Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 820 A B C LUiMkiS a DE SEPTIEMBRE DE 1007, OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 LOS SUCESOS DE MARRUECOS f V i 1 v; iK EL MILLONARIO HENRI DE ROTHSCHILD, QUE VA A CASABLANCA PARA ESTABLECER UNA AMBULANCIA SANITARIA. UNO DE LOS AUTOMÓVILES QUE EMPLEA EN TAN HUMANITARIOS SERVICIOS. EL DR. HENRI DE ROTHSCHILD, CURANDO A UNA NIÑA EN SU CLÍNICA DE PARÍS está en elsecreto de los zapatos que hoy por la M. de Irujo y Guadalupe de Uhagón, y MarJ úlio Gómez Rclampagtíito garita Jiménez y Alicia Jiménez. tarde ha de estrenar la señorita Fulana... En el campeonato de España para caballe- -Pero cálmese, cálmese... -Yo no tengo participación en loo uesignios ros, figuran: A: Caro y Alonso Areyzaga, de la Providencia; pero si la tuviese, ¡oh, qué A. Vega Seoane y Samazeuilh, Urruela y Saanimosamente haría uso de mi potestad! Si trústregui, marqués de Narros y Lapazarán, ON EL VICARIO Al vicario de Zarauz en mi mano estuviera la rienda de las tempes- S. EdWards y A. Jiménez, C. Caro y el conde no será necesario predel Real, J. Olazábal y S. x Prado, L. Uhagón y D E Z Á R A U Z sentarle, p u e s t o que tades, de seguro que no la abandonaría, y no sería, ciertamente, para volcar la lluvia sobre Newland, R. Olazábal y A. dé Luze. y Raffak todo el mundo le conoce; es un hombre que esa vanidad de sedas, Sonrisas y zapatos blan- vich y H. celebraba antes misa, y que ahora celebra co- cos, ¡pobrecitas vanidades. sino que pensaría En la prueba de parejas mixtas están insloquios íntimos con el cielo real, con el cielo en los humildes, en mis amigos los labradores criptas las siguientes: i de los fenómenos y de las tempestades; un y: los marineros. ¡Cuántas veces, viendo las Mad. Samazeuilh y J. Satnazeuilh, Margarihombre extraño, en una palabra. Pues bien, tierras abrasadas y las plantas yertas, quisiera yo subí ayer tarde á sia. observatorio, que. está tener las nubes á mi disposición para hacerlas ta Jiménea y S. Edwards, J. Jiménez y H. Edwards, miss Whyte y á- 250 metros sobre él: mar, y me complací con. llover sóbrelos campos y alegrar el corazón de ñorita de Vidal Soler enmarques de Narros; sey P. Heeren, A. Jiménez su conversación, que fue de esta manera: los labriegos! ¡Cuántas veces suspiro al anun- y Antonio Jiménez, María M. de Irujo y A. de- -Señor vicario, ¿y solamente con estos apa- ciar una tormenta, considerando que los pes- tuze, y Rosa M. de Irujo y iLapazarán. ratos puede usted vaticinar el tiempo? cadores se quedarán tristes en el puerto, sin En el handicap de parejas mixtas aparecen- -Nada más que con éstos. poder trabajar... Yo no soy malo ni envidioso. las siguientes: -Pues entonces hay algo en usted que per- -Pero la gente es suspicaz, Rosario M. de Irujo y el. marqués de Narros. tenece al reino de la brujería. El vulgo empie- Usted tiene el mismo privilegio es muy mala. María M. de Irujo y Unzueta, Guadalupe Uhaque los parar za á; sospeehar de usted; teme que sea usted rrayos; sobre su nombre caen todas las invec- gón y Vega Seoane, Tula Herreros de Tejada brujo... tivas y maldiciones. Todos vamos, de mañani- y A; Caro, IíUÍsa Miramón y Iyetamendia, ma. ¡Por, el amor de Dios... ta, á consultar el cartel donde sé escriben sus dame Samazeuilh y J; Samazeuilh, miss Whyte- -Pero si el vulgo bajo tiene tal opinión, el predicciones; todos salimos con algún proyec- y S. Edwards, Margafita Jiménez y Satrústévulgo alto, quiero, decir, el vulgo de la seda y to para el día, y leemos el telegrama con viva gui, J. Edwards y H. Edwards. v Alicia Jimédel frac, tiene de usted otra opinión más detes- emoción: Hará mal tiempo Se prepara una nez y Jiménez. table. Piensa; y acaso con mucha razón, que borrasca del Noroeste... ¡Qué ira, qué decepEn el entre usted y los elementos han hecho un pac- ción! I as mujeres fruncen el ceño y le maldi- guran: handicap ae caballeros (parejasV fito, y que llueve cuando á usted se le antoja. cen á usted; los señores sueltan algún taco y Sres. J. Santos yuárez y apazarán, A. Vega- ¡Por el amor de Dios... yanse refunfuñando. Además, como si entre Seoane y José María Otámendi, conde del. Real- -Pero necesita usted disculparles. Conside- ios planes de usted estuviera el deseo de aplas- y C. Caro, I de Uhagqn y Newland, marqués re usted que esa muchedumbre dorada viene á tar todas las ilusiones, -usted no se contenta de Narros y Heeren, Alvaro, Caro y I étámenveranear