Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, MARTES 6 DE AGOSTO DE 1907 NUMERO EXTRA 10 CÉNTIMOS) gjg Vft fli M V B M 1 1 W tffli B AA A I P UKHHI I inM IVIUKHn I InofensiTa é inimitable combatiendo d o l o r de eabeza J a q u e c a s reUmais y n e n r a l gias. ünadosís, 0,25 peseta 8. cajamdosis, 2 pts. alaspñncipalesfarmaeias de España. g- 1 r m g m is w f wn SAL ILUSTRADA. AÑO ni. NUM. 793 ye ya m ijg F p o r A rmr fmr 9 f A. DELEYTO. JEREZ B 0 DE 6 AS DE ALMACENADO Y EXPORTACIÓN Los delicadísimos vinos de esta nasa, procedentes de los mejores viñedos jerezanos, criados j conservados con asombrosa y escrapalosa pnreza, son aniversaimenteoonocidosy apreciados. Montadas las bcdegas ai samo de perfección con cuantos ade tantos se requieren para la mejor vinificación, la pnloritad 7 es mero que se emplea en todas las operaciones es también motivo para que sean generalmente visitadas y ee consideren como modelo f únicas en Jerez que reúnen tan especiales condiciones. Bntre los numerosos y variados tipos de vino, tiene esta casa el excelente Tdiiieo- Jerez, producto único en el mundo como gratísimo reconstituyente para todos los enfermos y eonvaiecientes, por delicados que éstos sean. A. DEJLE TO. -JÍE: JSE: Z I X: I A FBOMTJBBA LA PUBLICIDAD AGKMCIA D B ABrVNCIOS. -UBdN, SO, M A D B I TELÉiWOnO 1.0 S 5 XQUISITOS ESQUELAS DE DEFUNCIÓN Y DE ANIVERSARIO colat de fbS PBX 2 CIOS B e o N ó m c o s EMPORIODEVEHTAS Actualmente la Casa de moda en Madrid n este poderoso establecimiento, bien conocido en Madrid y no menos en provincias, sólo existe lo que conviene, lo que se elige y se acepta por recomendable, á virtud de solidez, novedad, elegancia y á preeio fijo de incomparable baratura, agradable temperatura y abundante luz eléctrica. Despaobo: de siete de la mañana ocho ymedia de la noche. 35, LBGANITOS. 3 5 i É i d K 3I W E T mSf V wLm M mwL m 9 K i 3.000 N o r f e a m e r i e a n a s rápidas por cuenta de l a lubrica. Precios bar a t o s mXiADORAS. IJTEl! irSlI. IOS B E 0 CISTA. B A T B R I A S p a r a c a s a s d e c a m p o desd e 4 5 pCas. MAQUINAS i 3 náASmn C A F E d e s d e 5 5 cents. A B M A B I O S f r e s q u e r a s I ámp a r a s 7 faroles p a r a J a r d í n y campo. Anti; n a I ampisterfa d e l a r í n 13, P l a z a d o H e rradores, l ü (esquina á S a n F e l i p e Bíerl) SORBETERAS C MR? ¿O PO PBIBíCIPB, 20, platerfa Terftscopo Gderz vendo oca ion. Magdalena, 1, pl. de 11 6 LA MUJER Y LA CASA LAS DOS BARONESAS Tapas pam la enouaderTapas pam la enonadeiB oión del tomo de 1907 nadÓA d esta novela VALE número 196 VALC numero 127 tfyi 0 á í Mii 0 t, m 0 f GEHTE UEHÜDA Tapas para la enonadernaoióndeltomo de 1907 CORRESPOHCEHCIA EARTicuyiRss NUMEBO a M MUJER VIA (SASAt w v i it m oupóH o VALE número 192 PRUÉBENSE. ES SU MEJOR RECOMErtDACIÓN m p p BEpEDicrmos Solicítense en loi ptinclpaleí Mtableeinuentas deprevineias üsloo depósito en Madridí LHABDT, Oarr. Saa Jeióaimo, 6 Éy Sk S S F 7 A J a n e e a s y N e u r a l g i a s secalman en el acto con Yaierolina Monreal, más eficaz qae la l l I V WLmMmWm antipirína é inofensiva. Madrid: Gayoso, Uetget Barcelona: Andrea, Uriaeh y Vidal y Rivas. í 9 ím i ÍA JBN EL PRESENTE NUM, EXTRAORDINARIO ínciuimos el suptemento ilustrado de ocho páginas L A M U J E R Y L A C A S A que deben exigir lodos nuestros suscnpiores y compradorm. PRECIO: DIEZ CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA EL PELIGRO DE MARRUECOS t f l precipitado viaje del Sr. Maura, el largo Conseje de ministros del día 4 y los telegramas de Tánger, París, I t ndres, Carlsbad y Berlín acusaban una grairedad inmensa en los asuntos de Marruecos. El misten guardado por los consejeros de la Corona y por los altos personajes, que necesariamente habrían de enterarse de lo que se trató en el Consejo, son causa de mayor inquietud para los que siguen paso á paso esta cuestión. Hombre del entendimiento del Sr. Maura, sabe de sobra que ese misterio no puede dilatarse más de tres días: el tiempo necesario