Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O 809 DE NUESTRO ¡ENVIADO ESPECIAL A B C J U E V E S 22 D E A G O S T O D E 1907- O C H O P A G I N A S E D I C I Ó N por hoteles y palacios particulares andan la princesa Natalia de Montenegro, el d u q u e d e Galabria, el príncipe J e n a r o d e BorbónSicilia y el príncipe T o w n s h c u d j q t í e cualquiera sabe de d ó n d e es. Sin contar ái ¿owlepardier rey. lieopoldo; q u e suele presentarse e n P a r í s cada dos ó tres días y q u e en estos momentos- -s. on las tres de la tarde- í- es. posible, que esté durniierido la siefeta én a l g ú n i. PAGINA 3 A B C EN PARÍS EYES Y PRINCIPES Festejan á Chulal o n g k o r n con cacerías é iluminaciones en el palacio de R a m líouillet, en tanto que la reinecita Ranavalo, d e regreso d e la playa d e H o u l g a t e s e instala, silenciosa y triste, en u n hotel de viajeros, cerca de la Opera, sin q u e el d e iniento oficial se ocupe d e ella para nada, is- q u e F r a n c i a s e h a quedado y a con M a d a g a s c a r y no p u e d e quitar n i n g u n a otra cosa á l a Sob e r á n a destronada, mientras q u e la pacífica c o n q u i s t a del reino d e Sianij conaenzada hace algun o s años, ofrece dific u l t a d e s insuperables. P o r esb en F r a n cía adulan y festejan á Chülalongkorn, q u e e s nú gitano y se deja querer sin soltar p r e n d a temeroso y Un Príncipe, A l d e s c o n f i a d e como teza, chambelán Real, m e í i g u r o yo q u e ded e veinticinco años, ben: s e r l o s siameses; b u e n a salud y sin pero, al final d e la deudas, á causa de j o r n a d a estos regociser hij o m e n o r y perjos y estos b a n q u e t e s judicado por la ley s e los h a r á n pagar de sobre mayorazgos, se a l g ú n modo, jra save obligado á con- cándole otro pedazo traer n matrimonio d e territorio, ¡ya coventajoso, á fin d e l o c á n d o l e u n em- 1: poder mantener u n a prestito al- loo por casa con arreglo á íoD. de interés. E s t o s s u r a n g o S u Alteza Ijolíticos son todo desea para esposa coraxón u n a mujer m. uy sim I a reinecita R a n a- pática, d e veintiséis valo, c u a n d o se enaños c u a n d o m á s tere d e l o s agasajos q u e posea u n alma d e q u e e s t á s i e n d o obprofundamente senjeto. Ghiiialongkoni. sible, u n c o r a z ó n suspirará con- tristetierno y ailista y que za, y recordando el amela. Naturaieza. r e i n o y el t r o n o perI. a dote que lleve n o didos p a r a siempre, h a de ser inferior á pensará: ¡Así empecinco m i l l o n e s de cé yo... marcos y u n millón P o r q u e también á en dinero al contado. ella la o f r e c i e r o n Escribir á la Admibanquetes y recepTíistración de la Vociones: también h u b o sische Zciiunq, á las inifiestas y saraos en ciales W K. 36. Se s u honor: también la requieren las m á s altrajeron y. la llevaron tas refei- encias. d e u n sitio á d t r o e n E a verdad es que medio d e aclamacioS. A. R. n o se veudf ULTJMOS MOMENTOS DE FAUSTINO POSADAS nes d e l i r a n t e s d e mu 3 barato q u e diSÁNLUGAR DE BARRAMEDÁ. EL INFORTUNADO DIESTRO EN EL LEGHO DE LA ENFERMERÍA DE LA PLAZA DE TOROS. aplausos entusiastas, gamos; pero en fin, la, J U H T O A LA CAMA, SENTADO, ESTA SU PADRE; Y A LA IZQUIERDA, EN PRIMER TERMINO, DE PIE, y l o s h o m b r e s la piLOS MÉDICOS SRES. LÓPEZ BALLESTEROS Y AMORONIS, QUE LE ASISTIERON Fot. M. Lagomasin! empresa d e A B C le