Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 83 J A B C. V I E R N E S i3 D E S E P T I E M B R E D E 5,007. O C H O P A G I N A S E D I C I Ó N i. PAGINA. 3. L. OS SUCESOS DE MARRUECOS. LOCURA HEROICA DE UN NEGRO MORO QUE ATACO EL SOLO AL CAMPAMENTO FRANCÉS, LLEGANDO HASTA LAS MISMAS AVANZADAS No se sabe... Embajadores y ministros le Dero volvamos al mitin socialista... El citi dan el tratamiento, y él, á su vez, le devuel- dadano Jaurés no se ha querido pre ve en las comunicaciones oficiales. En los sentar de frac y corbata blanca ante la contratos con el Cuerpo; diplomático se hace currencia que llenaba el Tivoli- Vaux- Hall, una distinción graciosísima en el Quai porque sin duda seserva estas elegancias d Orsay Si es un sinkple ministro residen- para las grandes solemnidades de la CámaAURÉS EN EL MITIN Grandes carte: les rojos anun te el que. va á, rendir visita al ministerio, ra. Democráticamente vestido de americana 1 ciaban desde hace una semana esta confese le introduce en el! Salón Rojo abriendo ycbrbáta grande de lazo ha oeupkdo la- trirencia que, acerca de las deliberaciones del una sola hoja déla puerta. Si es un embaja- buna y; ha comenzado á hablar con fuego... Congreso, de Stuttgart y el antimilitarismo, dor, los ujieres abren 1 las dos puertas á un Se advertía que estaba dispuesto á pegar acabalaos, de escuchar, al ciudadano Jean tiempo, con gran estrépito; repitiendo la firme contra Herve... faúr. és enla: vasta sala del Tívoli- Vauxoperación Cada vez que el visitante pasa de Sin embargo, Jaurés propone y... las cirl uri salón á otro... cunstancias disponen lo contrario. El iuííall. Yo no sé lo que dispondrá el protocolo menso salónpresentabaaspecto imponente, Iy; os: carteles eran una invitación á los soque se haga cuando ¡el visitante no es ni predominando entre la masa los elementos cialistas dé París, y para que el acto se vieembajador ni ministro. Supongo que en- herveístas, y cuando el leader del sociáíisni. o -al. cqncurrido y brillante, los organizadores tonces entreabrirán la puerta un poquito francés se- permitió reprochar á Herve su eligieron un sábado de principios de mes, paradejarle pasar... ó le darán con las dos doetrñla antimilitarista diciendo que el o cual siempre es un alivio hojas en las narices... Esto último es lo más proletariado necesitaba mantener la autonoÍSTo es lo mismo escuchar á Jaures en el mía de las naciones se desencadenó una probable... palacio Borbón, que. oirle hablar en un mitempestad de silbidos, gritos 3 protestas tin; y como esto constituí- para el cronis ¡Y todos ciudadanos! contra el orador, que daba miedo... ta una novedad interesante, hubo de procurarse- una invitación á fin de poder admirar ¿Quéocurrió entonces? lo más cerca posible al paladín de la So ¡Ah! ¡Cómo nos engañan: estos granaes cial hombres, vistos desde lejos, á- través de sus Pero mi. sorpresa lúe grande cuando al obras ó cuando estudiamos sus- discursos después dé convenientemente corregidos! penetrar en el Tívoli- Vaux- Hall vi que el ¡Qué; pequeño, qué insignificante QS hubiera mitin anunciado no era público, sino dé parecido esta noche el gran Jaurés si hupago... Sí, señores, de pago. Iyos carteles cobieseis: escuchado las palabras, que pronunlocados á la puerta lo advertían bien claració á continuación de la silba para congramente: ciarse con el auditorio. assises. i rranco, Places debout So céntimos. Porque después; de sus tímidos reproches á Herve, exclamó decidido: iístp quiere decir que en el partido hay