Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOMBRO 782 A B C VIERNES 26 DE JULIO DE 1907: OCHO EDICIÓN PAGINA 5 jrecio de entrada 50 céntimos. Se pondrá e D. José Luis Eguía, y aec sit, dofia Luz Gómez DIMISIÓN scena la preciosa ópera del maestro Mascagy D. Antonio G. Labarga. Cavalleria riisticana, habiendo hecho los gasEn el Para el día 29 se anuncia el matrimonio de os Sres. de caballeros, el Jurado, compuesto de DE UN GENERAL ios necesarios para presentarla eon la mayo) Mateos, García, Castro- Lés, Luengo y la bella señorita doña María Rodríguez Mella- santamaría, adjudicó el primer premio á don propiedad posible, y la gran atracción Elvira POR TELÉGRAFO do, sobrina del ex ministro D. Andrés, con el José Luis Éguía, y el segundo, á D. AntoPARÍS, z 5, 4 T. Agustini efectuará sus arriesgados ejercicios catedrático de la Universidad Central, D. Al- nio G. Labarga. 17I general Michal, ministro del Consejo Su- en el cable á gran altura, tte con tanto aplaufonso Retortillo. so viene ejecutando 3 que la acreditan comr Todos los patinadores de amóos sexos que premo de la Guerra, ha dimitido Era el colaborador más directo dei general artista simpar. Se encuentra enfermo uno de los hijos del lomaron parte en las difíciles pruebas del Con, Nagran, y no ha querido seguir en su cargo conde de Romanones, cuyo restablecimiento urso, realizaron verdaderas maravillas. Al acabar el espectáculo, que estuvo ameni- después de haber dimitido aquél. deseamos. JIRA CARLISTA zado poruña banda de Ingenieros, se- verificó Ha salido para Burgos el notable y laureado el sorteo y entrega de los regalos que estaba! 0 R TELÉQRAFO pintor D. Marcelino Santamaría. MORELLA, iS, 8 N. nunciado. LOS REYES A AUSTRIA El público salió muy satisfecho del festival, -e ha verificado la jira de la juventud car POR TELÉGRAFO En el balneario de Urbermága de Ubilla ha que es de esperar se repita en años sucesivos. b lista. PARÍS, 2 5 8 M. iallecido el digno magistrado del Supremo don Los concurrentes á la jira han entrado y saIldefonso López Aranda. omunican desde Viena á Le Gaulois que en ldo de la población aisladamente. el mes próximo visitarán oficialmente en Han concurrido unas 80 personas. El día 29, festividad de santas Brígida y MarHofburgo los Reyes de España al emperador ta y san Faustino, celebrarán sus días la prinde Austria, con quien permanecerán cuatro cesa de la Gran Bretaña, las marquesas de la días. LAS PALMAR, l í 1 0 M. Vega de Boecillo, Aranda, Mérito y Aguiar; las TOARA PASAR EL RATO. señoras de Sarthou, Patino, Icaza y Mesa; se- A yer tarde, la Asociación de ía Prensa obseñoritas de fosada y Ozores y de Mendoza y quió con una jira ca Jpestre al Sr. Sán- ENVENENAMIENTOS POR MEL 1 TON GONZAEsteban. chez Moguel. LEZ MADRILEÑOS Á nuestro querido compañero en la Prensa enDespués de servirse un espléndido almuerzo el hotel Inglés, se realizó la D. Antonio Casero le ha extirpado un quiste histórica ciudad de Galdar (hoy excursión á la p n el café económico que existe en el númeDos dioses. villa de unos con éxito satisfactorio el reputado médico don 5.000 habitantes) situada al Norte de la isla y ro 21 de la calle del Mesón de Paredes, Enrique Dupuy. al Oeste de la montaña, y en un lugar feraz y propiedad de D. José Balaguer, ha sido decorojo pintoresco y abundante en manantiales que misada por el inspector del Laboratorio munianaranjado vierten sus aguas hasta la misma orilla del cipal, Sr. Carrascosa, una caldera de 71 litros JV l ARÍNOSJAPONESES EN mar. amarillo de capacidad, provista de un ingenioso meca y 4 verde El Sr. Sánchez Moguel visitó con detención nismo, cuyo objeto es el de facilitar al servicio PARIS azul los lugares históricos, especialmente el sitio de Inspección muestras de café para el análiPOR TELÉGRAFO PARÍS, í 5 4 T. añil donde se alzó, cuando los Reyes, de aboríge- sis de distinta clase del que se sirve al público violado Los oficiales de la división japonesa, fon- nes, el