Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 17 DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C. VIERNES 3o DE AGOSTO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 3 ABC EN PARÍS Amábanse el poeta latino y Cynthée la corte- P O S NOTICIAS sana, y su felicidad parecía tan firme, tan duradera, que hombres y mujeres, patricios y plebeyos, todos en Roma la envidiaban... Un día, sin embargo, Cynthée no supo resistir á la tentación y se escapó á Egipto en compañía de un amante rico... Esto de morirse por los pedazos de un hombre y engañarle con otro, es cosa que ya practicaban las mujeres de 1 a antigüedad. El poeta amante de Cynthée la cortesana no quería ereer su desgracia y esperaba siempre, confiado y triste, que arrepentida tornase al nido el ave volandera... pero transcurríanlos días, la ingrata no parecía acordarse del infeliz poeta, y éste fue languideciendo poco á poco, y murió... Los amigos y admiradores que en Roma el poeta tenía eleváronle una tumba en un lugar soli- tario y melancólico, próximo al bosque sagrado que tantas obras bellas, le inspirara. Cuando Cynthée regresó de Egipto y supo la muerte del. poeta, su desespera- Y ni se acordó del americano, ni del cofalso. Cuando la jjerdí, al ver. otras mujeres, pensaba, y aun pienso siempre: ¿Qué le pareche que en la puerta esperaba, ni de esos modelos de Paquin que vuelven locas á las AMISTADES Y AMORÍOS Mucho ceie- cería é. ella? Tengol la convicción de que sólo siendo algo semejantes á aquel gran corazón, mujeres, ni de nada... Corrió en pos del pi- -bro que leas gane, abandonándolo todo, enganchada en con interés mis cartas y qué las comuniques á pueden merecer el calificativo de buenas. Los las melenas del violinista, que debif? decir- tus amigos. Mé atrevo á decirte que si alguno cuandomalos amigos huyen dey nuestro lado no logran arrastrarnos, se: ¡Ya cayó pieza! ge ríe de lo que en ellas consigno no debes así como cuando esclavizamos valemos poco observan que apetecer. su amistad. Yo ine tengo por un. leal para ellos ó sufrimos demasiado. Sucede con Ocho días ha durado esta luna de miel, has dicho que, como la del poeta y Cynthée la cortesa- y verdadero amigo tuyo. Mepor mi parteque ellos lo que con los libros perversos, parecen Añadiré que respecto á en na, parecía eterna. Esta mañana el tzigcme acerté en todo. referirte yahera cuanto voy á aconsejarte debieron instruirnos describiendo cuestiones hondascon psicologías falsas salió á hacer varias compras, y, cuando vol- decírtelo las personas más allegadas á ti. No apariencia, vió, en vez de hallar á la Srta. Suzon espe- culpo á tus padres; son buenísimos, te idola- visos. de verdad, refiriendo hechos que respon- CARTAS A PEPE diendo á estados asajeros de conciencia, Además nos pintan el mal. y lo patológico, haciéndonos concebir que la existencia humana es más indigna y repugnante que la de muchos animales. Esos escritos agotan las fuentes de la energía y del vig Desprecíalos. Dice Herbert Spen- cerquelos niños aprenden á leer cuando aún ignoran el sentido de la mayoría de las voces, y yo añado que los jóvenes deletrean el alfabeto amoroso sin conocer el alto sentido del v e r d a d e r o amor. No teniendo arraigado en el alma el amor y el respeto á los padres, no conociendo ni practicando los deberes sagrados de la amistad formad por el afecto puro y la abnegación fraternal, es imposible que puedansentirse, con noble y sano latido, las primeras palpitaciones del amor duradero y fecundo. La mayoría de los jóvenes fingen enaCASABLANCA. LAS FUERZAS ESPAÑOLAS FORMADAS EN EL CAMPO EXTERIOR DE LA PLAZA PARA REALIZAR UNA MARCHA moramientos como ios ción no tuvo límites... Fot. Rittwagen. DE RECONOCIMIENTO DE LOS TERRENOS CERCANOS Porque es el caso que actores en escena; muchachos y muchachas Cynthée no había dejado de amar nunca á aquél que tan triste rándole amante, encontró una carta, en que tran, pero están contagiados por las costum- remedan en sus amoríos primeros los dichos y de los que tomaron por maestros. I as fin tuvo... L, as mujeres eran tan incompren- la infiel le decía: Para conocer el amor á la bres inveteradas que rigen respecto á educa- hechoshabladas ó escritas son las mismas; IOÍ ción. frases tzigane, ocho días son suficientes. Me voy sibles entonces como ahora. confidentes suelen aconsejar idénticos