Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 807 A. B C. MARTES 20 DE AGOSTO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. t PAGINA 3 V LOS SUCESOS DU MARRUECOS CASABLANCA. ASPECTO DE UNA DE LAS CALLES DE LA POBLACIÓN DESPUÉS DEL BOMBARDEO E INCENDIO. A LA IZQUIERDA SE VE UNO DE LOS CARROS EN QUE SE HIZO LA RECOGIDA DE CADÁVERES, Y A LA DEKECHA, ACAMPADOS- i, LOS TIRADORES ARGELINOS DE LAS TROPAS FRANCESAS DE OCUPACIÓN- si Phoio íMonveiIps. ejemplar de perro- policía, que antes de pre- la cola, paseaba la mirada desdeñosa sobre los que mayores recompensas obtengan; sentarse ahora al tribunal del Concurso, ha la multitud y enseñaba medio palmo de len- pero París entero, se ha interesado, como practicado el oficio persiguiendo en sus gua- gua. Orgulloso, parecía despreciar los aplau- pocas veces ocurre, y quiere á todo trance ridas á los apaches, saliendo á operar en los sos y fue á colocarse al lado de su dueño, tener una numerosa brigada de perrosipblugares más peligrosos y haciendo méritos preparándose para defenderle del simulado licías, convencido de que han de prestar serOS PERROS- POLICÍAS Con mayor cu- suficientes para ganar una condecoración. ataque de un malhechor. Y en este trance vicios heroicos. L, o qué París quiere lo. conriosidad aún es en el que Athos no mide sus recursos... sigue, y el deseo de todos los ciudadanos al criminal sabiamente, que los examenes de la Sorbona y el Con- Athos persigue poner en juego desde el sin Cuando se trata de defender á su amo, fu- ahora se reduce á poseer u n periroydéfehsbi precipitarse ni priservatorio, sigue París en estos instantes los mer momento todos sus recursos, sino mi- rioso se arroja contra el adversario, con tan de la casa y de la persona, en vez de- esos ejercicios del Concurso de los perros- poli- diéndolos, escalonándolos poco á poco, muy vigoroso empuje, que el golpe que da equicías, que comenzaron el jueves en el campo prudente, muy avisado, muy parsimonioso. vale á un peso de 60 kilogramos, lanzado á de Marte y terminarán mañana en Neuilly. No es el perro de presa feroz y sanguinario lá velocidad d e 120 metros por minuto. Son unos exámenes en toda regla, en los que ¡Cualquiera se mete con el amo de Athos! que no sirven recomendaciones ni influen- tienesalta al cuello del criminal en cuanto le En Bélgica, los perros- policías vienen á su alcance, pues guarda cias, y donde los pobres animalitos han de mo recurso ipara el instante deeste supre- prestando ya desde hace tiempo inmejoraverdadero responder á un programa mucho más extensopeligro. No; Athos, como los antiguos esgri- bles servicios. En París, solamente la briy exigente que los que redactan los hombres que sólo él gada de Policía de Neuilly posee media dopara disputarse pingües vacantes en oposi- midores, ¿ha aprendido un golpe así como el cena de perros, soberbios ejemplares que practica, un golpte secreto, algo ciones. amañadas de antemano. coup de Jarnac de la raza canina, y hasta aho- han sembrado el pánico entre la gente mara este recurso no le ha fracasado nunca. Si- leante, de tal suerte, que ya entre los apaches gue el rastro del malhechor, procura despis- comienza á reinar cierta intranquilidad y se tarle fingiendo no verle y alejándose vaci- buscan los medios de exterminar cuanto lante del lugar donde sabe que está escon- antes á los nuevos subordinados de Mr. Leidido, da el alerta á los agentes. lluego, cuan- pine. do quiere apoderarse del criminal, pone en Black, Job y Dick som los tres mejores popráctica el golpe favorito: Athos salta enton- licías de la brigada, de Neuilly; el vecindaces sobre él y se le agarra á... una parte don- rio adora á sus valientes perros defensores de: se deja á cualquiera sin respiración. Los. que, por las noches, velan el sueño de los malhechores; -al sentirse así cogidos, lanzar, i apacibles, burgueses persiguiendo 1 sin desun grito de dolor, sueltan cuantas armas He- canso merodeadores, vagabundos y crimiven en la mano ycaen desvanecidos