Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 792 A B C. L U N E S 5 D E AGOSTO D E 1907. O C H O P A G I N A S EDICIÓN i. PAGINA 6 EL CRUCERO ACORAZADO TSUKUBA líL ACORAZADO CHITÓSE BUQUES DE UERRA JAPONESES QUE DEBEN FONDEAR HOY LUNES EN SAN SEBASTIAN teros y medio y cotizan á 268,50. Pero son tan que tiene que pagar el comprador. Se puede era objeto, y saludó á los congresistas y coexiguas las cantidades negociadas que esos decir; por lo tanto, que la doble ha sido barata. mensales. El Ríotinto ha seguido bajando; vale 1.952 y Usa de la palabra después D. Carlos Prast, movimientos carecen de importancia, y sólo significan que hubo algunas necesidades y pierde 79 francos. El cobre, enXondres, ya no ofreciéndose, como diputado y concejal, á trabajar para que sea un hecho la construcción flOLSA DE MADRID El mercado madri- que, para satisfacerlas, así el vendedor como vale más que 85,50 libras la tonelada. del matadero general y prometiendo abogar leño tiene fija la vis- el comprador, han tenido que hacer sacrificios, cerca del ministro de Estado para que sea un ta en la cuestión de Marruecos, que se ha agra- á causa de la estrechez del mercado. hecho lo solicitado por el Sr. Fernández. vado con los recientes sucesos de Casablanca. En representación del alcalde habló luego el ¿Ocuparán aquella población las tropas francoM O- Con las necesidades ERCADOS delegado de Mataderos, Sr. Blanco, y por últiespañolas? ¿Nos veremos obligados á intervedefindemeshacoinmo, el marqués de Vadillo en breves y sentinir en Marruecos enviando allí hombres y gasc i d i d o un l i g e r o e ü tando dinero? Esa es la incógnita que preocupa f o n asistencia de unos 400 comensales se ce- das frases, interrumpidas por los aplausos y al mercado, traduciéndose esa preocupación en lebró ayer en los Viveros de la Villa el ¡vivas! de los comensales, hizo el resumen de gl la baja de nuestro primer signo de crédito. carecimiento del dinero. En landres, el papel banquete con que los gremios de Madrid obse- los brindis y ofreció ayudar en lo que pueda El Interior, que valía 82,50 hace ocho días, á tres meses vale tres y cinco octavos; en Pa- quiaban á los representantes de España en el para el logro de las aspiraciones de los gre- vale ahora 82,45; pero como ha habido una do- IÍS las primeras firmas se han cotizado á tres primer Congreso Internacional de la Carnice- mios allí reunidos. A las cinco menos mimatos terminó el banble de 25 céntimos en la pasada liquidación, la por 100, y las aceptaciones del Banco á tres y ría, celebrado en Hamburgp. baja producida por la incertidumbre que reina un octavo. Siguen aumentando las reservas de Comenzó á la una en punto, ocupando la quete. acerca de las medidas, que piensa adoptar el oro del Banco de Francia. presidencia el gobernador de Madrid, señor Gobierno español, es en realidad de 30 cén- ROLSA DE PARÍS En París ha causado marques de Vadillo; el concejal Sr. Blanco, detimos. un efecto desastroso el legado del Matadero, en representación del Otra causa de inquietud es el alza de los alza d e l cambio español. Nuestro Exterior alcalde; D. Carlos Prast y la comisión que POR TELEFONO francos, que quedan á 14 y han subido 1,20 du- pierde 45 céntimos y queda á 91,80. Si se tienen asistió al Congreso de Hamburgo. rante la semana. El Tesoro vende todos los en cuéntalos 12 céntimos dereport e la liquiAl acto se adhirieron la Sociedad de PescaDOMINGO, 4 S T. días al cambio de cierre, pero la especulación dación pasada, la baja es todavía mayor. I ¿os dores y Pescaderos de Málaga y Cádiz y todos Expediciones escolares. pide invariablemente francos, el día siguiente, Nortes pierden tres francos y los Zaragozas los gremios de carnes frescas y saladas. A las dos de la tarde han salido para di á precios más altos y