palacio de estos Monarcas, los guanar- que concurre á dicho establecimiento. En el interior de la cafetera existe un pedeada en Brest, han llegado esta mañana á temes, cuya corte fue esta ciudad. Regresará el Sr. Sánchez Moguel á la Penín- queño reeipiente tubular, que se vacía por la París. misma llave de aquélla, según se abra ésta a l a sula el día 30. Sencillito. PARÍS, 2 S, 6 T derecha ó á la izquierda, debido á dos taladros Esta mañana se celebró en el Elíseo el alque tiene en el macho: uno que se pone en comuerzo con que el presidente de la República municación con el depósito fraudulento, y otro ha obsequiado á los oficiales de la Marina jacon el verdadero. De manera que se persona ponesa, venidos á esta capital. en el café el inspector de subsistencias, y á su Mr. Fallieres brindó felicitándose por la vivista se le facilitan muestras de café normal, sita, que considera como preludio de relaciomientras al consumidor se le sirve café endulPOR TELEGRWO nes más estrechas aún, para mayor beneficio zado con sacarina, según se ha comprobado. PARÍS, 25, S T. de la paz. Del decomiso se levantó la correspondiente Telegrafían de Brest que el Consejo de gue- acta ante el señor teniente de alcalde del disLe contestó el embajador japonés, el cual agradeció la acogida tributada á los oficiales rra marítimo ha. fallado hoy la causa seguida trito de la Inclusa, habiéndose venido en conoque han venido á expresar los sentimientos de contra el capitán Barbin, comandante del cru- cimiento del engaño, debido á manejar persorespeto y simpatía del Japón hacia Francia, cero Jean Bart, náufrago, comq se recordará, en nalmente el inspector químico en el acto de sentimientos hoy más profundos que nunca á la co ta occidental de África, cerca del cabo una visita, la llave de la cafetera, observando, Juby, por haber chocado contra unas rocas. raíz del acuerdo recientemente concertado. con la sorpresa que es natural, daba una vez- El Consejo declara culpable de impericia al café endulzado y otra no. capitán Barbin y le condesa á la pérdida de mando durante tres años y á una indemnizaLA ESCUADRA Cosa que se rinde. ción al Estado, equivalente á los perjuicios POR TELÉGRAFO materiales que suponen la pérdida del buque. EXPOSICIÓN SANTANDER, sS, J T. Sillas, mesas, butacas, DE INDUSTRIAS A caban de entrar en este puerto los buques camas, veladores, arma déla escuadra de instrucción, Pe ayo, Exu oy, á las nueve y media de la noche, se cerios, etc. etc. EL CIRCUITO tremadura y Princesa de Asturias. lebrará función de moda en la Exposición B l Pelayo enarbola la insignia del almirante de Industrias, con un concierto por lá SocieDE LOS ARDENNES dad que dirige el maestro Villa, con el siguienMorgado. 1 AS SOLUCIONES EN EL NÚMERO DE MAÑANA El tiempo es revuelto y los buques fondea te programa: POR TELÉGRAFO ron en la bahía. Primera parte, Damas noruegas (Grieg) seLA BASTOGNE (BÉLGICA) íí, 10 Al. gunda parte, Suite andaluza Bretón) tercera SOLUCIONES CORRESPONDIENTES Calida de los automóviles. Goldmark- Serenata AL NUMERO DE AYER A las cinco de la madrugada, en presencia parte, Sakuntala (overtura) dioses en el Walhall L FESTIVAL DEL FO- de una asistencia poco numerosa, se ha dado (Saint Saens) Entrada de los En Albacete: U N CORTE ACERADO. Zapatería: U N PAR DE BOTAS PESPUNTEADAS. MENTO DE LAS ARTES salida á 23 coches que forman parte en la rue- (Wagner) A la terminación del concierto, la aplaudidí Pregunta: ¿T E APETECE ACEITE DE CAUDETE? Con asistencia de numeroso y distinguidí da automovilista, ñamada Circuito de los Ar- sima artista Elvira Agustini, simpar ciclista Manera de poner á otro: D E VUELTA Y MEDIA. público se verificó anoche en el Recreo Sala dennes. aérea, ejecutará sus arriesgados ejercicios en manca el festival organizado por la Sociedaí pjl resultado. el cable, á gran altura, que tantos aplausos L El Fomento de las Artes. Conócese oficialmente el resultado final proporcionan. El