Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ía 7 vTERCr 824 A B C. VIERNBS- DH SEPTIHMBTIE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 5 1 A MUJER MAS H E M O S A DEL MUNDO La clistinenida escritora que firma sus trabajos con el seudónimo Colombine, publicó en el Heraldo de anteayer un articulo en que comenta el Concurso que, con el mismo titulo que encabeza estas lineas, ha abierto el ChicaÍ; O Ti- ibune, y refiere cómo la revista francesa FemiiM y el Daz fy Mtrror, de Londres, han decidido concurrir á este Certamen internacional, dispuestos á Conquistar el premio para una mujer de sus respectivos países como la más hermosa del mundo El Chicago Tribune ha planteado, en efecto, dicho Concurso, y deseando incluir é la nación española entre las concurrentes, dirigió á nuestro querido colega Blanco y Negro el siguiente cablegrama: Acabamos de encontrar la más bella americana, después de cuatro meses de pesquisas realizadas por los más importantes periódicos, y después de un detenido examen de 200.000 fotografías. Nosotros pretendemos que es la más bella mujer del mundo, y desafiamos álos españoles á presentar otra igual. Encargamos á Blanco y Negro, como el periódico ilustrado más importante de España, de publicar el desafio, y si lo acepta, por cablegrama enviaremos fotografía y detalles del Concurso, que era internacional. Blanco y Negro contestó á este arrogante despacho con el siguiente expresivo cablegrama: Aceptamos desafio, pues si es cierto que los Estados Unidos es el país más rico del mundo, no et menos cierto que la belleza y la gracia femenina fueron y serán siempre pattimonio de la mujer española. -Luca de Tena. La circunstancia de encontrarnos en verano y, por lo tanto, de hallarse gran parte del público distraído en los balnearios, en el campo, etc. etc, aconsejaban el aplazamiento de este concurso, que, frente al norteamericano, hará Blanco y Negro; pero pasada la estación estival, el mes próximo, nuestro estimadísimo colega lo realizará, con la seguridad de poder demostrar que no es infundada la afirmación de su respuesta. El reto, pues, esta aceptado por Blanco y Negro. do los cuatro días y medio que se pierden en esperar la llegada de los barcos, cincuenta días. Es un viaje loco de puro rápido; no es posible detenerse á c onocer las poblaciones, ni á tomar el gusto á los paisajes... pero ¿es grano de anís el gustazo de batir el record de la velocidad? El turista no puede pensar en otra cosa en época de fiebre automovilista como la presente. I fW UNA EXPLOSIÓN K TBLÍCWAn) OOSELLA, 5 8 H. p s t a tarde á las cinco ha ocurrido una vio lenta explosión en el establecimiento de pirotecnia de D. Luis Bronchú, resultando herido de gravedad el operario Manuel Estellés, el cual salió corriendo con el traje ardiendo. Otros obreros sufrieron quemaduras leves en los brazos y las piernas. Al lugar del siniestro acudió una camilla de la Cruz Roja que transportó los heridos al Hos. pital, Al llegar á la calle de Jorge Juan falleció e operario Manuel Estellés, á quien prestó los auxilios religiosos el capellán de la Cruz Roja. Se teme una nueva explosión en el mismo taller. MALAGA K TBLnuuro uerte de un periodista. M Ha falleciao, en su hacienda jiuvu, i, 4 T. de Alhaurín el Grande, el antiguo periodista y elocuente orador D. Enrique Pérez Lirio, presidente que fué de la Asociación de la Prensa y persona popularísima en esta población. Animación. Reina extraordinaria animación con motivo de la fiesta del Coso Blanco que se celebrará mañana, organizada por la Junta de icstejos. DE INSTRUCCIÓN PUBLICA C O N S T R U C C I Ó N Sobre este interesante LA CIVILIZACIÓN- -MIS HERMANOS HAN HERIDO EN UN PIE A UN SOLDADO FRANasunto publica la GoceD E ESCUELAS z un Real decreto, cuya CÉS, Y VOSOTROS, PARA VENGARLE, HABÉIS FUSILADO DIEZ MOROS... ro TBLÍoiuro- -ERES UN INFELIZ, HERMANO. ES LA CIVILIZACIÓN QUE AVANZA A TRAVÉS DE parte dispositiva es como sigue: uivii, 5, 6 T. Artículo i.o Se concede á los AjmntamienA l marchar la Embajada Inglesa fué despedi- VUESTRA PIEL tos de Callosa de Segura (Alicante) Villatuer (De J Pasquino, de Turfn. da por el alcalde, al cual