Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 785 A B C. LUNES 29 DE JULIO DE 1907. O C H a P OINAS EDICIÓN PAGINA 5 de doblegar la cerviz aute un abuso que nunca se ha debido permitir, debe usted dar una prueba de su energía viril, y llamando al contratista decirle esto, vía á vis: O acaba usté ese derribo sin más prórroga, y sin retrasarlo un solo día por virtud de algún ardid, ¡ó lo termino yo, dándole un golpe con la nariz, puesto que siendo tan larga para algo me ha de servir! MANUEL SORIANO awa E n todo el día no ha dejado de recibir visitas y telegramas el Dr. Machado. POR TELÉGRAFO La redacción de O Mundo le h a entregado La boda del ex director general de Agricul- medallas de oro y plata, conmemorativas del SAN PETEftSBUROO, 2 8 8 N tura y diputado por Burgos, Sr. Alonso Martí- acto. n los Centros oficiales se tuvo hace días nonez, con la señorita de Sauraell, que hubo de Los despachos que de todo Portugal ha reticia de que en los astilleros de Neya e suspenderse el 20 por enfermedad del novio, cibido son innumerables. estaba tramando un complot revolucionario. se celebrará ho 5 lunes, á las doce, en la iglesia La Policía ha disuelto los grupos de alumAdoptadas todas las medidas necesarias esta del Asilo de Huérfanos del Sagrado Corazón. nos de escuelas y colegios, cuyo número aumañana, fuerzas de Policía, protegidas por un mentó extraordinariamente á la puerta del regimiento de soldados, cerraron los astilleros, El miércoles, festividad de Sai. I jiíacio, celebran sus días la señora de D. Alejandro Pidal, la egregio repúblico. con objeto de impedir en absoluto, tanto el acmarquesa del Rafal, los marqueses de Monteceso como la salida. hermoso, Camarasa, Ribadavia y Palmerola, y Realizado esto, la Policía practicó un minuEXPOSICIÓN los Sres, Girona, Tabuyo, Pidal, Peñalvér, cioso registro, que dio por resultado el hallazMartínez Campos y Fernández de Henestrosa. DE INDUSTRIAS go de gran cantidad de cartuchos y folletos revolucionarios. sta noche se celebrará, á las nueve y media, En el pueblo de Almazora, de la provincia Varios obreros, que habían un concierto ejecutado por la aplaudida dirse de los astilleros antes de conseguido evade Castellón, ha fallecido D. Manuel Vivanco, que fueran cerdistinguida personalidad del partido couser Sociedad que con tanto acierto dirige el maes- cados, dispararon algunos tiros desde una casa tro Villa, con el siguiente programa: vador. Primera parte. Marcha de las antorchas (Me- próxima sobre la Policía. Ninguno hizo blanco. Había sido diputado á Cortes, alcalde correCuando los soldados, advertidos de lo que yerbeer) Serenata de la Sinfonía en re (primegidor de Jere? y gobernador civil de Málaga ocurría, cercaron la casa, los agresores jhabían ra vez, Sgambeta) Palria, overtura (Bizet) y Barcelona. Segunta parte. Caisse Nbisetíeres (tcha. iko vs- desaparecido. ¿o s penódicos de Valencia, llegados ayer, ki) vals de Ainne Marcel (SaintSaSns) iii dan cuenta de que h a recibido el espada RaTercera parte. Preludio de la ópera Coiomfael González, Maehaquito, un telegrama noti- ba (Makenzie) aria de la Suite en re (Bach) Bu- P O P L A S DEL LUNES. ficándole que su esposa h a dado á luz, con toda que fantasma, overtura (Wagner) EL ETERNO DERRIBO felicidad, u n a hermosa y robusta niña. A la terminación del concierto, Elvira Agus- Madrid, veintiocho de Julio. tini, l a extraordinaria y simpática ciclista Carta que en romance vil aérea, hará sus peligrosos ejercicios en el ca- i iirige al señor alcalde