el alza es continua. ¿Pue- seis; valen respectivamente 262 y 363. Terminado el almuerzo y al destaparse el ferentes pueblos de la montaña 200 niños de de el ministro de Hacienda intervenir en el Esta tendencia floja de nuestros valores es champagne, hicieron uso de la palabra varios ambos sexos, divididos en ocho grupos, y á los corro c pn mayor energía? Muchos lo creen. Sin tanto más denotar porque la renta francesa, oradores y, -entre éstos, el- Sr. Feito, presiden- cuales costea el veraneo la Sociedad Económi embargo, es preciso reconocer que existe una á pesar de los sucesos de Gasablanca, se man- te de la comisión organizadora. del banquete; c a d e Amigos. del País. corriente poderosa dé alza y quizá fuese peli- tiene firme á 95,05. D. Julián Fernández, el Sr. Plaza, presidente También ha salido la expedición, que costea groso que el Tesoro luchara contra ella descaI, a liquidación sé ha hecho en el mercado del gremio de salchicheros y congresistas; don el Ayuntamiento; compuesta de. 300 niños, radamente. parisiense en excelentes condiciones. He, aquí Eladio Antón y D. Tomás Hernández, elogianAlgunos particulares han costeado los equi El negocio va reduciéndose cada vez más. los cambios de compensación y las dobles de do todos la labor realizada en el Congreso y pos y otros gastos. dando gracias al gobernador y á la Prensa por No se han cotizado ningún día, ni las accio- los principales valores: Ambas expediciones han sido despedidas pói nes del Banco Español de Crédito, ni las del Exterior, 92,25 y 0,125; Nortes, 268 y 0,425; su asistencia al banquete. las familias de los niños y numerosísimo pú Hispano- Americano. El Amortizable ha valido Zaragozas, 371 y 0,575; Ruso nuevo, 87,10 y 0,12; D. Julián Fernández, en nombre de la comi- blico. continuamente 102 y las acciones de la Taba- Banco de Méjico, 962 y 1,45; Ríotinto, 1.990 y sión gremial, pidió, entre otras cosas, que le sea calera 403. 2,75; De Beers, 587 y 2,35; Goldfields, 82 y 0,37. concedida á los congresistas la cruz de Isabel I a temperatura. I as acciones del Banco quedan. ¿448 y pierDoce céntimos y medio de report en el Exte- la Católica ó la de Carlos III. Hace ya unos días que el calor va apre den dos enteros; los Explosivos bajan un ente- rior, que compensa á 92,25, y que á ese cambio En nombre de la- Prensa dio las gracias el tando de veras. ro y Yalen 323; los Altos Hornos ganan tres en- produce 4,33 por 100, significan 3,25 por 100, Sr. Atienza, por las atenciones de que aquélla Hoy se hace insoportable. REVISTA FINANCIERA M EL BANQUETE DE LOS GREMIOS BARCELONA BIBLIOTECA DE A B C 322 LAS DOS BARONESAS 323 Max... Creí de mi deber llamar al médico de nuestra familia, el Dr. Piedagniel, una celebridad parisiense, que se apresuró á acudir, y fue despedido casi brutalmente por Mr. d Harblay. ¿Cómo habéis tolerado semejante inconveniencia? -Mr. d Harblay, en pocas horas, había tomado sobre mi hijo increíble influencia... Fue apoyado por Max, que me redujo á l a más completaimpotencia, y me prohibió que hiciese quedar á nuestro antiguo amigo Piedagniel. ¿De qué manera el Dr. d Harblay justificaba, ó por lo menos, explicaba su modo de obrar? -Pretendía tener derecho á continuar solo la curación que había comenzado. -Un médico animado de buenas intenciones, no puede rehusar los consejos y la cooperación de un compañero, cuya edad y saber, experiencia y notoriedad, hacen para él un superior. ¡Esa era la opinión del Dr. Piedagmei; x, a arrogancia de ese mediquill y la absurda confianza ensimismo- -me decía- -me prueban que es ignorante y mal hombre. v ¡Ah! ¿El Dr. Piedagnier decía eso? -Textualmente. ¿I uciano d Harblay os daba noticias diarias de vuestro hijo? -No lo hacía en persona... El ayuda- de cámara de Max era el encargado de darme el parte