le entregó el emta (Navarra) Aviñonet del Panades (Barcelobajador una cantidad para que la distribuya na) y Parcent (Alicante) para ayudarles á consentre los pobres. Nueva York, pasando por París y Yokohama y truir en dichos puntos: al primero un Grupo Manifestó que iba muy satisfecho de sn esvolviendo á Nueva York, viene á costar escolar, y á los otros un edificio cada uno, destancia en La Granja, y prometió volver cuando l U L l O VERNE EN ACCIÓN N o soñaba el 3.679,20 francos. ¡Qué menos pueden gastar tinado á Escuelas públicas de primera enseregresen SS. MM. Bl secretario de la Embajada continúa me- J- -popular y fan- quienes, perplejos cuando llega el verano, no ñanza, la subvención de la cuarta parte de sot taseador novelista cuando nos presentaba á saben de año en año adonde irán á matar el respectivos presupuestos de contrata. jorando. Se cree que la Infanta dofia Isabel marchará Phileas Fogg dando la vuelta al i undo en hastío! Al Ayuntamiento de Pola de Siero (Ovifr Repleta la bolsa, no precisa echar mano más do) se le otorga idéntica subvención para lai mecHados de este mes, y que los Reyes vol- ochenta días. En nuestros días, la realidad deja enmanti- que de una maleta y ponerse en camino. El verán aquí del 20 al 2 Se proponen frecuenitinerario es terminante y tentador, y, como tar el monte de Riofno para dar batidas á los llas la imaginación de Julio Verne. Ahora vienen á sobrepujar al héroe noveles- tal, lo hacen público los americanos. tíen os. De Nueva York á Cherburgo, por mar, cinco Se ha enviado á Bilbao el croquis del nuevo co dos personajes de carne y hueso: Nelly Bly El Administración tiene el emplazamiento para el juego (Stíípolo, que está y Jorge Francisco Train, que han batido el re días; de Cherburgo á París, en ferrocarril, siete guatoConsejo deen conooimiento de este Banco que ooo del público, cord de la velocidad en un viaje alrededor de horas; de París á San Petersburgo, en tren, en focha do ponerAgoslo ha acordado el reparto de un más cercano que el actual y es más grande. 29 de El Rey ha dispuesto que no se haga nada la tierra, pues en él han invertido sesenta y berlina- cama, dos días y seis horas; de la capi- dividendo de cuatro por siento Ubre de impaeeto, tres días el primero, y sesenta y uno el se- tal de Rusia á Moscou, doce horas, por ferro- sea ocho chelines por acción sobre las 60.000 aciohasta su regreso. carril también; de Moscou á Irkutsk, doce días, nes antiguas, reprosontatíTas de b O O libras eiter. gundo. OOO I a Infanta asistió anoche al cinematógrafo y Cierto que los gastos de tal excursión no es- y cinco de Irkutsk á Vladivostok; de aquí á linas de capital desembolsado, pagadero el 27 de Sep dispuso que pasasen los soldados que espe- tán al alcance de todas las fortunas, pero no Kobe, en barco, tres días; de Kobe á Yokoha- tiembre próximo. El libro do transferencias de acciones quedará cerra ma, por tren, once horas; de Yokohama á raban fuera. Estos la vitorearon al reproducir- son verdaderamente excesivos. se el letrero: ¡Viva la Infanta! -El Rastroad Marís Magazine invita á los tu- Seattle (Alaska) doce días, por mar. y de allí á do desde el 20 de Agosto al 2 ti de SepUembre de 1907 inclasive. Esta noche asistirá á una fundón que dan en ristas más arrestosos á emprender la misma Nueva York, en ferrocarril, cinco días. Por el British BanJc of Sonth Amdnca Lid, Total de tiempo en esta excursión á través su honor varios distinguidos aficionados. To- ruta. W. B H o l l i s das las localidades están vendidas. Secretario Un billete de primera clase, partiendo de de Europa, Asia y América del Norte, contan- SAN ILDEFONSO MAPAMUNDI Britisli Bank of Sonth América Lid BIBUOTECA OB A B C 28 LA CASA DEL CRIMEN 26 seis? Estoy desfallecido, y de seguro tendré echado á perder el estómago toda la semana. -Comeremos en la fonda que hay en la estación. Entretanto, tengo el gusto de anunciaros, mi querido amigo, que estáis en n- luc os la ofrezco si deseáis pasar aquí el verano. ¿La habéis alquilado? -exclamó Pablo. -Ciertamente. ¡Bah! -Lo dicho, dicho. -Agradezco la oferta, pero no la acepto. Mañana ¡macaré casa en Saint Germnin. -Como