Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DOMINGO 8 DE SEPTBRE. DE ¡907. NÜM. SUELTO. 5 CÉNTIMOS) ífígíg CRÓNICA UNIVERS A L J L U S J RAL) A AÑO 111. NUM. 826. 2. É P O C A A. OELEYTO. JEREZ BODEGAS DE ALMACENADO Y EXPORTACIÓN Los delicadísimos vinos de esta oasa, procedentes de los mejores viñedos jerezanos, criados y conservados con asombrosa y escrupulosa pureza, son umversalmente conocidosy apreciados. Montadas las bodegas al sumo de perfección con cuantos adelantos se requieren para la mejor vinificación, la pulcritud y es mero que se emplea en todas las operaciones es también moti vo para que sean generalmente visitadas y se consideren comu modelo y únicas en Jerez que reúnen tan especiales condiciones. Entre los numerosos y variados tipos de vino, tiene esta casa el excelente Tónico- Jerez, producto único en el mundo como gratísimo reconstituyente para todos los enfermos y convalecientes, por delicados que éstos sean. A UGUBYTO. -JBREJX D E IAA FROKTfiBA P r e p a r a t o r i a p a r a el ingreso en l a s Esencias d e Ingenieros y Arqnitectos YAI VERDE, NUMBUO 22 (t o d a l a c a s a) MADRID Preparación por Agricultura y Arquitectura. -Internado para, Escuelaslumnos en condide nas, Industriales, secciones independientes para ingresar en lastreinta alumnCaminos, Miciones excepcionales, con la garantía de la vigilancia del mismo director. -Academia La está terminando la publicación del Tratado de Análisis matemático para la Escuela de Arquitectura, y los Apuntes que completan el programa de las Escuelas de Ingenieros en la asignatura de Geometría. -Tómense antecedentes de los brillantes resultados obtenidos por esta Academia. -La correspondencia, al Director, A l e j a n d r o d e H a z a s y J RC. V VINOS TINTOS DK t o s HEEEDEEOS DEI, Umm O k N 5 D RISGil E EL CIEGO ÁLAVA V C E Pídanse ea lodos los Má restanrants Aviso muy importante á los consumidores Fíjense muy especialmente en nuestra m a r e a CASA CATÓUCA Ei mejor café: El primitivo: El único, es el verdadero torrefacto ofrece g r a t i s institutrices, ayas, acompañantas, extranjeras y españolas, profesoras piano, pintura, labores, modista, peinadora, doncella y cocinera. A l c a l á 6,1.0 mimim iPARA LA ESTRELLA MONTERIl, 32. TeEllS 8 S ENCAJERAS BELGAS DE LOS é inglesa arreglan á nuevo encajes antiguos y faldas de cristianar. A l c a l á 6, l.o IVA. 1 1 f l j I4111 U 1 w 1 1 i i V K CHlLiNDRlNAS Cn- cuesfioneiS- de jurisdicción militar no en tro ni salgo, ni qmiero entender. Quizá, por razón de mi carrera profesional, i) or mis cargos en la Judicatura y por el ejercicio de la abogacía, algo debiera dárseme de achaques leguleyos; pero en esta ocasión, decididamenfce, no quiero entender. Y voy á ocuparme sólo de un detalle que aos ha preocupado á los profanos en la tramitación de la causa incoada contra el guardia Pardinas. E n la primera instancia fué condenado aplicándosele u n artículo d e l Código de Justicia militar; en el Supremo de Guerra fué condenado aplicándosele otro artículo que agravaba el delito y que aumentó la pena. Perfectamente, Ya sé, como sabíamos todos, que esta segunda vista del proceso no peleaba por el huevo sino por el fuero, pues para nadie era u n secreto que la decisión y el fallo del Supremo no tendría consecuencias tristes, y a que á prioñ estaba concedido el regio indulto, y sé también que nada tiene de particular esta discrepariéia oe criterio ea loB Tribunales sentenciadores, pues precisamejate para que puedan modificar los fallos se han instituido las diversas instancias y n i aun los hechos probados son obstáculo definitivo, y a que es fácil y corriente variar el sentido en que han de estimarse. De modo, pues que á las sentencias en sí, nada tengo que objetar, y una y otra merecen el respeto más absoluto, aunque para los profanos, por ser distintas, alguna de ellas creamos que debió estar equivocada... Pero, aquí viene el pero inevitable en lo humano. í o s juzgadores, para fundamentar sus considerandos y razonar sus fallos, no tienen más que tres factores: la ley escrita y