Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID. V I E R N E S 2 DE A G 0 3 T 0 DE 1907 NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS) g) 8 H gf m 1 nnL. Un m fpm UIL áf n H- W Sfk nmtmL n 3 su n. eewiH 7 H e n r a l g l a s se calman en e! acta COB Yalerolina Monreal, m s eficaz qtie la antipirina é inofensiva. Madrid; Gayoso, Lletget. Barcelona: Andrea, Üriaeh y Vidal y Rivas. CRÓNICA U N Í V E R J L- o I L U S T R A D A j j mM NÚM. 789. m m m m 2. É P O C A r? mr iHir Jmr Medicamento de Familias f toda clase de indisposiciones del tubo digestivo EMPLf. AR adoptados T Av de R. O. por el- Ministerio d Marina y por el de Guerra Los recomíiRdan indiscy- tibies auti ridades medical Celebran con entusiasmo tus efectos cuantos los usaros Se ixñitan y falsifican sin resuitade FARMACIAS Y DROQUEeitlAS DEL UN A. DELEYTO. JEREZ BODEGAS OE ALMACENADO Y EXPORTACIÓN Los delicadísimos vinos de esta nasa, procedentes de los mejores viñedos jerezanos, criados y conservados con asombrosa f escrnpnlosa pureza, son universalmente conocidos y apreciados Montadas las bodegas al sumo de perfección con cuantos ado lantos se requieren para la mejor vinificación, la pulcritad y esmero que se emplea en todas las operaciones es también motil vo para que sean generalmente visitadas y se consideren come modelo y únicas en Jerez que reúnen tan especiales condiciones. Entre los numerosos y variados tipos de vino, tiene esta casa el excelente Tónico- Jerez, producto único en el mundo como gratísimo reconstituyente para todos los enfermos y eonf vaiecientes, por delicados que éstos sean. A DELEYTO. -JESRÉZ 2 I Í A F R O N T E R A Para anunciar e n l o s peri dicos con economía, pídanse precios y tarifas gratis á U PRENSA 3.000 STorteamericanas rápidas por cuenta de l a f t t b r l c a P r e c i o s bar a t o s HEIL ADOBAS. UTEBíSlIilOS DE 3 0 CIUíA. B A T B R I AS p a r a c a s a s d e cami o desd e 4 5 p t a s 91 AQUIM AS DB H A C E R CAFB d e s d e 5 5 cents. A R M A RlOSfresqneras. I ámp a r a s y faroles p a r a Jardfn y c a m p o Antig u a liampistería de M a r í n 12, P l a z a d e H e r r a d o r e s 13 (e s q u i n a á S a n F e l i p e Keri) SORBETERAS C a r m e n 18, l.o Teléfono 123. LOS SALICILATOS ía VIVAS FÉIIE 2 H 0 AN 8 E EN TODAS LAS Hay i m i t a c i o n e s qn ú n i c a m e n t e s e p a r e c e n e n el n o m b r e á c s í e p r e p a r a d o q u e e s e l r e c o m e n d a d o p o r l o s m é d i c o s y el a c r e d i t a d o e n t o d o e l m a n d o S o n fhlsiflcadas l a s c a j a s q u e v e n d e n c o n e t i q u e t a r o j a y l e t r a b l a n c a LAS DOS BARONESAS Tapas paza la enouadernaoión de esta novela SOGiEDAD GENERAL VALE número 123 GENTE MENUDA Tapas parala encnadernaoión del tomo de 1907 INDISPENSABLE A LOS VIAJEROS Y HOMBRES DE NEGOCIOS Annnm de España Esta S o c i e d a d admite anuncios, reclamos y noticias para todos los periódicos de Madrid, provincias y extranjero. Ofrece á los anunciantes é industriales combinaciones de publicidad en condiciones de precio excepcionales. Envía tarifas á las personas que las pidan. SE ADMITEN ESQUELAS PETRO Contiene en el acto la da del pelo y fortalece m tsdxt desinfecta y limpia la cabeza disolviendo la caspai perfuma y suaviza el cabello facilitando el peinado, y cura la calvicie la pelada y demás enfermedades parasitarias del enero cabelludo VALE número 188 RETRATOS Un certificado del Laboratorio iVlunlcipal de JWadrid. que acompaña á los frascos, garantiza que el Petróleo Gal es absolutamente inofensivo y no puede inflamarse. Premiado con medallas de oro en las Exposiciones de Higiene de Paris y Londres. DesconOese de las imitaciones. PARA LA MUJER Y LA CASA Tapas para la enotiader- I nacióa del tomo de 1907 I DE DEFUNCIÓN Y ANIVERSARIO VALE número 1921 CORRESPOHDEHCIA PARTICULARSS 6 y 8 ALCALÁ, 6 y 8 Teléfono 517 -MADRIDfotégrafo PARA