Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 794 ABC. M 13 RGOLES 7 DB AGOSTO ÚM 191 7. OCHO PAGINAS. BÜlClON i. píkaiNí S LA VERBENA DE SAN CAYETANO o n la tradicioiinl se cckbrú 1110 elle la veibeiia de San Cayetano en las calles leoiiiprtnilKhis entre las de la Ruila, Tolecltt, Ks lldlos, lüiiljajadofes, Mesóii de l aíeiie; y Cubécem del Uaitro. há paí- roqiiia del Santo T atfón hnilábáác ceiiverlidu en liiía ascua dé oru por la intllíillíltl d 6 fai- ehllfis á la veneciana y bditibiUas eictti- icáa toU qué Sé hallaba adornada la faéliatiñ. íiíja píñilns lc iiiántibrió, ñtihqué mejor sería decir lías iiiaiiübriosdo los piauuj, funcionaron hiCH eiitraUUá la niauana, 110 lia para q é decir que, e nio hubo vino, buQuelos y a iifirftienle en Ubulidüncia. hubo alegría en á iutílioii barrios, ánli itó solar de uiaUolas y cbiMtiérciSt Acompáüado de áu bellísima y distinguida Ko frtlti? tal curtí ílafiolón de íaiiiln, llevado señora y liiííos salió ayer en el rápido de Astu Cbn el garbo que saben lak bijas de Madrid, y rías para la pititoresca playa de tíalinas, el dienii esto y cdi) añadir que no hubo iucidcnlc rector general de los Registros, ilustrísiiün álguiió desagradable, comprenderá él lector Sr. Di Carlos a Roth Vo. i. bl Hr. Rothvvos per duc el públicu se divirtió anocliG en ünft úc. las matiecerá alli uúa corta temporada, trasladando rerbeuas de más rumbó y más trapío ák- ¡as se luego á BüS posesiones de San Viéetité de güe ¿ci ra la corté. toraueOj eH la provincia de Bautander, doiidé regresará en el mes de bcptiembrc! ni chauffeur, intrépido y cnamor dc, aprovechó lá auscnci, de sus amos para invitar á doS ¡tintesfi. íesde I3i arritz para gozar el eneanto de u: ia balada en anfOnióvil. 4 ceptaron las niucliaclias, y el automóvil partió Veloz, camino de Anglct. ííii el camino de Salí Juan á la Negre Sé se distrajo, sin duda, el chauf ft: ur hacieüdd guiños á las muchachas, y el automóvil ÚÍWC vicienlamenté dontra Un poste. Los ti eS ViájéfoS ftteroti lanaádos á la carretera, de dónde I9 d reetígi fon poCí Inenos que SonVerlidos én lía jilia. LáS jóVéi! e, s, gravemente in ridas, fueran conducidas á Biariitz, después dé cUfftdáS eii una fariüáela de Anglct. F. l rháuBinh e i gfaves Góniusiohel fué llevado al Hospital de BüyOna. Kí aütóaióVil quedó destrozado. de Squilache, á la condesa de la Coq illa. jr, como de cestumbre, al capitán de guarilia. Con este motivo, tocará en el patio llíimádo le la Kuente. la música del regiitiioiito. 1 ¡uv c. T i Vitoria. Después de la comida irá la Infanta ftl tea Tienen noticia los lectores de A B C por tro, donde representarán Isf fing k Híi y Jtéklh los eíitensrts telegramas de nuestros coirespou- gotei. sales, del viaje dé S. S. MM, á Vitoria para asi. sKl cronista de galanes MomerísM está pnaantir á la eeféinonia de colocación de Ift priuiera dd UUoS días en el palacio de B uilachc. la futura catedral. Itl marqués dé IJrquijd can sU tamiUi haiáLa fdtegrafia que de esic ásttntO rearoducí lida par; Llodia, dande veraneará. ftiOB, representa ki laómento más s- ilic- U U 1 NUESTROS GRABADOS