los propietarios de fincas, á los inquilinos, á los industriales, á los comerciantes y en general á todos los consumidores: Con este medio y con la supresión del caño libre en las fuentes públicas, calcula el señor Sánchez de Toca que habrá la suficiente agua, mientras se habilita- la mitad útil del tercer depósito en construcción: S E PODRA VIVIR? Pero como, según ya lk ha manifestado anteriormente el Sr. Sánchez de Toca, el alquiler de esos contadores costará alrededor de cinco ó seis duros al año, si ese gasto ha de pesar directamente sobre el inquilino en las fincas de ¡alquiler y sobre el consumidor, indirectamente, en todo lo que signifique industria y comercio, se encarecerá de tal modo la vida en Madrid, que resultará imposible ó dificilísimo soportarla. Machaquito empleó una. íaena valiente; sin soltar dió UBUpinchazo, media estocada caída, otra alargando el brazo, otro pinchazo, un intento de descabello, y por fin, media estocade delantera. Él quinto, de muy bonita lámina, de salida tomó dos puyazosKle refilón, luego con podet y voluntad acometió hasta seis veces á las plazas montadas, dejando cuatro jacas para el tute arrastrap. También repartió equitativamente entre los picadores sendos trastazos. Los espadas se distinguieron en los quites ejecutándolos con equidad y aseo. Animados por los aplausos espontáneamente. pidieron los rehiletes, clavando Bombita después de una excelente preparación un superioi par de frente, digno de los Doce pares que están archivados en la Historia. (Ovación. Machaquito colocó otro bueno, terminando Bombita con medio par. Bombita ejecutó una buena faena de muleta, adornándose mucho. Pinchó, siguiendo nuevos pases, y acabando con una estocada monumental. (Ovaeión. El sexto era Toayito, cárdeno, y si vale la te se, una buena persona. Bombita dio un luaLdo cambio de rodillas. Machaquilo cometió la desatención de quitarle las Banderillas á Bombita, protestando el público. Machaquito colocó, echando lumbre, come suele decirse, tres pares superiores al cambio, y después, aprovechando la subida de la temperatura, hizo una faena de muleta muy valiente que coronó con media estocada buena y un descabello. (Ovación. AIJBACBTB, 8 l infamante fuego. Manolete, regular y biza; jaqueca, Dien, y M comía (no sabemos si con asistencia) regular. Se arrastraron siete caballos. EL TERRENO ES INGRATO, Y UNA SIEMBRA EXCESIVA PUEDE DAfR LUGAR A GRAVES DESILUSIONES ACERCA DE LA COSECHA QUE SE ESPERA RECOGER (De TI Fiscbietto. plores, regalares; ei quiato fue condenado LA GOTA DE LECHE POR TELÉGRAFO BRUSELAS, I I J K A B C EN SAN SEBASTIÁN A VIRTUD DE LAS Ayer tarde, en plee c o a r AC diversión estiL ESPADAS na y a l l0 ES c o n c u r r e n tes al Casino se vieron sorprendidos por el fragoroso rumor de las armas... Pero veamos: no se trataba de ninguna terrible lucha sangrienta; sino de un cortés asalto de esgrima, en que unos cuantos militares, con los profesores Afrodisio y Broudette, hicieron gala de su buen brazo, su buena vista y agilidad. Estaba el salón lleno de gente, Pero esta gente, que por lo regular asiste á todos los amenos espectáculos estivales con una cierta ligereza de ánimo, con una disposición á la sonrisa y á la indiferencia, esta misma gente se estuvo ayer callada, atenta y grave, como si el caso no se prestara á ninguna clase de broma. Las armas, la espada y el sable, no son cosa de broma, no, ciertamente... Los caballeros miraban el asalto de esgrima con aquel secreto presentimiento de que cualquier día, por palabra de más ó por cortesía de menos, podrían verse con una espada en la mano, frente por frente de la eternidad; los militares, á su vez, desde el general hasta el más modesto