LOS SUCESOS DE CASABLANCA C OM E N R I O S Aunque es de supouer -TM- -TM que las notisxas recibidas en Tánger por los fugitivos de Casablauca fuesen relatadas con los cristales de aumento que provocan el pánico, y que al ser transmitidas á J uropa recibiesen más fantásticas prop rciones, es indudable que el atropello cometido por los kabileños reviste gravedad infinita. No se trata en este caso de repeler las intrusiones de u n extranjero, que los indígenas de Marrakés podían alegar en espera del asesinato del desgraciado médico francés; ni de la colocación de las antenas del telégrafo sin hilos dentro del territorio de sus kábilas, que invocaron hace meses, hasta que obtuvieron una crecida indemnización para retirarse á sus tierras sin realizar las amenazas que ahora han ejecutado; el pretexto han sido las obras del puerto de Casablanca fuera del territorio de su tribu, y que sólo les puede, afectar en dos sentidos igualmente favorables: el poder vender más caro sus mercancías y comprar más baratas las ajenas. N o hay moro que no conozca este hecho, y ese moro que invocaría la guerra santa cuando alguien atentara á sus principios religiosos, ó se entremetiera en el territorio de ese kábila para perjudicarle, ¿no harían lo que han hecho en Casablanca motu propno y sin que nadie les hubiese impídsado a ello con engaños ó con dádivas? ¿Quién puede hacer tal locura? Quien desconozca á Marruecos no acudirá á semejantes medios; quien le conozca, sabe que una vez el moro en revuelta no distingue más que dos clases de hombres: creyentes y reprobos, y que la nacionalidad de éstos les es indiferente. Por otra parte, la Conferencia de Algeciras aclaró las diñcultades, y explicaciones posteriores y compensaciones, que habían de satisfacer los más acres disgustos, han hecho desaparecer los resquemores, que ambiciones ó pretericiones hubieran podido engendrar. En el camino de las hipótesis, lo ocurrido en Casablanca bien pudiera tener esta génesis. -no hay cosa más perjudicial que el exceso de celo de algunos agentes diplomáticos: ¿quién sabe si alguno sembró entre los moros la semilla de u TÍeíefmrnadas reformas eran contra la seguridad de los marroquíes, contra sus propiedades y su religión? Posible es que al protestar con amenazas del establecimiento del telégrafo sin hilos, que les dio por resultado los centenares de duros que les regaló el incapaz gobernador de Casablanca, hayan querido reetir la suerte, y que el bajá, no accediendo su pretensión, ni tomando medidas enérgicas Sara reprimirlos, haya sido la causa mediata e la catástrofe. Pero sea cualquiera el origen del brutal atropello de Casablanca, el hecha es real, efectivo y mana sangre que se haya exagerado, que los muertos no sean diez, sino ocho, ó menos, no por eso se ha de negar su importancia. Si, como se acordó en Algeciras, la policía shef iriana estuviese funcionando, es posible, casi seguro, que el salvaje acontecimiento no se habría verificado. 1 -no fxmciona esa policía? Por el Sul- CUPÓN C INÜMEEO O a MUJER VIA GASA CEMENTOS Y PORTLAND DE ¡I. AS M E J O R E S M A B C A 8 Veráscopo Gderz vendo ocasión. Magdalena, l, pl. de 11 6 M, POYALES. OLOZAGA, 3 tán no ha sido; él ha accedido á todo; por dinero tampoco, porque el Banco del Estado funciona ya, y las autoridades dependientes del Sultán han abierto en ía Alcazaba de Tánger la Escuela de sus Jefes y oficiales, enseñados por jefes y oficiales de los Ejércitos francés y español. De esta catástrofe no se puede hacer responsable á Muley Abd- el- Aziz; precisamente, en los instantes en que sus tropas tienen rodeado ya al célebre Raisuli, jugándose su crédito, porque el rebelde es un sherif de gran respeto en la región del Norte de Marruecos. No es cuerdo lanzar acusaciones, ni recomendar medidas antes de enterarse bien de lo ocurrido, como parece que opinan algunos periódicos franceses, que piden