diario. -Esté doctor singular, ¿ooraba 10 mismo con respecto á vuestra nuerar -No; iba á su cuarto y conversaba eon ella largamente después de cada visita... Sólo una vez vino á decirme que Max estaba curado, alzada la consigna, y que al día siguiente vería á mi hijo. -Cuando Mr. de Tréves volvió á la vida de lamina, ¿os pareció realmente curado? -En cuanto al. físico, sí; pero la parte moral permanecía gravemente afectada. Max estaba siempre nervioso, agitado unas veces, otras triste y concen. trado en sí mismo. Tenía el aspecto de un loco, y por momentos me daba miedo El juez de instrucción era hombre hábil y váríaDa sin cesar la naturaleza de las preguntas, reemplazando en su interrogatorio ló ordenado por lo imprevisto, lo que obligaba á los testigos ó á los acusados, á estar siempre sobre aviso. -Cuando u n o cree en la honiaaez aosoiuta a e xas personas con quienes vive ó que circunstancias especíales acercan momentáneamente á uno, no se piensa en espiar, y ningún pensamiento d e desconfianza se ocurre; pero más tarde, cuando falta ya la fe, el pasado se comenta, es interrogada la memoria y recuerda uno. -JY VOS recordáis? S Í ¿Q, ué pensáis de lasiargas conversaciones aei doctor con vuestra señora nuera? -preguntó. -Pensaba que L, eoniaa, como mi hijo, sufría la influencia üe este nomore. Si por casualidad se atrevía alguno á criticar alguna cosa en la conducta de Mr. d Harblay, estaba siempre dispuesta á tomar su defensa en términos violentos y apasionados. ¿No habéis advertido nada sospechoso; en las relaciones de Mad. de Treces y el doctor? -N o comprendo bien, esta pregunta... Tened la bondad de precisar... ¡No os parecía q u e Mr. d Harblay y vuestra nuera, tenían el u n o para, el otro una simpatía demasiado viva? I ¿a baronesa, después de un momento d e vacilación, respondió con tono de melosa hipocresía: -Comumcaame vuestros recuerdos. -El Dr. I uciano parecía cortado, contrariado, euando veía á mi hijo cariñoso con I eonida... Si Max, en su presencia, cogía la mano de Leonida, se ponía pálido... I eonida misma, el día que supo qué el doctor acababa de ser herido, dio un grito y estuvo á punto de desmayarse; tan grande fue su emoción. ¿Sabíais qué íyir. d Harblay naDia ido á vena. a Suiza? -1,0 ignoraba... Ignoraba hasta que estuviese en Vevey... Como no quería ser acompañada, no, nos había dicho dónde iba... Sabíamos, sin embargo, que pensaba volverse á casar. ¿Por quién lo Sabíais? -Por Mr. Emilio Áuguy, su notario, que de. su parte. nos había. insinuado á mi sobrino y á mí. que dejásemos el chalet en el- término- de- ocho días y nos retirásemos á Chantilly, á una casita que ponía á nuestra disposición, en vista de que mi nuera se proponía casarse de segundas nupcias, en cuanto volviese á I amorlaye. I a baronesa añadió, redoblando su melosa hipocresía: -Esto nos. pareció muy natural. ¿Cómo habíamos de exigir, que Leonidá, á viu edad, permaneciese eternamente viuda... Por otra parte, se mostraba generosa al darnos la casade Chantilly... ¿Podéis decirme cómo estaba hecho. el contrato matrimonial de Mad... de Tréves? -preguntó el juez de instrucción. -Sí, señor. Y la baronesa explico al magistrado lo que nuestros lectores saben. ¿Conocía Mr. d Harblay los términos de ese contrato? -Sin laminenor duda. ¿Estáis segura? -Completa jr absolutamente segura. Mi hijoTe iniciaba en toaos nuestros asuntos de familia, y el día en que el notario Mr. d Auguy vino al chalet á traernos el acta por la cual I, eonida nos constituía á mi sobrino y á mí una renta vitalicia importante, asistía á la lectura de esta. acta Lxvin I a idea de constituir en favor vuestro una renta vitalicia. ha ocurrido á vuestra nuera espoutánéameute ó le ha. sido sugerida? No cabe duda ninguna, que le ha- sido sugerida- replicó la oaronesa. ¿Porquién?