sancionada; la ley aplicada, es decir, la Jurisprudencia, y el leal saber y entender de cada iuez, es decir, su conciencia. Ahora bien, la justicia militar ha desdeñado, por enojosa tal vez, y tal vez por inútil, arrojó por la borda lo que á la Jurisprudencia se refiere. Ni siquiera se colecciona, según h a declarado uno de los oficiales de mayor competencia y de más indiscutible prestigio en el fuero de guerra, el coronel Sr. Madariaga. Descartado este punto quedan solamente, para ilustrar y dirigir los debates judiciales, los otros dos: la conciencia, impenetrable y honrada, mientras no venga prueba en contrario, y la ley, el Código, con su fárrago de artículos y de apartados; la ley escrita, intrincada, obscura, tortuosa, laberíntica, en donde sólo puede navegar el Tribunal Supremo, porque solo contra el Supremo no hay apelación... Ya con estos jalones puestos llegamos firmemente á mi argumentación y á la extrañeza en que, por indudable ignorancia, se encuentran las gentes. -Y las gentes dicen: si el Tribunal inferior sentenció con arreglo á su conciencia y con arreglo á la ley, hizo bien; si el Consejo Supremo, con arreglo á su conciencia y con arreglo á la ley, entendió que era otro el artículo aplicable, hizo bien. Pero entonces, ¿qué significa, qué valor tiene ase apercibimiento, ese castigo moral que el Supremo h a impuesto á los jueces que no pensaron antes como el Supremo pensó después... ¿Ks que hay una obligación, desconocida é inverosímil para los profanos, es que hay algún mandato imperativo, legal, judicial, de ordenanza, de cualquier orden, en fin, que subordine el criterio de un juez al de otro juez, el de un Tribunal á otro Tribunal... ¿Es que los jueces, en lo militar, como en lo ivil, como en lo eclesiástico, como en lo contencioso del Estado, no son libres y omnipotentes y absolutos dueños de su criterio... ¿Que hubo error... Pues este es el caso de todas las sentencias que se revocan y se casan, y para eso únicamente están establecidas las diferentes instancias hasta llegar al Supremo donde se restablece y se consigna la verdadera doctrina legal, ó, mejor dicho, la que allí entienden que es la verdadera. ¿El error... Si Dios no mandara más trabajo á un licenciado cualquiera que el de discutir un puñado de sentencias emanadas de un Tribunal Supremo, iba á pasar una vida muy cómoda y muy tranquila... Pero reconozco la necesidad de atenerse á Este álbum estaba preparado para entregárCon el objeto de conocer su opinión acerca su último y definitivo considerando, üe acatar un fallo que ponga término á las cuestiones, y sele al Rey en la función que se celebró á be- del estado de cosas en Marruecos, uno de nuespor eso las sentencias que y a no tienen apela- neficio de aquel Asilo en el teatro de Arriaga. tros redactores fué á visitarle al hotel de París, Al anochecer cumplimentó á S. M. el obispo en donde pasó las pocas horas que mediaron ción merecen mi respeto. Pero solamente por entre su llegada y su salida de la corte. eso me inclino, que bien fácil me sería poner- de Plasencia. f Nos recibió con mucha amabilidad; pero no me á citar de memoria u n puñado de senten nos dijo absolutamente nada de interés, elucias, notoriamente injustas, aunque con per- 1 legada y salida. Mañana, á las diez, llegará la Reina Vic- diendo cortésmente la respuesta á cuantas prefecta justificación legal, esa torpe justifieación del artículo tanto ó cuanto, aplicado á la letra toria para asistir al banquete del Sporting guntas concretas le dirigimos. Nada puedo decir, nos manifestó, porqut estricta y perturbadora. Club. Por la tarde, entre cinco y seis, regresará el tenemos la orden de nuestro jefe (Mr. Pichón) El Tribunal Supremo, civil, ¿no ha condenado de no comunicar impresiones ni noticias á nacomo ladrón, como autor de un hurto de pinos, Giralda á San Sebastián. die. Eo siento de veras, y al decir que lo siená un hombre que demostraba, con otra sentento, no empleo u n a mera fórmula de cortesía, cia de los Tribunales Contencioso- administrapues mi mayor deseo sería poder complativos en la