ble, y entre ellos ejecutará la dificilísima pasa- 1 m vecino de Madrid. da, titulada La ciega, que consiste en hacer el trabajo con los ojos vendados y cubierta la caSeñor alcalde primero. beza con una capucha de lana y el cañón que ti querido don Joaquín: disparará en el centro del cable; es asombrosa l naufragio del Maña TeresaPronto hará tres años justos Del relato del capitán Kindelán, que ayer la seguridad y arrojo de esa artista, hoy predi ue u n a mañana de Abril, publicamos, reproducimos las siguientes líneas, lecta del público. le esas que á nuestros poetas descripción de la escena fielmente reproducida tanto han dado que decir, en nuestro primer grabado de hoy: tras los muchos expedientes A las siete y media de la tarde, la barquilla TRAGEDIAS DEL HAMBRE i ue se estilan por aquí, OR CABLE se inundó por completo. Como en ese estado i inos con gozo empezado LONDRES, 1 8 4 T no me podía servir más que de estorbo, decidí derribo de San Gil, abandonarla y con mi chaleco salvavidas me q r o d a una familia h a desaparecido bajo el culificio ya ruinoso lancé al mar. chillo de un padre desesperado. 1 los tiempos de Tarik. Mi propósito era ganar á nado la costa de Viéndose en la miseria y no hallando trabajo) ixé plaza- -exclamamos todosIbiza, que divisaba perfectamente. ni recursos, un señor Moss h a degollado á su q u e van á hacer allí, Pero bien pronto comprendí lo difícil de mujer y á dos hijos suyos, u n niño de cinco iin edifícios magníficos, esta empresa, porque el globo, impulsado por años y una niña de seis, y se h a suicidado él in espléndido jardín! el viento en dirección contraria me arrastraba después cortándose la yugular. Una plaza semejante con él. BX padre no tenia mia de treinta afios. iio la tendrán ni en París Llevaba escasamente media hora nadando Gloria á nuestro Municipi. cuando divisé el casco de un vapor. Hice señas, LAS HUELGAS EN FRANCIA ¡ue en un rasgo varonil sjrité desesperado. Ni me vieron, ni me oyeron. logró llevar á la práctica El barco se alejó y yo quedé de nuevo a mer. iquella idea feliz, ced de las olas. que ya acariciaba en sueños Kffi TELIORAFO prntierro de Benot. PARÍS, 8 9 N i l inolvidable Prim! Por separado damos noticia detallada del Hurra por el Municipio sepelio del ilustre D. Eduardo Benot. En el ce- Telegrafían de Saint Dier, departamento de que ha ganado en buena lid menterio civil obtuvimos la instantánea que Puy- de- D 5 me, que un grupo numerosísimo laureles y simpatías formado por más de i.ooo obreros zapateros publicamos en el presente número. que habrán de repercutir declarados en huelga, intentaron unirse para en la nación española realizar una manifestación con los papeleros desde el Júcar hasta el Sil, sindicados que también se hallan en huelga. desde la Coruña á Cádiz, La Policía, advertida del intento, decidió imPOR TELÉGRAFO desde el nadir al cénit... pedirlo cortándoles el paso. DOMINCO, 8 6 T Pero han pasado tres años, Los huelguistas arrollaron á los agentes, y tres, que parecen tres mil, como en auxilio de éstos llegara un escuaU omenaje á un tribuno. V el ya famoso derribo Prohibida por el Gobierno la manifesta- drón de gendarmes, los revoltosos los recibielún está sin concluir, ción pública que ea honor del Dr. Bernardino ron á pedradas, hiriendo gravemente al capiMachado habían organizado para boy los pro- tán que mandaba la fuerza y levemente á vani se sabe para cuándo fesores y alumnos de todos los centros docen- rios soldados. se le habrá de ver el fin. tes, con el