Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NITMERO 800 A B C MARTES i3 DE AGOSTO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. die supiera explicarse la causa. Ningtturfuwffticia grave lo determinaba, aunque vagamenm POR TE 1. EGRAPO y al buen tuntún corriesen w choa bulos, PARÍS. 1.2, 9 N A la caída de la tarde se apresuró el ministro ablando de la liltima etapa legislativa es- de la Gobernación á desmentir que la alarma pañola, dice Le Tci s que ha sido muy cotizada en la Bolsa hubiese obedecido- -como fecunda, pero que el método parlamentario por ahí caprichosamente se propalaba- -4 que seguido resulta bastante defectuoso, á causa de Frpneia hubiera enviado á las Potencias una la ausencia de muchos senadores y diputados. nota consignando que España ae comprometía, al fin, á tomar, desde el punto de viata militar, N parte más activa que basta aquí ea el Imperio sherifiano. Todas las regatas se correrán bajo el Reglamento de la Federación del Cantábrico, en lo que no se oponga á los especiales de cada reA S REGATAS D E Del 30 ele Agosto al gata y á las instrucciones del programa. 8 de Septiembre se Las instrucciones deberán ser dirigidas al BILBAO verificarán en Bilseñor secretario del Real Sporting Club, Bilbao las regatas organizadas por el Real Spor- bao, antes del zo de Agosto. ting Club, bajo la presidencia de honor y patronato de S. M. el Rej de España D. Alfonso XIII, y patrocinadas por SS. MM. las Rei- p N S A N S E B A S T I A N La j ¿v se halla en- -su apogeo en la conas doña Victoria Eugenia y doña María Cris- tina, SSu AA. RR. los Scrmos. Infantes D. Fer- queta playa donostiarra, que es, y será todanando y doña María Teresa, infanta doña Isa- vía, durante algunas semanas, el punto de cita bel é infante D. Carlos de Borbón, ministerios de todos los elegantes. Como no podía ser menos, el automovilismo de Marina y Fomento; Diputación provincial de Vizcaya, Junta de Obras del puerto, Cámara juega un gran papel en los recreos de la bella de Comercio, Ayuntamientos de Portugalete, Easo. Las conversaciones del Casino hallan en Santurce y Algorta, Compañías de Ferrocarri- sus evoluciones y triunfos temas inagotables. les 3 Tranvías, Sociedad Bilbaína, Club Náu- Y nadie comprende en San Sebastián otro metico, senadores y diputados y distinguidas per- dio de ir á los sitios pintorescos de la provincia que no sea utilizando la locomoción autosonalidades de Vizcaya. El viernes 30 de Agosto se jugar. -ln las re- móvil. La casa ZV Dion Doulon, que ha transportagatas internacionales para yates de vela de las do á San Sebastián, calle de San Martín, F, su series de seis, ocho, nueve y diez metros. Al día siguiente, y los días i y 2 de Septiem- dirección en España, contiuúa siendo la favobre, se verificarán las pruebas para disputarse rita de nuestros amaíeiinNo cesan los inteligentes de elogiar los magla copa del Cantábrico. Esta regata, cuyo recorrido será de la millas, níficos tipos de la marca decana de Francia, está reservada exclusivamente á los yates per- que vende, en verda- 1, el único coche de turistenecientes á la Federación espaüola de los mo de resultados prácticos. V el nlimero de los que forman este coro de admiradores aumenta Clubs Náuticos del Cantábrico. El martes 3 de Septiembre se jugará la rega- diariamente. y se da el caso de que en San Sebastián, ta internacional para yates de clase limitada (sotiderkíassc) cuya salida se efectuará estan- para ser un hombre chic, es preciso tener en el garage propio un De Dion Boulon. do fondeados y con el apíirejo arriada. El recorrido será de siete millas y cuarto, y habrá tres premios: el primero, una magnifica copa de S. M. la Reina doña Cristina, y el segundo y el tercero dos objetos de arte. El día 4 se disputará la copa de S. M. el Rey en una regata- crucero (handicap iuternacional) desde el Abra de Bilbao á Castro y vuel- I os sucesos de Marruecos. rnttUtiuamos la información gráfica de ta; en total, 19 millas. Los balandristas y socios almorzarán en Cas- IOS sucesos de Marruecos publicando una intetro á mediodía, bajo la presidencia de S. M. el resante instantánea del desembarque de tropas francesas