DE SO ltiDAD la muerte de la joveH condesa de Torrcpalma. Ocurtidá etl Pautlcoisá, suceso de que ayer ditilos noticia. DoiJa TcreSn de Artcnga y fichíigfie, sefiora de gran bclléia y virtud, era hija del duque del iníántado, y bdfmana, por tanto, del marqués de Sautiiiana y de los marquesas de ArgUeso f l, á r. uardia. í) e su nmtrimoiiio eou él emde de tori epal ttin deja un hijo. Por su mucite vestirán luto las casa de Mé fllOi Nájcta, tiuadalcts, Somosahcho, Caballé tu y lichaKiic, Jura Real, Toreuo, Alboloduy, tasnt- es, Oucipo de Uano, Arióu, Bailen, Laguiiíi, Riscal, V ianá, Torre- Alta, ííéquena. Téliorio, Artca- a, LcHda, Oor, I? dé Gór áoba, Üallent. Mondétáf, Arla ly, Vía- Maiíucl, Árcv alo del Rey, Puebla de Rocaulora, ilal. lonado, Rafal, Cheles, Arroyo, Fontagud 1 Aguilera, Sanjuanena Caslromoate. uc de la bicrra. Crseke, é t c etc. I; ciean 8 2 eti pat. tmi gm fin tft sdetedad murldleñd será muy sentidít QOPLAS DEL MIÉRCOLES EL ftEPftBSENtANTB D 8 MÁÜttÁ EN BL VCJIANO Segdn é 8 USO f wstumbHí, á gozar del veraneo ge marchan eu estos días Ids lluslrcii eonsejerOM, dejando á I08 directores (firígif sus minisleí loá. Oeiiteralmente sucede que nunca e haiuos dé mefiOi, euando Se van dé Madrid. á estos respetables m i e n i ú i AiUes bien, se tíos antttjá lieiupre pronto su regreso, pues parece que al máreharlc estamos mtielio mes frescos, y que las coSaS se arregtttfi liiejor que. cunndo están ellas. Según hay la Prensa dice, én Madrid noS quedaremos tan solo con tiea ministros, aunque por muy p o t o tiemp j Fírrándiz, Lacierva y P a ü s lino Rodrigue San Pedfa, que actuará de presidente, por él triste privilegia i áSvfctimas del automóvil. TttlJiblén emos relátadé la espantosa cátáskote ocurrida terca de Pftmpiguaí, én la Mk ttkéiiMMí carrera de automóviles dcnoiniíiaJa Vn enum lÜVMill, 0. C t. dé rancia. El rumor de que había Volcado uno dé los Carruajes que en aquéllas tomaban par- A las Siete de la maflanii M divisd el pttM te, indujo á ios periodistas bordeleSeS nion- sobrec. ta ciudad tic un globo de (üolar gris sieur Georges Auiigncs y Mr. Rene Ilerbert á que iba á graa altura y á una veldcidad vittisalir en automóvil para comprobar la noticia. ginusa. í és acompañaban Mr. Roiiilier, director del Se le sig uid, viéndole ean intervalos liMita róí if Peugeot, cUyo era el aUtOl óVil fiUií tri- mediadia, liará en que el itumeraso iúlilicu que pulaban y su amigo Mr. Pauvati. le regula can la vista nl scr é que elevaba á Caniinandj á toda velocidad eucóiilfáfonác mavor altura y desaparecía. tran. íportiend ií ul con el automóvil ¿rt Sitl nm, tripulado por jiareccr las estribaeionea de ia uKmera Mdi i ír Martin- ld- Tliimonnier, Charles Métdyer y llera de ios Pirineasi Hablase mucha del Aünnto y e eree ou Ma Villemin. Í choque fué terrible, Ambas máquinas quedaron destrozadas y los automovi- un globo d l parriue de Gnadahdam, 1 como listas muertos d moribundos. La carrera que- también es apinión geúiriU que íuibtA lagMáo dó suspKiid. dá pm disposieiéü del Oobiéfne pásar log Pif iaiMi. fraiicóst UN GLOBO BÑ LOS PIRINEOS