Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O 808 A B C M I É R C O L E S 21 D E A G O S T O D E 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 e. i f t itaa. -í v- ív 2 j MK! Vf í í- w íí tif I SAN SEBASTIAN. ReClO tSPORT NÁUTICO LA REGATA ESPECIAL ORGONIZADA POR EL CLUB CANTÁBRICO. Y EN LA CUAL GANO EL PRIMER PREMIO S. M. EL REY CON SU BALANDRO OZBORNE QUE ES EL SEÑALADO CON EL NUMERO 5. Fot. Irigoyen. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EN PARÍS E l S o b e r a n o más amado de los francefCULLlNAN ggg en j actualidad es el rey Eduardo, porque las mujeres le adoran y los hombres le imitan, empeñados en bacer de ese augusto hombre gordo un excepcional tipo de elegancia y belleza. Hace tres años, hallándose en Marienbad, le dio por usar corbata roja y calcetines encamados, y toda la población masculina de Europa se uniformó copiándole la corbata y los calcetines; el verano anterior salió tres días con americana azul y las fábricas de tejidos agotaron cuantas existencias tenían de paños de este color; y hace poco tiempo, una noche de digestión penosa, se dejó sin abrochar el último botón del chaleco, y porque se lo vimos á él andamos todos todavía con el dichoso botoncito sin abrochar... ¿Qué más? Sufrió la apendicitis y no hay persona que se estime un poco que no haya tenido esta enfermedad... Ahí está Rostand, al que sólo faltaba este pequeño detalle para ser un hombi e verdaderamente elegante y, como ya ha tenido la apendicitis, ya es feliz... Así como Paquin, Doncet, la Levillion y demás artistas de la tijera y el metro, se estrujan la mollera durante el verano para inventar nuevas modas femeninas, el monarca inglés emplea sus ocios estivales de Marienbad en discurrir algún moderno detalle característico que distinga á los hombres elegantes de hs otros. Este año, como los anteriores, ideará alguna moda rara y por si es cosa de sastrería, los sastres esperan impacientes con la tijera preparada, sin decidirse á hacer el corte hasta saber cuál es la determinación del tirano. Este Soberano es el único mortal digno de ser envidiado y solamente de él puede creerse que sea cierto eso del derecho divino porque para caer tan en gracia en el mundo hace falta haber venido, en efecto, por la gracia de Dios Su suerte es colosal. ¿Quién pudo suponer jamás en aquel príncipe de Gales de otros tiempos los talentos diplomáticos que hoy le atribuímos? Y, sin embargo, para que nada le falte, también esta gloria postuma le estamos preparando ya, y no tardaremos en encontrar un mote rimbombante y sonoro con el que bautizar su feliz reinado... Afortunado Monarca... El ha conocido todas las alegrías, ha vivido todos los placeres, ha gozado todas las glorias; después del ajmor, el Poder, y con el Poder la riqueza... No le faltaba más que haber encontrado un elixir que le devolviera el vigor de la juventud y la verdad es que si hemos de dar crédito á ciertas historias que corren por el bulevar, hay que sospechar que posee también este elixir. ¡Afortunado, sí... Tanto que se va á dar el caso, por primera vez en la Historia, de que Mo. pueblo castigado, vencido, diezmado por la nación que este Monarca rige, le haga ahora un regalo espléndido para solemnizar su triunfo y en prueba de agradecimiento por la sangre que hizo verter, por los millares de vidas que al pueblo boer íirraiicó. No otra cosa supone el acto que FL DIAMANTE acaba de realizar el general Botha solicitando de la Cámara del Transvaal que autorice al Gobierno de Pretoria para adquirir el famoso diamante Cullinán, el, más hermoso diamante del mundo, á fin de ofrecérsele al rey Eduardo como testimonio de fidelidad del pueblo boer. ¿Quieren ustedes más suerte? Hasta aquellos bravos boers que él aniquiló, le danjas gracias reconocidos á los palos que recibieran y es el mismo general Botha, el intrépido guerrillero que tantas veces nos hizo palpitar de entusiasmo con sus heroicas hazañas, el que se arroja sumiso como un perro á los pies del feliz Monarca, ofreciéndole en prueba de obediencia y acatamiento ese diamante Cullinám, el más hermoso diamante del mundo. Hizo bien en morirse Kruger, porque si no se hubiera tenido que