para que el Gobierno francés se entere de la respuesta del español, para su publicación inmeaiata en la Prensa parisina y lo que tarden en telegrafiarlo los corresponsales d e la española; por eso es el motivo de nuestra inquietud. Se conocían los hechos salvajes de Casablanca, la impresión producida por ellos en Francia, lo que acordaron sus ministros en Consejo, y necio fuera el que no adivinara que el del domingo, celebrado en Madrid por los de És paña, era la consecuencia legítima de aquél, y quien siga la marcha de los acontecimientos, conociendo los compromisos internacionales adquiridos, podría designar lo que se trató por el Sr. Maura y sus ministros y los acuerdos q u e debieron tomarse, con escasa ó ninguna discrepancia. Y no es un arco de iglesia ni mérito extra ordinario, es lo más vulgar y corriente que puede darse. Kl Sr. Maura, como cualquier gobernante que ocupara su puesto en la presente ocasión no tienen otra línea de conducta que seguir que la que le trazan fatalmente las circunstancias de orden interior y exterior. E n Marruecos se realizan actos de la mayor barbarie contra europeos, entre cuyas victimas h a y españoles; por las circunstancias anómalas que atraviesa aquel país, se tiene la evidencia de no obtener pronta y práctica satisfacción; se sabe de sobra que ios kabileüos de todo el país, si ven impunes á sus fanáticos hermanos, se crecerán y repetirán édlí y en otras partes los salvajes atentados; en Marruecos h a y 10.000 españoles, cuyas vidas y haciendas están comprometidas. ¿Qué Gobierno se cruza d e brazos ante semejante problema? Pero cualquier actitud que se quiera adoptar aisladamente puede ser muy vidriosa por el aspecto que toma allí todo asunto internacional. Para evitar estos conflictos se celebró la Conferencia de Algeciras y se realizaron convenios entre varias Potencias de las que allí gozan de positiva y legítima influencia, y existen, por lo tanto, compromisos internacionales que es indispensable cumplir, so pena de declararse insolventes y condenar á España á un aisíamiento para el que tal vez, ni por sus recursos ni por su situación geográfica indefendida, está m u y preparada. Y sentadas estas premisas, teniendo que proceder enérgicamente, no tanto para vengar á sus nacionales asesinados como para defender á los vivos, con la cooperación de Francia, igualmente ofendida, sabiendo que Inglaterra está á su lado, que Alemania asiente y que facción de su honor atropellado. ¿Qué ha de hacer el Gobierno español? Cumplir el deber que tiene contraído con el pai y coa los demás. Y sentados estos principios generales, que sólo podría negar la pasión política ó el desconocimiento del asunto, se puede asegurar que en el Consejo del domingo se acordó contestar afirmativamente á la consulta de Francia y los detalles importan ya muy poco: que se envíen al lado de los franceses dos, tres ó cuatro buques; que se designen 500 ó 1.000 hombres de infantería de Marina por si es indispensable desembarcar en Casablanca; que esté dispuesta una brigada ó una ó dos divisiones, como aconseja la más elementsd prudencia, j d e igual manera que se hace en la vecina República, todo ello significa poco, ante la idea madre, que, como hemos dicho, es, en esta ocasión, fatal é irrechazable, quiéranlo ó no los que estén al frente de los negocios públicos. ¿Por qué entonces ese misterio, ese silencio en los consejeros de la Corona? Y aquí entran las hipótesis: ¿tal vez las exigencias de Francia traspasan el limite de los compromisos que tenemos adquiridos con todo el mundo? ¿Es que el Gobierno, procediendo con cordura, quiere á su vez fijar los límites hasta donde deben llegar los procedimientos para obtener la reparación debida? Porque si esto ó cosa análoga ocurriese, el silencio observado seria digno del aplauso de todo e s p o l amante de su Patria. Ivos peligros que se ciernen sobre nosotros son muy grandes y de ellos nos ocuparemos en otro artículo en el q u e consignaremos hasta dónde pueden llegar, si la más exquisita prudencia no guía nuestros actos. v FBUPBOYILO I UN M O T Í N E N N U E V A YORK o n defensa de la infanda. Esta mañana h a ocurrido en esta capital un hecho ruidoso, que llegó á revestir proporciones de motín. Exasperada la opinión por los múltiples atentados d é que vienen siendo objeto inocentes criaturas, varias personas creyeron ver en unos sujetos mal fachados á los autores de dichos atentados. 