mano, que los terrenos donde los cerle. pinos se cortaron eran suyos, de su propieNosotros podemos asegurar, sin que nos lo dad... ¿Y sabéis por qué... Sencillamente porhaya dicho Mr. Regnault, que éste no h a visto que el pleito de los terrenos se incoó al mismo tiempo que la causa del hurto, y h a y u n ar- mil onsiMf Kegñault, representante de Fran- en San Sebastián al Sr. AUendesalazar ni al cía en Tánger, llegó á Madrid por el sud- Sr. Maura, n o obstante lo que en contrario se tículo que no permite alegar en los recursos de V casación sino los hechos nuevos, es decir, los expreso y salió ayer mismo, oor la tarde, para haya dicho. ocurridos entre el fallo de la Audiencia y la in- Cádiz. A su paso por la capital de Guipúzcoa ñiiiMíníanaiíegára a Tánger. terposición del recurso, y como aquél era aneamente habló con Mr. Revoil. terior, no admitieron ni que se hablase de ello. Era una enormidad, u n a infamia condenar á aquel hombre, pero le condenaron. E l artículo J lliJld k) U V JLr l9 J d tantos, lo exigía. ¿No conozco yo una sentencia donde se diee: i KPS Considerando que efectivamente e s exacto que por la Pragmática de t a l fecha se concedió á D. Fulano de Tal que construyese un molino á la orilla del río cual... Considerando que en la POR CABLE, TELÉGRAFO Y TELEFONO Pragmática n a d a s e advierte respecto del agua... Fallamos, que debemos declarar y depañoles las han tenido q u e substituir con la? IMPITESIONES claramos no haber lugar á que pueda coger suyas; p o r q u e en realidad, hablando sin amagua ninguna para el molino... A PAZ A u n r u a n d o las kábilas batalla- bajes n i rodeos, el encargo q u e F r a n c i a No diré que á centenares, pero á docenas las doras de Casablanca h a n reci- E s p a ñ a h a n recibido d e todas las naciones hay como éstas. El error lo mismo puede estar arriba que bido u n a lección durísima y a u n cuando signatarias d e Algeciras, es m a n t e n e r la paz abajo. I o de arriba es lo último, respetémoslo. hay allí gran n ú m e r o d e labradores y gana- en los ocho puertos del Mogreb, por l o misderos á quienes arruina el estado d e g u e- m o q u e Francia y E s p a ñ a tienen allí i n t e Conformes de toda conformidad. Pero á ser posible, sin quebrantar usos ni rra, consideramos p r u d e n t í s i m a la actitud reses especiales d e q u e las demás carecen. secretos profesionales, m e gustaría saber por de D r u d e n e g á n d o s e á otra cosa q u e á u n H a s t a aquí h a hecho E s p a ñ a los mayores qué razón se apercibe á un juez, cuando ese armisticio, p o r q u e m u y bien pudieran s e r esfuerzos para n o e x p o n e r s e á las complijuez n o ha hecho más que aplicar u n precepto las gestiones d e p a z iniciadas p o r los m o- caciones q u e lleva consigo tan difícil encarlegal con arreglo á la ley, que es algo, y con ros u n a añagaza para ganar tiempo y rehago; pero las cosas s e enzarzan m á s en Maarreglo 4 n conciencia, que es bastante más... cerse, esperando l o s anunciados refuerzos rruecos cada día, y s i r e h u s a m o s á todc MANUEL LINARES RIVAS de Tafilete. trance el compromiso, podríamos perdei m u c h o s i n ganar nada, p o r q u e n o faltaría A OCUPACIÓN MILITAR D e s p u é s d e quien se mostrase propicio á reemplazarnos, e s a n o t i c i a y s i n q u e pasara u n lapso g r a n d e de tiempo, candente y pacífica á u n tiempo, preocupa á veríamos en peligro las preciadas joyas que la opinión pública c u a n t o viene diciéndose con tantos sacrificios h e m o s conservado en CASTRO URDÍALES, q, ÍS M. de la probable y p r ó x i m a ocupación d e los el N O africano. es altado de la regata. E n la regata crucero h a obtenido el pre- puertos marroquíes p o r fuerzas franco- esmio de la primera serie el balandro Ossbome, de pañolas. Y de los moros, ¿qué? San Sebastián; el de la segunda serie, Santi, H a c e m u c h o tiempo q u e lo indicamos P o r q u e aquí s e echa la cuenta s i n Is de Bilbao, y el de la tercera, Ya veremos, tam- con u n velo t a n transparente q u e n o ocul- bién de Bilbao, Este por