Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 791 A B C DOMINGO 4 DE AGOSTO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 fí t: 5 v LOS SUCESOS DE MARRUECOS CASABLANCA. VISTA DE LAS OBRAS DEL PUERTO. EN EL SITIO PRECISO EN QUE OCURRIÓ LA MATANZA DE EUROPEOS DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL Fot. Rittwagcn. nar sus cajas, provoca escándalos y crucifica Pío X, han sido respetuosos; sensatos, inteli- dado para cultivaría, para perfeccionarla, para gentes. El alma moderna es seria y compleja. analizarla; pero no para crearla; cuanto más honras. ¡Por eso se la teme! Naturalmente, hay como en todas partes, IS 1 breve pontificado de la ciencia toca ya á su ahondan las ciencias, más van despertando á excepciones, que por serlo confirman la regla término. Domina todavía eín el vulgo científi- la noción del misterio; hay en las cosas algo eneral, pues á la fuerza ha de haber de todo: co, en las masas incrédulas; pero las almas de incomprensible, que hay que aceptar, en que APRENSA Asusta verdaderamente la ueno y malo entre tanto diario, semanario, élite, los grandes pensadores, los verdaderos hay que creer. Y tenemos, además, á Jesucristo enorme ola de p p impreso revista ó magazin como se publica en París. Pe- representantes de la ciencia dudan por lo me- y á su Iglesia, un factor nuevo en la vida, hupapel p enor que París arroja todos los días á la calle, y no riódicos serios que no venden su juicio; publi- nos, reconocen los límites de la ciencia, reco- manamente inexplicable, una revolución de sé comprende cómo puede haber tanta gente caciones consagradas á las artes y á las cien- nocen que la ciencia no puede demostrar el es- Vida, una nueva visión de las cosas, una nueva que escriba y tanta que lea, aunque si hemos cias, que gozan de crédito indudable y realizan píritu, lo sobrenatural; pero tampoco puede edición de la conciencia humana, una redende creer á los editores, la gente que lee dismi- ganancias cuantiosas, todo esto lo hay en Pa- negarlo, y aun se ven obligados á estudiarlo, ción, una segunda creación. rís, es cierto. Pero no es menos cierto que exis- aunque no sea más que como un fenómeno, un El Papa es la Iglesia y la Iglesia es Jesucrisnuye de día en día. Pero si la librería comienza á sufrir una gra- te también una Prensa que influye poderosa- hecho: véase si no, con qué ardor, con qué an- to. La misión de la Iglesia es defender en la helo estudian á los místicos. Se acabaron los vida una tradición espiritual. ¿Cuáles son sus ve crisis, el periodismo, en cambio, crece en mente en la opinión y no vacila en apelará importancia; el número de diarios, semanarios, medios reprobables con tal de obtener un bene- días de la idolatría científica, del materialismo títulos, sus pruebas? Los lleva consigo misma, dogmático; cuando todo se ha sometido á una con su existencia, con su historia, resumen de revistas y magasines aumenta sin cesar, y las ficio positivo. tiradas alcanzan cifras casi fabulosas. 1,0 repito, hay de todo, y repasando hoy los crítica severa, tenía que llegar el turno á la la Humanidad; diecinueve siglos de cristianisY hay periódicos para todas las ideas, para títulos de todas las publicaciones que ven la ciencia misma. Y luego, por otro lado, sabios mo y otros tantos de pre- cristianismo. defender todo género de intereses y para pro- laz en París, me he convencido de ello. Hay de reconocida competencia, literatos, filósofos En cuanto queremos tomar en serio la vida, curar toda clase de negocios. Al fundarse un periódicos euya existencia nos es absoluta- se han convertido al catolicismo y han dicho en cuanto se nos revela la. vanidad, el vacío de palabras inquietantes, agudas, doloridas, que la ciencia abandonada á sí misma, nos sentimos periódico ó una revista se busca antes el pú- mente desconocida y que no es posible adiviblico, se hacen cálculos, se reglamenta la pro- nar con qué medios cuentan para sostenerse; obligan á entrar en sí mismos á los más radi- llamados, empujados al seno de la Iglesia. El paganda y se cuenta, en una palabra, con to- hay revistas, cuya lectura interesa á tan esca- cales... ¿Por qué. las cuestiones religiosas apa- que oyó de niño sus lecciones, no. puede olvidos los ingresos lícitos ó ilícitos que han de so número de lectores, que no se comprende sionan y obsesionan hoy á los espíritus? dar jamás aquéllos años de felicidad. ¿Por qué los políticos jacobinos de Francia, Las cosas de la Iglesia tienen un caráctei contribuir á su sostenimiento. cómo viven... El público se ha acostumbrado á la idea de Y una, sobre todas, me ha sorprendido. Es que están manejando hoy el ateísmo délas