Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 784 A B C DOMINGO 28 DE JULJO DE 1907. OCHO PAGINAS EDICIÓN- PAGINA 3 GUADJX. FALLECIMIENTO DEL PRELADO DE LA DIÓCESIS ENTIERRO DEL OBISPO D. MAXIMILIANO FERNANDEZ. FALLECIDO REPENTINAMENTE Fot. Chsvarino. D EDUARDOBENOT pT spaña lia perdido itno de sus hijos más pr. e claros, y del que con maternal orgullo puede sentirse justamente satisfecha. D. Eduardo Benoí, el insigne literato y aomftic de ciencia á un mismo tiempo, acaba de abandonar este mundo, teatro de sus luchas, no por la ambición personal, sino por el saber, por el adelanto, por el bien ajeno, por cuanto juego nobie, digno y juste Pocos ignoran que Benot nació en Cádiz. Atraído por vocación irresistible, se consagró desde sus primeros años a! estudio, y cultivó más tarde todos los ramos del saber, en los que brilló siempre cual estrella de primera magnitud, como lo prueba el extenso y variadísimo catálogo de sus obras: Arquitectura de Jas lenguas, Prosodia castellana y versificación, Diccionario de asonantes, consonantes y frases, Gramática general, -Examen crítico de la acentuación castellana, Diccionario deideas afines, Gramática francesa, inglesa, italiana y alemana, Errores en materia de educación. En el umbral de la ciencia, Aritmética general, Errores en matemáticas. Aprovechamiento de las fuerzas del mar, etc. etc. quiera había de sentirse necesariamente cauti- not profesaba la opinión fundadísima de que vo en las redes de su no estudiada sencillez y todo aquel que en sus conversaciones habla su afabilidad. ¡Quéadmirable niño de ochenta sólo de hechos aislados y personales, i e la y seis años! Masque los destellos deslumbra- perdiz que le sirvieron tal día en determinada dores del talento y del saber, brillaba en aque- fonda, dei frac qtie estrenara con motivo de cuál solemnidad, etc. etc. sin elevarse jamás lla frente la serena aureola de la bondad. No estuvo, sin embargo, exento de sus picar- á generalizaciones, es irremisiblemente tonto digüelas. Relataremos una, en la que tuvimos ide capirote. Y á él, quedas! opinaba cayó la participación directa, y hasta complicidad. Be- visita diaria de wn buen señor que no se con tentaba con menos de c: nco ó seis ñoras de pláticas tan instructivas como las mencionadas, durante las cuales ¡claro esta! se paralizaban nuestras tareas. El paciente y bondadosísimo Bénot iba poniéndose ya sombrío, hastáJque su ingenio le sugirió una feli ocurrencia. Escribió á su visitante, pidiéndole prestadas. parit tación (por escrito) ¡Ay. Sr. Benot! yo le coi npzco á usted muy bien y sé que no necesita usted de tal suma. Seguramente quiere usted favorecer á algún timador que trata de engañarle. Si para usted fuesen, volando irían parr. allá las 4.000 pesetas. Réplica de Benot: Está usted en un error lastimoso; se trata de 1 mí y muy de mí. No tarde, pues en enviarme el dinero. ¡Ay, Sr. Bériot! ¡Si me lo hubiese usted dicho hace dos días... Precisamente, ayer tuve que hacer un depósito... etc. -Santo- remedio! ¿Habrá necesidad de agregar que el ameno visitante no volvió á parecer? ¡Con qué candorosa fruición recordaba siempre D. Eduardo esta estratagema! Quien haya conocido á Benot durante los últimos años de su vida en la voluntaria reclusión que así propio se impuso, y que interrumpía tan sólo para asistir á las sesiones de la Academia de la Lengua, sin vista casi, achacoso, no ha podido adivinar al hombre enérgico, de complexión robusta, que había dado á la educación física tauto, por lo menos, como á la intelectual. Fue Benot jinete consumado, gimnasta como pocos, tirador de armas insuperable y elegantísimo: en el florete sobre todoj difícilmente encontraba rivales dignos, de él. Tales dotes físicas no fueron nunca temibles en hombre tan excepción alíñente bondadoso. Fue algo así como si Dios hubiese dotado al cordero de las fuerzas del león, ó á éste de la mansedumbre del primero. Voluntad rectilínea para el bien, carácter enérgico hasta la infiexibilidad cuando llegaba la ocasión, la conciencia de la propia superioridad le contuvo siempre eu los límites de la humildad y de la prudencia. Imposible de todo punto continuar: la emoción nos lo impide... Escribimos estos renglones cuando aún no ha recibido tierra el cadáver del amigo entrañable, del varón justo, por tantos conceptos digno de admiración. Segurísimos estamos de que España entera llorará con nosotros. No, la Patria no olvidará á uno de sus hijos más ilustres. ¡Descansa en yaz. maestro incomparable! José TORRES REINA y. una necesidad apremiante, 4.000 pesetas. Contes- Jamás procuró adquirir título académico ninguno; sólo se preocupó de saber y de que sus conocimientos fuesen útiles á los demás. Como su maestro, el gran Alberto Lista, poseyó en grado sumo todas las aptitudes del espíritu humano, desde la poesía más ingenua y sencilla hasta la ciencia más abstrusa y complicada. Prosiguió la importante labor educativa de su maestro, en el colegio de San Felipe Neri, fundado por aquél en Cádiz hacia los comienzos del pasado siglo, y que dio á España una pléyade brillantísima de hombres eminentes en todas las esferas de la actividad humana. Sabido es que Benot defendió siempre é inmutablemente en política las avanzadas soluciones democráticas del apóstol de la federación española, el insigne Pi y Margall. No nos proponemos trazar una biografía completa y minuciosa del español ilustre que acaba de morir. Nos unieron al venerable anciano vínculos de estrecha amistad y afecto inquebrantable, nos sentimos hondamente emocionados en estos momentos, é incapacitados, por consiguiente, para toda labor que exija estudio y prolijidad. Discípulo de Benot el que estas líneas escribe, pasó en su intimidad la mayor parte de su vida, y hasta fue modestísimo auxiliar suyo en muchos de sus trabajos, muy principalmente en la refundición y ampliación de susGramáticas extranjeras, que, por encargo suyo y bajo su dirección, llevó á cabe. Tantas horas de trato íntimo, tantos años de labor asociada, fueron suficientes para aquilatar la pureza de aquel carácter, cuya esencia estaba constituida por el altruismo, la modestia y el desinterés. Quien se aproximaba á Beuot una vez si- f EL EXCMO SR. D. EDUARDO BENOT FALLECIDO AYER E. N MADRID Fot. M d. avilla v Hallo f p precisión, Jia trasla, íajo su almacén de la al de ia Victoria, Z, ú la tic Preciados, 10, entresuelo. La i SlPffpt Fábrica lo Mojes de