el bombardeo de Casa Blanca, es decir, la destrucción de las propiedades de infinitos extranjeros, víctimas de bárbaros salvajes, que desde el interior del país verían llenos de gozo la ruina de los odiados infieles. Hay que esperarla narración exacta d e los hechos, investigar el porqué, y prepararse para la reclamación que haya de hacerse y las medidas que hayan de adoptarse para obtener la justa reparación que exija el agravio y evitar que ios hechos se repitan. Y meditada la resolución llevarla á cabo sm precipitaciones históricas; pero decididamente, sin retroceder, con el empeño tranquilo del que cumple con su deber, cueste lo que cueste. No son los intereses legítimos que tenemos en Marruecos, ni la defensa de id. ooo españoles que allí viven, ni locos ensueños de engrandecimiento lo que hemos de defender, es que si abandonamos todo eso abandonamos nuestra tranquilidad y nuestra independencia No es el testamento de Isabel la Católica lo que abandonamos, sino los consejos del gran Cánovas del Castillo. FBLIFBOVILO M A D R I D AL DÍA sangrientos sucesos allí desarrollados, sino de que haya casunto para discutir sobre la mesa de los cafés, en las tertulias de los bulevares, en los intermedios de las veladas de la Expos i c i ó n d u r a n t e el curso del presente y asfixiante verano. El tema se presta á discusiones, de las que tanto gustan por aquí. Anoche quedaron ocupados Tetuán y Tánger, por los españoles; Casablanca y Mogador, por los franceses; habían salido tres Ejércitos, uno francés, otro intaliano y otro español para distintos puntos de Marruecos, con objeto de invadir el Imperio y comérsele por sopa, y en fin, uno de estos días quedaría realizado el testamento de Isabel la Católica, ¡que ya es hora de que los albaceas hagan las particiones! Todo, por supuesto, según la imaginación de algunos comentaristas madrileños que entre vaso de horchata y bock de cerveza arreglan el mundo en un periquete. Ese fué el asunto del día. Ya no nos interesa eso de las mondonguerías del Ayuntamiento que, según el alcalde, van á hacer bajar el precio de la carne, aunque hasta ahora, seguimos pagándola cara, y ya nos cpntentaremos con que no pare esto en que tengamos que pagarla más. dónde cae Y hacia mucha gente, Casablanca? -preguntaba ayer regocijándose, no de los f otros la Indo- China? Ese es un país que nosotros consideramos malsano. L o s japoneses sentimos repugnancia instintiva por los países calurosos. Será esto un poco raro, pero es verdad. Nuestras islas del Sur, las que se encuentran entre el Japón y Formosa, son poco pobladas por eso precisamente. Con las Filipinas mantenemos relaciones comerciales hace tres siglos. Jamás se nos ha ocurrido establecer allí una colonia japonesa. ¿Por qué? Porque hace mucho calor en aquel archipiélago. ¿Pensar en la Indo- China? Tenemos bastante que hacer en Corea y en la Manchuria. Decir que querríamos la Indo- China porque abre las puertas á la China del Sur. es otro absurdo. Para hacer algo en China- -terminó diciendo, -hoy, creedme, hay otros caminos mejores que seguir. ¿Y los rusos? -terminó preguntando el periodista. -Estamos muy bien con ellos, iníinltamente mejor que antes de la guerra. Y ellos también se hallan muy bien dispuestos en nuestro- -w- i- -mwiiniii favor. Estamos todos seguros. No hay el meuna nueva guerra. I J N A CONVERSACIÓN nor peligro de almirante su conversación con Concluyó el gran perspicacia y el CON EL ALMIRANTE una frase que revela supráctico del temperaespíritu eminentemente IJUIN mento japonés. POR T Bl. -Nosotros queremos que se nos cptique. PARISj I 4 M Esto nos sirve de gran provecho. Antes de la Le Journal pvLhlica. una interesante conversa- guerra última, Rusia nos criticaba mucho. ción con el almirante japonés Ijuin en Brest. Esto nos hizo mucho bien, porque nos hizo Tratando de la situación creada á los Esta- adelantar. dos