Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 8i 6 ABC, J U E V E S 29 D E A G O S T O D E 1907. O C H O P A G I N A S E D I C I Ó N 1. PAGINA 4 Entonces la concurrencia comenzó á gritar ellos, más que por otra cosa, por n o lleva ia formado en la novela de costurabreií contemporáneas, de la misma manera que los libros de ¡fuera el alcalde! ¡abajo los monterillas! sien- confusión y la fatiga al ánimo del lector. Sin embargo, y á pesar de la índole delicada caballería han dejado el paso franco á la nove- do necesaria la intervención de la Guardia civil que entraña, nos haremos eco de uno de dila histórica; es posible; puede defenderse se- para calmar los ánimos. Entre las muchas iniciativas que han puesto mejante doctrina, pero hay que reconocer los Reanudada la sesión censuraron los conceja- chos rumores, relacionado con la responsabien práctica los periódicos en estos últimos grandes abismos que separan estas transfor- les la desdichada administración del alcalde, y lidad que pudiera caber á determinadas pertiempos, hay una que por su novedad y lo útil maciones. éste entonces suspendió aquélla airadamente, sonas, sólo á titulo de información. Hablábase de la aplicación del art. 612- del que resulta no détjk desterrarse, sino muy Esto lo nota mejor que nadie la masa que sin dejar hablar á varios ediles que habían peCódigo de Justicia militar, que dice así: al contrario, hacer lo posible para que se repi- lee, no el erudito que analiza y estudia. Para dido la palabra. Cuando de los testimonies que se remitan tiera coa frecuencia: tales son las votaciones la gran masa, una novela contemporánea tiene al Consejo Supremo resulten méritos para supúblicas entre los lectores sobre un asunto de- que ser verdaderamente bella para que la inteponer que se han contraído responsabilidades terminado. Estas votaciones son de una ver- rese, cautive su atención, sienta las mismas 1 uez especial. dad consoladora, pues las cifras que represen- emociones y la guste. A medida que vaya pa- J Ha llegado el juez especial nombrado por exigibles con arreglo á la ley, se reclamarán tan atestiguan la expresión fiel del pensamien- sando sus páginas ha de encontrar semejanzas la Audiencia territorial de Valencia para ins- los autos, y oídos los fiscales se impondrá i to de los votantes. En su resultado no entran y ha de hacer comparaciones, no sólo con he- truir sumario con motivo de la tumultuosa se- rectamente la corrección disciplinaria que ha a, componendas ni amaños de ninguna clase, por chos por él realizados ó á él sucedidos, sino sión del Ayuntamiento celebrada el día 2 del lugar ó se mandará la formación del correspondiente procedimiento contra los presuntos la razón sencilla de que al proponerse la vota- que los caracteres, el lenguaje, las opiniones, actual. Hoy empezarán las actuaciones, declarando responsables. ción no se lleva idea determinada de favorecer las ha de ver también en el amigo, en el conoalgunos concejales. tal ó cual orientación, y por jue el votante emi- cido, en el vecino, hasta en el pariente. EntonNos limitamos á dejar apuntado el hecho de te su voto con la más libérrima voluntad, sin ces la obra le gusta, la obra le domina, el intehaberse hablado de ello, sin entrar, por nuesque su opinión haya sido impuesta por nadie. rés acrece y de tal manera se posesiona de lo tra parte, en ningún género de hipótesis ni de GUARDIA CIVIL AGRESOR Plebiscito es éste de tal naturaleza que bien que lee, que sufre, y llora, y batalla y triunfa, consideraciones. puede asegurarse que lo por él consagrado de la propia manera que lo hace el protagoA O P I N I Ó N Algo de lo que dejamos queda consagrado. nista. relatado trascendió; ayer Uno así debía hacerse no sólo para la noveCon la novela histórica, esa primera labor al público, por noticias particulares primero y la, sino para todas las producciones literarias. de predisponer el ánimo del lector está ya hepor las informaciones de los periódicos de la Habrá quien considere e s t e procedimiento cha sólo cou el anuncio de que se trata de un noche más tarde. J S C O N F O R M I D A D A las satisfactorias pueril é inocente, añadiendo que no hay me- hecho histórico. El interés se siente desde el ¿Por qué no decirlo? La opinión, que