teniente, sentían también el presentimiento de que una mañana cualquiera, llamados por el grito de una corneta, se verían en el campo de batalla con el sable desnudo y la muerte delante; en cuanto á las mujeres... Las mujeres también callaban, no sonreían, casi se olvidaban de sí mismas, y las armas las arrebataban la atención; y por sus trémulas almas pasaba tal vez el presentimiento de que una noche... quizá una calumnia... quién sabe ai un desliz... Después de todo, las armas ¿con qué objeto se inventaron? Tanto rehicieron las espadas para conquistar el alimento, como para conquistar á la mujer. El hombre primitivo mataba, lo mismo por hambre que por celo. Bien lo saben las mujeres... Saben que toda la tragedia humana ha girado alrededor de ellas, desde que el mundo es mundo. Yo amo las armas. Miraba yo á los esgrimidores, y no podía menos que reconvenir á tai destino. ¿Por qué no nací en tin siglo belicoso, y me hubiesen colgado del cinto una espada... La espada es el arma que más estimo; es el arma por excelencia, el arma lógica, la prolongación del brazo que quiere herir y vengarse, el elemento inmediato que ayuda al corazón á tundir, á horadar, á buscar el corazón enemigo; es además la espada el símbolo de la nobleza, porque la espada nunca puede ser infame, no se presta a la traición, no se aprovecha de ninguna ventaja, no es insidiosa y vil como el puñal, no es brutal y lejana como la lanza, no es áspera y plebeya como el hacha; la espada es una de las cosas más nobles que los hombres inventaron, y no la pólvora, que es obra de la envidia y de la rencorosa impotencia. jCómo vibran los aceros, cómo se doblan, cómo centellean y cómo los músculos de los esgrimidores se contraen en una manera de contracción espasmódica! Dos militares tiran ahora á espada: se atacan, se miran fijamente, hacen en eL aire siniestros girosVconjel acero. callan y quieren sorprender el secreto de la mutua intención: de repente avanzan los dos á una, chocan sus cuerpos, se encogen eomo en una crisis ele dolor violento. Ahora vienen los floretistas; parecen dos agujas los floretes, dos inocentes agujas que ae cruzan y forman raras combinaciones de adorno, siendo como son combinaciones para la sepultura. Por último, aquí está el sable. Son dos profesores quienes lo esgrimen, ambos muy solicitados y famosos: uno es Bourdette, maestro en San Sebastián; el otro Afrodisio, maestro en Madrid. Sin duda hay entre ellos mayor rivalidad que entre los esgrimidores de antes: los dos son maestros, y los dos quieren vencer. Cogen los sables, saludan á la concurrencia, se saludan entre sí, y avanzan. Pero no se deciden á atacarse: conocen la gravedad de un golpe, que si no les ha de herir en la carne, les herirá en su reputación. Al fin se deciden, y chocan los aceros. Larga lucha, hermosa lucha. Bourdette tiene la elegancia, la vivacidad impetuosa, pero correcta, de un verdadero francés; mientras que Afrodisio tiene la serenidad, la violenta y rápida acometida de un buen español. El primer es fino de cuerpo, nervioso; el segundo es robusto y de movimientos seguros, decisivos... El público asistía á la lucha con suma atención, sin moverse apenas, como si aquel vertiginoso restallido de armas le trajese á la mente ideas de hondas tragedias. La tragedia, en efecto, rondaba sobre la punta de los aceros: era todo un mundo trágico el que evocaban las espadas, los floretes, los sables. Y también un ancho mundo de gloria, de honor. Porque en las espadas radica el eje de los grandes sucesos. Por las espadas se ensanchó el mundo, se encontraron los hombres, se cruzaron los pueblos; por las espadas vinieron al suelo muchas injusticias; detrás de las espadas, tímidamente, avanzaron