con: el único plan de divertirse, de lu? con anunciar el mal tiempo posible, sino tam- dia, C. de Uhagón y J. Alonso Areizagá, J. de cir sus galas y de entretenerse con toda clase bién el mal tiempo probable: Aunque hoy pa r Satrústégui y Urruola, Raffalovich y S. Edde honestas liviandades, como son los toros, sará el día sin llover, mañana descargará una wards, Samazeuilh y A. de Ivuze, J. Olazábalas kermeses, el automóvil, el flirteo en la pla- tormenta Desconfíese del tiempo Está bal y J. J. Prado, y H. Edwards y A. Jiménez. ya, etc- Pero viene usted, y de repente lanza su próxima una perturbación... Por último, en el handicap- de caballeros (infatídico telegrama: Hoy caerán chubascos... dividuales) están inscriptos: ¡Dios mío, qué gente, qué mala gente... ¿Y qué remedio? Yo sé Que ha de llover, v Sres. H. Edwards, C. Caro, C. Uhagón, J. Pile, Diciendo esto, el vicario me enseñó un apa 6 anuncio... rato telescopio y me brindó á que me asomase Raffalovich, Newland, A. de ÍLuze, A. Caro, -Bien, pero la gente dorada sufre una horriP. Olazábal, Samazeuilh, Trapazarán, marqués ble decepción con la lluvia, porque los velos se á su lente. Alonso Uhagón, Sá- -Vea usted, señor mío, las cosas á trayés de mojarán, los zapatitós blancos se mojarán, se este aparato, y comprenderá usted que un hofn- de Narros, Urruela; Areizagá, í, A. Jiméuez y trústegui, S. Edwards, mojará la fiesta y la alegría y esto suele oca- bre. como yo no puede sentir por los hombres ptamendi. r KTacióeú Almería el 15 de Noviembre de 1886, sionarles fuertes berrinches á las mujeres y ninguna envidia. J- T y desde muy niño ya mostró sus aficiones también á los caballeritos; y claro es, sobre algo En. efecto, me asome al catalejo y vi que los ÁTRAVÉS DE LA FRONTERA por la peligrosa profesión de torero, ingresannecesitan descargarse los berrinches femenido á los once años de edad como banderillero nos, y descargan sobre usted. ¡Ese vicario, hombres eran ridículos átravés dellente, mientras que las otras cosas tomaban un aspecto en: la cuadrilla de Niños Almérienses, que por ese fiero vicario, ese envidioso vicario... soberbio y grandioso. Vi á lo lejos las montaaquel entonces formó el aficionado Caldera, y- ¿Yo envidioso, yo fiero? ñas me parecieron más más- -Sí, dice la gente que es usted un envidio- nes; yvi el mar, que me grandes, más solem- 1 i na estadística muy formal nos asegura que de lá que eran espadas España y Borinqueño, pareció Relampaguito se dio mucha maña para banso y un cruel. Dicen que usted se halla confi- azul, casi infinito; yi la luna, que con elancho, el número de mujeres con barba aumenta derillear al cambio, alcanzando en esta suerte nado en esta agreste montaña, aburrido y solo, del sol apenas si antes lá había notado, brillo de una manera alarmante. y me y que con su catalejo suele usted observar el pareció un mundo rayado por té- Antiguamente las mujeres con barbas eran un grandes ovaciones en cuantas Plazas la ejesuvaivén y el bulle- bulle de la juventud dorada tricas hendeduras. descomunalvi en la carrete- caso raro, un íenómeno; pero hoy parece, que taba; pero su vocación estaba en ser matador, En cambio, las señoras barbudas forman legión. En cam- y así, en 1900, se contrató como tal espada para en la ciudad; y que su corazón se llena de envidia, y entonces echa usted mano de la lluvia... ra, corriendo a todo correr, un automóvil chi- bio, el hombre moderno tiende- cada vez másá torear una corrida en Berja, siendo su trabajo quito con unos hombres chiquitos, con una ca- parecerse al mono, renunciando á inuy del de aquellos aficionados. Ei- ¡Dios mío, Dios mío! beza chiquita de mujer, una cabeza muy chi- patillas, barbas y perillas que eranlos bigotes, muchachoagrado matando toros por las Plazas el adorno siguió- -También dicen que u s t e d como buen quita, muy chiquita... más apredadb de nuestros padres. De seguir de provincias, siempre con gran éxito, y el 4 sacerdote, HOvve- con muy buenos ojos el rebuJ. M. aSALAVERRlA asilas cosa pronto la estética de los sexos de Julio de 1904 debutó en Madrid matando llicio de esa dorada juventud. ¡Se esconden quedará completamente invertida, y dentro de dos novillos de Veragua dé tan superior matanproterbas ideas dentro de un corazón de diez ó de veinte años los novelistas podrán es- nera que el público y la Prensa acogieron con veinticinco- años! Y el diablo ¡gusta tanto de cribir: v gran contentamiento. al. núeyo