Cuando un litigio estalle entre dos nasocialistas de butaca y socialistas de gaciones, nosotros, los socialistas, diremos: lería y que así corno es preciso pagar para Entendeos los diplomáticos y hacedle desoir á Mayol Les mamaux pleurent, también es aparecer Si los diplomáticos fracasan en necesario rascarse el bolsillo para escuchar sus tentativas de arreglo, entonces diremos al citoyen Jean Jaurés sus vacilaciones álos gobernantes: Acudid delante de un antimilitaristas... tribunal internacional. Y si éstos no lo hacen, les diremos: Sois un Gobierno de incapacitados, de bandidos y de asesinos. 1 ¡Tciudadano Jaurés... Yo os invito á leer E 1 deber de los proletarios ahora es volver un número cualquiera, de U Humanité, contra vosotros el fusil que pusisteis ensus porque haréis observaciones, curiosísimas manos. No se tratará de averiguar de qué viendo la distribución que el diario socialisnación de las dos partió la agresión. El eneta hace del título de ciudadano migo del proletario será únicamente el GoPara L Humanité sólo los miembros del bierno que se niegue á buscar la solución partido unificado son dignos del mote: del conflicto en el arbitraje. Es deber del Jaurés, Guesde, Vaillant son, por consiproletario, entonces, hacer uso de. su fusil guiente, ciudadanos... Cuando el periódipara derribar revolucionariamente el Goco tiene que hablar de Ribot, de Glemenbierno criminal. ceau, de Millerand... ¡ah! Estos no son ciudadanos á estos les llama señores Y L, sala entera estalló en un grito unánicuando se trata de socialistas que no han me de entusiasmo al escuchar esta declararendido pleitesía á Jaurés, á pesar de su sig ción enérgica y terminante, qué fue acogida nifícación socialista, á éstos 110 los llama ni por el público con tempestades de aplausos. ciudadanos ni señores sino simple- -Pero ¿esa es la doctrina herveísta? -se nente. Viviani, B. riand, etc. En tales minudecían los unos á los otros. cias pierde el tiempo L Humanité. -Sí... ¡Es la consagración del antimilitaY, sin embargo, en Francia debe regir aún rismo! -exclamaban otros. CAMPEONATO DE TIRO NACIONAL DE 1907- LOS PRIMEROS PREMIOS. el decreto del Directorio que firmó Carnot, 1, EL CAMPEÓN D. GERMÁN ORTEGA; 2, D. EMILIO DOMÍNGUEZ; 3, D. EUGENIO DE Y agitando los sombreros, puestos en pie ordenando á ministros, embajadores y fun- LAS HERAS; 4, D. NICOLÁS BONET; 5, D. MARIANO MELGUIZÓ; S, D. VALERIANO sobre los asientos, los concurrentes gricionarios que exigiesen en todas partes que MAFF 1O L 1; y, D. JOSÉ DEL PINO; 8, D. FÉLIX QUIJADA; 9, D. JULIO ROMERO taban: se les diera el título de ciudadanos Tan Fot. Raymundo y C. a ¡VivaSHerve! DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EN PARÍS J rígidamente fue observada la disposición directoría! que en las Cancillerías extranjeras hubo que variar las fórmulas diplomáticas cuando á los embajadores franceses se dirigían, escribiendo en las comunicaciones oficiales: Al ciudadano embajador... Bien es verdad que luego se equivocaban y la fuerza de la costumbre hacía á los. empleados comenzar la comunicación ¿orí la palabra excelencia... Y la ciudadanía y la excelencia se estaban daiido de puñetazos... Actualmente los ministros franceses no tienen excelencia pues el tratamiento desapareció al desaparecer el Imperio. Grandes y chicos son aquí tratados por igual, y desde el- presidente de la República al último funcionario, á todos se les llama monsüur... Sólo un ministro disfruta déla excelencia el de Negocios Extranjeros. ¿Por qué? E