Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 812 A B C DOMINGO 25 DE AGOSTO DE 1907. OCHO PÁGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 3 y -i Ih LOS SUCESOS DE MARRUECOS CASABLANCA. FUERZAS FRANCESAS CON SUS AMETRALLADORAS, INSTALADAS SOBRE LA AZOTEA DEL CONSULADO DE FRANCIA el desarrollo del pecho y los brazos el mo- casamente aquellos á quienes no interesa y vimiento acompasado del cuerpo al lanzar. con los que no reza lo dispuesto. y recoger el diávolo. Esto, unido á la inevi- En tanto, el furor del ¡diávolo continúa en IOSAGRADADORES ¿Kecueniaslafamo: -sa frase de Clarín en table ñesta de Le Matin con su Concurso sen- todo París, y ahora mismo acribo de ver en sacional de jugadores de diávolo, ha conclui- medio de la calle á una anciana señora, pro- La vida es sueño, cuando exclama: Soy un gran p? L DI AYO LO Él diávolo e la granlo- de volvernos locos á todos, y yo me estoy pietaria de un comercio, que ha abandona- agradador de todos los Segisnnmdos? do Pues 16 mismo podrían decir los muchachos cura que se ha apodera- viendo ya uno de estos días con mis dos do el mostrador, sé ha calado lias: gafas y singulardo de todos en París, donde chicos y gran- palitos y el bramante, probando á dar con trata de lanzar al espacio su diávolo corres- y muchachas en edad, de merecer, educativos estas últimas. Los esfuerzos des, pobres y ricos, viejos y jóvenes, hom- el diávolo en la cabeza á todo el que tenga la pondiente. Es un vértigo el que se ha apode- mente padres van encaminados á crear señode los bres y mujeres, juegan al diávolo con verda- desgracia de ponerse cerca de mí. rado de las gentes por el. jtiiego de moda, que, ritos simpáticos, aunque vanos y presumidos. dera, pasión, con encarnizamiento. En el Concurso de Le Matin hubo el ma- lo repito, no tiene atractivo ninguno, ni dis- El desapoderado afán de ser agradables, siemPero el tal juego no tiene lance ninguno, yor entusiasmo, naturalmente, ganando. el trae, ni interesa y resültaperfectamente im- pre deforma el caráiítér con el: fingimiento hipócrita e cualidades; y; belleza puramente- e digan lo que quieran los fotógrafos que con- primer premio de. diávolo una señorita; que vencen á cuantos se van á retratar para que logró lanzar el juguete 58 veces consecutiPor eso estoy seguro que apasionará en teriores, fomenta las inálas pasio néá, t 0. ¿tás; y es el verdadero desdichas lo hagan jugando al diávolo, con lo cual en vas álá altura de un quinto piso; volviendo Madrid, como en; París, en cÍLanto sea cono- mésticas. manantial de las do, vez de un cliché colocan; cuatro ó seis, que á recogerle... Esa señorita es el diávolo, nocido. ¿Es que ñó queda por ihí un hombre Itos jóvenes desean ostentar cuanto antes. el es lo que se trataba: de. demostrar... Es un me cabe. duda. emprendedor que quiera hacer su fortuna en rótulo. oficial donde. se leen. las sugestivas pajuego aburrido, tonto, sin incidentes de ninEn fin, cómo habrá cundido la afición al poco, tiempo? Pues, qué introduzca el diávolo labras: abogado, ingeniero, médico, etc. qiie gún género que le hagan distraído... y ade- nuevo juego, que ha llegado á constituir: un en España, quele lance y popularice... lía de. demuestran la carrera acabada. Q- on esos títulos más resulta peligroso... verdadero peligro para el transeúnte- -pues construcción; sencilla y puede venderse á optarán á todo aquello qüeconduce al desaho ¡Oh, sí! Peligrosísimo... Porque vais tran- los gplpes. de diávolo suelen tener tan lamen- precios eEonómicos... Se compone de dos gado bienestar contemporáneo: él buen destila quilamente paseando por la calle, por las tables consecuencias como íos atropellos de alitosi de madera unidos por un bramante y ño, Xasbuena boda. sueñan más que con la colo jóvenes no avenidas del Bosque, por las plazoletas de ómnibus ytraiívías, -y la Prefectura de po- e un: pedazo dé madera revestido de latón, cación ventajosa, ypara ello se les dice desde las Tullerías ó del ¿uxemburgo y cuando licía se ha visto obligada á redactar una adoptando la forma de un reloj de arena... muy niñas: ¡Sed bellas, agradad! más descuidados os halláis, ¡zas! sentís el disposición prohibiendo el juego del diávplo ¡Animo, pues, fabricantes de Toribüs, de la Y comienza la lucha raansá, la comedia: gromismo efecto que si os cayera una teja- en