Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 829 A B C. MIÉRCOLES 11 DE SEPTIEMBRE DE 1907; OCHÓ PAGINAS. EDICIÓN cuelas, dando instrucciones inüy extensas á los maestros á fin de que expliquen á sus alumnos lospeligros qué ofrece la manipulación de la tinta. Pero no sólo es nociva la tinta por contacto mediato de este líquido con la piel y lasmucosas, sino que el peligro se propaga por la evaporación ¿el contenido dé los tinteros que infescionan la atmósfera del escritorio, poblándola de infinidad de bacilos de Koch; productores de la tuberculosis; por tanto, lo mejor sería (á más de tener exquisita precaución de PAGINA 5 que 1 A EXPOSICIÓN ÍNTER- 1 tienecontribuyen al éxito de toda Éxposciión, sensacio NACIONAL DE HIGIENE, nales preparados para ésta nuevos y al palacio espectáculos que ÍLan de dar ARTES, OFICIOS Y MA- del Hipódromo extraordinario atractivo. ésta Á B 0, atendiendo á la importancia de NUFACTURAS Exposición, hará de ella una información tari una longitud de 49 centímetros; si de veinte á veinticuatro, el recién- nacido mide 49,9 c. de los treinta á los treinta y cuatro, la criatura lle a á 50,2, y cuando la edad de la madre oscila entre los treinta y cinco y cuarenta y siete lo chicos se exceden hasta los 50,3 centímetros Venciendo diíicultadés grandes, creadas por amplia como sea üécesario ¿para dar á conocer specialísimas circunstancias, y á pesar de la cuanto de notable se presente en; ella, informa- N, SU. B PREFECTO Que el contrabanegoísta y tenaz oposición: que- le han hecho ción á la que acompañará la reproducción en MATUTERO do n esa runa téutaciertos elementos, importantes por su repre- fotograbado de sus instalaciones más imporu 1- 7- a? P a todos, lo sentación, la celebración dé la Exposición de tantes. prueba la curiosa aventura de un subprefe- to Higiene, Artes, Oficios y Manufacturas, no que publica la Depéche, de Toulouse. sólo es ya uñ hecho, Un agente dé los sino que está llamada Consumos de Prat noá obtener: gran éxito taba que desde hace- por su extraordinaria tiempo pasaba todas importancia. las noches entre SaintP a r t e priucipálísi- Girons y Prat una elemade este verdadero gante charreüe inglesa triunfo seldebe á ía conduciendo numeroimponderable; l a b o r sas botellas de coñac realizada por el. comide la cantina de un sario general de la- Ex- castillo señorial inmeposición, nuestrp que- diato. íido amigo el distinUna noche intentó guido comandante- de d e t e n e r el carruaje, Artillería D. Alfredo. pero este cruzó por dedé Corradi, q u e: conlante de sus ojos con su inteligente y labo- tal velocidad que no ríosísima gestión ha pudo conseguirlo. conseguido d a r b r i Ala noche siguiente llante cima á una obra, fue más afortunado. tan complicada y de Al oir la intimación, tales dificultades, qac el conductor. de la chaen otras manos hubieírete detuvo el carruaj e. se sido irrealizable- -Yo soy el subprePara dar una. idea íecto de Saint- Girons, de l a extraordinaria amigo mío; si tienes importancia que esta algo quereclamar pasa Exposición a l c a n z a mañana al mediodía bastará d e c i r q u e á por mi despacho y haella, concurren todosblaremos- -dijo el caIos pueblos más adeballero. lantados de Europa y- -A vuestras orde América, con un núues, señor subprefecmero d e expositores I 1) 1 LNC JL D Uw M t l A- i ARA AB to; iré mañana, pues que pasa dé- mil. quiNiCO lv. 1 Ü OUL L A i C P 1 L- GA OFRi 37 p cumplo con mi. denientos, y en el cual -V L M u M M U A NOTABÜ ber- -respondió el emfiguran no sólo las inDPJ A H A i l L JL U l í U V EK pleado. -Y procedió á c d u s t r i a s m á s notaD L M i V l i iO- i 1 t S ÓE BÉLCilregistrar e 1 carruaje bles y las casas ínás UYO 1 PACA 5O fi PÍVERTIPU encontrando 30 litros 1 famosas de España y ti- i -o 1 R Í A S M de coñac! del extranjero. sino 11 A 1 Lo g r a c i o s o del numerosas entidades asunto es que el coche oficiales de todos los y el- caballo que han r 510 pincharse con las plumas ni chupar ó la- sido confiscados, pertenecen por partes ig ualés países. En el Palacio d é l a industria y de las mer los borrones de tinta) usar sólo tintas an- al sttbprefectó y á úñ notario vecino suyo, y Artes, donde- la Exposición ha de celebrarse, se están realizando con gran actividad los tra- í A TINTA Y