ropeaban ofreciendo ajnída generosa rela- ramo: s, de flores, producxcnao. g r a t i s las mujeres la enviaban besos con- las p u n- lujoso apartemént de los alrededores de la I ó malo e s q u e n o todos los principescos e r anuncio. ¿Queda por ahí a l g u n a joven de visitantes vienen á P a r í s con esas ideas, alma sensible que, quiera ser Princesa? No t a s d e los dedos, y t o d o P. arís; encontraba Magdalena... Y. esto, sucede en el m e s de Agosto, cuan- u n o s p o r q u e son formales y s e administr ah c u e s t a m a s q u e cinco millones... iiiuyf l ¿el color d e chocolate con leche d e do el calor aprieta y. n o quedamos en París bien, y otros, porque, desgraciadamente para E s lo úni. co ííwwí í... la reina d e Madagascar. Y ahora viene á París, s e instala en. tin m á s q u e u n o s cuantos, desgraciados que ellos, n o poseen más fortuna q u e los pergaJOSÉ JUAN CADENAS hotel, sale y entra c u a n d o la parece, y n i los n o s pasamos el día (pidiendo abanicos en niinos. E l oficio de rey s e desacredita poco París, Agosto. los cafés y, al llegar la noche, asaltamos las á poco... Y a v e n ustedes el cisco que s e h a ministros; la agasajan, n i l a s m u j e r e s l a m i Ijrnn- -iií II ran, n i h a y u n h o m b r e d é b u é h a voluntad imperiales, iio. os autobús para darnos lar- armado en P o r t u g a l por culpa d e u n o s piq u e compasivo la diga: ¡Por ahí S P o u d r a gos paseos desde la, estación del E s t e a l a caros adelantos que D. Carlos necesitó... y de E y b n y desde la Magdalena á la Bastilla. n o devolvió; a, hora él rey de Siam viene, á V. M; ¡Humo las glorias d e l a vida son! i a r e i n a R a n a y a l o n o debe encontrar h o y quien Por. cl correo inlcrior la llame majestad exceptuando, naturalun anónimo C 5 crit- 3 r mente, al chambelán, ó lo que sea, que la hame cscriío. Bondadoso me reprende acompaña... y c ó b r a l a pensión q u e d Goy amonesta, porque entiende bierno pasa á la: Soberana para q u e n o pequeche cometido un delito... rezcan d e apetito, ella y el chambelán. Pero alto, Señor juez! Un delito contra la Sin embargo, esta indiferencia de las genpropiedad... de dicción, no protegida por otro tes parece agradar á la Reina, que la aproCódigo que el del buen gusto. Si mi embovecha muy- á g u s t o jrara corretear inadvertizado cammiicante no dijese qué delito era el da, v i s i t a n d o t o d o s los rincones de París y mío, diéramé yo desde luego por culpable, é haciendo excursiones á los pintorescos aluicontinenti pediría perdón, porgue en esto del hablar y el escribir, como en lo demás, rededores como u n a colegiala que quiere el bweuo pec: a siete veces al día, y setenta vedisfrutar bien s u s vacaciones. F s t a d seguces siete el malo y faiiidlero, y yo, bien á mi r o s de q u e allí d o n d e vayáis encontraréis á pesar, de estos malos soy. Pero es el caso que Ranavalo vestida con sencillez- porque la específica y señaladamente me delata á n í p e n s i ó n n o da; p a r a más- -y la conoceréis al mismo... por ima buena expresión. Así, el malo i n s t a n t e n o s ó l o p o r el color d e chocolate e. s mi fi- scal, que, pues diputa por malo. la buecon leche, s i n o p o r esa m a n í a q u e los neno, el mal practicará, sin duda, aunque teniéní f g r o s padecen y q u e consiste en ponerse dolo por digno de alabanza. aquello q u e peor les sienta. A la reina