Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRl D, MARTES 27 DE AGOSTO DE 1907 N Ú M E R O EXTRA. 10 CÉNTIMOS g ífí n S 9 ü M l f l M I K tfHB S i i M I L P Í H J Í I I i i ivJ il Ira BtlJ iilW I ABC i if I 1 iiinw iim CRÓNICA U N I V E R SAL I L U S T R A D A AÑO 11 L N Ú M 814. iS 2. É P O C A inofensiva é inimitable eombatiendo d o l o r de c a b e z a i a q n e c a s r e ú m a s y i i e n r a l gias Una dosis, 0,25 pesetas. Caja 10 dosis, 2 pts. En las principales farmacias de España. JABÓN MEDICINAL DE BREA Marca LA GIRALDA Kli JABÓN D U B R E A marca I Í A I B A I J I A está elaborado por un nuevo procedimiento químico- mecánieo, merced al cual se consigue qué la BREA, tan usada hoy 7 eor. tan creciente éxito por la terapéutica moderna, conserve todo sus principios balsámicos medicinales. La ciencia médica, después de haberlo ensajado detenidamente en los Hospitales y casas de Beneficencia, recomienda el J A B Ó N B R E A marca I Í A C Ü R A I Í D A eon preferencia á todos los productos similares conocidos hasta el día, por reunir estejabón, cual ningún otro, cualidades que le hacen irreemplazable para evitar y curar todas las enfér medades de la piel y conservar el cutis terso y suave hasta lí edad más avanzada. ACADEMIA D M A Z A S E G lifT MENUDA Tapas para la encuadernación del tomo de 1907 VALE número 2 1 3 Eelojas de pared Estilo inglés Fábrica de Eelojes Garlos Ooppel Madrid Fuencarral, 27 Catálogo gratis Certificado de garantía con cada reloj. P r e p a r a t o r i a p a r a el i n g r e s o en l a s E s c u e l a s d e I n g e n i e r o s y A r q u i t e c t o s TALV GR 1 E 3, NUMERO 3 3 (t o d a l a c a s a) MADRID Preparación por secciones independientes para ingresar en las Escuelas de Caminos, Minas, Industriales, Agricultura y Arquitectura. -Internado para treinta alumnos en condiciones excepcionales, con la garantía de la vigilancia del mismo director. -La Academia está terminando la publicación del Tratado de Análisis matemático para la Escuela de Arquitectura, y los Apuntes que completan el programa de las Escuelas de Ingenieros en la asignatura de Geometría. -Tómense antecedentes de los brillantes resultados obtenidos por esta Academia. -La correspondencia, al Director, A l e j a n d r o d e M a z a s y M a r d o m i n g o U MUJER Y LA CASA Tapas para la enouadernaoión del tomo de 1907 liEL P E NO ümNCIIl, NO VENDE! Pedid gratis las últimas y ventajosas tarifas combinadas en Precio: 3 PTAS. LA CAJA con 3 pastillas OB VBNTA BN LAS PRINCIPALES FARMACIAS, DROSUBRÍAS Y P B R F U M B R Í A S D S B S P A Ñ A ULTRAMAR Y B X T R A N J 8 R O VALE número 217 LOS T I R O L E S E S Empresa Anunciadora Rápidas propagandas, -Grandes C CORRESFOHDEHCIA MRTICULARSS ÍNÜMEEO Pfüélense los Chocolates DE LOS CUPÓN O QASA AMMóm LA RIl. PPJeiiÉos único depdslto en Madrid: descuentos Oficinas: C o n d e d e R o m a n ó n o s 7 y 9, e n t r e s u e l o s T e l é f o n o n. o SSl fc -mente ricas, dedicando á ellos parte de su renta. Otra función social de ia riqueza consiste en crear obras de patronato, filantrópicas y al mismo tiempo remunera doras. Y como la asociación de estas dos palabras (filantropía y remuneración) puede causar sorpresa á muchos lectores, la explicaremos con brevedad. Existen negocios poco productivos; los hombres ricos deben dedicar á ellos u n a parte de su capital, sin renunciar á cobrar un interés, pero limitando la cuantía de éste. A esa clase de negocios pertenecen, por ejemplo, las casas baratas para obreros, los restauranes populares, los lavaderos, los seguros para muebles pertenecientes á obreros, etc. Desde hace más de un siglo se h a n creado organismos de esta índole en Inglaterra, en los Estados Unidos y en Francia Prescindiendo de toda idea de lucro, haciendo caso omiso de la ley de la oferta y de la demanda, fijábase el interés máximo en un 4 por 100 y los excedentes se consagraban á extender la obra. Hoj día, con! a baja del interés, puede reducirse el tipo al tres y medio y hasta al 3 por 100, Y es que si la filantropía no es algo remuneradora, se parece demasiado á la limosna y su esfera de acción se reduce fatalmente. Tiene que producir algo, si se quiere que su desarrollo sea ilimitado. Los ingleses que son, ante todo, gente práctica, así lo han comprendido y su ejemplo debe imitarse A las fortunas de primera magnitud, á los multimillonarios corresponde l a