LA TISIS; Recientes aíiálí- tisépticas coníeccioijadas simplemente con ani- qae- el criado que cuidaba del carruaje y; del bajos dé decorado e instalaciones bajó la direcg sis bacteriológi- linas negra ó de color, disueltas envm líquido caballo es na concejal de un pequeño Ayuntación del inteligente administrador general de cos han demostrado que los tinteros son in- antiséptico como el sublimado corrosivo tí otro miento, cerca de Saint- Girons. in- la Exposición, Mr: Gérárd Devet, que está mensos focos, de infección, donde pululan á raícrobicida por el estilo. dando- con ellos prueba de. sus. excepcionales granel innumerables cantidades de microbios Entretanto; buéjio es; saber que- los; tinteros A CORBATA V voüse Cri sú enciclo cualidades para el desempeño de la dificilísima patógenos, entre los cuales predominan los ba- son- focós: próíiagádorés dé la. tuberculosis. EL HOMBRE pedia, dice que el arte misión que. le h; a; Sídp; cónfiádaí cilos del moho y, sobretodo, dala tuberculosis. -de v e s t i r se resume DR. C O R R A L Y A t A I R Á La inauguración oficial de la Exposición Resulta, pues, que la tinta es un líquido emi- en el modo de llevar la corbata. está señalada para el día 28 del mes corriente, nentémente infeccioso; así lo han demostrado Esta prenda tiene unos tres siglos de- vida, y y por lo que heífloSpódido áprécia; r en nuestra los. mútiples experimentos heehos con diversasdebe su origen á loscroatas- -crpacitíg croirat a, reciente visita á los trabajos que en el palacio tintas; -inyectándolas- en rátasy: en c on ejiilos corbata. T he ahila génesis dé la pálabra y de del Hipódroinp se, realiz f) de. -a egúra ísei de- Indias, cuyos animalitos murieron algunos: A TALLA DE Un hombre- de ciencia ale- la cosa. que aquella tendrá- lu, gar, en la iécha. anuncia- 1 minutos después de practicada íá inocttláeión. mán, el Dr. B; Revesz, qué U n régimiéntó de croatas paso por Francia: da, sin aplaz ámién tps y, cpn todas. lás instalaVéase, pués. los peligros á que se hallan ex- LOS H- IjQS consagra su talento á es- los soldados- -narra -l Histpíiá- Jlevaban al ciones terminadas, á diferencia; de lo que suele puestoslos niños en las escuelas, que tan, fre- tudios antropológicos, establece, como fruto de cuello unas tiras de- müseíiñ ablán ck. ocurrir casi siempre en: estos casos cuentemente se. producen. pinchazos con la múltiples observaciones, una- relación muy cu- Luis X I V las. vio y las puso en moda. S u La Exposición Internacional de Higiene, Ar- pluma en las manos, y no solamente los niños, riosa entré la edad; de las madres y la talla de desarrollo fue t a n rápido y l a novedad cayó tés, -Oficios y Manufacturas; ha de constituir. -sino también los adultos qué tienen la mala los hijos. al nacer, en la especie humana. tau bien, q u e el R e y creó u n nuevo empleo e n uno délos raayores atractivos de Madrid en el costumbre de limpiar con la lengualos borro- I a proporcionalidad: es limitada, pero ajus- la corte, el de corbatero que tenía l a misión otoño próximo, y alcanzará sin duda alguna ries dé tinta caídos, impremeditadamente en el tada á ésa norma el tamaño de. la decadencia, de preparar las corbatas al soberano, de m a un éxito brillante, pues además del interés que papel al escribir. es mayor cuanto más avanzada es la edad de nera que éste n o tuviese necesidad de preocu pot, su. imp, brtancia. ha de despertar en todos, Estos peligros han motivado el que el Go- la madre. Claro que esto, por lo general, y en parse d e ello. el Comité de, patronato, qué. tan- eficaz- é iateli- Jbietnp alemán, en Mindeu (según asegura El iSénticáís circunstancias. Y la corbata tiene, cómo todas las superfigentemente preside el ilustre duque de Tama- 1 Progreso Medico) haya; dado un- decreto, impor- Por término medio, -cuando la madre tiene cialidades del vestir, s u historia interesante, mes, no olvidando ninguno de los elementos tante acerca del empleo de la tinta en lases- de dieciseis á diecinueve- años, el- hijo. alcanza E l verbo de la elegancia corbatera es cíplas G P BIBLIOTECA DE A B C 42 LA CASA DEL CRIMEN 43 I V ó etiveterano cambiando de tono y dirigiéndose al v i a jero, -sois extranjero y estáis dé paso en la ciudad: ¿Habéis estado en par seo? ¿Habéis oído la música 3 ülitar? -Sí, h