mien- nales. Hasta ahora han resultado ilesos en tras el perro permanece á su lado vigilante, las luchas entabladas, pero los agentes tieesperando la llegada de los agentes, que, nen que custodiarlos- para evitar un atentaavisados ya, no se hacemaguardar mucho do, porque las vidas preciosas, de Black, de tiempo. ¡0 h! ¡Es infalible Job y dé. JCífi corren constante peligro. Athos na asombrado á cuantps le! han vis- Los triunfadores en el Concurso actual AüENTÉS DE LA POLICÍA ESPECIAL to, y, por unanimidad, le fueron otorgados serán seguramente los perros presentados EL AGENTE ¡BLO 1 S Y SU PERRO CON SUS PERROS todos los puntos que el programa, marcaba, por la Policía belga, perros sabios, bien enmientras el público hacía uña estruendosa señados y que conocen su oficio A la peranimalitos, Por su obediencia, por su coraje, por su ovación al inteligente animal que ñieneando fección. Estos magníficos ejemplares serán raquíticos envueltos eninútiles y gruñones, que viven sedas y descansando valor y por su astucia, estos nobles animaen mullidos cojines de pluma y á los que les asombran; alguno hay, como el intrépido sacan sus dueñas vestidos ricamente con la Athos, que no debía haber nacido perro. caprichosa mantita, donde llevan un pequeI, as pruebas á que han tenido que someño bolsillo del que sobresale la punta de un terse los perros- policías, no las resistirían sepañuelo de costoso encajé... guramente muchos de los inspectores de ¡Lástima que el fiero Athos no sepa hablar! Vigilancia que en el mundo existen, y que, El nos diría qué concepto le merecen estos sin duda, merced á un providencial descuiridículos bibeloü- que van por las tardes al do, hablan, cuando, en realidad, merecerían bosque en automóvil; ladrando desaforadaladrar. Dígalo si no el incógnito autor del mente y luciendo muy forinales las gafas crimen d é l a calle de Tudescos, que soló laimpertinentes... dridos debe estar, oyendo á estas horas. José JU N CADENAS Pero no son desgraciadamente los ladriParís, Agosto. dos de Max, el astuto; de Duc, el valiente; de Follette, el ágil; de ninguno de estos her 1 A TRAVESÍA DEL CAmosos animales que quizá hubieran descubierto su rastro. Porque Max sabe perseguir RNAL DE LA MANCHA A sigiloso al malhechor que se oculta, siguien, N: ADO do sus huellas, escondiéndose si el persePo r; lqs désp adiqs dé Londres que publicíaguido se esconde, haciendo zig- zag al correr I uos días pasados, estarán al corriente nuespara evitar la puntería del arma de fuego y tros lectores de las infructuosas tentativas reaofrecer menor seguridad en el blanco; y Duc, lizadas por Heaton y Faber Wolf para cruzar el colosal Duc, se arroja valeroso de un salá nado el canal de la Maneta. to formidable contra el enemigo, lanzándole Una sola vez se ha logrado ei éxito en esta violentamente alsuelo; y Follette es una verdificilísima empresa, que todos los años por et dadera fiera, capaz de sostener una lucha mes de Agosto, intentan en vano los más excuerpo á cuerpo, manteniéndose sobre sus pertos nadadores del mundo, entero. patas, tras eras solamente. El 25 de Agosto de 1875, pronto hará treinta. y dos años, el capitán üorteaniericano Wetel Y no hablemos de Athos, el inmenso Athos, fue, y no estará demás recordarlo, quien, realique en las pruebas hasta ahora practicadas zó tan notable, travesía. ha resultado una especie de Sherlok HolWebb, que era un Jio iBre de robusta constimes con cuatro pies. l, as. hazañas Aé Athos EL NOTABLE VIOLINISTA FAUSTINO POSADAS tución muscular, nriiy ejercitado en la natagozan ya los honores del couplet, cosa que en VICENTE R. ALONSO WINSSANT ESPADA MORTALMENTE HERIDO ción, se entonó con gran perseverancia y méACTUALMENTE SOLDADO París supone la, consagración absoluta. ANTEAYER EN LA CORRIDA CELEBRADA todo científico desde algunos nieses antes de DEL REGIMIENTO DE LEÓN EN SANLUCAR DE BARRAMEDA I llcvuv ú cabü. sn prepósito. Todo lo merece, en efecto, este ralísimo DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EN PARÍS L di