en Casablanca, que nos remite nuesRey. Habrá dos objetos de arte para los yates cla- tro activo corresponsal Mr. Branger. sificados en segundo y tercer lugar. La regata internacional para sonderilasss se I a colonia escolar sevillana. jugará en los días 5, 6 y 7 (si h a lugar) y tendrá Encuéntrase en Chipiona, según nos dijo un recorrido de 12 millas. por telégrafo nuestro corresponsal oportunaPremios. i. Copa de S. í. el Rey D. Alfon- mente, la colonia escolar de Sevilla, organizaso X I I I y 3.0 QO pesetas. da por iniciativa del marqués de Gandul y Copa de S. M. la Reina doña Victoria y ixioo compuesta por cerca de cien criaturas de ambos sexos. Antes de salir de Sevilla oyeron misa pesetas. Habrá otros premios por valor de i.ooo pe- en la capilla Real de la catedral, desde donde fueron al embarcadero para subir á bordo del setas. Para el día 7, á las diez de la mañana, está vapor Giraliia, de la Junta de obras del puerto, anunciada la regata nacional para sanderilasses que estaba empavesado. nacionales. Distancia, 10 millas. Copa de la Hl viaje fué delicioso. En Bonanza tuvíemn Federación Espaüola (donativo del Sr. D. An- un cariñoso recibimiento, y una vez desembartonio Echcgurcn) cados fueron á pie hasta la Calzada de SanlúPrcniíQ. Una med- illa de plata y 250 pesetas. car, donde les esperaba el tren especial que los Jíinalmcnte, el domingo, 8 de Sei) ticmbre, se condujo á Chipiona. celebrarán las regatas á la vela y á remo para Allí fué recibida la colonia por una comisión las embarcaciones deservicio de los buques de del Ayuntamiento, el cura párroco de religioguerra nacionales y extranjeros. sos del Monasterio de Regla y el maestro de la Se verificarán en forma de handicap, y los escuela pública. botes irán patroneados jior oficiales. Los niños cambiaron sus uniformes por los L P S premios consistirán en objetos de arte trajes de playa en el campamento que para y cantidades en metálico en proporción con el ellos se ha instalado y que consiste en dos adulero y d a s e de botes que tomen parto en grandes tiendas de campaña paralelas al mar, entre las cuales hay un amplio comedor, donde las regalas. El Jurado estará constituido en la siguiente se dio de comer á los escolares, sirviéndoles los marqueses de Esquivel y de Gandul, el seforma: Presidente, D. José Cano Manuel, coman- ñor Benjumea y otras distinguidas personas. dante de Marina; vicepresidente, D. Emilio La temporada que han de pasar en Chipiona Vallejo y Arana; vocales: señor ayudante de los niños de la colonia ha de ser beneficiosísiMarina de la 4. Sección, D. Federico Moyúa, ma para 3 u salud, como lo es la estancia en D. Pedro Laiseca, D. Pedro Mac- Mahon, don aquel agradabilísimo puuto para los niños alManuel Qalíndez, D. Ramiro Pinedo, D. José bergados en el Sanatorio establecido por nuesLuis Oriol y D. Isidoro Lafita; secretario, don tro distinguido colaborador y amigo el doctor Eduardo de Ubao. Tolosa Latour. NOTAS DE SPORT JUICIOS DE FUERA H EL ASUNTO MAC- LEAN TANaBR, I I M. fícese que está arreglado el asunto MacLean entre Guebbas y las kábilas de Awas, El Raisuli se halla fugitivo. En esta población aumenta la alarma. Se han ausentado infinidad de familias. D ÍA LA HABANA M E VOY, l uién diría que en la pacífica calle de 9 anQ doval funcionaba nada menoa qtie u n BOLSAS D E L D J A 12 H 0 OOTIZAOIONES OE MADRID lntori ni contado, SorioF- -oa Uiroruuto. 1 sorioKid tptorior, fia oorrioiito Id lutorior, do próximo. Amortiaalile, ¡Serio F- -en diforontoa s o r l o j OKrpotas Oblijjraoiones del Toxoro Ayootamionto do Mudrid. Uosultaa. (üxpropiacinnes dpi iotoríor. -C ¿dula 8 dol onsitoiiie ObligaolOQO dein Uipatacióa íludrid. Ilanoo do Bspaún Oanoo Hipotecario Banco Uispano- Amorioano Danoo Espaúoi do Oródito Arrendataria do Tabaooo SooieU. Gral. Azucarera. V; oforontos. Ordinorias. GAdnlaa dol Dance I l i p o t e o a r i o QAUiUOiS. Fraoooa. Libras. 