había impresiones surgijor plebiscito para u n autor que la compra ó primer momento, no por lo qus es el libro en CON EL FALLO das después del fa- visto con agrado que el guardia Pardiñas se no por el público, de sus obras; pero esto tam- si ni por lo que puedan hacer los personajes, hallaba exento de cumplir la terrible pena, poco es cierto en absoluto. Como todo lo que sino por conocer el hecho histórico. Hay mu- llo dictado por el Consejo de guerra encargado quedó tristemente sorprendida ante la noticia está sujeto á la propaganda, tiene todas las cho que le cautiva en aquellas páginas; desde de juzgar al g uardia Pardiñas, y de que nos del disentimiento y acogió con recelo las nueventajas é inconvenientes del acierto ó de la la presentación del lugar, hasta la vestimenta, hacíamos eco en nuestro número de ayer, han vas informaciones, temiendo que esta fase del sucedido nuevas sombras y nuevas dudas. torpeza. por burda y rara que sea, del más humilde perLa sentencia emanada de aquel tribunal no proceso pueda perjudicar al reo. La idea del plebiscito es más lógica y termi- sonaje que circunstancialmente aparezca en el ha logrado el asentimiento de la superioridad, Reanudáronse, pues, los comentarios y las nantt. S n t r a más de lleno en la vida, y se libro. Y le cautiva todo esto por ser nuevo por requisito indispensable, según las leyes mili- discusiones, y en todas partes volvió anoche á acepta con el mayor regocijo por el placer in- completo para el lector, por tener la evidencia tares para que sea firme, y, por lo tanto, no constituir el suceso del día, u n asunto que ya tenso que se siente al exponer públicamente que h a sueedido, aunque el hecho en su mayor lo es. se consideraba terminado en todos sus ex. u n a opinión que no ha de ser refutada en un desarrollo sea falso; por aprender, en fin, algo La sumaria ha entrado, pues, en una nueva tremos. de las edades pretéritas y que para él no ha pugilato oral, sino en otro más elocuente, aun en tanto que no se ultime su tramitaque es mudo: por números. Así, interesantísi- sido asequible por un. estudio amplio y me- fase, yse halla sin definir la suerte que pueda HSTADO DE PARDIÑAS M o s t r ó s e ayer ción, más tranquilo, y mo resultaría uno que se hiciese sobre el géne- tódico. -1 procesado. aunque en poca cantidad, tomó algún alimento. ro más popular en la novela. Como la novela histórica es la vulgarización Cuando le fué levantada la incomunicación, I, aaoTela tiene dos grandes manifestacio- de la Historia, el número de lectores es, no sólo nes: ó es la relación de hechos ciertos, funda- más constante, sino mayor, y de tal modo se TRÁMITES L E G A L E S En cumplimien- leyó los periódicos de la mañana que le facilito de lo ordena- taron algunos compañeros de prisión. mentados en pruebas irrecusables, ó es la rela- acostumbran á esta lectura, que bien pronto No hizo, que sepamos, manifestación alguna ción de hechos probables, fundamentados en saben distinguir dónde está lo fantástico y do por la ley, el auditor general de este Cuersuposiciones del desarrollo de la vida humana. dónde lo real; qué autor se ciñe por completo po de Ejército estudió ayer el fallo del Consejo relptiva á su futura suerte, aun cuando es de La primera de estas dos manifestaciones es la á la Historia y cuál deja á su imaginación que de Guerra, y después dfe eiaminado detenida- pensar que, como las últimas impresiones le novela histórica; la segunda, la novela de cos- forje personajes y aventuras, moldeados en los mente, remitió el sumario, en unión del infor- eran favorables, con relación á lo que todos me emitido por él al caoitán general. temíamos la víspera, se hallaría poseído de matumbres. tipos de la época que novela. Ignórase de modo concreto el sentido en que La novela histófica tiene una subdivisión Este género ha tenido y tiene muchos ene- pueda hallarse redactado dicho informe, aun- yores alientos. En cambio, también es de suponer la horr oien marcada y cOtUprendida. Puede ser de migos entre los escritores. Contra él se han didos clases: una, la historia novelesca, otra la rigido los más grandes ataques, y algunos hay que lógicamente es de presumir que sea de dis- ble impresión que habrá causado en su espíritu la