1 utento de Ijmchamiento. Sin pararse á averiguar más, los del grupo atacaron á los sospechosos y cayeron feroces sobre ellos con armas de todas ciases y garrotes propinándoles una fenomenal paliza. Acudió más gente y los recién llegados, apenas enterados de lo que ocurria, descaigaban su ira sobre los indefensos y maltrechos sujetos. Estos intentaron en vano huir, pues fueron perseguidos y acorralados en varias calles. I a Policía interviene. E n vista del monumental escándalo que se había producido, acudieron varios agentes de Policía al lugar del suceso. A duras penas pudieron los representantes de la autoridad oponerse á a q u e j a muchedumbre desenñ- eaada, y tuvieron necesidad de valerse de las armas y hacer escudo con sus cuerpos para proteger á los supuestos criminales. 1 os heridos. Los agentes lograron conducir á un puesto de Policía cercano á los que tan bárbaramente eran perseguidos por la multitud. Casi todos habían sufrido tremendas heridas y contusiones y se hallaban en lastimoso estado; pero los que ofrecían mayor gravedad eran dos italianos, un ruso y un indio. 1 0 más triste del caso es que por las averiguaciones practicadas por la autoridad judicial, se cree que ninguno de los heridos es autor de los críiaeaes que se les imputa. ten lo menos cuatro años en construir barcos del tipo que nos ocupa. Y conste que los japoneses n a n hecho aún BArONA, í 8 N. más que esto y que han logrado batir l record 1 OS obreros que trabajan en la colocación de en este orden, pues m u y reeientemeute, y du la vía doble en la línea férrea entre Hen- rante la campaña ruso- japonesa, u n navio nidaya y San J u a n de I, uz, se han declarada hoy pón sufrió tantos y tan considerables desperen huelga, siendo imitada su conducta por el fectos, que se calculaba que su re aradón en personal de la Compañía de Midi, que trabaja los arsenales japoneses duraría s d s meses, y en las cercanías de Bayona. esto forzando algo la máquina; pues bien, el Los huelguistas, llevando al frente una ban- barco quedó listo y en dlsposidón de combatir dera roja, recorrieron sus obras ta obtener nuevamente, á las tres semanas. de los que aún seguían trabajandd que se unieE l secreto de esto estriba en que los Obreros ran á ellos. japoneses son patriotas antes que ninguna E n vista d e esta actitud, la Compañía h a des- otra cosa, y que el orgullo n a d o n a l m u y j u s t o pedido á todo d personal, quedando paraliza- jr m u y legítimo, les lleva á anteponer d patríodas las obras. tismo á toda otra idea, para lo cual no solo tra lii lililí bajan pronto, sino con intdigeiite c d o y éx- quisita perícia. Nótase también en el TsuiuBa ue losjapo neses han sacrificado la protecdón para auicen las obsenradones que ayer sopló mentar la artillería y es porque entienden que brisa, ora d d Stir, ora dd Oeste. A el fuego de sus cañones es mejor protector que cualquier cosa llaman brísalos Observato- la coraza de sus barcos, á pesar de lo cual no rios. Más sinceros los termómetros, dijeron han renunciado á ella en absoluto, como lo desus nuevos acorazados de que la temperatura había subido á 41 grados muestran seriamente protegidos con 19.000 toneladas, planchas á la sombra y todo d mundo lo creyó por- de acero de considerable espesor. que lo sintió. Lo que no sintió, aunque lo Otra observación digna de ser tenida ea juren franciscanos descalzos, fué esa brisa cuenta por los europeos es la gran confraternide que nos hablan las crónicas. dad que entre la oficialidad de la Marina japoLa nota dd día la dio un desesperado, un nesa reina y, fuera de los actos