e tenido ese placer. V ¿Y qué os ha parecido? -Celebro oiros hablar así. ¡Es la música del 5.0 deDragones, caballero, y me atrevo á afirmar qué no dejauádaque desear. El coronel me depía el otro día: Mi querido comandante, la música dé mi regimiento és quizá la inejor del Í Ejército -ytenía razón. -Me satisface mucho que hayáis pasado algunos momentos agradables. La música- eleva el- alma y en- canta el- oído... Todos los días se lo repito á, Margarita... Cabálle -ro... -buenas tardes. Y al pronuriciar éstas palabras, el; oficial Retirado hizo loque. él sin duda hubiera llamado; uña conversión por. el flanco derecho, a c o m p a ñ a d o de Margarita, á quién seguía Gibhy aá sinvolver d. e vez en cuando la éabeza para- mirar ásu nuevo amigo, de quien se separaba con pena -Hay que convenir- -Uijo el v. ajéroasí que; se Vio- solo- -en que: esun viejo regañón ese veterano- pero. ¡qué niña más adorable su hija... ¿Por qué nb 5 séré yo; hijo; de! uno. déesos: cu a suerte envidiaba hace- ipocbpíGreo. que hubiera llegado, á. querer á esa niña. ¡Voy á paft if! Sr 6- la: yolvéré á ver; pero su recuerdo sub- sistír áen mi alma, y. Hiás: de. una vez, lejos de estos lugares, pensaré en 7 ella! ¡cdnib sé piensa en una hermosa y casta: flor cuyo perfume se; ha aspirado, un momento! Y siguip; maquinallnente la dirección que habían tomado elcománüantéiyiMáfgarita, álos- que no quería perder de vista, péíro guardando siéñípre una respetable distancia. Vio que entraban en laplaza del Mercado y recorrían luego éri toda su extensión la calle Georges- Genoux, para internarseen la calle Mayor. Sin darse cuenta de ello, eljoven, había apreisurado el paso, y entre él y las personas á quienes seguía apenas si había diez pasos de distancia. -Excelente. c r 1 El viéjo y la niña se detuvieron ante, la puerta de un estanco. Un hombre alto y grueso, de aspecto militar, hallábase en la tienda y saludó al oficial retirado diciéndoíe; -Buenas tardes, comandante. -Muy buenas, valiente- -contestó este último. Yluego, añadió: -T e n e d l a bondad de apaftarnieciencigarrillos de los que sabéis, bieu secos; mañana vendré á recogerlos. -Seréis! complacido, comandante: El viajero entró en la tienda, y a l a vez que elegía algunos tabacos, preguntó al dueño: ¿Quiénes ese caballero que ostenta en. su pecho la cinta de la Legión: de Honpr y conelcual hablabais hácé un momento? ¿El cáijiallero a quien he llamado comandante? -Es un veterano, un valiente; el comandante conde de Ferny, un. hombre digno dé mejor suerte. Debía ser mariscal de Francia, ó cuando menos geueral de división y grau cruz de la Legión de Honor, y es sólo comandante retirado y caballero de la Legión. ¡Qué queréis! ¡Cosas de la suerte! -TEip. canibio, tiene la fortuna de ser padre deuna hermosa niña- -dijo son 1 r i e n d o e l v i a j e r o El comerciante miró á su interlocutor con expresión de asombró. ¿Ufaá hermosa hija? ¿Qué queréis decir, caballero, y de qué hija habláis? De la que acompañaba al comandante. ¿Nb; es hija suya? E l comerciante soltó la carcajada. -No, caballero- -contestó. ¡Es. tan hija suya como mía! Es su mujer. ¡Su mujer! -exclamó él viajero -Sí, señor. ¿Qué hay en ello departiculár que os asombre? ¡Unaniña! jSTótan riiña. La séñórita Margarita tenía diecisiete años cuando celebró sus bodásj. y hacé; de esto dos años próximamente. 1 -Pero ¿qué ed dtiené el comandante? -jEh; ¡éhí. Cérca d e setenta t: v Q. V tiHión más rara! j -La unión del invierno y de l a primavera; Y, sin embargo, l a señorita Mar: garita h a sido feliz al celebrarla. ¿Pór. qúé? -Porque, Soltera, linda como es ycon. unaeducajción esmeradísima, hubiera 1 tenido que trkbajar para vivir, y: ya se sabe lo que puede ganar una joven dedicada 1 el trabajo. ¿Será entonces ríco el comandante? S i posee una casita, mil escudos derenta y su pensión como retirado; lo bastante paira vivir cpn independencia; tanto mas- añadic el comerciante sonriendo, -cuanto que no es probable que haya sucesión. Además, la j oven es condesa por el hecho de serlo su marido, y esto es siempre agradable. ¡Ah! el día en que muera el comandante, la viuda será Hn buen partido, y no faltarán pretendientes. ¡Quién sabe si aceptará alguno! El viajero pagó los cigarros que, había escogido y salió de la tienda.