RaAl caso. En- mo de los artículos que suelo navalo la, atrae lo blanco de u n m o d o irreescribir para A B C dije: Enviados ¿a r m a s dp un año sus títulos á los contados españoles sistible. que pertenecemos á la Sociedad fundada por Y vestida, d e blanco corre París dándose el Sr. Huntington, hasta poco h a tic hemos reb a ñ o s d e sol, m u y contenta de x ti nadie cibido las hermosas medallas... y como en lo advierta s u presencia, mientras Mr. I alliéde ese z; llneve sobre mojado- -según el ofares y s u s m i n i s t r o s la olvidan para agasajar cioso Mentó) de esté exjoven Xc- iémaco, -oorá Chülalongkorn, el Rey Negro, que lia adeque a. sí; lo digo muchasveces debiendo decir, según éi, íríí, una semana tóvlos años lantado este a ñ o s u viaje de Pascuas... íharia tres meses cosa n á a es el lapcus, v no vale achacarlo á yerro del pobre cajista, socoien es v e r d a d q u e á P a r í s n o le es posirrido editor responsable de m: estra ignoranb l e festejar á todos los Príncipes que cia y de nuestros dcsctiidos. vienen á v i s i t a r l e p o r m u c h o s ó pocos días, ¿Qué he de responder yo á esto, sino que I ues e n t o n c e s esto sería. unay g constanCiertamente digo hay, kabr- i v habría, en esos casos? Pero también dig o ¡ay! én estos otros: te... y s e acabaría la percalina en los alma ¡Ay de los tres proverbiaie. y famosos maescenes. tros! Jy del m a e s t r o Ciruela, que no sabía leer E n la actualidad, y además de lasados reay puso escuela! ¡Ay del maestro de Aguilar, les testas d e C h ü l a l o n g k o r n y. la Ranavalo- PONTEVEDRA. UISÍA KERMESSE DE MUÑECAS que 3io sabia leer y se metió á enseñar! Y ¡av u ñ a coronada y la otra sin corona, -disfrutaGRUPO DE SEÑORITAS QUE TENÍAN A SU CARGO LA VENTA DE PAPELETAS del maestro Quiñones, que sin saber leer daba m o s aquí d e la presencia dé üna. Alteza Real, EN LA RIFA DE MUÑECAS, CELEBRADA A BENEFICIO lecciones! d príncipe J o r g e d e Grecia, y l e p a r t i d o s DEL ASILO DE ANCIANOS DESAMPARADOS Fot. J. Pintos Bromitas aparte, y pues de fijo merecerá ba- Si en esta época del año acuden á París t a n tos Reyes y Príncipes, ¿qué será d u r a n t e la espléndida estación invernal? No; París n o p u e d e festejar p o r igual á todos s u s a u g u s t o s huéspedes; pero, en cambio, los a m a p o r igual, r especialmente si vienen con m u c h o dinero dispuestos á gastárselo además... ¡O h! ¡F n t o n c e s l o s adora... París s e g u r a m e n t e á negociar a l g ú n empréstito, y á la reina Ranavalo h u b o q u e aumentarla h a c e poco la pensióai p o r q u e la faltaba din (iró, para vivir y amenazó al Gobierno con buscarse u n a contrata en Le Ral Mort para bailar por las noches la danga paraguaya, é Quinito Valverde, que, dicho sea de paso, está haciendo aquí u n furor loco. S i así a n d a n los Monarcas, fácil es s u p o ner con qiié anchuras andarán los simples P r í n c i p e s de mayor ó m e n o r cntegon a. jlyos hay que contemplan orgullosos á la condesa Pin de la Gueriniere, la m u j e r- c o c h e r o por la d e v a d a posición quehasábidocrearse! I a p r u e b a d e q u e I el eral principesco es ge. -eral e s t á en e l! anuncio q u e h o j p u- blica la Vosische Zeitimg, u n o d e los diarios alemanes m á s acreditados y d é mayor seriedad. E l arrancio, q u e n o tien e desperdicio, tra- ducido literalmente, dice a. sí; MINUGIAS LEXICOLÓGICAS B