Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 821 A B C MARTES 3 DE SEPTIEMBRE DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 5 EL SR. GONZÁLEZ BESADA POJi TELÉGRAFO YJLLAaAHCÍA, I, 8 JW, las cuatro de ayer tarde llegó el ministro de Fomento, Sr. González Besada. Poco después hubo recepción en el Ayuntamiento, que resultó brillante, acudiendo la tnavoría del pueblo. Habló el alcalde protestando contra el proyecto de las obras del puerto. El Sr. Besada dio seguridades de que procedería en justicia, siendo aplaudidísimoDesde el Ayuntamiento se trasladó el ministro al casino, siendo allí obsequiado con un A lunch. Al casino acudieron muchas y distinguidas damas, imprimiendo una nota búllante al agasajo. La despedida fue cariñosísima. DÍTORÍHUELA POR TELÉGRAFO 3 T. ¡arias noticias. v Ayer se desencadenó una espantosa tormenta y cayeron varias chispas en la vega, ignorándose si eausaron desgracias. Xa corrida de CasteUones, suspendida ayer por no haber llegado á tiempo los toros, se celebrará mañana con rebaja de precios. Hoy se desencajonaron y- el numeroso público que presenció el acto quedó muy satisfecho de la estampa de los bichos. Ha marchado á Torrevieja el jefe de los moretistas de este distrito, D. Luis Barcala, á quien sus correligionarios le hicieron una cariñosa despedida. NOTAS MUNICIPALES 1 os tejares. JL La Alcaldía- presidencia ha dispuesto que se notifique á los dueños de tejares establecidos en Madrid y que no se hallan en las condiciones que marcan las Ordenanzas, á distaneia mínima de 500 metros de poblado, para que cumplan con éste y demás requisitos señalados. recio regulador del pan. En vista de las muchas dificultades que se presentan para el establecimiento de una tahona reguladora por cuenta del Ayuntamiento, y teniendo en cuenta que una de las mayores de las aludidas dificultades está en que es necesario un capital de importancia, procura el alcalde establecer un conveniocon las fábricas que justifiquen una producción mínima de 5.000 kilogramos de pan, puesto que la fabricación en pequeño no puede ser retnuneradora, sino en perjuicio del consumidor, para fijar un precio regulador mensual en consonancia con los de trigos y harinas. Estas fábricas elaborarán piezas de pan llamado de familias y se les concederá, entre otros beneficios, el de que el Ayuntamiento no les haga pagar licencia de apertura para las sucursales que establezcan. De este modo espera el alcalde que el público saldrá beneficiado, así como el productor y los establecimientos benéficos municipales, que podrán adquirir ese artículo en mejores condiciones de baratura y calidad. Otra de las disposiciones que benefician al productor, y ésta ha sido adoptada ya por la Alcaldía, es la deque los repesos de pan se P económicos del Instituto quedan asegurados ampliamente. La misión científica ó de cultura encargada al nuevo organismo es el estudio, la reunión y la publicación seria y depurada de todo cuanto integra la herencia mental de Cataluña en sus aspectos de historia, arqueología, literatura y derecho. La primera duda que se ofreció á los iniciadores, y que se consigna en el dictamen que precedió al acuerdo, fue la de si convenía aumentar el personal y la subvención de alguno de los organismos ya existentes para que pudiesen ampliar su esfera de actividad, ó si era preferible crear otro nuevo que, precisamente por ser nuevo, estuviese más obligado á la fecundidad de las cosas no gastadas. Esta duda la resolvió la Diputación con arreglo á la experiencia de otros países, que han preferido en casos semejantes no alterar la vida de ciertas Corporaciones antiguas y crear á su lado nuevos órganos ya más especializados y adecuados a l a acción moderna. El Estado francés, por ejemplo, ha respetado la Escuela de Francia en Roma, creando la Escuela de Atenas para que a Supliera y ampliara en todo cuanto no alcanzase la índole tradicional de aquella fundación. En vez de destruir- las Academias, la misma Francia procura aumentar su prestigio, pero poniendo á su lado vivos y fecundos centros como la Escuela de Altos Estudios, el Instituto, etc. Italia, también sin destruirlas Academias locales del Renacimiento, fundó las Sociedades de Historia patria, cuya acción bienhechora alcanza no pocas veces á los españoles por medio de las misiones que frecuentemente tienen por objeto nuestros propios archivos. Aquí mismo ¿etaoa visto fundar en Madrid el Instituto de Reformas Sociales, dejando intacta la Academia de Ciencias Morales y Políticas, que parecía indicada para absorber el nuevo cometido. Dentro de este