misión d e crear museos, escuelas, observatorios, paseos públicos, jardines botánicos, bibliotecas, hospitales y hospicios. El hombre que goza de una gran fortuna debe contribuir á la fundación de obras de ese género; el hombre opulento debe fomentar además las artes, que son el complemento indispensable de toda civilización. Así la riqueza, en todos sus grados, puede asociarse á la obra del progreso, ejerciendo una acción social é interviniendo, según su cuantía, en estas distintas esferas de la actividad humana. ALVARO C 4 LZADO LHAEOY, Carrera de San Jerónimo, 6 ÍV BUENOS AIRES. Importadores: García Hermanos y Oarballo, Almacén de El Imparcial Victoria, 1.001, CHILE. Únicos importadores: Nieto y Compafiía, Valparaíso y Santiago. HABANA. Importadores: Dr. F. Taquecnel, Obispo 27; El Fénix de Hierro y Oompañia, Obispo, 68. MÉXICO. Agentes generales: Casal y Charles. Apartado 2.530, México. SANTIAGO DE CUBA. Importaaores: Goya, Gutlé. rrez y ompafiía (S. en C) Sagarra baja, núm. 9. EN EL PRESENTE NUM. EXTRAORDINARIO Incluimos el suplemento ilustrado de ocho páginas L A M U J E R Y L A C A S A que dehen extgir iodos nuestros suscnptores y compra jQres. I C Q 1 1 1 Q 1 Q DE MARRUECOS IMPRESIONES p o c a s novedades nos trae el telégrafo, hasta las doce de la noche, de lo que ocurre en A- f Tánger; las referencias vienen á Madrid por otras capitales europeas y necesitan comjprobación. L a más importante es d e La Iribuna, de Koma, cuyo corresponsal en Tánger asegura que Muley Haffid ha escrito u n a oarta á las kabilas de Casablanca, en la que dice que los franceses han hecho bien en castigar los asesmatos de sus compatriotas, que él condena cou energía; pero que si dicha nación persiste en ocupar la ciudad con tropas ó desembarcar en otros puertos, se verá eñ ia necesidad de combatirla coa las armas. Muy propia es esta conducta del hermano del Sultán legítimo; pero necesita compiílsarse, y midiendo el tiempo y las fechas, casi no le hay material para que la noticia llegue á Madrid por Roma. Si se confirmara pudiera ser u n a solución, siempre que el legítimo soberano apoyase la determinación de su virrey en Marraká; pero aunque este en los sentimientos de Haffid, más parece inspirada por extranjeros. PRECIOi DIEZ CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA EL CRUCERO DEL GENERAL CONCHA ACCIÓN SOCIAL DE LA RIQUEZA I a riqueza concede derecüos á los que van unidos deberes y los que de ella gozan, si tienen clara noción del papel que deben desempeñar, pueden elevar su misión á la altura de urm verdadera función social. Para el público en general, el pape! que representa la fortuna se limita á liberalidades más ó menos bien entendidas y, sin embargo, su campo de acción es mucho más extenso y su misión tiene algo de providencial. jgn la antigüedad, el hombre rico consagraba gran parte de su renta, y á veces de su capital, á construir monumentos, arcos de triunfo, pórticos, templos, baños públicos y estatuas que adornaban los paseos de la ciudad, ó protegía, como Mecenas, á los literatos y á los artistas, porque en la sociedad en cuyo ambiente vivía, no existían las miserias inherentes al industrialismo actual y porque así la antigua Grecia, como la Roma dé Virgilio y de Cicerón, eran pueblos eminentemente artistas, mientras que los pueblos modernos han relegado el arte á un lugar secundario, dirigiendo su actividad hacia fines más prácticos y más p r o saicos. Hoy día los hombres ricos crean fundaciones benéficas. Pero la liberaliaaü es uno de los actos humanos más difíciles de ejercer con tino. Los americanos del Norte son dadivosos en vida, para gozar del efecto producido por su generosidad, y los españoles, y en general los latinos, hacen liberalidades postumas. E n una ú otra forma es difícil ejercer atinadamente esa función rea! El primer deber de la fortuna y del cai) ital consiste en velar por su propia conservación, y el hombre rico que comete ligerezas que pueden disminuir su riqueza, incurre en una falta, no solamente individual ó de lesa familia, sino que también social. Debe conservar y aumentar su fortuna, debe ahorrar y acrecentar su capital, para proporcionar á la sociedad los elementos que exige la aplicación de los inventos y de los descubrimientos nuevos, para que aumenten continuamente los medios de producción que alivian las miserias y los productos de la humanidad. Además, el ahorro es