fase nueva en que h a entrado ayer el proinventiva desarrollando un hecho histórico ó que en su olímpico desprecio no han querido conformidad cou el fallo. ceso. simulando un hecho histórico. La novela de leer un libro de esta naturaleza. Hay una razón costumbres, tiene tantas subdivisiones como principal para tan enconada guerra, y es que l i M T C A P I T Á N G E N E R A L ü n r e d a c t o r de nuestro esmanifestaciones h a y en la vida, admitiendo di- estas novelas necesitan elementos de preparaPEDRISCOS ferencias más esenciales no sólo en su concep- ción á que no todos se avienen; gusta más de- timado colega España Nueva visitó ayer tarde POR TELÉQIUrO ción siüo tamjbíén en su desarrollo. Este géne- jar á la imaginación marchar libremente, vis- al capitán genertu interino. OUETB, a 8 8 T. Según el citado colega, el general Aznar ma- rNurante catorce ñoras han caldo hoy en este ro de novelar es el más usado por los escrito- tiendo á veces esqueletos de ottas obras; hay res. En él la imaginación tiene ancho campo más medios de divagación, y los sucesos pue- nifestó á dicho redactor que su opinión era término, hasta Pitillas y Murillo, varios para su cultivo, y desde el género ideal ó ro- den alterarse sin gran quebranto de la acción qne se debia aplicar al guardia Pardiñas el ar- pedriscos, que han destrozado los viñedos, tículo 259 del Código de justicia militar y no, echando á perder la poca cosecha de uva qw mántico hasta el naturalista en toda su des- general. nudez, cogen perfectamente sin molestarse tohabía esperanza de recolectar. El verdadero autor h a de crearlo todo; tal es por consiguiente, el que aplicó el Consejo. El texto del referido art. 259 es el siguiente: dos los matices. H a n quedado los campesinos en la miseria. la idea más generalizada. Pero la mucliedum Incurrirá en la pena de muerte el militar Ahora bien; esta diversidad de novelas no bre es rebelde; calla y no cede. aiusALAjAiu, aS, 8 M. que en acto de servicio de armas, ó con ocaconstituye un género cada una. No hay que ANTONIO S A N T E R O sión de él, maltrate á un superior en empleo ó T elegráma oficial. hacer caso, ni puede admitirse la denominaEl alcalde de Pastrana telegrafía que á 1 0 mando, con arma blanca ó de fuego, palo, pie- ción dada por algunos de la novela psicológica, dra ú otro objeto capaz de producir fa muerte una de la tarde descargó alli una tormenta, que no es un género especial sino el común y DECRETO ó lesiones graves, aunque él maltratado no Su- cayendo piedras que pesaban su tüayoria 400 corriente de la novela de costumbres. En todas gramos, causando grandes destrozos en huer fra daño alguno. estas novelas se estudian y analizan las pasioINTERESANTE y demás tierras. Estima asimismo el capitán general que di- tas, olivaressi hay desgracias personales nes humanas y, por regla general, el autor Ignórase acumula en el protagonista de la obra todas J OS E S P O N S A L E S Y Este es el título de cho art. 259 debe ser aplicado con relación al u n importantísimo 261, 262 y 265, en el último de los cuales se delas facultades y cualidades indispensables para E L M A T R I M O N I O d e c r e t o publicado termina la penalidad, estableciendo que cuan- LA EXPLOSIÓN el desarrollo completo del plan, formando un ser totalmente opuesto á la realidad y con la por la Sagrada Congregación del Concilio, por do el que comete la agresión es un individuo DEL VASCO DA GAMA de la clase de tropa y el agredido un oficial, agravante de que, á pesar de tan prolijo y pe- orden y autoridad de Su Santidad. PORTUÍOXATO Recuérdase en su exposición de motivos que debe imponerse la pena en su grado superior sado adorno, aquel ser no constituye un alma, uaBOAj 1 8 4 T. que entonces y a sería una novela psicológica. el Concilio de Trento, deseando impedir los inmediato. 