criterio y del afán cada día expresado con más viveza por la opinión pública ilustrada de dar ua impulso definitivo á la cultura de esta región, no sólo en el sentido LA NOTICIA EN EL CORTIJO? ¡MMIN... ¡YA- HAN MATADO AL rPERNÁLESl material y práctico, sino también en el espiriIYA PODEMOS VIVIR TRANQUJLOS 1 1 tual y especulativo, creyó la Diputación que lo- ESPÉRESE USTED... EREMOS QUIEN SALE AHORA A OCUPAR SU PLAZA 1 primero que debía hacerse, como más necesario, era crear un Centro de crítica histórica y practiquen en las tábricas y no á los repartido- CONCURSO DE ORFEONES social donde se trabaje con verdadera seriedad res ni en los carros de reparto, pues así se eviPOR TELÉGRAFO científica Nuestros archivos, y especiaímente ta las molestias y los retrasos consiguientes. EL FERROL, 1, 3 T. el de lá corona de Aragón, famosos en Europa e M celebrado en el tc ¡atro el concurso de por las muchas riquezas en ellos acumuladas 1 as subastas. orfeones, bajo la presidencia del director exigen una investigación intensa, constante y En la sesión que hoy celebrará 1; junta municipal de asociados se tratará de los me- de la banda de Infantería de Marina, D. Fran- en todas direcciones. Los monumentos de la dios que van á ser puestos en práatica para cisco Oliva. La obra elegida era El amanecer, antigua literatura catalana, en gran parte inéevitar lo que viene sucediendo con las subas- de Eslava. El Jurado otorgó el primer premio ditos, claman por comentarios, criticas y esta tas de los diferentes suministros municipales. al orfeón de Lugo, el segundo alde Ponteve- dios comparativos y de enlace con el estado actual de los conocimientos en Europa. Haj En lo sucesivo no ocurrirá como ahora, que dra y et- tercero. al de La Corana. El público no consideró este veredicto acer- épocas de la historia de Cataluña, como su decuando se declara desierta una subasta, el suministrante continúa haciendo el suministro tado. Pop su parte, el orfeón de Pontevedra ha cadencia y las tentativas de reforma y de repor la tácita y cobrando los mismos precios protestado de que se le colocara en segundo nacimiento, poco menos que ignoradas, y existen autores, como los latinos- eclesiástieos de lugar. puestos por él á los artículos que sirve. los tiempos romanos, de quienes nadie se ocuLa reforma se hará ahora en el sentido de que para hacer los suministros dé artículos que tienen sus fluctuaciones en el mercado, como son la carne, las patatas, el aceite, el tocino, las maderas, el ladrillo, etc. etc. se atenga el suministrante, para fijar sus precios, á los El miércoles se pondrá á la venta H i s t o r i a d e Ntlr. VO ORGANISMO La Diputaque hayan tenido los diferentes artículos en el ción de Bar- u n a conciencia, por Enault. Es uno de los más bemercado durante el mes anterior al en que se DE CULTURA celona en las llos é interesantes libros de nuestra biblioteca, la cual, celebró la subasta. sesiones de su último período semestral adop- desde los próximos números, contendrá, además de una novela, la revista A m e n d tó un acuerdo de indudable trascendencia, I l u s lindísima con escogido texto y numerososi 7 a d e s radas, artíspor mucho que no sea de aquellos que meten ticos tgrabados, que se regalará sin aumentar su precio ruido y saltan á la vista. Acordó la creación de comente de 3 0 c é n t i m o s Pídase catálogo con más POR TELÉGRAFO EL FERROL, 2 6 T. una entidad con el nombre de Instituto de Es- detalles en kioscos y librerías y en la Administración. la altura del Cabo Ortegál un vapor, cuyo tudios Catalanes, dotándola con la asignación Valencia, 28, Madrid. nombre y bandera no ha podido verse, anual de 40.000 pesetas y cocinándole una función científica de la mayor importancia. A di- Para comodidad de los señores viajeros, se acaba de echó á piqué la goleta JFerandna, qyie se ha percha asignación es posible: que se reúnan otras montar en Santander, en el Gran Hotel Francisca Gódido totalmente. La tripulación logró saldarse. Jgnoranse de- del Ayuntamiento y de distintas Corporacio- mez, Boulevard Muelle, 11 y 12, ascensor, eléctrico nes del Principado, de suerte qué los medios único en la población, y cuarto de baño. talles del siniestro. S A B C E N BARCELONA LA NOVELA DE AHORA ABORDAJE A BIBLIOTECA DE A B C 16 LA CASA DEL CRIMEN 13 Poco tiempo desüués entró en el omedor la señora. o ¿b abía quitado el sombrero y el velo. Qué cara tan divina... ¡No se me olvidará aunque vira mil años! Renunaio á describirla, porque no podría hacerlo; pero efi la casa hay un retrato suyo que está muy parecido. Era blanca y pálida, los ojos