Ifafestejoodginai. fthkth m tá Sitmm, é concurso para pfémiar 108 lüád hotablés estandarte de ta Sociedades artísticas y políticas de la regióH barcelonesa, ciáutiregó eti Babadell, eldomiago itinüuiefable gt ntio y enorme santidad de estandartes á cual más eriginalei 6 SUÚ tuosos. VÍTÍCULTORES PRANCESBS lut r. Mftfeeliina Aiberl ha (tublicado uai atta ett la enal declara que ya ua forlUft parte del Comité de deíeuüft viifeala de Ai llftiv. Dicha determiitaetón le hn sida d (etatta pot la ingerencia del Comité de deteusa tutéala én la eleeetones antauatee y pot vá manites taeioneH hoitílea dt ue lu ¿óblelo tul rtgraMu áArgelieiri, líít dado á lux felizmente Mrta níáa ía coaiéMíx de la Puebla dé iSfónlalbátí. Coiltinua enfermo de algún euid. ldé, en filaITití, el di. stin gnido escritor D. Vicente Sau ik tuyú reatáblcéimíenta deáearüiOá. t í a fftiíeéldd eti esta corte el agenté de Oóláa Í 5, Aurcliano Gil y Gil, hermano del diputado i Cortes D. Gumersindo. I. n crónica de Riarritz da cuenta de dos accidentes, que merecen ser consignados. Rn el btimerO fijfura como víelima el príncipe Orloíf, que se enisuentra eu Diarritit. Regresaba el Príncipe pot- ei eftiníHo dé Choisy le Roy. iJe pronto lé salió al encuentro üu borracho, que le arrojó brutalmente una jiala á la cabeza, lil i ríucipe lanzó uü grito de dolor. Mientras el nó; resor era detenido, varias personas au. xiiiaroii ál Príncipe, que fué curado en una farmacia, iíl Príncipe había perdido seis dientes. lin el otro accidente ha sido actor un joven aprendiz de mecánico, le diecinueve años, que está al servicio de la señora de Hscaudóa. de éer el tuás Venerable, por Ser tambiéu el más vi 8, es el mejor consejero aunque opinen lo contrarió! os respetables maestros) pues así puede decirse por ser muchos sus Cpnse ót. üos da Maura un alto ejemftí dé cumplir íi 8 t la d cttiuá de todo criBtiaho añejo, pues si es jefe de la Iglesia cOtiservadora, está pUcstd muy eh razón, que le Hdmbrf su vicario en el üobierno, V así Maura nos advierte que en todo es siempre correcta cuando tiombra sucesor de su doctrina é San Pedrd. Lttii ÚAQALDON aparte de qiie, entre todés Reutíléronse los eoneurrctites eti el tentra de los Cauípod da Recreo y recorrieron la Raui k i eti tada su tougitüd, hasta llegar á la ptasa de p! y Aíargáil, donde fortuaroa tados IOD ei taudñrte mi anchuroso circuid. Ut calor era asfütiauíe, pero el páblieo bo peiitaba en él, ateuto á la fiesta. tjb XipiHí dt Vélls en el centiho de M plMA levanlabau sus atrevidas torres. Rn e tijuut el aspecto de la anehuroia plaía em magnífico y de difícil descripción. Oesde UMo de los balcones de las Casas ConAC LBAN t LOS fil eautíverid del ya r- i, i... r. eelebérrima Baid sistorialeSi D. I) amiHgo Bala, individua de la eoniisión orgaui adora, prauuueio tíM breve l g- kí; 1 Mae Lean ha itdo diséurso de salutación. lior fruta el agosta autteipadode laá carreaLái banderas tncron entradas en la Casas pansales y tas fantasías más ó menas ehines C onsistoriales y depositadas ea dístíflias de éáit de las peHódiéai ilustradas, alguna dt las pendencias