diestro, y la emenredar precisamente entre la seda y los enca Cayetana era una muchacha adorable, con presa madrileña le contrató por varias novillajes! Dicen, -pues, que usted se escandaliza, y iOONCURSO DE En- los primeros días barba das, las qué toreó obteniendo el- mismo éxito. que como un nuevo Jeováh, suelta la caja de V del, presente mes se sus cabellos á la ¿Bressant, fino bigote y pasión vwrxj- -TCUM 1 C á lo Musset. El caso es que inspiro una En la corrida en que sé ha doctorado bravo los truenos y. hace gruñir al vendaval para que LAWN- TENNIS c e l e a r á e n gan Se- muy viva á Teodoro, cuyo delicado rostro, Relampaguito, la segunda de feria de Almería, endemonio no recoja su cosecha dé pecados. 1- -Pero, ¡Dios mío! ¿cómo puede pensar esas bastían el importante Concurso internacional blanco y liso cómo el as tiii dios joven, ofrecía celebrada el 28 del gasado- Agosto, alternaron con el diestro almetíense el maestro Bombita y cosas la gente? ¿Hasta cuándo será ciega y pe- de lawn- tennis cuyo programa publicamos ya un tipo admirable de- belleza masculina. Y tamljién se dará el casó de que veamos en él braio Macnagruito, y al lado de esos dos cocadora la gente? Yo no hago otra cosa que oportunamente, y para el cuálse han inscripto las ferias á las mujeres: con barbas contemplan- losos la labor dé Julio Gótneznó desmereció e n obedecer á los altos é inescrutables designios los siguientes distinguidos aficionados: Para el campeonato: los Sr es. P. Heeren, do con extrañéza á úijia joven parecida; á la nada, alcanzando en esta corrida uno dé sus de Dios, cuyos designios se manifiestan por esos cambios de temperatura, por esas tempes- A. Jiménez, H. Ed ards, J. de Satrústégui, Otero ó á I iane de Poiagy, ants la que excla- mayores triunfos aí torear y mátár dos toros del. -Saltillo- dé tan magistral manera, que el. tades que de tan violenta manera indignan á A. Caro, J. Samazéulin, Newéland, A. de I, uze, marán á una vez: público en masa pidió para el bravo matador las mujeres y á los: señoritos. Las alternativas A. Vega de Seoane, G. Caro, L, TJhagón, Alon- ¡Qué horrible! I, á verdad es que en todo esto no hay naaa las orejas de sus víctimas, y al terminar la codel firmamento son ciegas, son impasibles: él so Areizagá, J. de Urruela, -Comte Espierre, firmamento no sigue paso á paso el calendario Raffalovictí, James Pilé, S. S 1 wards y marqués de extraño, y yo encuentro muy natural que rrida fúé sacado de lajPlazá en hombros de sus las mujeres tengan barba y hasta perilla. ¿Aca- admiradores y conducido así hasta su casa. jocoso, de los hombres, quiero decir que la llu- de Narros. via no tiene en cuenta si hoy se celebrarán to- El vencedor de todos los jugadores que figu- so no les está permitido abrazar toda clase de La alternativa 1 de Relampaguito ha despertaros ó si mañana habrá una carrera de caballos. ran en esta prueba deberá luchar á continlia- profesiones masculinas? Xas hay médieas; abo- do tanto entusiasmo entre los aficionados maEl firmamento- obra- por su cuenta, sin contar ción con el campeón del año; pasado, D. José gadas, farmacéuticas y hasta cocheras. Si les drileños, qué la empresa de nuestro circo taucon esas hormiguitas que se llaman hombres: Cruz I, apázarán, actual poseedor de la Copa. crece la barba, nada más natural, ¡la función rino le ha contratado para dos corridas de toI a Copa de S. M. la Reina Victoria será dis- ¿rea el órgano! obedece á un mandato inicial, y está distriburos en el abono de esta segunda témp. orada ¡Saludemos, pues, a las mujeres Barbudas yendo, desde que el mundo existe, equitativa- patada por las Srtas. Margarita Jiménez, MaAhora sólo falta que en estas corridas dería M. de Irujo, miss Whyte. Rosario M. de como á la mujer de mañana y el grito: ¡Vaya muestre lo- mucho que sabe y puede, y no demente la lluvia, el sol, el viento y el rayo. ¡Qué una barba! me parece el mejor resumen del fraude las legítimas esperanzas que en Relamlocura la de esos hombres, la de esas mujeres! Irujo y Alicia Jiménez. Para el campeonato de San Sebastián están orograma de las reivindicacioaes femeninas. pagúitotienen puestas muchos aficionados ma ¡Suponer que el cielo se ha enterado de lo que ellos proyectan para mañana! ¡Creer que la nube inscriptas las siguientes parejas de señoras: drileños. F. MORA Mad. Samazeuilh y Mlle. Meller; Rosario A B C EN SAN SEBASTIAN C U E ST 10 N; D. E P E LG S NOTAS DE SPORTS