Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 806 A B C LUNES 19 DE AGOSTO DE 1907. SBlS PAGINAS. EDICIÓN i. ¡Eso es valor! ¡Eso es alma! ¡Eso es coraje! ¡Y denuedo! ¡Con gente así, bien se puede conquistar el universo! ¡Hurra por nuestros soldadobi- ¡Bien dicho! -Y aunque soy viejo aún tengo coraje para ir á campaña con ellos, y batirme en las guerrillas siu temer penas ni riesgos. ¡A Marruecos, don Venancio! -Usted lo ha dicho: ¡A Marrueco. s! (En 1007) -Buenas noches, don Liborio. -Muy felices, don Quiteño. ¿Qué hay de cosas. -A- -No sé nada. ¿Es posible? ¡Ya lo creo! ¿Qué nasa? ¡Una tontería! ¿Qué sucede? ¡Algo muy seriol- -Hable ustea. -Pues que las kábilas han entrado á sangre y fuego en Tetuan, y han daJo muerte á un centenar de indefeiisos esoafloles. ¿Y eso es todo? ¡Pues valiente cosa! ¡Cuerno ¡Y c mo viene el Heraídol Oiga usted. -No hable usted de eso- ¿Eh? -Lea usted la revista de toros de Almendralejo y verá usted cómo ha estado Bombita y lo que allí ha hecho. -P e r o aquí lo interesante y grave es lo de Marruecos... -Mató el solo siete Miuras, con coraje sin ejemplo, de seis estocadas super y de un volapié soberbio. ¡Le han dado las siete orejas! -Pero lo del bombardeo de Casablanca... ¡Por Cristo, no me venga usté con cuento. que eso no le importa á nadie más que á usté, que es tonto y medio. ¡En cuestiones nacionades, lo primero es el toreo! De lo anterior se deduce que aquí siempre pecaremos, ora por carta de más, ora porrcarta de menos, MANuBt SORIANO PAGINA 3 INFORMACIÓN POLÍTICA uera de los últimos partes transmitidos por el comandante del Don Alvaro de Razan, respecto á lo que ocurrió en el Consulado español, uada se supo de 2 Iarruecos en los centros ofiriales durante todo el día de ayer. L, os acontecimientos y la gente política guardaron estrictamente el descanso dominical. No así quedaron en paz los comentarios sospechas que los despachos de la capital guipuzcoana levantaran, al hacerse eco de las coníeiencias que el ministro de Hacienda, antes de marchar á París, tuvo con el ministro de jornada y la entrevista que hubo de celebrar cou S. M. poco antes de partir de allá el gene- i ral Primo de Rivera. lyOS acuerdos principales, de carácter 6 relación internacional, adoptados por el Consejo en su reunión de anteayer en Hacienda, los comunicó y amplió de palabra á S. M. el señor Osma. Hasta media noche que se retiró de su despacito á descansar, el ministro de la Gobernación no tenía más noticias que las relativas al mitin de los republicanos antisolidarios de Barcelona contra la creación y funcionamiento de la Policía especial. Y los informes del gobernador, Sr. Ossorio, coinciden en todo lo esencial con los despacho; recibidos por la Prensa. LOS SUCESOS DE MARRUECOS POR CACLE, TELEGHAFO V TtLl- FONO IMPRESIONES 1 as uoLicias directas que recibimos de Casa blanca acerca de las relaciones entre el jefe de las tropas francesas y el de las españolas nos desorientan cada día más. Nadie se explica lo que allí sucede. El Gobierno tenía un plan fijo, seguro, de éxito casi infalible, que, á juzgar por lo que se nos dice ha ocurrido últimamente en Casablanca, si no le ha abandonado por completo, n o le sigue con la fe y decisión que estos asuntos reclaman. Kl jefe de las fuerzas españolas inicia el 14 una conducta derivada de las in. strucciones que afirma le han sido comunicadas; el 15 procede completamente al contrario y el 16 vuelve á colocarse, no en la misma posición del primer día, porque las posiciones que se abandonan no se recobran tan íácilmente; pero sí con alguna tirantez, según nuestros