de las misítias, iiuea el Haláu de euaiea úu ha eantádo en la paiada átmaua oCtSS iresuitá ittsuíieiéute para eaUteueflas eaiat estupendas que no mereeen ni la baña tadal, reí dt impugiiaeiátt can iaa de la ley. ks Allí íjuediiroH effpuéstas y íuéran admiradas de féflatuéttta que al aénparsé ese país se DE MARRUECOS M por él público durante lodo el día, y allí las inventen fotografías y episodios para p i s a r por bien informados, y sin acatar esa casiuiue xaininó el Jurado calificador. Obtuvo el primer premio el estandarte de bré, pa. sarcmos á otro género de considcracio ues tal vez más útiles para el lector. Gmt Nova, de Mauresa. AdemAs, con su elección, El cautiverio del ViCja kaid Mae Lean ka despertado en las canoéedorca de aqUclia pa Iftiea más de una sonrisa de jicaresea iutelt D E LA GRANJA pncia, parqat ei veraaderamenie i- aw ne rOH TCLEGIIAro la cuáHá é quinta entrevista m haya percatada el Raisuü de la paderasa que sería nu afI A lafatita a pasada la lUniíana en los jardi- guiuenta de esá índole, y i bien nosotras na ties, donde acudieron muchas personas á hemos de llegar á taiei asevcracíofles, ni mesaludarla. nos á dar de barata que en ese netfócia lleve Después fué á pie d Ids caballerizas y al ga- Mac Lean la parte ttianelaria f él Maisuli les honores y el padería á que parece tan afifiOtttfte. Por la tarde salió guiando un e cne eon ena- nado, también nos parece muy rnrO tOda éife y digna de un pequeña análisis. tro jacas. Hagamos liistana retrospectiva. lista noche ha invitada k comer en Palacio vá los embajadores de Inglaterra, a l a marquesa Cuánde lá fliplomátiea Inglaterra BMUOtteá i ü i c 332 ¿Señor? M f diiMUÜM ii Habían terminado por aquel día las interrogatarioa 329 -TTace cuatro aflos. -jVuestra clientela es numerosa? -Muy numerosa. ít- jlínlonces sacáis buenos honorario! alás que suficientes para mi madre y para mí, qué ténéWoS gáStéS éWáfi Dos y vivimos muy retirados. -jHabéis sido recibido farmacéutico? -Si, señor. Tenso mi título. ¿Lo cual os daba el derecho de tener un botiquín en vAestWi Cááá f preparar vos mismo los medicamentos? -Si. señor. -Cuando preparabais vuestros medicamentos, cnando compodíáiá las Inr á i e i t a i ¿las mscribiaia eu el registro? -Si. señor. í- jStemore? -Siempre. Bste registro me servia para m í s t u e n t a a y para establetei tai d e mis clientes con la certeza de no cometer erretí- ¿Especificabais él género de substancias euyá weÉéiá MíWaba l ó i üíie canientos? íjiempréi- -lY no dejabais de hacerlo nunca? -Jamás, caballero... El deber profesional me impdnía lániayatejraetltnd, -Cuando no las compouiais vos misma, i ué fafittaeéutica eúviabáis vuestras recelas? -A Mr. Godclot, á Chantilly. Vaiin dya el magüsttads i aa mxvé m. -Vai? á ésferibií- ftiíafm efüH! 8 8 d i8l, á Ghaatiüy, Mtaitla fé lüMé- del doctor, Tenga qtté haeeí ttaa wmiiwbáéióü ihiáaittáitii- i Está muy bien. ¿Tenemos aquí el llbfo de las umiá pfítmtém üi Ift íáftáiélá mMmlar del Dr. d Harblay? -Sí, señor; han traído el libro y el botiquín, -Mañana lo consultaré; par hoy hemos concluida... l fctíi