concurso de las más importantes Se puede saber qué pasa? En vista de que ios gendarmes eran impoentidades de Portugal, el homenaje se h a te- nentes para contener á los alborotadores, cada Me lo quiere usté decir? nido que verificar en otra forma. Cuándo demonios se acaba vez en mayor número y más envalentonados, Cuantos querían rendir testimonio de admi- se envió un regimiento de Cazadores, que dio vi derribo de Sau Gil? ración y simpatía al ilustre catedrático y polí- una carga á la oayoneta. o no digo que haya tongo, tico han acudido ordenadamente en pequeños ñamarán ó cosa así, Los huelguistas huyeron, pero rehechos al grupos á su casa, saludándole, dejando tarjeta poco rato, comenzaron á levantar barricada. jiorque eso ya no se estila o dando fe con su firma. en las calles. entre la grey concejil. Los organizadores aconsejaron prudencia á Pero como el tiempo pasa Se han pedido con urgencia tropas dp reios grupos, para evitar la intervención de la fuerzo. y todo está igual allí, fuerza pública, en acecho. y yo creo que no es caso La situación es muy grave. D E SOCIEDAD RUSIA E E A TELEGRAFÍA $1 N HIELOS Y LOS ALEMANES i OR TELaORUO BERLÍN, l 8 9 M NUESTROS GRABADOS E Parece confirmarse la noticia que atribuye á un Sindicato de capitalistas tudescos el propósito resuelto de adquirir la mayor parte de las acciones de la Compañía Marconi, que están hoy en poder de ingleses, á fin de arrebatar á la Gran Bretaña, con la incautación de tal sistema de comunicaciones, el predominio queUa adquirido en el campo de la telegrafía sin hilos. El valor de las acciones qUe posee la Compa nía aludida no baja de 8.625.000 francos. Para comprender el valor del intento de los tudescos, baste saber que la Compañía Marconi tiene establecidas 22 estaciones en Inglaterra 2o en Italia, 19 en el Canadá, siete en los Esta dos Unidos, una en Holanda y una en Montenegro, y además dispone de muchísimos barcos de guerra y h a instalado sus comunicado nes en muchos barcos mercantes. LOS ESTRAGOS DEL CALOR POR TBLEORAFO PARÍ! 1 8 5 T TIROS Y BARRICADAS I os horribles calores de este verano están ha cieudo más víctimas que ningún año. De Nueva York telegrafían q ue la temperatura en aquella ciudad es asfixiante, singular mente en los barrios obreros, donde el caloi está haciendo estragos enormes. Por no poder sufrirlo, ha perdido la razón y se h a disparado un tiro, muriendo en el act un rico fabricante de puños y sedería de Lyoíi llamado Ernest feimon. También Mr. H. Rogers, que está al fíente del Standard dil Trust ha caído en su escritorio con una congestión, l) ajo la influencia 4 A k temperatura, y está gravísimo. LISBOA I ABC I Publicará mañana su interesante extraordinario de modas LA M U J E R Y LA CASA, dedicado á las señoras. DIEZ CÉNTIMOS EN T O D A E S P A Ñ A BIBLIOTECA DE A B C 308 LAS o e s BARONESAS 305 La pantomima del mudo significaba claran- nif- -A nadie... no se sabe... -Es menester saberlo. ¿Cómo? -dijo la mirada de Santiago- -Corre á Coye sin perder un minuto... Ve a üusciu Í, 1 cLor... Que venga alinstante... al instante, ¿me entiendes bien? ¡Es preciso... Lo quiero... Tráelo contigo... Santiago Habert inclinó la cabeza y salió. Al llegar á Coye se dirigió á casa del médico, levantó el aldabón, y le dejó caer dos veces seguidas. El agente de policía vino á abrirle, y le preguntó con voz ruda: ¿Qué queréis? Sorprendido de ver esta cara desconocida, el mudo se quedó parado. -Vamos á ver, ¿qisé queréis? -repitió el agente; -no se trata de mirarme con esa