telegramas. Los de París y Londres que recibimos dias anteriores hablaban de divergencias, que aún aparecen más duras en un artículo telegráfico que publica Le Journal llegado ayer, del cual traducimos al pie de la letra el sieuiente pá rrafo: Se han señalado en Casablanca heehos bastante desagradables: los españoles hubían decidido no colaborar en las operaciones del general Drude; las tropas que con tanta lentitud han enviado deberían quedar en el interior de la ciudad para asegurar un orden que está completamente restablecido, sin cuidarse de los ataques que pudieran dirigirse á nuestros soldados. Por otra parte, el jefe de la misión de la Policía española, el comandante Santaolalla, invocando la antigüedad del grado, pedia el mando da la ciudad, que ejerce con mucha competencia el jefe de la misión francesa, comandante Mangin. Si el orden se hallase restablecido en el interior de Casablanca no hubieran tenido que fusilar á nadie las autoridades francesas, ni se hubieran disparado hace tres dias tiros á los soldadas españoles, ni los corresponsales- -no franceses- -transmitirían á Alemania la desagradable noticia de que los europeos continúan la obra de pillaje iniciada por los kabileños. Y basta con lo traducido para averiguar el argumento de la obra. p i hecho salvaje, pero valiente, de esos i6 hombres que sin armas querían entrar en el campamento francés, pagando con su vida sus imprudencias, demuestra que Marruecos no se someterá tan fácilmente como Argelia, y mucho menos como Túnez; pero insisumos ea que todo su valor se estrellará ante los recursos de que disponen las fuerzas europeas. un francés las Señala del periódico Drude por lapreocupaciones general escasea de fuerzas de que dispone: unos 2.800 hombres con buena artillería ligera. Hace bien en preocuparse; y ¿qué decir de las nuestras? 400 soldados con dos ametralladoras, que van á colocarse acampados al Sur de Casablanca, en un terreno llano, sin retirada posible en el caso de atacarlos la Caballería de las kábilas, en gran número. Se comprenden bien los escrúpulos del jefe español, cuyas fuerzas en número suficiente para desarrollar el primitivo plan de su Gobierno, no lo son para batirse en campo raso al l do de un ejército extrajere tan superior en número. á trabajar hay qu e E mpiezapara que no el El Sultánincitarle se duerma. podrá estar en Rabat dentro de pocos días, y es de creer que su presencia haga variar el aspecto de la cuestión, que en cualquier sentido nos favorecería. O. El reconocimiento, que fué muy detenidOi no tuvo resultado: no se vio un solo moro. La zona que el general Drude ha deslindado parri campamento de nuestras fuerzas es terreno llano y muy descubierto. Para campo de tiro y operaciones, resulta magnífico; pero no tiene retirada asegurada. Resulta un punto de verdadero peligro. Lo. moros, comprendiéndolo asi, han acentuado ya sus últimos ataques hacia este sitio. A la puesta del sol regresó la columna, sin haberse registrado el menor incidente. Entró en la población formada marcialmente. A la puerta hizo los honores la Infantería francesa. Jluehos oficiales franceses presenciaron la marcha y el regreso, haciendo grandes elogios de la marcialidad de nuestros soldados. EXPLORACIÓN. INTENTO DE SORPRESA p s t a mañana, á primera hora, había espesas nieblas, y los jefes del campamento francés decidieron efectuar un rápido y amplio reconocimiento. Salieron varias patrullas y secciones, y sus movimientos no fueron infructuosos, pues bien pronto divisaron algunos pequeños grupos de kabileños, á los que tirotearon, haciéndoles