el interior de la capital, no autorizándole Rata mecánica, de Don Nicanor tocando el tambor, tesca, cuyo desenlace, casi siempre, es ilógico Pero no es nada, y os tenéis que reir sin más que en los paseos espaciosos y en los y de Don Jenaro saludando... ¡A meter el diávoloy violento. gana al enteraros de que ha sido un diávolo, jardines. Ni: vosotros aprendéis á respetar y amar ala en Madrid! Es un juguete estúpido, pero. un apreciable diávolo lanzado violentamente Pero estas sabias disposiciones de mon- ¡os hacéis ricos! mujer, ni ésta se da cuenta exacta de lo que al espacio por algún aprendiz torpe... sigriifica el verdadero amor. sieur I, epine vienen á ser como; los bandos Josa JUAN CADENAS Simpatía profunda por identidad de pensaSi decidís quedaros en oasa porque os in- de la Alcaldía de Madrid; sólo sirven para mientos unas veces, avasalladora é instintiva París, Agosto. funden pánico los rápidos virajes de los que Unos cuantos desocupadoslaslean, preatracción de los sentidos otras, gracias al error autobús ó las pócimas que sirven cómo apeque antes señalé, con raras excepciones os ritivos, en las terrazas de los cafés, y cómopercatáis los jóvenes de lo que apetecéis y medamente sentados en la mecedora os columnos de lo que os conviene. W piáis delante del balcón abierto, considerán ¡I, a conveaiencia! Ese es el móvil oculto de doos al abrigo de los accidentes de la calle, las familias en favor de los hijos; inyocandp ésa palabra se cometen las mayores enormida ¡ya, estáis frescos! Balanceándoos satisfedes. En la deplorable compra- venta, origen pochos, de repente, ¡pum! recibís un trastazo sitivo de la mayoría de las uniones, el egoísen la sien, que os hará sospechar si algún mo humano reviste formas á cual más odiosas. vecino se ha vuelto loco y ha empezado á Y cuando sin escuchar la voz del buen sentido disparar tiros por el balcón... se lanzan los futuros esposos en la pendiente Pero bien pronto saldréis de vuestro error dé la llamada inclinación, calificada pomposa! al bir que desde la calle os piden amablemente de amor verdadero, los resultados vienen á ser los mismos. mente la devolución del picaro diávolo, que No me taches de pesimista al leer estas verse metió por el balcón equivocadamente... dades; reflexiona, en cambio, acerca dé lo que Y mientras os apretáis el chichón que te ha ocurrido y tú mismo deducirás las conseacaba de haceros el juguete, tenéis que soncuencias. reír corteses, sonreír siempre, y alabar la Cuando terminaste con brillantez tus estugracia á. los jugadores de diávolo que, con dios, te dijeron- todos: ¡Ya, eres un hombre! frecuencia, son jugadoras y, además, boniSaliste con gallarda petulancia a la palestra, tas... frecuentaste la buena sociedad, acudiste á los teatros, á los bailes, á los Círculos y oíste misEs el juego de moda, y como el golfo, teriosos ecos de una misma frase: ¡Qué simpá como el tenis, como el patín, cuenta ya con DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL CARTAS Á PEPE ABC EN PARÍS t volo que hacen verdaderas locuras con ese chisme incómodo, que le envían á alturas inverosímiles y le recogen hábilmente al caer en el hilo, volviéndole á lanzar de nuevo para recogerle otra vez, y así. sucesivan nte... ¡Si os digo que es una diversión entretenidísima! Por si algo le faltaba al fabricante, ó inventor de! afortunado juguete, ya ha salido CASABLANCA. EL ALMIRANTE PHIL 1 BERT Y un médico diciendo que es un juego muy higiénico y conveniente para chicos y gran- RODEADOS DE OFICIALES FRANCESES; A LA PUERTA des, pues constituye una gran, gimnasia para sus virtuosos. Sí, señores, hay virtuosos del diá- ív- EL GENERAL DRUDE DEL CONSULADO D E FRANCIA Fots, Photo tico muchacho! Empezaste á observar que te trataban con efusiva benevolencia las gentes serias y se sintió muy interesado tu amor propio al notar que en muchas miradas, femeninas palpitaba una dulce melancolía. Es decir, que te imaginaste de buena fe y á despecho de tu modestia, qué si no á todas, á buena parte de las mujeres podrías, sin gran esfuerzo, inspirar un afecto amistoso y acaso una de esas pasiones hondas que tanto halagan al corazón del hombre. No tuviste en cuenta que idénticas esperanzas abrigaban los corazoncitos de aquellas rubitas y morenas deliciosas, desconcertadores: or su ingenuidad infantil ó por su rescrva