de servicio, suidda que se dio varios tajos con una na- desde el almirante hasta el último alférez se vaja a i d cuello y d pués se arrojó por un establece u n a franca cordialidad, prueba la balcón á la calle. Kl hombre tenía prisa po- más palmaria de que la disciplina se halla sólimorirse y no reparó en los medios para Uer damente cimentada. la oficialidad es joven, Añádase á esto que gar al fin, al de su existencia, porque se desea eso precisamente, que lo sea y Se registraron, además, un robo, una agre- que se llega á capitán de navio á los treinta y sión y desacato, una desgrada, si desgracia ocho ó á los cuarenta años, edad en la cual h a puede considerarse en estos días de cuaren- sobra de energías y de inidativas, tan aecesá ta y tantos grados caerse en un pozo de rías en quien ejerce u n mando que entraña se agua fresquita, que es lo que le ocurrió ayer ria responsabilidad. La diefensa de las costas en el Japón emana á un muchacho en la calle de Castdló. del TLfií gtmte política habló im poco, no mu- ramo de Guerra; es sabido que esta drmientras en dio, de la cuestión de Marruecos. Sigue no cunstantía varía en Europa, puespor ejemplo, Francia, dándose mucha importancia al asunto, por algunas naciones, comootras, como Alemania, la Marina, lo mismo que la tiene y por lo mismo que la confía á y España, radican dicha d d e n s a en Inglaterra puede damos que rascar. Pero sama con el departamento de Guerra. gusto no pica. A propósito de esto, un escritor ft- ancés hacía Por la noch la calma chicha reinó hasta observadones á un marino nipón, y éste se lien la atmósfera. Madrid tomó la fresca mitó á decir por toda respuesta: no tiene la Esta cuestión, después de todo, como pudo, en los bulevares, en los tranvías menor importanda; en alta mar y en las costas de recreo. Sólo el barrio de Tetuán de las enemigas es donde nuestra Marina tendrá qug Victorias se pasó la noche quemando pól- realizar la defensa d d litoral. POR TUÉOMFO HUELGA EN LA FRONTERA MADRID A L D Í A D vora, cdebrando la fiesta de su Patrona excdsa. ¡Ks uu colmo como otro cualquiera divertirse con fuegos, cuando respiramos fuego pulverizado! tpc Mí pa ACTUALIOAO INFORMACIÓN POLÍTICA l A L E Y E L E C T O R A L H o y enviará d m i n i s t r o de la Gobernación á San Sebastián, para que S. M. lo firme, el decreto d e p r o m u l g a d ó n oe la n u e va ley Electoral. Propónese el Sr. La Cierva que esta ley se promulgue en la Gaceta dentro de esta semana, por haber de transcurrir luego dos meses para su aplicación en las próximas elecdones de concejales. Probablemente e n e s t e Je que ha hecho á San C O R T E G A D A Sebastian d jeft d d Gobierno se tratará de la expedición de SS. MM. á la isla de Cortegada, fijando la fecha en que ha de realizarse. Si, como en un principio se pensó, van allá los Reyes en Septiembre, los acompañará d Sr. Maura. N o sería extraño que este viajé, que los S o beranos harán desde San Sebastián en el Giralda, coincidiese con las maniobras militares de la región gallega en Lugo, á que desea asistir el Eey. OS REYES A LroRTFTí- íAnA BARCOS J A P O N E S E S EN ESPAÑA l a e s t a n d a en aguas de San Sebastián de los f dos acorazados japoneses Tmkuba y Chitose, dan actualidad á cuanto tiene relación con la nación nipona. El tipo de esos barcos es esbelto y elegante; su corte, modernísimo, y las fotografías que de d i o s publicábamos en nuestro número de ayer dan, á primera vista, la sensadón de la ligereza y de la rapidez, cualidades ambas muy apredadas, dadas las condidones en que la guerra moderna se dectúa. E s e Isukuba el barco almirante; en él viaja, en efecto, el almirante Ijuin. Se trata de u n crucero acorazado de 13.000 toneladas, armado con potentísimos cañones. Pues bien, la construcción del navio, incluyendo la de la artillería de que está dotado, ha sido realizada en menos de dos años. -Resultado admirable, sobre todo si se tiene cuenta que ios astilleros d iéiuropa invier- Italia confia RanciajrjpL I Q ft Ja saüs