83,05 Bl, 100,50 100,00 NUESTROS GRABADOS lil 108,35 m 108,35 U, OB iU, 71 DE BAROSLONA Zntorior, fío de mo Araortizable. üauco Ui. spaqo- ColoDial Nortos- -Alicantos -OroDSOs 70,50 61.15 Sl. HJ ¿ií) J agencia clandestina de eiuigrante Pues, sí, señorea t a b l c c i d a en un solar, y bajo la dirección del ex inspector de Vigilancia D. José Luna, se había inatalado ta iefa D Í A 10 rida agencia, que ayer fué descubierta por U Policía del distrito de Chaiuberi, al que l a inBEMOA. dicada calle pertenece. Hace a l u tiempo que dos jdvenea aca 4i e ron al comisario de aquel distrito, denunciando que el Sr. Luna les habia exigido tres pes -0,80 tas y diez céntimos por comisión para proca una colocación, según- i,o a rarleavisto en los periódioos. anuncio qne bnbian cantidad, -w el Entregaron la referidafacilitaba la y aunque tiempo pasaba, ni les prometida colocación ni se les abonaba el dinero, que co insistencia reclamaban. 1 comisario de Chamberí biso 1 deseuluri miento de que la agencia del Sr, Lnna n o pagaba contribución; que, además, no llevaba loo libros con a r r a l o á lo que dispone el Código -0,85 por último, que aquella Agencia tenía p r única misión verdadera la de reclutw emip aates para América, Comisionó á dos agcntee d e au egnítanza para que, fingiéndose emigrantes, aeudiese i solicitar p a s e Kl uno se presentó dtsfrasado d e albtiSU, y el otro de obrero panadero. 1,8 T El primero dijo que quería embarcar para Chile, en busca de trabajo, añadiendo que t l 1, Í 15 U, 10 1 deseaba llevarse á su mujer y ú un hermano DEPARÍ Iqtorior Kxtonor Iteata rraooeaa Ua o nuevo Turco A Tgea fcioo, 4 por 100, 1800 Brasil, i por 100, lasü N orto Zarat ozas A ndal ueoR Urádito Lionéü Banco Nacional do Méjico Metropolitano Uiotínto Tliomson Do lioors Vliarsis Ooldflelda Uand Uioea. T iC ei. üo aü, t 5 91, ÓT UU, 05 áoy 39 103 i.i aa 490 t. 00 0,80 0, D 3 El supuesto panadero manifesté qne deseaba embarcar con su amante, una muóhaebsi de de ésta, sujeto al servicio militar. El director de la Agencia contestó qne estiP no era obstáculo para la marcb del berma todo lo arreglaría él fácilmente. o, aa 0,15 0, B 5 m iS 7 3 6 diecinueve años, y por consecuencia menor de 5 ei va m 78 8 PÁNICO EN LA BOLSA p n ios tres días últimos se h a registrado en la Bolsa de Madrid u n a baja de ujás d e dos enteros. Los sucesos de Marruecos y la influencia de la Bolsa de París, que necesariamente han de reflejarse en las cotizaciones, han deprimido nuestros valores. Ayer cuudió uu pánico horrible, sin que aa- edad, y con un hermano sny también 4 e diecinueve años, que e hallaba procesado. Tampoco parece que el Sr. Luna consideró obstáculo tales pei uefiecí Bastaba par e %o abonar á la Agencia 50 pesetas por individuo, más el precio de los pao ea. iMOdemés corría de su cuenta. Entrególes un prospecto con un sello borroso, del cual se veía sólo un barco, y anotados los precios del pasaje. Ayer, y en virtud de ordene del ootniwrio de Chamberí, un inspector se incautó de todos los libros y demás documentos de 1 Afeuetay entre dichos documentos se ba eBCijutrado nn certlfieado médico en el cual figura wn individuo casado con un mujer á quien, en realidad, no conoce. Esta desconocida es otr enmm qtte oesea irse á Chile sin documentos, y para salvar este inconveniente, se la presentaba como casiftda con el otro pastero. Kl Juzgado de gnarciia b interveniao en el asunto. mUOTBCA DB A D C 344 V M P M fUUtQNMMi 341 Pero, hasta entonces, todas sus pesquisas habían sido tan infructuosas como las ordenadas por el juez de instrucción. Para conseguirlo, no contaba ya sino con una improbable casualidad, y, sm embargo, no desesperaba del todo. Sil idea fija se forniiilaba así; -La declaración existe, se la puede encontrar... Y se entregaba, sin éxito, á nuevas invesUgacionea. Acercábase el din fatal. P o s días después, la guillotina debía levantarse en la piaxa de Beauvais y la cabeza de Luciano rodar en el siniestro cesto. Hacia cuareuta y ocho horas que el mudo no había parecido por el ckaUíáe Lamorlaye. lista inexplicable ausencia desolaba á Mad. de Tréves y le hacía perder el último rayo de esperanza. 