un deber de todas las clases sociales, aunque sólo sea como medio de prevenir las posibles contingencias de lo futuro. Resulta de todo esto que el hombre rito debe olocar su dinero con gran cautela, puqs esa es la principal función económica que le incumbe, función difícil y delicada, porque la fortuna, contra lo que el vulgo piensa, no se conserva y aumenta automáticamente, no tiene en sí misma u n a fuerza expansiva. I a administración de un capital exige cierta osadía, no reñida con la prudencia, mucha reflexión y mucho estudio. U n a de las principales ventajas de las gran fortunas es l a de poder colocar parte del capiT I en negocios arriesgados, secundando así la obra del progreso y contribuyendo á que se realicen los experimentos y las investigaciones que éste exige. Muchos descubrimien tos, muchos inventos nuevos, tienen que pasar por un penodo de incubación, á veces largo y casi siempre costoso; esto h a sucedido con el alumbrado eléctrico y con el automovilismo y sucede ahora con la distribución de la fuerza eléctrica en los pequeños talleres, con la fotografía, en colores y con la navegación aérea. Son necesarios costosos ensayos antes de hallar lá iórmula definitiva y esos ensayos sólo pueden fomentarlos las personas eseepcional- BULOW Y CAMBON POR TELÉGRAFO NORDERNEY (USIA) 25, 8 M p r l embajador francés Mr. Cambon llegó ayer, al mediodía, á esta isla y pasó la tarde en compañía del canciller alemán el príncipe de Bülow. Por la noche Mr. Cambon se embarcó para regresar á Berlín. Iimll- g- -i BMM 1lll EXPLOSIÓN De COHETES CINCO MUERTOS Y DIEZ HERIDOS POR TELÉGRAFO ROMA, S, I í N. pyn Capusso celebrábanse fiestas en honor de la Virgen y uno de los números era el disparo de cohetes y juegos de pólvora. Por la mañana se presento en el pueblo el polvorista, llevando las boníbas, ruedas y demás atados en un carrito, y no se sabe cómo, sin duda por haber prendido alguna chispa en el material, inflamándolo, ocurrió u n a espantosa explosión, que conmovió al vecindario y arrojó por el aire restos humanos y trozos de puertas. Prodújose un pánico tremendo; ¡la gente, despavorida, se precipitó al interior de la iglesia, clamando á la Virgen, cuya imagen brillaba entre múltiples luces y adornos de flor. Restablecida un tanto la calma, vióse que la explosión había causado 15 víctimas: cinco muertos y 10 heridos. Los primeros eran el pirotécnico y cuatro personas que en aquel instante le rodeaban; sus cuerpos aparecían tostados y reducidos á sangrientos despojos; algunos cadáveres n o tenían ni piernas, ni brazos, ni cabeza. A larga distancia se recogieron miembros. Los heridos, casi todos muy graves, fueron asistidos por el médico de la villa, y transportados luego al más cercano Hospital, El vecindario h a quedado horrorizado, y las fiestas se h a suspendido ü l comandante del cañonero General Chncka h a dirigido el siguiente parte al ministro de Marina: A la una de la madrugada del 19, después de haber tomado el transporte de gente y m u niciones que debía conducir á nuestros buques de Casablanca, dejé el fondeadero, Hegando sin novedad al de Larache á las once y cuarenta y cinco. Salió á recibirnos, antes d e fondear, nuestro cónsul Sr. Zugasti, cuyo funcionario me manifestó desde un principio q u e había completa tranquilidad ea la é, z f tkwt po exterior, si bien ios ánimos se hallabaa atemorizados por los sucesos d e Casablanca; pero merced á determinadas precauciones que el bajá había tomado, impuestas por el señor Zugasti, reducidas á hacer salir por la noche á los askaris del Sultán, encomendando la defensa de los vecinos á moros naturales de la localidad y hombres de confianza para el cónsul y el gobernador, tenía el Sr, Zugasti casi la seguridad de que nada ocurriría en algún tiempo por lómenos, sobretodo, si en Casablanca no se agravaba la situación. Dos p n los trágicos sucesos ocurridas en Marra- crucero días antes había estado en el puerto el lies el 20 de Marzo último, apenas difu- como sufrancés Gueváon de 9.500 toneladas, y comandante minados, se destacó una figura extraña y som- do de la mayor parte bajó á tierra acompañade la para sabría: la del único extranjero que no fué insul- ludar al bajá y hacer otras oficialidad, oficiales, visitas de tado, amenazado ni vejado por las turbas de me indicó el Sr. Zugasti que Sería conveniente asesinos que, después de acabar con el doctor hiciera yo lo