1 a explosión ocurrida á bordo del crucero Y como el Consejo ha dictado sentencia se- Vasco da Gama ha sido producida por la inEsta equivocación es de muchos autores, matrimonios clandestinos, dispuso que sólo que crean personajes falsos y situaciones in- sería válido el matrimonio contraído en pre- gún lo preceptuado por el párrafo segfundo del flamación del gas acumulado en la santabárcomprensibles. En u n solo individuo no pue- sencia del propio cura ó de un sacerdote au- art. 260, y en éste se determina como pena la bara, donde penetró un marinero con u n quinden darse ni todos los dolores humanos ni to- torizado por éste ó el ordinario; pero no sien- de cadena perpetua, el grado superior inme- qué encendido. dos los defectos d e una raza. Haciéndolo se do obligatoria esta disposición sino allí donde diato á aquélla, según dicho art. 265, es la pena La fuerza de la explosión lanzó á gran disfalta á sabiendas á la ley natural, y se presen- fuese promulgada, y no habiendo sido en mu- de muerte. tancia al imprudente, así como á varios de sus chos países, el peligro de clandestinidad es ta al público algo que tiene f i r a humana, E V A SUBSTAN- Una vez planteada compañeros que dormían cerca de la bodega. pero que no es humana. Semejante creación evidente. Todos han sido conducidos al Hospital. esta disparidad de Añádase á esto la dificultad de determinar artificiosa puede muy bien pasar en la comedia Cl ACIÓN criterios, la causa moderna por la rapidez con que h a de des- cuál es el cura del domicilio, agravada por la arrollarse la acción y el límite que hay marca- facilidad de las comunicaciones, y tendremos ha de pasar necesariamente al Consejo Supredo para la misma; pero en la novela no puede las causas determinantes de la publicación del mo de Guerra. Para ello, el juez instructor, Sr. López Mondecreto solicitado con insistencia por gran núadmitirse por no tener limitación alguna. tijano, se hará cargo nuevamente del sumarlo, mero de obispos. E s más; el público del teatro no tolera en la Por lo que á los esponsales se refiere, la fal- con objeto de hacer testimonios de la acusaiscena ni digresiones enfadosas, ni descripciota de solemnidades en estas promesas produ- ción, de la defensa, de la sentencia, del dictanes menudas, precisamente porque en el trato men del auditor general y del decreto judicial. común de las gented ninguna de ambas cosas cían interminables diferencias y procesos. Después se procederá al requerimiento, del Respecto de éstos se dispone que sólo serán dejan dé ser todo lo rápidas y precisas que son procesado, por si ratificara stt confianza al ac 80,75- I- 0,3 para la inmediata comprensión. Siendo el tea- válidos cuando se hagan constar por escrito tual defensor para que desempeñe el mismo Interior, al oontado, Serie F I d 83,76- f 0,55- -en diferentes serie tro un remedo de la vida del hogar, resulta que ñrmado por las partes, el ordinario ó el cura, y cargo en el Consejo Supremo. 80,85- 4- 0,05 Interior, fin corriente Id 81- -0,10 Interior, fin próximo afea la obra y la desnaturaliza, ó el discurso en defecto de uno de éstos por dos testigos. Y, al llegar á éste el sumario, seguirá ya la Amortizable, Serie P Cexoupón) 100,10 E n cuanto á la forma del matrimonio, se esacadémico en boca de un personaje ó el monó 100,20- I- 0,00- -en diferentes s e r i e s tramitación ordinaria de los procedimientos tono machacar del erudito, se despegan por tablece como necesario para su validez que se que marca el Código de Justicia militar. Obligaciones del Tesoro celebre ante dos testigos y el párroco ú otro 87,75 Ayuntamiento de Madrid. B e s n l t a s cotapleto, la rechaza el público. Primero pasará al relator de tumo, luego al sacerdote delegado por éste ó el ordinario, sal- -Expropiaciones del interior. ¿Quién soportaría en el teatro, en un drama vo en caso de peligro inminente de muerte en fiscal, de éste al defensor, y, una vez que éste- -Cédalas del ensanche de adulterio, una larga disertación filosófica que basta la presencia de un sacerdote cual- lo devuelva, el Consejo 3 e reuniráj resolviendo ObligaoioneadelaOipatación Madrid, JJ 6 Baneo de España acerca del matrimonio como contrato ó como quiera, y en el caso de que falte el sacerdote en definitiva. Banco Hipotecario sacramento? ¿Y quién oiría con paciencia la delegado, el párroco ó el ordinario, y haya Banco Hispano- Amerlcano lista interminable de los adulterios célebres transcurrido más de un mes de esta falta, baso O C U R R I D O EN Algo parece que ha Banco Español de Crédito 399,50 recogidos por la Historia? trascendido al exte- Arrendataria de Tabacos tará la expresión del consentimiento de los 86,50- -0,30 E L CONSEJO rior de lo ocurrido Sooíed. Q- ral. Azucarera. Preferentes. La novela en muchas ocasiones necesita for- contrayentes ante dos testigos. -Ordinaria 103,20 zosamente ser minuciosa en sus descripciones en el seno del Consejo durante el acto de la Cédulas del Banco Eipetecario Distingue además con toda minuciosidad los 14,90- f O.lo CAMBIOS, francos y aun ampulosa y erudita en no pocos momendeliberación. 