gustéis. Comimos, y una hora después tomábamos el tren de París, adonde reereeAbamos aquella misma noche. Durante la comida, mi amigo Pablo se abstuvo de pronunciar una sola palabra referente á la triste historia que habia contado Domingo. Va en el tren, me dijo: -Supongo una broma lo que me habéis dicho de haber alquilado el chalet de las Lilas. ¿Cómo? -Vuestro proyecto acerca del rljftl. do las Lila. -No. ¿Le habéis alquilado? -Sí. -Permitidme que os manifieste tui sorpiesa. ¿Por qué? -Por muchas razones. -JY cuáles son? -En primer lugar, porque esta mafiftna ntr pealabais instalaras a Mol- Sons- Laffite. -Y sigo pensando como esta mafiaoa. -JNO viviréis en la casa? -No. -Entonces, ¿por qué la habéis alquilado? -Porque necesitaba disponer de la quinta... Tengo un proyecto. ¿Puedo saber cuál es? ¿Por qué no... Creo que no se ha pronunciado todavía la última palabra acerca de este asunto. ¿Y pretendéis llegar á pronunciar esa última palabra? -Lo procuraré al menos. ¿Es decir, que pensáis empezar de nuevo, y, como por distracción, el proceso que no ha dado resultado hasta el día? -No, porque carezco de condiciones para comenzar de nuevo la instrac ción criminal de que habláis, y me faltan medios para emprender esta tarea ímproba. Mis aspiraciones son más modestas. Deseo esclarecer ciertos hechos y no desespero de llegar á conseguir mi propósito. ¿Y no teméis perderos en ese laberinto que tan infructuosamente ha x jdorado la justicia? madera, después se ha lavado, se ha charolado de nuevo el sudo, y, ia embargo, aún se ve algo. Para que desaparecieran del todo sería preciso levantar las maderas y poner otras. En efecto, en el centro de la habitación, la madera tenía un color más obscuro que en el resto del cuarto, -Sabed- -continuó el guarda- -que la sangre en la madera es como el remordimiento en la conciencia: por mucho que se haga, nunca se borra por completo. Domingo me enseñó en uno de los ángulos un vis- a- vis muy bajo. -Mirad, señor. En ese mueble se apoyaba D. Enrique, de espaldas, cuando yo entré por la mañana en la habitación. Estremecíme de espanto, y con objeto de alejar de mi mente el recuerdo d esta matanza humana, eché una ojeada á los muebles de la alcoba. El papel y los muebles, elegidos seguramente por Enrique, eran emblemáticos. Consistían en una tela persa de fondo blanco, sembrada de ramitos de margaritas atados con cintas azules. Una idea repentina cruzó por mi mente. -Domingo- -pregunté, ¿los magistrados fijaron su atención en d papd y en la tela de la sillería? Ji siquiera los miraron. -Hicieron mal, porque les hubieran suministrado un medio para saoer quién era él, y una vez conseguido esto, en quince días, y tal vez en menos tiempo, se hubiera descubierto quién había sido el asesino. Domingo me miraba con suma atención, como si tratara de comprender lo que quería decir, pero sin llegar á entenderme. -La señora ¿no se llamaba Margarita? -le pregunté. -Sí, señor. ¿Conocéis esas ñores? -le dije sefialando á uno de los ramos estampados enlátela. ¡Vaya si las conozco! ¿Cómo se llaman esas flores? -Margaritas. -Pues es para mí evidente que, enamorado como debía estarlo de su linda compañera, eligió ó encargó expresamente este tejido porque reproducía por todas partes el nombre de su mujer. ¡Calle, calle, calle! Nunca había pensado en ello- -exdamó Domingo. -Ahora bien- -proseguí, -este dibujo es bastante original y bastante raro para que se ensuentre con facilidad en Paris el comerciante que ha fabricado ó vendido esta tela. Una vez hallado, indicaría el lugar donde adquirió la mercancía. Y así debía seguirse investigando, y paso á paso, como sigue un perro el rastro de una liebre; y una vez reconstruida la existencia anterior del desgraciado joven, podría averiguarse á quién pudo inspirar pensamientos de odio y de venganza, y llegar á dar con el autor de un asesinato cuyos únicos móviles han debido ser el odio y la venganza. Al decir lo que precede, me habla animado y estaba casi convencido. Domingo me escuchaba con visible admiración, que, por otra parte, no intentaba disimular. Quizá se decía en su fuero interno que y o debía ser d jefe de polida.