grandes y rasgados; no he visto otros parecidos después, porque tenían una expresión tan triste y tan dulce, que sus miradas llegaban al alma. Daban ganas, al mirarla, de arrodillarse á sus pies y ponerse á rezar. ¡Pobre señora! S sonreía y decía á su marido: -El chalet es admirable; todo aquí és un- encanto. ¡Cuánto me acuerdo de aquel día... En fin, no lo puedo remediar; aunque soy hombre y estoy acostumbrado á sufrir los rigores de la vida, siempre que pienso en lo ocurrido aquí, no me encuentro bien. Calló Domingo, y se limpió con la manga de la chaqueta una lágrima que rodó por sus mejillas VI animal, cotno si pi perro- había cesado de aunar. De vez en fii- n nso ciaba ánues quisiera recordarnos que no estaba tejo cu tra emoción, lanzaba un sordo gruñido, -Continuad- -dije á Domingo. -Continúo- -me respondió. Se instalaron en la quinta, y os aseguro qúc 1 ...L. JÍIU la vida más tranquila del mundo, no dando pretexto para que nadie se ocupase de ellos para nada. La asistenta, prima de mi mujer, me contaba cuanto ocurría en el chalet de las Lilas, y por ella supe que nada ocurría en la misma digno de referirse. Al principio, y contra el uso corriente, no visitaron á nadie, y, como era nacural, nadie les correspondiój porque el uso requería que ellos fueran los que hiciesen la primera visita. La señora se llamaba Margarita, y el caballero Enrique. Sólo por este nombre los conocí, pues siempre ignore su apellido. Un día me fijé en la faja de los periódicos que recibía, y no había escrito más que esto: Para D. Enrique, chalet de las Lilas, en Maisons- Laffite. -No recibía nunca cartas; ni una sola recibió en dos años, si he de creer la noticias de la prima de mi mujer, que debía estar bien enterada, puesto que abría la verja al cartero todas las mañanas cuando traía los periódicos. La señora pasaba el tiempo bordando, leyendo ó cuidando las flores del jar iín. De vez en cuando venía un jardinero de París que limpiaba los caminos y podaba los árboles. Paseaban alguna vez juntos, pero muy de tarde en tarde y buscando los si tios más solitarios del parque, y siempre que salían, la. señora usaba el sombrero con el velo negro tupido que llevaba puesto él día que llego. Parecía que tenía empeño en que no la viesen. Y sin embargo, no comprendo él motivo, porque difícilmente se hubiera encontrado otra más hennosa que ella. j- 1 ara unos cinco años- -dijo el guarda- -vino á Maisons- Laffite, por el mes de Junio, un gentil mancebo de elegante apostura y que podría tener de veintiocho k treinta años, El pelo, el bigote y los ojos eran negros como el azabache; usaba levita. Era, en fin, un dandy. Vino en el tren de las ocho de la mañana; almorzó en el restaurant que hay á la entrada del. parque, al final del pueblo. Nuestro joven dijo á la criada que le servía el almuerzo, que deseaba alqui lar una casa que tuviese ciertas condiciones que le explicó, y preguntó si sabía de alguna que las reuniese. Precisamente acababa yo de entrar en el restaurant, que era también pastelería, con objeto de comprar un pastel para mi niña. Yo era ya guarda del parque. Era público que conocía Maisons al dedillo, y podía informarle de las condiciones de todas las casas, desde la más pequeña á la mayor. Me suplicaron que entrara en la sala donde estaba almorzando el deseo nocido. Entré. Me hizo el viajero varias preguntas, y como debo al propietario del chalet de las Lilas mi subsistencia, como era natural indiaué esta finra coa preferencia á toda otra. La descripción que hiee del chalet satisfizo al desconocido- ¿Queréis acompañarme? -me preguntó. -Ahora mismo- -le contesté. -Soy con vos en seguida. Llamó á la criada y me instó á que bebiera una coca de ron ó de Madera. ¡Era un hombre muy cabal! En cuanto acabó de almorzar entró en la cocina, donde yo me encontraba tomando una copa de vino de Madera con bizcochos. ¡Vamos! -me dijo. ¡Vamos! -contesté, y salimos. Vio la casa y el jardín, y comprendí que una y otro le gustaban. ¿Cuánto piden de alquiler? -me preguntó, -Mil doscientos franeos al año. Debo advertir que entonces no estaba amueblada la casa. Cerramos el trato sin que el caballero pensara siquiera en pedirme rebaja de precio. Abrió un portamonedas, que me pareció perfectamente reoleto, y dejó sobre la mesa un billete de mil francos y dos de ciento. Le entregué las llaves al salir, y me regaló una pieza de veinte francos ¡Cuando digo que era un hombre muy cabal! Le acompañé hasta el ferrocarril, porque deseaoa volverse á París en el primer tren. Cuando íbamos á la Wtación, le pregunté: ¿Sois casado? -Sír- iae con testó.