hitir. Pero la cosa tuvo una segunda parte, algo más grave. Por distintos puntos fueron aproximándose al campamento, en grupos de dos ó tres, basfantes moros, los cuales, medio desnudos y hacienüo ademnnes de aflicción, querían pasar por hambrientos que solicitaban socorro. Así, con sus voces lastimeras y sus aetitudes, lograron acercarse, y una vez en el campamento, creyendo descuidados á los soldados, se arrojaron sobre los pabellones de armas, intcutando llevarse fusiles y municiones. Fueron rechazados con descargas cerradas y 16 de los falsos mendigos quedaron muertos. UN ENERGÚMENO. FUSILADOS I os restantes moros autores de tan osada ii; teutona fueron amarrados. Uno de ellos, alto y fornido, forcajeaba como un energúmeno, derribando á golpes á los soldados. Tal era su furia, que á un oficial que ee le acercó le mordió tan brutalmente en la pantorrilla derecha, que casi se quedó con la carne entre los dientes. Prodújole una herida de importancia. Al cabo de no pocos esfuerzos y entre varios soldados se pudo al fin derribar en tierra al energúmeno y atarlo. Como se negaba á andar, se le anudaron los pies con otra cuerda y en una camilla fué transportado al Consulado francés. Allí, por medio de intérpretes, se intcucó interrogarle. Sólo contestaba con maldiciones é insultos. Momentos después, y eu unión de ios aemás prisioneros, fué obligado é cavar su fosa. E inmediatamente una sección de Tiradores franceses los fusiló. Excuso añadir detalles de este acto. Es muy cruel, muy duro; pero el general francés cree que se imponen estos castigos ejemplares, pues si no se atemoriza á la morisma, repetiría, envalentonada, estos intentos de sorpresa, y la represión costaría más sangre. Añadiré que en el campo moro debieron adivinar ó presenciar de lejos el fusilamiento, pues casi en el mismo momento dieron dos proyectiles de fusil en la azotea del médico militar Sr. Moneada. En dicha azotea estaban de guardia dos soldados. Per fortuna, las balas no hicieron blanco. NUEVA CONFERENCIA BARCELONA POR TELÉFONO DOMINGO, 18, 3 T. ontra la nueva roilcia. En el teatro Condal se ha verificado el mitin organizado para protestar contra la Policía que ha sido llamado á dirigir. el detective inglés Mr. Arrow. Hubo concurrencia numerosísima, entre la que abundaban los curiosos, que habían ido á la expectativa de incidentes; pero no ha ocui rido ninguno digno de mención. Los oradores acusaron en sus discursos a la burguesía como causante de los desórdenes ocurridos el domingo último. Acordóse redactar un mensaje de protesta contra la Policía particular, y se disolvió el mitin tranquilamente. Las autoridades habían adoptado precauciones, que resultaron innecesarias. I I n golpe de audacia. Confírmase la noticia de haberse cometido un robo en la fonda donde se hospedan el jefe de la Polieía de Barcelona, Sr. Muñoz, y el detective inglés Mr. Arrow. Los rateros desbalijaron completamente el cuarto de un criado. ii élk 0 p n t r e solidarios. Continúan las polémicas entre los solida- EXPOSICIÓN rios, cou motivo de los desórdenes ocurridos en el mitin que celebraron el domingo último DE INDUSTRIAS en iMataró. El diputado Sr Ríus ha publicado ov, día de moda, uará su debut el joven don un artículo, sincerándose de la acusación de Vicente Rodríguez de haber promovido él dichos desórdenes; pero violín, que ha hecho susAlonso, concertista en primeros estudios confesando qtie le molestó que s e celebrara el París, habiendo terminado su carrera en el mitin sin consultar con él ni cantar con su co- Conservatorio de Berlín, y que está actualoperación. cumpliendo