28,83 Xiibras. tos. El novelador tiene que ir presentando al casos en que el sacerdote asiste válida j lícita Parece que hubo discusión l irga y empeñapúblico, no sólo los personajes y los episodios mente al matrimonio é impone á los párrocos da, por sustentarse criterios diversos, y que en qae intervienen, sino que ha de describir el el deber de la inscripción del matrimonio cele- fué necesario proceder á la votación, que se DE BARCELONA medio en que viven, el ambiente en que se brado en el libro correspondiente, así como la verificó por el orden del más moderno al más desenvuelven, sus costumbres, sus vicios y de hacerlo constar en el libro de bautismos, antiguo de los individuos del Consejo. 81,61 Interior, fin de mes Amortizable hasta el traje que visten, para que el lector se bajo las sanciones que en el decreto se estaSegún se dice votó el primero un oficial de Banco HispaBO- Goloníal 69,40 blecen. vaya dando perfecta cuenta de lo que lee. En el 01,73 0.10 Las disposiciones del decreto son aplicables la Guardia civil, en pro de la aplicación del ar- AcofoneS Kortes teatro no se le da más que la acción; los ele- -Alicantes 85,80 0,05 tículo de la pena de muerte. -Orenses 0,05 23,35 mentos para el desarrollo los ve en escena des- á todos los bautizados en la Iglesia católica, y Los cuatro votos siguientes, emitidos por dos los que del cisma ó de la herejía se han conde el p n m e r momento. oficiales de la Guardia civil y los dos de Ingevertido á ella, aun en el caso de que unos ú E s u n elemento también importantísimo, el otros hubieren apostatado. El decreto no em- nieros y Caballería que formaban parte del DE PARÍS gusto de las muchedumbres, que es muy vario pezará á regir hasta después de la Pascua Consejo, se cree fueron favorables á la inclu- Interior 71,20- 0,05 y que esto, en los grandes aciertos, se consigue de 1908. sión del delito de Pardiñas en la pena de re- Exterior 91,07- 0, í Benta francesa 94,60- 0,15 encauzar y llevarle á un final común. A esto, y clusión perpetua. 87,30- 0.10 no á ninguna otra causa, obedece la mayor Y que, por último, votó el coronel que presi- B a s o n a e v o Tarco 94,46- I- J, 30 ó menor íSición del público por determinado día el Consejo, y lo hizo por el artículo que im- Argentino, 4 por 100, 1806 Brasil, 4 por 100, ISS género novelesco. No puede negarse que uno 80,70- -0,20 pone la última pena. Nortes 254- 5 pon TB 1. ETONO de los mayores triunfos de la literatura espaConcluida la votación, y en vista de que re- Zaragozas 854- 3 ñola, en su siglo de oro, fué la novela picaresMIÉSCOLSS, a S 10 N. sultaba mayoría de un voto por la aplicación Andalacos. 157- 8 Lionés ca, creación propiamente espr fióla, y que fué p uidosa sesión. 1.175 de la pena de reclusión. Se redactó la senten- CréditoNacional do aiójico. Banco arrancada de la vida real de la raza, y, sin em- La sesión celebrada hoy en el Ayunta- cia en este sentido. Metropolitano 502 bargo, este tan hermosísimo género, ni es aho- miento h a sido muy borrascosa, pues el alcalEiotinto 877- 23 ra comprendido por la gener idad, ni es culti- de se negó á conceder la palabra á los conceja- O T R A 1 NCl DENCl A? Fueron tantos y tan Thomson 572 De Beers 5o5 vado por ningún autor. Y no digamos nada de les, protestando ruidosamente e público, que contradictorios los Tharsis las parodias ridiculas que se han hecho en el le apostrofó varias veces. rumores que ayer circularon con relación á las Qoldfields 78 extranjero al querer imitarlas. El alcalde pidió auxilio á la Guardia muni- incidencias que puedan derivarse de este pro- Band Mines 123 Se Airá ae la novela picaresca se ha trans- cipal para que desaloiase el salón ceso, que renunciamos á r coger muchos de D EL G E N E R O M A S P O P U LAR EN LA N O V E L A L DESPUÉS DE LA SENTENCIA Di NH BOLSAS EN CASTELLÓN