6 e decía; -Santiago no ha descubierto nada... No se atreve á volver y aparecer IMM delante de mí por miedo de darme un funesto golpe, y sin embargo, lo hubiera necesitado, hubiera querido que me acompañase allá... ¡Allá, donde L á d a n o va á morir! Un deseo extraño, enfermizo, irresistible, embargaba á Leonida. De la misma manera que la reina de Navarra y Mad. de Sauves habían querido contemplar por última vez las cabezas de La Mole y de Coconna quería ella asistir á la ejecución de Luciano d Harblay. ¡Al ver á lo que llaman la justicia asesinar á este insto, monré, l- -pensa. ba la joven. -Partiré al mismo tiempo que él, nuestras almas se reunirán entre la tierra y el cielo, y allí terminarán mis suírimieutoa. Pero Santiago Ilabert no volvía. Durante el día, Leonida hizo llamar á Mr. de Ncrville. El primo de Max corrió á ella henchido de esperanza. -Sin duda ha reflexionado... Tal vez va al fin á acceder. Mad. de Trcvcs le recibió con triste sourisa, tcudicudole ns mnnoa enllxu quccidas. Estrechólas entre las suya y I. n preguntó: ¿Cómo estáis, querida itrinia? ¿Cómo estoy? -repitió Leonida con nueva sonrisa. Vnestra pregunta n o es formal... Bien veis ípie me muero. -Pero... -principió á decir Jorge. -iClii. st! -interrumpió Mad. de Tréves. -No tratéis de tranquiliz. irme, n 4 j tó conseguiréis; adeniá. s, no me importa vivir. Ayer hice mi testamento, en el que 110 me lie olvidado de vos. Ali. i. querida prima, cuánto chnlento! -Iv inútil íiablarme (le él; poro podéis demostrármelo. ¿Y cómo? Hablad. Estoy flispuesto. IIaréis lo que os nido por singular que os parezca? E s p e r o que no lo ¿udaióis. De qué se trata? él mismo no qnerria que lo salvase. ¡No quiero, ni mentir á 1 coraaon si renegar de mi amor! Amo á Mr. d Harblay. debía haber ido u m ier y no retiro, no retiraré jamás, la palabra cmpeflada... ¡Si ha oometido un crimen, le que me niego á creer, la ley le castigará justamente; pero yp, abiondo qne el amor, el amor sólo llevado á la locura, le hizo criminal, yo Je lloraré... 8i es inocente, como creo, como estoy segura, tengo iirme coutii iuia en qne se l hará justici. i, que volverá á mi libre, rehabilitado con la cabeaa erguida... Esperemos la sentencia... Jorge disimuló la rabia fría que se apoderó de él, -Que vuestra voluntad se cumpla- -replicó, EBperewos. Y se separó de Mad. de Tréves. Al dirigirse á su cuarto, murmuraba: ésta la tendré completa. Quince días después de la conversación que hemos puesto i l A V b U 4 Los debates debían durar tres días. -Si debo perder toda esperansa, me quedará la venganza y, por lo meóos, nuestros lectores, comenzaban en Beauvais las sesione aei Jurado OS anales judiciales. Conii) acta muchedumbre, ávida de erag ionea, habla acudido para s uu las peripecias de esto drama, cuyo puesto pajrecia marcado de antenuna eo El act. -i de acusación era una obra maestra de mótode y claridad y, poi esto misino, terrible. Exponía los hechos brevemente, y Iw encadenaba unos 4 otros con maravillosa lógica. Después de haber escuchado esta acta de acusación, la culpabilidad de t u dnno d Harblay parecía evidente. El error de los números cu la receta preparada por Julio Cordier eo la farmacia de Godelot. era un cargo más, El doctor, sabiendo que el ayudante de farmacia se emborrachaba caai diariamente y prci araba los medicamentos de un modo casi maquinal y por la futrza de la costumbre, había cometido este error voluntario á fin de poder, en caso de necesidad, achacar á una imprudencia el rimen largamente madurado y ejecutado con premeditación. Semejante profundidad de combinaciones hada este crimwj a 4 n más horrible. 6 c naso á Ins declaraciones de los testigos. Todos, á excepción del irritable y vengativo Piedagniel, declararon en tér minos extremadamente moderados; pero ¿de qué podía servir la moderación cuando los hechos hablaban por sí mismos? Leonida de Trcvcs y SaiitiuM Habert, cuya mfralca vino 4 traducir un pro ícsor de la Escuela nacional de sordomudos, afirmaron con energía la inocencia del doctor, Kl lestiinonio de la joven produjo sobre los j u r a d o s y soore parte del anditorio la más desagradable impresión. Generalmente se la suponía cómplice de Luciano d Harblay, por quien sen tía amor, que se descubría en sus miradas, en su emoción, en el temblor d e su voz, y se extrañaban n o verla al lado del envenenador eu el banco de los acusado? La certeza del crimen se imponía. Iftla A IleauTAta.