morir ahora, exclamando: ¡Tuquoque, Botha! y cubriéndose la cara con la, legendaria Biblia para buscar la bella postura al caer... ih! Si fuera posible O le está reservado saber el porvenir que al diamante CuUinán, en manos de su nuevo dueño. Porque todas estas joyas de mérito excepcional suelen adquirir triste celebridad. Unas llegan á tener historia dolorosa. como el collar de perlas que la emperatriz Eugenia lucía el día de su matrimonio: ¡Perlas el día de la boda! dijeron asustadas las mujeres del pueblo. ¡líágrimas y sufrimientos! Luego se ha visto si era profética la corazonada de las comadres. Otras joyas famosas dieron lugar á escándalos sensacionales, como el diamante azul, de cuyo proceso hablé á ustedes hace poco tiempo. Este diamante azul que perteneció á la corona espléndida del rey Luis Felipe, le llevaba en una sortija el duque d Aumale, y como un día se le antojara esta joya á la célebre comedianta Léonide Leblanc, supo darse buena maña para conseguir del viejo aristócrata, muieriego y temblón, que la hiciera aquel pettt cadeau, en prueba de eterno amor. Al morir Léonide Leblanc, todas, sus joyas se subastaron en el hotel Druot, y el diamante azul que perteneció á la corona de Luis Felipe, pasó á manos de uua burguesa millonaria, que no reparó en sacrificios para conseguir la joyaj como no reparó en otras cosa? para casarse á los sesenta y tantos años con un conquistador de treinta, el joven conde de Rodellec. En él castülo que los condes de Rodellec poseen fué donde se desarrolló después la comedia del robo del diamante azul, comedia seguidaí del inevitable proceso sensacional, y que no ha servido más que para poner en ridículo á la anciana mülonaria y al joven conde, su esposo, del cual, en el curso del proceso, se ha sabido ahora, entre otras cosas, que no es conde, aunque es- conde las LA DECADENCIA alhajas de su mujer en los estuches de tocaDEL CIGARRO dor de sus invitados Y ustedes perdonen el jueguecillo de pa- I as excelencias y delicias del tabaco las han cantado en todos los tonos muchos escrilabras. tores, desde hace trescientos años hasta nuestros días, figurando también entre los elogios c 1 diamante que los boers regalan ahora dedicados á la aromática planta antes citada, al rey Eduardo no le robarán, pero sí los que la dedicó la ilustre novelista Jorge puede que, al correr de los años, salga un Sana, que, como es sabido, fumaba más que un día á pública subasta entre las joyas de la suizo. En efecto, la célebre amiga de Alfredo de pe. cenencia. de cualquier actriz londinense ó parisina, ni más ni menos, que, á la muerte Musset escribió en cierta ocasión que el cide Léonide Leblanc, salió en él hotel Druot garro era el complemento indispensable de y el diamante azul de la corona de Luis Fe- toda viday ociosa y elegante, de que adormece el dolor puebla la soledad sueños sugeslipe. tivos de mil dulces y graciosas imágenes Aunque también pudiera sucedei que al ¿Cabe decir nada más ni mejor en favor ael Cullinán auténtico substituyera un Cullinán cigarro? Ahora bien, para que un cigarro sea de imitación, pues la mayor parte de las al- algo así como consuelo de los afligidos y prohajas que vemos hoy son más falsas que Ju- veedor de dulces sueños, lo menos que habrá das, y de ello comienzan á lamentarse amar- que pedir es que sea bueno. Y, desgraciadamente para los fumadores, gamente las bandas de ladrones elegantes, raro, que no logran dar un golpe seguro, y se lle- esto esfumar muy raro, y el sueño va siendo el poder un buen cigarro. van cada chasco que enciende el pelo. Prescindiendo de los coraceros (de á medio En París, esta profesión de cambrioleur de real y de otros cigarros económicos y demofrac, que antes estaba en todo su apogeo, ha cráticos, es evidente que todas las fabricaciodecaído muchísimo, porque ya es mny raro nes de puros han venido muy á menos, y que encontrar un solo quilate bueno entre los aun los mejores vegueros de Vuelta de Abajo, kilos de joyas que las damas elegantes os- los de vitola más elegante, hasta aquellos que enfundados en un traje de Lohengrin tentan, y los ladrones de salón y boudoir llo- esto fuese poco están guardados en y como