las ciencias, los pensamientos, las fraternidades, y el comercio seguía siempre el rastro luminoso que dejaban las espadas á lo largo de los caminos. Las espadas abrieron los caminos primeros. Nuestros antecesores no pedían más que una espada, como único tesoro. Un hidalgo segundón colgábase un día la espada del cinto y se encomendaba al mar; llegaba al Nuevo Mundo y no se arredraba ante la espesura de las selvas ni ante lo numeroso de los enemigos, avanzaba, conquistaba, abríase paso por entre las selvas, dejaba que tras de si llegasen los magistrados, sacerdotes, comerciantes y artesanos... Por la virtud de su corazón y de su espada es por lo que ahora podemos admirar nosotros- -hombres timoratos y negociantes, -esos ricos mundos que se dilatan más allá de los mares, llenos de pueblos, granjas, almacenes y Universidades. J. M. a SALAVERRIA (COPLAS DEL VIERNES. TINTAS KOCH riegún un doctor famoso, (y he leído en un papel fenómeno tan cunoso) en la tinta existe el cruel bacilo tuberculoso. Los tinteros más bonitos que usan para sus escritos los niños y los adultos, son depósitos ocultos de los gérmenes malditos. Y la loquilla de atar, que en su eterno afán de amar escribe á diversos novios, se halla expuesta á los microbios de la tisis pulmonar. La afirmación del galeno causa sorpresa y dolor. ¿Que la tinta es un veneno en algunas plumas... Bueno; pero ¿que es tisis... ¡Qué horror! Rara es verdad tan sucinta, más hoy ya de ella no dudo... ¡hay que fijarse en la pinta que tienen los que amenudo andan cerca de la tinta! O son maestros ele escuela, delgados como la suela, ú oficinistas baratbs, ó infelices literato con hambre y colo r de vela. Gentes todas qu e al tintero dedican la vida entera y que mueren del ¡mal fiero porque no tienen dinero, NOTAS TEATRALES que es la tisis verdadera. 1 O S D E L E S P A Ñ O L I a compañía GueMas, en fin, porjsi distinta rrero Mendoza, desfuese la causa, y él mal pués d e u n a excelente campaña e n provincias, como el doctor nos le pinta terminará su excursión en Santander, donde combatiremos la tinta dará n u e v e representaciones, embarcando á con saña fenomenal. primeros del mes próximo en La Coruña COD Y aquel que se Sienta ama; dirección á la Habana. de la salud, debe a escote Además de las obras q u e y a anunciamos es consumir tinta bajstamte... trenará esta compañía en la próxima témpora Un hombre como Moróte da en Madrid, cuentan también con dos obras será el gran desinfectante. de Dicenta, u n drama en tres actos, tituladc Yo, por mi parte, una cosa El crimen de ayer, y u n a comedia nominada Locontra esta tubérculoW renza; La araña, drama en tres actos d e Gui plaga, he de hacejr bien ligero mera; La flor de la vida, comedia 1 en tres actoí y es enviar mi tintero de los hermanos Alvarez Quintero; Rebeca, codiez días á Panticosa. media en tres actos de Linares Astray, y Lai Y no volver á escribir hijas del CiC. drama en cuatro actos, de Marmi gacetilla rimada quina. ni absolutamente! nada, sin cuidarme de añadir APLAZAMIENTO La inauguración de la á la tinta agua azoada. r temporada en la Comedia, sufrirá este año un aplazamiento, poi no Pues, francamente, no quiero, poder regresar para la fecha anteriormente (y verá el más majadero acordada la c tnpañía de este teatro, que ha que no lo puedo querer) prorrogado su contrato en Buenos Aires, donque un día yo y ini tintero de está haciendo una productiva y honrosa empecemos á tosfer. campaña. Guerra, pues, á las distintas marcas largas ó sucintas I AGENTEDELARA La compañía de esfc de las tintas, por! si acaso... teatro se trasladará Y á la reina de las tintas próximamente desde San Sebastián á Oviedo, destronarla más que á paso. regresando á Madrid él mediados de Octubre Yo para ahorrarme pesares Del reciente beneficio de Nieves Suárez, da juro, y no es promesa falsa, cuenta La Voz de Guipúzcoa en los siguientes no comer más calamares términos: por si también en su salsa Celebró su beneficio la aplaudida actril hay microbios pulmonares. 