Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 828 A B C. MARTES JO DE SEPTIEMBRE DE 1907. -OCHO PAGINAS. KDJCION PAGINA 3 TÍ i 1 y ¿i í jí 3 r ii B 7 REY EN CASTRO URDÍALES. LLEGADA AL- EMBARCADERO DE LA GÓNDOLA QUE CONDUCÍA A D. ALFONSO XIII, A QUIEN ESPERABAN LOS GOBERNADORES C 1 VÜ Y M I L I T A R D E S A N T A N D E R E L A L C A L D E Y J U E Z D E CASTRO, Y EL D I P U T A D O SR. R E D O N E T Fot. Santaló. DE NUESTRO ENViAPO ESPECIAL N PARÍS ODO VA BIEN. Los acontecimientos de Marruecos indudablemente mafcüan muy bien, porque el general Picquart se ha marchado al campo de Mailly á presenciar las maniobras de la séptima división, antes de licenciar las iroDas; el ministro de Marina, Mr. Thom- tualnieate. ua relato fidelísimo del sangriento, combate del día 3 ea Gasablanea, y del empleo que él, Mr. Clemeaceaü, dio á sus horas el mismo día, mientras las tropas de Drade se batían bravamente á la bayCineta. Hemos sufrido cierto número, de perdidas, lamentables naturalmente, manifestó el primer, ministro, pero ¡no se. puede salir á hostilizar al enemigo sin. padecer algún ¡contratiempo. Yo, después de enterarme de los despachos oficiales de Phililsert, m é f u í á dar un paseo p o r el Bosque. Nosotros no estainos en Gasablanca. Y na terminado repitiendo otra vez el estribillo: Todo marcha bien, divinamente bien... Nosotíros en España estamos acostumbrados, a y e r políticos frescos pero Mr. Cíe- menceau es un caso de frescura verdaderamente fulminante. I as. frases antes copiadas han sido eiuni- co comentario q u e l e ha- merecido la noücia d é l a muerte trágica del comandante Prevost, ese valiente militar que al ver avanzar los escuadrones moros para atacar á los soldados franceses, admirado; por el. coraje del enemiga, saltó el revolver y aplaudiendo con entusiasmo, gritó: ¡Bravo! ¡Valientes! ¡Bravo! Pero si Mr. Clemenceau no ha encontrado una fra e piadosa para el bizarro militar, tan gloriosamente muerto, en cambio se ha indignado muchísimo contra los que propalan noticias falsas, qué luego reproduce laPrensa extranjera. Referíase á las informaciones publicadas asegurando que los cartuchos que envía la Administración, militar francesa son defectuosos. Esta noticia, sin embargo, no ha. nacido en Fraacia, siao que ha sido eaviada desde Londres por un periódico tan serio como el Manchester Guardian, y excelentemente documentada además. Según afirma Manchester Gtiárdian, el efecto de las balas francesas es nulo completamente, pues á la distancia de 8o p metros se puede resistir: á, pie firme, el fuego de todo el cuerpo expedicionario, sin. sufiirdaño. í 1. U- s- V t iv EL COMANDANTE PRu OST, MUERTO EN EL COMBATE DEL DÍA 3 EN CASABLANCA Fot. Photo Nouvelles. som se va al extranjero á curarse los reumatismos, y el presidente del Consejo sale hoy á cazar, después de resumir, sus impresiones con estas palabras: Todo marcha bien, divinamente bien... Ha. estado, muy comunicativo Mr. Clemenceau con los periodistas, antes de Coger el fusil. No se apuren ustedes, les ha dicho, porgue nos vayamos todos fuera de París á distraernos. Está probado que los asuntos graves se soluéionan mtieho mejor cuando no hay en París ningún ministro... Decididamente Monsieur le Premier es ¿no de los políticos de mejor humor que existen. A- continuador hizo muy espiri- Durante los primeros combates, oficiales y soldados asombrábanse de la inmunidad que parecía preservar á los marroquíes del fuego de los fusiles franceses; pero hoy que t las tropas han hecho los experimentos oportunos y han. comprobado la pésima calidad de las municiones que las envían, su indignación no tieáe límites. Y en la Marina sucede lo propio. El pasado domingo el Gloria hizo 260 disparos contra los moros. Un centenar dé obuses cayeron al agua apenas salieron, de la boca del cañón; otros ico fueron á morir dulcemente, como pelotas tfo t- baíl, sóbrela arena déla costa, y escasamente unos 50 alcanzaron los blancos señalados. Délos 260, sólo 18 obuses llegaron á estallar. Yo no sé, ha dicho hoy un general fraiicés comentando esto, yo no sé si los cartuchos tendrán harina én vez de pólvora, como se asegura. I O único que puedo decir es que nos sorprende á cuantos leemos los despachos oficiales ver que todos los combates terminan; con cargas á la bayoneta. Ahora bien; desde hace diez años los técnicos nos vienen asegurando que en la guerra moderna las; luchas al arma blanca son rarísimas, porque el fuego constante impide á los combatientes aproximarse. Estos frecuentes encuentros á la bayonetaitierien que asombrarnos átodos... menos á los marroquíes. El presidente. del Consejo ha negado ro tundamente exactitud á tales noticias, afirmando que las municiones son de la mejor calidad; pero en tanto, quedan en pie los argumentos que demuestran que los moros se acercan, y esto en las modernas guerras juzgábase punto menos que imposible. I, a verdad es que sería una verdadera glo DETENCIÓN DE LA AMANTE DEL PERNALES EN EL RUBÍO, CONCEPCIÓN FERNANDEZ ria. para el ciudadano Herve que sus brava PINO, RODEADA DE LOS GUARDIAS CIVILES QUE LA PRENDIERON tas del Congreso de Stugartt se confirmaFot. C. Venegas. ran y que las criminales teorías antimilita- í- 1 t