sus deberes con la Patria, Sus adversarios le nan contestado acusándo- mente regimiento de León, liúm. 38, de cuya en el le de ejercer un nuevo caciquismo. banda de música forma parte. Las diferencias entre los solidarios se ahonHa comenzado su carrera con una tourné por dan más cada vez y se cree que serán trascen- ej Norte de Francia, parte meridional de Ausdentales pu plazo muy brevetria y toda Italia, habiéndola interrumpido por acudir al cumplimiento de sus deberes militares. INGLATERRA Y AUSTRIA Le acompañará al piano un aventajado proPOR IfiLUaRAFO fesor, primer premio de nuestro Conservatorio, í BERLIN, 18, 1 T D. Pablo Cambronero. Ejecutará las siguientes I a Gaceta de Alemania hact constar los tonos obras: Primer tiempo del concierto de Mendel de extremada cordialidad que han reinado shonn. Danzas españolas (Sarasate) fantasía de en la entrevista celebrada en Willemshoe por Cavalleria rusticana (Mascagni) ios soberanos de Inglaterra y Austria, y comenta también dicho periódico la nota oficio- DESGRACIAS sa facilitada en Ischl declarando el acuerdo de ambas naciones respecto de la situación en Y CRlMENfiS Oriente. poa TELÉcuiAro CÓXOOIA, 18, 3 T. Todo ello, agrega el diarlo citado, es de n suicidio. gran importancia, no sólo para las naciones inEn la línea férrea del inmediato pueblo teresadas, sino para la paz universal. de Aguilar ha sido hallado el cadáver mutilado de Manuel Sánchez González, de diecisiete años de edad, perteneciente á una respe; O P L A S DfcL L U N E S table familia de aquella poblaaión. LA CUESTIÓN DH MARRUECOS Cerca del lugar donde yacía el cadáver se encontró el sombrero, un reloj de la víctima y (En 1 8 9 3) una carta que éste dirigía á la familia. ¡Muy bien dicho, don Venancio! Sagún parece el móvil del suicidio obedeció Asi me gusta usté, enérgico, á haber salido suspenso en los recientes exávaleroso y decidido menes á una plaza de factor ed la Compaflla ¡que el caso no es para menos! del ferrocarril. -Créame itsted, don Toribio, El suceso h a impresionado vivamente al vesi España pasa por esto, cindario de Aguilan es que n o tiene vergüenza ni la tiene su Gobierno. CASTELLÓN, 18, I T. tro suicidio. ¡Muy bien hablado! En el pueblo de Valí de Uxó se ha suici- ¡Es lo fijo! dado, disparándose un tiro en la frente, el ve- -Y hay que hacer un escarmienlo cino Joaquín Roig. para meter en cintura En Odraviesa se ha caldo en un barranco de a esos picaros riffeños, 30 metros de altura, falleciendo en el acto, un que de nuestro honor sagrado anciano llamado José Monfort. quieren haeer menosprecio, porque para ello nos sobran coraje, valor y genio. CONGRESO SOCIALISTA- -Yo se lo he dicho á Sagasta, N I TILÉOXArO hay que mandar un ejército TUTOAIIT, 18, 8 N. que al instante se apodere oy se ha inaug urado el Congreso socialista de ese decadente Imperio, internacionS, al que asisten unos i.ooo en el cual España tiene delegados. poryenir seguro y cierto. Bebel dio la bienvenida á los congresistas, -El honor de España exige haciendo constar los progresos realizados por castigo y rigor tremendos. la Asociación internacional. ¿Ha leído usté el Heraldo? Vandervelde dijo que la unificación efectua- ¿Qué es lo que dice? da en Francia y la revolución rusa, son el pre- -Algo bueno. ludio de la revolución proletaria. -Diga usté. -U n a friolera: JUICIO DEPRESIVO Que cuatro soldados nuestros, ron TELÉGRAFO sin comer, sin municiones, uasoA, 18, le M, ahogados de sed y enfermos, os periódicos oposición publican hoy con un valor inaudito protest! ontra un artículo del Timis, de y casi rayano en lo épico, Londres, en