4 Nieves Suárez, y el ¡público dio una muestra j Luis DE TAPIA de las simpatías que siente por la distinguida actriz llenando el teatro y colmándola de aplausos. En el estreno de La otra, lindísima comedia POR TELÉGRAFO de ios periodistas madrileños Catarineu y! SALAMANCA, 1 1 7 T, Mata, estuvo admirable. No se puede sentir C e han lidiado reses ¡de Pablo Romero, por mejor un personaje. Bombita y Machaq to. Ei genio alegre fue un triunfo más para la beLa entrada, excelente. neficiada y sus simpáticos compañeros. Espacioso, berrendo iy con ciertas reservas Sea enhorabuena. mentales en lo que se peñere á las acometidas periódl F LEGO DE SAN PABLO en la suerte de varas. I eos de BarceTomó cuatro y perjdonó la vida á los calona dan cuenta con calurosos elogios del éxi ballos, I el Barquero y Antolín cumplieron en bande- to grande que en esta teatro Nuevo de aquellf ciudad ha tenido zarzuela melodramática rillas, i de Bombita halló al de Pablo Romero huido y tro Fernández de la Puente y el insigne maesCaballero defendiéndose al abrigo de los tablas. Hizo con el trapo una buena fa? na, pinchó en hueso tres UNA FIERA EN LIBERTAD veces y descabelló lucidamente. (Palmas. El segundo se llamaba Monacillo y salió coPOR TSLECUtAHa ORANADA, 1 3 I M rretón y travieso. Zurito, Gordo y Veneno le tentaron el pelo C u el cercano pueblo de Pulianas, algunos 1 hasta cinco veces. guardas y segadores vieron una fiera que El Monacillo espabiló ele este mísero mundo les pareció un tigre ó una pantera. á dos jacas. Algunos vecinos dispararon sobre la fiera; Patatero y Cantará pusieron dos buenos pares. pero sin lograr matarla. Machaquito, despues de tina faena laboriosa Muchos labradores, aterrados, abandonaron y desconfiada pincho dos veces, terminando las faenas agrícolas y no se atreven á salir de con media estocada atravesada. sus casas. Tercero, Cabrito y animal discreto. Sólo á Se ha averiguado que la fiera vista se ha es fuerza de acosarle m s que á un acreedor, en- capado de un cortijo llamado La Mona, donde tró en suerte- -es unajparadoja llamar suerte á tiene establecido su propietario un parque recibir einco puyazos! -ocasionando una caída zoológico. de gran espectáculo af picador Arriero y otras La fiera escapada ha despedazado á varios cinco de menor cuantía é. los otros piqueros de perros del caserío llamado La Campana, situatanda. do á tres kilómetros de Granada. Bombita tuvo que entendérselas- ¡cosa difícil tratándose de un animal! -con Cabrito, que estaba descompuesto, y ¡después de entrar á he- ENTREVISTA rirtres veces con buebos deseos, lo finiquitó- -DE SOBERANOS así escriben los técnicos- -de una estocada dePOR TBlfBOSAPO lanterilla. V 1 ENA, 1 2 1 T El cuarto fue Peinetp, y como su hermano an- l n pjsnóaicoae Budapest afirma que en lo? terior, también dio cinco porrazos, uno de or- últimos días del presente mes se encon dago á la grande. trarán el Kaiser y el Rey de España y pasarán Medianamente lo banderillearon Patatero y algunos días juntos en una finca que posee en Mogino, Hungría el archiduque Federico 14 oy se ha inaugurado el segundo Congreso internacional de La Gota de Leche, El discurso de apertura lo pronunció ei ministro de Agricultura, ej cual dio las gracias á los 14 Estados que se han hecho representar en el Congreso. Le contestó, en un elocuente discurso, ei delegado español Dr. Ulecia TOROS