eterno, una atracción, profunda, una virtud saque todo trabajo ó favor valgan dinero y no una publicación semanal dedicada á los ora- masas, se empeñan en meterse con el régimen natória y medicinal, una caliente afinidad cqn se asusta poco ni mucho ante los grandes chari- dores sagrados, y no publica más. que sermo- interior de la Iglesia, en deshieratizarla, en las necesidades de la vida, un alma de: cariño tages ó las campañas de! ruido y escándalo. Por nes, pero no sermones recogidos en la cátedra laicizarla? Que la dejen en paz, si no cuenta, y de piedad... La Iglesia, al definir sus dogmas la caja de un periódico parisiense hade pasar sagrada, sino originales. Cada semana publica si no es una fuerza viva. no hace más que defender su fe, su tesoro, su todo el que necesite algo de este periódico, ya un sermón, original é inédito, consagrado á De Pío IX á Pío X va más de media siglo, depósito, áel que vivé; defiende á su Cristo, sea para acreditar sus negocios, para llamar la cada uno de los santos y santas que figuran pasando por León XIII, y én ese tiempo la ló- defiende á su Dios, su jerarquía, sus Sacrameu- atención de las gentes con reclamos ó para sa- en el calendario la semana siguiente, y así los gica de las ideas se ha ido acercando cada vez tos sagrados... Que no hagan de Cristo, el Hijo tisfacer su vanidad con noticias y bombos. Y sacerdotes no tienen quehacer más que apren- más á los fundamentos de la fe y de la razón, de Dios, una creación subjetiva de las geneallí han de ir á comprar con dinero lo que del derse de memoria el sermón que necesitan á la esencia misma del catolicismo. Pío IX raciones cristianas; que no hagan de Dios na periódico necesiten, el cómico y el banquero, pronunciar. La redacción anuncia que se en- -condenó el naturalismo pblíticoTreligioso le- mero postulado del alma; que no hagan de los el médico y la modista, el teatro y la gran em- carga de hacer trabajos exclusivos á precios vantando tempestades en las almas, que salían dogmas un símbolo ininteligible, un índice de presa financiera. ¡Todos! convencionales. ebrias de la revolución. León XIII vio venir el- la acción; que no hagan de los Sacramentos Esto, después de todo, es lícito. Las que ya A mí se me ha ocurrido que éste puede ser, peligro y llenó sus tiempos de crisis honda una mera. evocáisón de la presencia de- Diosen no son tan lícitas son ciertas campañas, de las en España, un negocio lícito y honrado, por- con previsiones é intuiciones de genio; él fue nosotros; que no bagan del cristianismo y de que la Prensa francesa abusa, pero no temáis que hay que suponer que el que lo intentara el que preparó el catolicismo social, la reno- la Iglesia un mon- ento de la evolución univerque el público, al ver claramente el interés, no sería ningún- tonto, y se daría el caso de vación de la filosofía tradicional, esta época de sal... La Iglesia 1 3 se aviene á que le volatiliproteste y se indigne, abandonando la suscrip- que fueran aprendiendo, las mismas cosas, á vitalidad y renovación interior ppr que está pa- cen sus dogmas y su vida profunda en... las palideces y pesadillas de una. vaga religiosidad, ción ó no comprando más el periódico, para un tiempo mismo, los oradores y su devoto sando hoy el catolicismo, y significar su disgusto. Nada de eso... Si un pe- auditorio, Pero entretanto, el protestantismo liberal y dé un panteísmo religioso. riódico español cualquiera hubiese alquilado Sin contar con que ahí la publicación podría el criticismo neokantino había penetrado y haLa Iglesia defiende ala vida y á la sana rasus columnas para tratar asuntos como el de abarcar más amplios horizontes haciéndose bía hecho estragos en poderosas inteligencias zón. Que queden en pie los conceptos funCasa- Riera hace poco tiempo y el de Chaumic- proveedora del Congreso y del Senado, de los católicas. Lo que había hecho Kañt en Filoso- damentales que sirven de base á. una firme é Las Combes ahora, rio tendría un solo lector, Municipios, Academias y Sociedades y, en ge- fía, eso ha pretendido hacer Loisy en Teolo- integra! visión de la realidad. La Iglesia defisi es que continuaba publicándose todavía. neral, de todos aquellos lugares donde está re- gía, separar la ciencia de la religión, que se ne y hiere de rechazo la ciencia, pero es la Aquí el periódico que lo hace aumenta la tirada glamentada la Charla Nacional, suministrando desconozcan, que la fe se entregue á sus sue- ciencia que se sale de sus límites y se mete ácada ruidazo de éstos, que se procura no se á los oradores discursos arancelarios, intei na- ños é intenciones, mientras la crítica deshace con lo absoluto, lo sobrenatural. La