haber sido el primero taba la verdad, y á poco q u e s e meditase n o huéspeda, s i n los amos d e la tierra, q u e s o n amantisimos d e l a libertad y d e s u indepenen llegar ganó además la copa dei Rey. El premio de la serie cuarta lo ganó Mari- se podía deducir otra cosa q u e lo q u e v a á dencia. posa, de Santander y el de la quinta, SogaUnda, suceder, con la fatalidad de los fenómenos N o son tan ajenos á las ventajas d e la cifísico- matemáticos. patroneado por el Rey. vilización, como a l g u n o s s e figuran; pero Todavía h a y gentes q u e n o se l i a u d a d o aun cuando lo fuesen, s u s costumbres, q u e El pueblo de Casti o Urdíales hizo siasta recibimiento á S, M. c u e n t a exacta de lo que fué el acta d e Al- n o s parecen t a n raras, á ellos les resultan En el desembarcadero aguardaban su llega- geciras, n i se h a n percatado de toda, s u imda todas las autoridades, el Ayuntamiento, la portancia. E l triunfo de la diplomacia con- de perlas. Y los ancianos creen q u e el día q u e penetre allí n u e s t r a civilización, v a n á Junta de obras del puerto y enorme gentío. sistió en evitar q u e Marruecos, sucediese lo Al entrar el Rey en el puerto, todos los va- que sucediese, en lo futuro siguiera constitu- estar m u c h o peor q u e están ahora. ¿Qué dicen? ¿Qué piensan? ¿Qué opiniói porcitos que habían venido de Bilbao, saludaron con las sirenas y dispararon centenares de j endo u n constante peligro para la p a z tienen d e los acontecimientos del día? mundial. cohetes. N o s o t r o s n o s lo figuramos; pero como no E l acuerdo d e todas las Potencias era ter- es lo m i s m o figurarse las cosas q u e verlas J os buques de guerra hicieron salvas. minante: M a r r u e c o s será independiente y palparlas, diremos lo suele decir en 7, 5 T. pase lo quépase; el Sultán, sea el que sea, verá casos semejantes: O egreso. Regresamos ea este momento. El viaje no reconocida por todos s u soberanía y, ocurra lo -Kntre amigos, c o n verlo b a s t a O. que ocurra, todos l o s extranjeros allí conveha podido ser más delicioso. nidos disfrutarán las mismas ventajas coEl Rey llegó á bordo del Mac Mahon, acompañado del ministro de Marina. Dábale escolta merciales. DE CASABLANCA el Osado. DESPACHOS DE NUESTRO CORRESPONSAL El Rey se muestra satisfecho del brillante C e pensó que u n país t a n dado á las r e resultado de la regata. vueltas tendría necesidad de a l g ú n freno ESPECIAL SR. WILIAMS, ENVIADOS DESDE E l Osado, sin fondear, marchó á Arcachón, en los sitios frecuentados p o r extranjeros, y para asistir á las regatas que allí se celebran, se ideó la creación d e u n a s tropas bien or- CASABLANCA Y REEXPEDIDOS EN TÁNGER y en las cuales toma parte el balandro Queen X. ganizadas q u e garantizasen las vidas y l o s 7, 8 N éiLBAO, J, 8 N. intereses d e los extraños; pero s e consignó AS PROPOSICIONES Comoñe comunica l isitas y cumplimientos. hipócritamente, bajo el n o m b r e de policía- -r k c A o n iici- ir- ir o diferentes veces, El Rey, acompañado del ministro de Ma- I sherif iana m a n d a d a por marroquíes, a u n q u e rina, se trasladó del Mac Mahon al Giralda, en i n s t r u i d a p o r e u r o p e o s encargándose á DE ARMISTICIO i, J donde invitó á tomar una taza de té al dipu- F r a n c i a y á E s p a ñ a del cumplimiento d e los moros escogen tado á Cortes Sr. Ibarra y á su señora. el domingo para hostilizar á los franceses y no El Sr. Ibarra entregó á S. M. u n artístico ál- esa misión. á los dos campamentos, por lo Y h a sucedido... lo q u e era lógico q u e s u- dar reposo reciprocidad, el general Drude cual, bum, con el historial de la Casa de Misericory en justa prodia de Bilbao. E n la tapa, de piel de Rusia, está cediese. O c u r r e u n disturbio antes d e la or- poníase también atacarlos el viernes, que es el ganización d e esas tropas, y franceses y es- domingo mahometano; pero sucesos imprevisla dedicatoria grabada en o r o tos, y de los cuales desconfío, modificaron las circuustauGÍas. REGNAULT EN MADRID V. í- DE MARRUECOS EL VIAJE DEL REY L R L