que se dice, entre otras cosas desdefcudieron ellos solos radables para este reino, que Portugal es un fuerte de cal y yeso, un país sin tradiciones parlamentarias, y por que con valor atacaban añadidura analfabeto más de dos s ú l Icabilefioa H U O H L p 7l general Drude y el cónsuiaraucés visitaron DESPACHOS DE NUESTRO CORRESPONSAL á mediodía al comandante Santaolalla, con ESPECIAL 8 R. WILIAMS, ENVJADOS DESDE quien celebraron nueva conferencia. Pretendían conocer la fecha en que nuestra CASABLANCA Y REEXPEDIDOS EN TÁNGER. tropa se instalará en su campamento y, sobre todo, sondearle respecto á 1 instrucciones que TÍNaBR, i 8 CASABLANCA, 17, ha recibido. ATAQUE ESPERANDO EL A lo primero contestó Santaolalla recabando o m i e n z a el día con la misma tranquilidad su independencia de mando como jefe de la que estos últimos; pero se sigue aquí cre- fuerza. yendo, y conste que no aventuro opinión mía, Respecto á las instrucciones recibidas del sino creencia general, que esta paz ha de durar Gobierno, negóse en absoluto á hablar. muy poco. I41 impresión no es ni exagerada ni falta de LAS MUNICIONES. EL SULTÁN fundamento, pues la noticia d e que al campo moro van llegando nutici. osos contingentes de p l precio de las municiones sigue subiendo. E n el campo moro se: paga á d dos pesetas fanáticos, esté confirmada. Ayer ee esperaba y a el ataque, y como á la el cartucho. Hoy circuló aquí el rumor de que el luz del sol no dieron las kábilas señales de vida, todo el mundo creyó que, dado su plan sale para Rabat y que de aquella plaza nomguerrero, esperaban la obscuridad. Asi que la brará bajá al antiguo gobernador de Casablannoche se h a pasado muy lenta; en el campa- ca, El Arbi. mento la vigilancia era escrupulosísima, y hasPA U, 17, 11 M. ta la aurora estuvieron continuamente enfocando el campo moro los reflectores de los bu- LO QUE DICE DRUDE ques franceses. publica Le Temps una interviú de su corresVeremos hoy qué pasa, después de lo ocurri- ponsal e n Casablanca c o n e l general do esta mañana, que más adelante refiero. Drude. El jefe de las fuerzas francesas reconoce el PASEO MILITAR. NUESTRO CAMPAMENTO valor y la temeridad de los moros, y expresa A yer tarde salió de la plaza la fuerza españo- su deseo de tener con ellos u n a batalla formal de una la. Iba mandada por el comandante San- para poder castigar Drude ávez sus osadías. Elogió el general los soldados espataolalla. ñoles, que afirma le inspiran profunda simEl proyecto consistía en dar un paseo mili- patía, por recordarle, entre otras cosas, que eu tar para conocer de paso el punto donde el Barcelona tiene é l á casi toda su familia. campamento va á ser levantado; pero se efecAñade que el mayor enemigo del soldado no tuó una exploración en toda regla, llegando nuestros soldados á una distancia de cinco ki- son el tjelo, las kábilas ni las enfermedades, lómetros de la plaza, rebasando cou mucho las sino el alcohol. Declara que le aterra la enorme cantidad de últimas avanzadas francesas. bebidas espirituosas que se venden en CosaIba la columna en orden de marcha, como blanca y asegura que para impedir la venta de en campaña, y destacó á la distancia reglamen- licores y aguardientes adoptará de día en día taria una sección de moros tiradores para ha- medidss más jseviíCas. cer la descubierta. Termina Seguía el grueso de la columna, con las ame- confianza deel gea ral Drude expresando su que el conflicto con Marrueco. i e tralladoras. ha de resolver en breve y lavorablemeute para Y cerraban Ja retaguardia los Cazadores de Europa. Alfonso K I L EN CASABLANCA