Iglesia, al sabe cómo. cionales, de presupuestos, de cuestiones socia- los fundamentos históricos y racionales del verse atacada y en peligro de disolución, se reY los periódicos están alojados en palacios les, etc. etc. ya en, piro, ya en contra y acom- cristianismo; la noción del dogma queda fal- concentra y hace refluir la sangre al corazón, espléndidos, la costosa maquinaria se renueva pañados de una primera y una segunda rectifi- seada entre sus manos, tocada de cien vicios se refugia y se arma de su esencia viva. é inmuy aumenta constantemente con los aparatos cación, y hasta dé varias interrupciones opor- esenciales: relativismo, evolucionismo, agnos- table y descarga sus golpes sóbrelos temeramás perfeccionados, el servicio telegráfico con- tunas. Sería una manera original de poner un ticismo, simbolismo, inmanentismo, etc. rios reformadores, sobre los influidos por el sume millones, los redactores cobran, sueldos poco de talento al alcance de aquellos que no Y llegó el momento en que el Papa tuvo que protestantismo, sobre ese dilletantismo católico exorbitantes y el número se vende á perro lo tienen, se les instruiría y de paso ejercita- alzar su voz: Y Pío X condenó en 65 proposi- que anda jugando con cosas muy serias, esos chico. rían la memoria... ciones los errores del relativismo teológico, po- malos hijos que con aires de piedad y de cari ¿Cómo se realiza este milagro? Habréis oído ¿No les parece á ustedes que es una idea? niendo en ese acto una firmeza cristiana, una ño aconsejan á la Iglesia que se suicide, y que decir que con el anuncio, con el reclamo, con sencillez é intensidad apostólica, que ha im- quieren permanecer en la Iglesia á pesar de la JOSÉ JUAN C A D E N A S la gacetilla pagada. ¡No lo creáis! presionado hondamente la conciencia moder- Iglesia... Que no vengan diciendo que la IgleParís, Julio. El milagro se realiza en Francia explotando na. Ha sido una palabra liberada, ha devuelto sia ha matado las hermosas iniciativas de profrecuentemente campañas de escándalo, aprola razón á sí misma, ha puesto en la calle al greso y renovación del clero joven y de la juTRIBUNA LIBRE vechando la debilidad de un momento de un protestantismo, que ise nos quería meter en ventud católica... No es esa la verdadera jupersonaje cualquiera, envolviendo entre las casa, á ese kantismo suicida, que ha examina- ventud. Es una juventud maleada, saturada de finas mallas de un complot bien urdido á do la razón, ha analizado el pensamiento, pero influencias enemigas de ¡kantismo y protestanun hombre de negocios ó á un político. ¡Si eslo ha falseado, lo ha rodeado de sombras de tismo, un movimiento de crítica y de estudios tos periódicos hubiesen agarrado campañas ENOVACION, NO El mundo está to- muerte y ha roto el hilo de la tradición. positivos que tiene un vicio de origen, que como la del estampillado ó las acciones libera ¿Y qué significa el Syllabus? ¿Un modo de está hecho sin nosotros y contra nosotros, que DISOLUCIÓN davíamoyUenode das de la Azucarera... ¡A estas horas la Azucaprejuicios, muy ig- pensar? ¿Una filosofía, una exégesis, una so- debemos rehacer y enderezar por cuenta prorera se había tenido que declarar en quiebra, norante de lo que es catolicismo y vida cristia- ciología? No. La misión de la Iglesia no es en- pia... Se comprende el extravío en almas adoy Cayo del Rey estaría pidiendo limosna en na, para hacer justicia y dar todo su sentido á señar Filosofía, ni Ciencias Naturales, ni So- lescentes, ávidas de novedades, que salen de la puerta de San Luis, que es un lugar muy la palabra del Papa. Estamos muy lejos de ciología. El Papa, al definir, ni hace ciencia, ni nuestros centros sin formación sólida... Pero concurrido y bien acreditado! aquellos tiempos de cristiandad, de comunión niégala ciencia, ni ignora la ciencia. La mi- luego vienen los años de tomar en serio el No, nuestra Prensa es honrada, y por eso la viva y devota con el Pontificado, en que la Igle- sión de la Iglesia es más honda, más sagrada; cristianismo, el sacerdocio, y volver á la discidesprecian constantemente políticos y nego- sia educaba las almas y organizaba ios pueblos. es una misión trascendente á las cosas- huma- plina, á la luz, á la robustez virgen del catoliciantes. Msta Prensa francesa, cae violentamen- Pero las cosas han variado mucho. Los co- nas; no las ignora ni las desprecia: las supera. cismo... El clero joven entiende bien al Papa, te- sobre todo lo que es negocio, y atenta á He mentarios, de. la Prensa en general al acto de La vida, la. -naturaleza, el espíritu se nos. ha y ha acogido sus palabras... con. un vivo sentí A B C EN PARÍS EL NUEVolsYLLABliS