Unidos y al Japón por los sucesos de San p Francisco de California, se ha mostrado muy cauto, diciendo que la Prensa de s u país se LA INFANTA muestra callada, contrastando con las vehemencias que ostentaba en vísperas de la guerra DOÑA ISABEL con Rusia. I o que prueba que no existe ese espíritu francamente hostil que se pretende ver VAI. EHaA, i S T e n e l Japón contra los americanos. Pero en seguida, contestando á uña pregun- I á infanta Isabel salió esta mañana, á lat ta del periodista sobre los serios motivos de diez, del hotel Continental, dirigiéndose ¿comflicto entre las dos naciones á propósito de la iglesia del Patriarca, donde oyó misa a n t e la reliquia del beato J u a n de Ribera, fundador la situación de Corea, agregó: -Es posible que algunas gentes sin respon- del templo y e l colegio de la misma orden. Luego trasladóse S. A. á los cuarteles de Casabilidad y sin autoridad nos hagan oposición en laquel país. Hasta se dice que los delegados ballería, presenciando en el picadero ejercicio coreanos que han ido á la Conferencia de I a hípicos que practicaron algunos oficiales. Sirvióse un ¡uncA en el cuarto de estandartes. H a y a lo han hecho por cuenta de un gran peDe allí marchó la Infanta á la fábrica de riódico americano. ¿Es cierto? Yo no lo sé; pero abanicos de Prior, donde las obreras la vitoeso se ha dicho. D e todos modos, son esas cosas pequeneces rearon, entregándola como recuerdo un presin importancia y sería ciertamer te excesivo cioso abanico de cabritilla, concha y marfil. Por último, estuvo la egregia dama en la fáhacer responsable de ellas á la Gran Repúbrica de muebles de Feliu, recorriendo los tablica. -Se dice- -le interrumpió su interlocutor- -lleres. El Sr. Feliú regaló á S. A. un reclinatoque si ustedes se apoderasen súbitamente de las rio macizo de caoba. En una de las dependencias aisladas de esta islas Filipinas y Hawai, las escuadras americanas, desprovistas de toda base de operaciones, fábrica trabaja en la construcción de su nuevo no podrían, sino muy difícilmente, ir al Extre- invento- -aparato volador- -el Sr. Fola. autor de la hélice bicocéntrica. mo Oriente. S. A. entró un momento en el reservado, y- ¿Pero os podíais imaginar que tan á la ligera se puede emprender una guerra contra el Sr. Fola explicó la teoría en que basa su un coloso famosísimo, que, si quiere, puede nueva invención. construir barcos y más barcos? No; sería una ide a demasiado absurda. ü s p e r a n d o á S. A. -Para nosotros- dijo el periodista francés- Mañana, á las diez, llegará en tren espe no tratándose de esa Indo- China, lo demás nos cial por el ferrocarril central de Aragón la ines indiferente. fanta doña Isabel, que ha mostrado deseos de- ¿lya Indo- China? -contestó el almirante, visitar esta histórica ciudad, espesáalmente el sounendo. ¿Qué interés va á tener para nos- castillo, el circo romano y el punto en donde Ni nos preocupa que el crimen de la calle de Tudescos siga en el misterio, á cambio de que el de Alarcón llegue á resultar que el autor no fué el suicida, ó de qite la mujer muerta á palos por su amante muriese de cualquier modo menos asesinada. Con la Policía que disfrutamos no tendremos frío, y bastante tendrá ese Cuerpo con ocuparse de sucesos como los de ayer: un suicidio consumado en el puente de Toledo, otro frustrado en la calle de Velarde; un accidente del trabajo en la estación áel Mediodía, resultando tres heridos. Falleció la mujer herida días pasados por su amante en el paseo de los Melancólicos. No hubo política, afortunadamente. Marchó á San Sebastián la Mesa del Congreso, y hoy ó mañana lo hará la del Senado; ¡pero volverán! Bl calor no apretó tanto como en días anteriores, aunque trajo lo suyo, y así transcurrió el primer día del mes d e Agosto, sin otra novedad. B s decir, por la noche hubo Novedades. Inatuguración de la temporada en el teatro de este nombre.