artifi De se nos oir Su dolor no hallaba consuelo en nada, y porque me he enterado de que con vosotros, sas, y niños noestamos consiente de ciertas co- cuando en edad compren- cios; los pobrecillos fantoches se ponen bigott. ni dádivas ni halagos lograron llevar un ie- los músicos, las mujeres no podemos comer derlas y precavernos de mil peligros, de nada postizo ó se pintan el rostro, convencidos di nitivo á su amorosa pena. Retirada en abso- más que patatas y macarrones. Esto es ex- serio se nos habla. Entrégase el ingenuo espí- que nadie conocerá la trampa. Ellos se dan pol luto del mundo, á nadie veía, con nadie ha- cesivamente frugal para mi ¡Adiós! ritu de los jóvenes, por padres, maestros y mé- enterados de todas las coqueterías y argucia; blaba, y todos los amaneceres salía de su El artista, lo mismo que el poeta amante dicos, á las malsanas revelaciones de los preco- femeninas; ellas proclaman la perfidia é- ingracasa para llevar flores á la tumba del poeta de Cynthée, no podía sobrevivir al dolor ces ignorantes ó de los sagaces pervertidos, titudes masculinas. La comedia es siempn- -cuidado empresentar y allí se pasaba largas horas en extática, si- que la ausencia de Suzon le causaba, y como que tienen buenfalso y vicioso. En vanola vida igual. tan peligroso juego, muchos, afortunada- los saEn para algo se ha inventado el sublimado, sé bajo un prisma lenciosa contemplación. cerdotes, tratan de aconsejar é imponer disci- mente, ostentan la honestidad suficiente par; Una mañana de invierno los pastores, al tomó una disolución en ayunas, tan exce- plinas morales íntimamente relacionadas con que el mundo les dé en lo sucesivo patente d lentemente preparada, que si no acuden á la salud física. No faltan espíritus progresivos honrados; pocos, en cambio, conservan la pu conducir sus ganados al campo, vieron una forma humana tendida sobre la tumba. De- tiempo los vecinos, acaba para siempre con que consideran estos consejos inoportunos. reza de corazón. La imagen amable se grabí en el cerebro y le obsesiona, pudiendo f ornen tuviéronse, sin atreverse á avanzar, poseídos el artista tzigane, que tantos días de gloria ¿Cabe mayor absurdo? de supersticioso terror... Poco á poco fueron puede dar todavía. á su patria, interpretando, L. os jóvenes lanzáis los primeros vuelos guia- tar estados pasionales francamente patológi acercándose, curiosos, y cuando se aproxi- en el violín alegres czardas. dos por compañeros de vuestra x aproximada eos. Son, por lo general, atracciones irresisti edad, é instintivamente buscáis los rnás exper- bles contra amantes que no se estiman, que SÍ maron vieron el cuerpo de una mujer, joven tos, los que, según la frase vulgar, han corrido desean y. se repelen por alternativas semejan aún y espléndidamente hermosa, que parecía son los ver- tes á las mareas. En no pocas ocasiones el des querer abrazar la tumba, clavando en la tie- e creído interesante reproducir estas dos el mundo. Entre éstos, ymuy pocos L, a mayoría, enlace es- trágico y sangriento. daderamente sinceros honrados. rra los crispados dedos... El hermoso cuerpo noticias, porque Pero cuando la imagen que nos atrajo se des sin maldad manifiesta, gustan de divertirse juvenil ya estaba yerto... Era el cadáver de rrer de los siglos, asíes posible que, al co- con los novatos. vanece por imperativa sacudida de la concien orno nosotros hoy Cynthée la cortesana, que no pudo sobrevi- resucitamos un suceso de la antigüedad cia, que la expulsa y arroja de nuestro corazón Y observa que quienes, cotí cierta hipócrita suele quedar la amargura eterna del escepti vir al dolor de su amor muerto... para que en él se inspiren los jóvenes artis- mansedumbre, emprenden el noviciado, demos- cismo; anidan en la mente los malos pensatas, interpretando el dolor de Cynthée la trando ocultamente mayor aprovechamiento, y mientos, en virtud de los cuales acogemos cor aparentando Virtud, gozan fama de inocentes, preguntáis qué es esto? Es el asunto ofre- cortesana, que murió de amor, mañana eli- tanto que los ingenuos que piensan en vozen fruición la calumnia ó el desprecio para venjan este otro asunto y le ofrezcan á los ar- alta y expresan con. espontánea sencillez sus garnos de nuestros desengaños amorosos. cido este año á los alumnos de esculTriste, condición la de centenares de indivitura para