mismo, como lo practiqué á las Mauchanps, arremetieron con el cónsul inglés cuatro de la tarde, convencido de la imposiy con toda la colonia extranjera. bilidad de llegar á Rabat con día. Fuimos reEn los países orientales y e n Marruecos cibidos en el mismo muelle por el bajá y sus suelen presentarse de cuando en cuando los principales y por el pueblo en masa, especialmás extraños y misteriosos tipos; casi siempre mente europeos j hebreos, sin que faltaran se ignora su origen y procedencia; son gente moros. aventurera j soñadora, que á veces pasa por Nos dirigimos al Consulado, donde fuimos aquellos países como un relámpago, sin dejar obsequiados por el cónsul y presentados á la huella de su paso. Desde hacía algún tiempo se había estable- colonia española y á la hebrea, recibiendo cido en Marrakés un individuo que era ó se muestras inequívocas de simpatía, que tíeneíi hacía llamar doctor, abriendo un dispensario ó una explicación racional si se considera la siconsultorio médico en beneficio de los indíge- tuación p o r q u e atraviesan todos los puntos de nas. Se decía por allí que era de origen judío, la costa y el no haber visitado elpüérto u n bude nacionalidad turca y de tendencias y espí- que español desde hace más de dos años. En el mismo Consulado recibimos la visita ritu alemán; hasta su apellido Holzmann es del cónsul francés, que pagamos muy poco desfrancamente germanófilo. Muy pronto, gracias á sus grandes conoci- pués en el Consulado de dicha nación, pasanmientos arábigos y á las condiciones de su ca- do luego á la Alcazaba para saludar al bajá, y rácter intimó con Muley Haffid y con los mo- tanto en estas fortalezas como en el Consularos más conspicuos; á él se le atribuyó la agi- do francés fuimos atendidos con la mayor cortación de Marrakés y su comarca, y el día de tesía y obsequiados en forma parecida á como la proclamación de aquel Príncipe se le vio lo había hecho el Sr. Zugasti, cambiándose é ocui) ar un lugar m u y preferente en la regia todos estos actos las frases de rigor. Se lamentó el Sr. Zugasti de que España no comitiva; él h a sido el único extranjero qué en enviase á estos puertos buques de mayor toneella figuraba. laje, á semejanza de lo que practican los fraii; ceses, i) orque tal determinación infundiría j r e lo que se dice del acta de Algeciras; que tranquilidad en los moradores, especialmente algunos consideran rota, como si eso se en la colonia española, m u y numerosa y de pudiera romper tan fácilmente, liemos de ocu- conducta intachable, según expresión del señor cónsul, cuyas visitas demostrarían que Esparnos con la debida meditación. Ni aun suponiendo que Muley Haffid subs- paña no abandonaba á los suyos en circunstituyese á su hermano sería letra muerta; no tancias difíciles. Poco antes de bajar á tierra fui visitado poi se destruyen los tratados por u n cambio de Gobierno; hay en ese Protocolo compromisos el comandante del crucero francés Galil e, que entre muchos pueblos que para pactarlos h a n cruzaba por fuera desde u n a hora antes, en hecho grandes sacrificios y abdicación de sus busca, sin duda, del fondeadero. Dicho comandante me manifestó que venía reconociendo la derechos. Examínense las últimas declaraciones de costa desde Mogador, habiendo tocado en España y Francia, las de ésta tan explícitas, Saffi, Mazagán, Casablanca y Rabat, en cuyos que no dan lugar á dudas; precisamente, el puertos, con excepción de Casablanca, donde verdadero éxito de Algeciras consistió en un dos días antes había habido u n combate de reacuerdo implícito: Marruecos no dará lugar á una sultados funestos para los moros y en el que conflagración europea, Pero no es esto para trata- sólo tomaron parte fuerzas de Francia, reinaba completa tranquilidad. A las once y quince do de soslayo. dejé Larache con propósito de attianecer en Rabat; pero á las cuatro de la madrugada del ay otros asuntos del día: u n articulo de -20, se cerró por completo en niebla y para no paña en África, otro de El País é informes pasarme al Sur del puerto de mi destino fonde El Liberal de Barcelona analizando el pro- deé en la costa á las ocho y veinticinco con la cedimiento de los franceses, que merecen ser esperanza de que el tiempo aclarase en pocas tratados, y se tratarán debidamente, con 61 horas; pero como esto no ocurrió, á las dos de tema aaterior. O la tarde levé y e n a t e n d ó n á tener aoticias H