si tubos de ran aquellos tiempos en que la pobre prin- cristal, carecen del delicado aroma que antes cesa Ratazzi se dejaba robar cada lunes y tenían. cada martes, mientras dabaüfiestas y ban ¿A qué se debe esto? Un periódico francés, quetes en su espléddida residencia del bu- que trataba de este asunto, lo atribuía á la dominación de los Estados Unidos en Cuba. levar Bonne- Nouvelle. El articulista afirmaba que los yanquis, con Allí se dio el caso de tener que perseguir á un diplomático que se había guardado dos su sentido práctico de la industria y del comatado la cubiertos durante una cena, y se refiere el mercio, habían del cigarro. genuína y tradicional fabricación hecho de que una noche, al salir un invitaPara probar sus afirmaciones hacía constar do antes de lo que tenía por costumbre, el que al constituirse en Cuba en 1899 el tmst de ayuda de cámara exclamó ingenuamente: los productores de cigarros, había desaparecido- ¡Cómo! ¿Se marcha usted ya? ¡Y yo que entre éstos todo estímulo de noble competencia, y además, para forzar la producción introtodavía no he contado la plata! La princesa Ratazzi, siempre confiada, dujeron, en las manufacturas innovaciones sin siempre buena, recibía en sus salones á perjudiciales, Perúduda alguna, como el emplear el guano de como abono en las cuantos llegaban, sin preguntarles quiénes vegas de Vuelta de Abajo, donde, por famosas sus exeran ni de dónde venían. ¡Claro! Y poco á celentes condiciones naturales se h a n dado poco, la iban dejando en camisa... ¡Qué digo siempre los mejores cigarros. en camisa! Si una vez la robaron la camisa, Además, ya no son negras habilidosas las fa célebre camisa de encajes que la ciudad que delicadamente y on sus manos enguande Roma la regaló el día de su matrimonio, tadas recolectaban la hoja y luego la guardaban unos meses en cajas aromáticas, para say que no valía más que 100.000 francos... Porque estos ladrones elegantes son ha- carlas después y con gran esmero, apretando liarla sobre sus bilísimos y capaces de realizar las proezas lentamente la tripa del cigarro, en movimiento muslos desnudos, en la capa, más inverosímiles, tanto que es posible que rápido y suave al mismo tiempo. al enterarse de la. existencia d d diamante Ahora son zafios coolies chinos ó yanquis, de Cullinán, hayan peiisadoyaen operar lasubs- manos nudas, los que hacen estas operaciones, titución, antes de que llegue á manos del que antes eran realizadas con singular é innato cariño, casi con mimo y con meticulosidarey Eduardo. Y eso que como se trata del, Monarca más des especiales. y esto sin amado de los franceses, los cambrio leurs, quenegras como contar conque al suprimir á las son muy patriotas, quiizá le respeten, sacri- tas de tabaco obreras se ha quitado á las planun aroma particular y caracteficando sus interesesüá laientente cordial. El rístico, causado, según dicen, por... por algo rey Eduardo podrá, entonces; lucir la piedra que no sería muy fáeil decir sin faltar á las... famosa, y si le dauppr clavársela en la cor- Ordenanzeis municipales, pero que se puede bata, ya os estoy viendo á vosotros- ¡oh, jó- ver gráficamente en cuadros de Van Ostade y venes elegantes que lleváis vuestro culto á de Teniers. En fin, sea lo que fuere, es que los fumadola moda inglesa hasta el extremo de remanlos garos en Madrid los pantalones cuando en res de todos del países observan y lamentan la exquisito habano, del cigarro Londres llueve! -ya os estoy viendo dis- decadencia que en honor á la verdad, si éspuro, por más puestos á imitar al Soberano inglés y lu- tos han perdido mucho de diez años á esta parciendo cada Cullinán del boro, epatante... te en calidad de hoja, en aroma y en el tradiJOSÉ JUAN CADENAS cional primor de la confección, en cambio su valor en el mercado ha aumentado en un 30 París, Agosto. por 100 y... vayase lo uno por lo otro. m tti II iii lia I! INTERESA los Helores fbMgirafiM de y d los afieionaaos que envíen A la Redacción de A S C fotogratlas sobre algún asunto de interés y de palpitante actualidad, se les abonara DIBX Pfi! SS 2 TAS por cada nrueba que publiquemos. Al pie de cada fotografiase- indicara el u Mubredle su autor.