que inspiraran las obras que han tistas venideros, á fin de que reproduzcan impresiones, aparecen como demasiado avisaduos, buenos én el fondo, pero contratados de de optar slpn x de Home. Es un asunto inte- i en mármoles y bronces el gesto dé Suzon, dos y pecaminosos. resante y poético; hay en él un desnudo fe- la parisina, que mató de amor á un tzigane Me expreso de este modo, porque yo tuve la por vida en la vil comparsería de los fanfarro- nes del vicio. menino que ejecutar, hondo sentimiento de porque no la echaba de comer más quepa- suerte de que mis padres procediesen de modo La mayoría suele confirmar la conocida fratatas y macarrones... distinto. No tuve secretos para ellos. Mi padre se: Dios los cría y ellos se juntan; pero bien prondolor que traducir, una escena dramática me expuso con rotunda sencillez cuantos peli- to logran separarse por mutua repulsión. Al- que componer. I,o s concurrentes al premio gros físicos podrían asaltarme y de los cuales, guríes tienen la suerte de emparejar con quier JOSÉ JUAN C A D E N A S Mrs. Moulin, Benneteau, I, ejeune, Moncasafortunadamente, me libré. Mi madre supo en- valiendo más consigue atenuar (siempre á exsin, Ponsard y Gaumont exhiben obras muy París, Agosto. señarme á distinguir el cariño verdadero dej pensas de su bondad) lo malo del compañero bellas... Una mujer, Mlle. Henyelmans, preHe visto- casos de este género, seres rebeldes senta una figura de Cynthée, estudiada y recluidos en la llamada vida burguesa, pausagrave, maravillosamente compuesta... da y tranquila; examinándoles con atención observé en sus espíritus la inquietud mortal que debe experimentar un automovilista constreñido a viajar dentro de una carreta de 11 bueyes. I os tztganes ya no están de moda, porque En la amistad y en el amor, no lo olvides, las princesas locas van escaseando... Pepe, hay que caminar paralelamente; una Asi es que se han tenido que resignar á todesviación de cualquiera de los dos destruye la identidad en los afectos y produce con el car alegres czardas en los cafés y restaurante, tiempo una separación irreparable y definitiva. agitando al aire las negras cabelleras y miCuando esto ocurre, dicen muchos con trisrando lánguidos á las mujeres que, suyo ó teza que ¡se les cayó la venda! No hay tal; le ajeno, tienen coche... De este modo esperan que se experimenta es una súbita sensación ala soñada Caraman- Chimay que se enamode desamparo, de vacíe, sobre todo, en los dére de ellos... y los compre ropa. biles, que al volver les ojos de un lado á otro, Claro que mientras la princesa de sus no hallan cerca aquello que les guiaba y creen seguir nueva ruta cuando lo que hacen es consueños llega, se contentan con más fáciles tinuar la misma eternamente. aventuras amorosas. Esto es lo que le ha EL DK. FAUSTO ocurrido á un joven violinista tzigane, que creyó en la pasión que le jurábala Srta. Suzon un día que se le metió en su cuarto de artista- ¡un séptimo con entresuelo, el séptimo cielo! -dejando plantado á un americano que la había puesto coche. 1 os sucesos de Marruecos. i- I, a- Srta. Suzon vio al tzigane hacer cosas El primero de nuestros grabados de hoy, con el cual continuamos la información gráfica raras con los ojos mientras improvisaba una de los sucesos de Marruecos, presenta á las de esas composiciones húngaras, que, se retropas españolas de Casablanca formadas en el ducen á hacer gárgaras en el instrumento, momento de emprender una de las operaciones y se la incendió el corazón... ¡Ser la insepade reconocimiento del campo exterior que han rable compañera de un artista como aquél, realizado con fortuna más de una vez. cuidarle el violín, prepararle el cosmético 1 a becerrada de Tolosa. para las melenas... ¡He aquí en aquel instaní Como nuestros lectores saben, Sus Mate el sueño dorado de la Srta Suzon, a l a jestades honraron con su presencia la becerraque se la despertaron los sentimentalismos da benéfica que por iniciativa de aristócratas cursis que en el fondo del alma suelen tener j T O L O S A gs. MM. EN EL PALCO REGIO, DESDE EL CUAL PRESENCIARON LA BECERRADA aficionados acaba áe celebrar en Tolosa. Del todas estas azotacalles, más o menos encopepalco regio se obtuvo la interesante fotografía ORGANIZADA POR ARISTOCRÁTICOS JÓVENES Fot. lrigoyen. que reproducimos en esta página. tadas... NUESTROS GRABADOS