cara pasmosa, sino de responderme... Santiago sacó su pizarra y escribió; Pregunto por el l r. d Harblay... ¡Ah, sois mudo! Santiago hizo un signo afirmativo. ¿Y qué queréis al Dr. d Harblay? El mudo cogió la pizarra y escribió: onde Quiero que venga en seguida conmigo al chaCet de Lamo le esperan. -Muy bien: ¿y quién le espera en el chaletit Lamorlaye? Bli ama, la barouesa de Tréves. -Volved los talones, buen hombre, é id á decir á vuestra ama la barouesa d e Tréves que ol Dr. d Harblay no puede ir á verla, por la excelente razón que está en manos de la justicia. Santiago estnvo á punto de perder el sentido al oír estas palabras. Quedó un instante como etrificado. Después quiso volver á escribir, volver á preguntar; pero el agente cerró la puerta bruscamente, y el mudo se encontró solo en la calle. Con ademán de loco llevó las dos manos á su frente, mojada por el sudor; después volvió á tomar el camino de Lamorlaye Mad. d Harblay no lloraba ya. Sus ojos parecía como si se hubiesen secado á favor del interno fuego. Su rostro era de mármol; El agente cerró todas las puertas, retiró de las cerraduras todas las llaves, y se volvió junto al gendarme. La pobre madre se encerró en su cuarto, y alU, cesando de contenerse, cayó de rodillas delante de una imagen de la Virgen, y anegada en lágrimas, exclamó: -Yo muero. Virgen santa. ¡Vos que habéis sido la madre de los dolores acudidme! ¡Tened compasión de mí! ¡Tened piedad de mi hijo! LXV 1 eonida esperaba ía vuelta de Santiago Habert con angustiosa impa ciencia. Cuando ovó el ruido de sus pasos en la escalera, corrió a abnr. INO rs. ípiraba: los latidos de su corazón la ahogaban. S UiUago entró. T e a í i ci roGtro lívido y las facciones descompuestas. Ü u a mirada sola hizo oompreuder á Mad. de Tréves aue la traía u n a mala noticiA Inútil nos parece decir que Mr. Auguy no había hecho esperar uu solo mo mento á Mad. de Tréves en cuanto supo que estaba en la oficina. -Venid, querida señora- -le dijo, cogiéndola de las manos para llevarla á su despacho. -Tomad asiento aquí, á mi lado. -T e n í a muchos deseos de veros, amigo mío- -repuso Leonida. -Tranquilizadme en seguida, por Dios, pues vuestra carta, breve y vaga en demasía, me h a causado mortales inquietudes... ¿Por qué me habéis aconsejado que saliese d e Vevey sin pérdida de tiempo? -Porque suceden cosas raras en el chalet de Lamorlaye. ¡Cosas raras! -repitió Leonida asustada. -Sí. ¿Cuáles son? -Fui al chalet hace trc. ¡ias para participar á la baroue, sa i i m u lación. ¿Ha manifestado intenciones de oponerse á mi voluntad? -De ninguna manera. No tiene más remedio que someterse á ella, y no lo ignora; no es de ella de quien se trata. ¿De qué se trata entonces? ¡Explicaos... ¡Tengo miedo! -Cuando, después de haber cumplido mi misión, iba á retirarme, llegó al chalet la justicia. ¡La justicia! -exclamó Leonida asustada. -Sí; el procurador de la República, un nicjdico, un juez de paz y agentede Policía. ¿Qué iban á hacer allí? -irO que yo he oído es esto: Y el notario repitió, casi palabra por palabra, lo que había sido dicho delante de él. Mad. de Tréves representaba la viva imagen del azoramiento. -Pero, ¿qué creen? -preguntó con voz extinguida cuando el notario hube acabado. -Parecen suponer que vuestro marido, el barón Max, no h a muerto de muerte natural, ¿Entonces se nabia cometido un crimen? -Eso dicen. I eonida se puso lívida. ¡Están locos! -exclamó. -Un crimen es imposible. ¿Quién había de atentar contra la vida de Max y con qué interés?