UtiiirÉ. diatamente su libro de ventái en el cuál éátán aHdtadas la álliilláa t: diauMI LXIX dcclaraciánéS él Las La mayor partededéláá testigai apáhlAVá Slpteülie. éstas Iuéh h terribles LactdH El rencoroso Dr. Piedagi iel, con la mejor fe del lüuHd f aillf WIShlíSH d t vengarse, prestó uná deerafatién vAúf péíjudidál át tJP. d HAfbléy. ElnotáriB Emilio Auguyi tlüi eiéftaménté m pSdía SUpaHeíSe m maiá fe declaró haber advertido que el Di- tí HarbláVy I baronesa i ÉibábáU; Declaró asimismo que Leonida nO té A féfi éH iU Vida dé familia, i li6 áa marido le mostraba frialdad ineicplicnbie f desdedéfta Indiférenéia. Anadió que después del terrible aCeidétlti aetíftidd i l bárSn Ma kWk aconsejado á Mad. de Tréves que pidiese la separaellía léf ál, ééparacián á le cual Luciauo se había apuesto; lo Cuai Sabia á él Heia Ciéitñ. ¿Creéis ue lá viuda del barütt d t t é e Ü e i t h i á tMtítU ItiH á á i é U r rHarSlay? le preguntó fel jUei dé IHStrUfcéian. Ivmilid Auiíuy, liieapai dé mentir, v W b b l i p t í d I défcliríi tt lé eféfa. La culpabilidad del acusado parecía ál magi. stradd ettüá VI É niáá iiidiSéiitt! 1 -El Sr. Godclot, ¿no os proporclonáaa las díegaá dé l da tópede see Mi ñ a s á vuestro botiquiU? í- -Sí. Señor. ¿Inscribíais, como él, las cantidades qne és éhtre ¿abá? -Yo mismo las pesaba y las inscribía. V. juez hizo una p. nusa. Iiliró á Luciano colocado en plena luz y sS dljO! ¡l í s admirable la sangre fría de este nioZo! Kingé fgnoirar cbmpieláttÍeBt 6 la causa, de su prisión, y cuando aparente saberla por mi répü- esentará la comedia del estupor y la indi) nacióii! ¡Es bucnO... ¡Criminal d prlmef ordenl Mr. dllari) lav se prejínnlaba qué objeto tendrían todas aquéUaS preguntas. Uniré vuestra numerosa clientela, ¿contabais álgauaa de laS opulentas lái milias que residen eu las cercauias de Chauüllyf- -Alguriasi- ¿Cuáles. tj dad éspantasa de estricnina, Mr. íefauillál mi ítWla mt LUéldHé, désiat a lirinci ia de la eaférmédad había debidé aáinihiátitat til f éheila pét p Uéfias dosis. i j liubiendd descubierto el análisis qnimied é él eadáífeFdé Ma. t ana eanuPara adíiuirir ésta eerteÉdi pi 6 al íáMnácétftl GbctiHét ilbm A ftHüta en que estaban inscritas las substancias venenosas VchdidaS ál mfAói. El farmacéutico se encaminó sin tardattiá á DeauValS prSVl. íittf el libW en cuestión, V se presentó en el palacio de JUáticiai éú t despftéha d i l jae dan- Luciano citó doS ó tres nombres nristacrdtieas, entre loa eualeÉ. el dé Tre ét n a se encontraba. E. sio efl uiiá torpeza pensó el jue -í BS ménOi íüert de w Jüt y pensaba. Después dijo en voz alta: -Pero, si no me enjíaño, olvidáis utto de Vuestros clientes... No sois vos tX que asistió al barón de Tréves cuniido fué mordido par u a Berro rabiaaer Mr. d Ilaiblay se j uau muy calorado. de déspuís de breve interro dtaritíi i jifacédié al eitaitteu dé SMI faehtáS; El análisis de los medteameawa de toda eépeÉit etttjtfiidei A Mii ftei, hté uy fácil de hacer. Entre las substancias veiiai i i iaii aéáa tf AÉÉ iMMd, li m nlraban: gramos dé estrlcnitta, 20 gramos de arsénicdk 50 gramos d t emético.