orfeón de la Sociedad interpretó admira- de la carrera. Con estos atractivos es seguro se vean aque blemente escogidas piezas, y en los intermeLlegó el primero Moore Bravangon, que em- líos hermosos paseos, sitio predilecto del pú CARRERAS MILITARES dios se verificó el concurso de patinadores. Ob pleó en el recorrido seis horas, catorce minutos blieó, á ser posible, más concurridos que d tuvieron el primer premio de parejas la seño- y treinta y dos segundos. costumbre. F u e n c a r r a l 3 (véase 8. a plana) rita María Luisa del Rivero y D. Juan Ruiz; el Mañana sábado se celebrará en la Exposión Botonaduras, alfileres y sortija; El segundo, Koolhoven, y el tercero, L e segundo, la Srta. María Josefa Baldásano Guinnest. Jtt. GOSZAUÉZ. Ittoiiíera. 32- -de Industrias una función popular, siendo e DE SOCIEDAD El Sr. Sánchez Moguel COMANDANTE DEL BART CONDENADO HO ACADEMIA TÉCNICA BIBLIOTECA DE A B C 304 LAS DOS BARONESAS 301 ¿Qué deseáis, señores? -balbució. -Teñe la bondad de dejarnos entrar y os explicaré los motivos de nuestra Pened visitas- dijo el agente. La anciana señora dejó el paso libre á los hombres y cerró la puerta; después, su actitud parecía decir: -Estoy esperando... El de policía sacó un papel de su cartera y continuó, presentándolo á la madre del doctor: -Haced el favor, señora, de enteraros de esto. LX 1 V adame d Harblay tomó el papel de manos dei agente, y al recorrerlo con la vista, se puso muy pálida. ¡Dios mío! ¿Qué significa esto? -exclamó apoyándose en un mueole para no caer, por lo fuerte de la emoción. -Venís por orden del procurador de la República á vigilar esta casa, mientras el juez de paz venga onerlos sellos... -Sí, señora- -respondió el de policía. -Pero, ¿á que viene esta orden incomprensible... ¿Cuál es la causa de esta incalificable medida? -Señora, yo nada sé y nada puedo deciros... Me dan una orden y obedezco. ¿Qué ha hecho mi hijo, qué he hecho yo para que se apoderen de nuestra casa? ¿Por qué se nos trata de sospechosos ó de criminales? El agente repitió: -No sé nada. Mad. d Harblay cruzó las manos con desesperación. -Señor- -balbució sollozando, ¿qué dolores mé están reservados en mi vejez? ¿No me será permitido morir en paz? Después de esta corta crisis de desaliento y dolor, la madre desconsolada volvióse otra vez la mujer enérgica, y haciendo un esfuerzo heroico, dijo con aparente calma: -Pstá bien; no se resiste á la ley... Cumplid vuestra misión; posesionaos de esta casa. Yo no soy el ama; la casa es vuestra. ¿Dónde se encuentra el despacho de vuestro señor hijo? -Allí- -respondió la anciana señora, señalando una puerta. El agente abrió esta puerta y entró én el gabinete. -Aquí me quedaré- -dijo- -esperando al juez de paz. -Sois muy dueño. -Tengo un favor que pediros, señora. ¡Un favor, es decir, una orden que darme! -Que cerréis con llave todas las puertas, exceptuando la de la cocina y la ae vuestra habitación, y me entreguéis las llaves. -Seguidme y las recogeréis vos mismo, -Sí, señor; había estado en su casa aigunos días antes de mi marcha para entregarle diversas substancias necesarias á su botiquín y le di parte de mi próximo viaje. ¿Sabía que teníais un ayudante? -Si, señor. ¿Sabía que este ayudante se emborrachaba? -Lo ignoro; pero nada de particular tendría que lo supiese. -Y sabiéndolo- -concluyó el juez de instrucción- -pudo muy bien aprove charse de una hora de embriaguez para hacer preparar el brebaje mortal. A esto nada tenía que responder Mr. Qodelot. Dejáronle marchar, pero el juez de instrucción se quedó con el registro para unirlo á las otras pruebas del delito. El magistrado no tenía ninguna duda con respecto al crimen. Según él, lo repetimos, el Dr. Luciano d Harblay había envenenado al barón Max de Tréves. -Ninguna duda es posible sobre este particular- -se decía- ¿Pero qué interés le habrá inducido á cometer este asesinato? Este punto estaba obscuro. Las declaraciones de los testigos lo aclararían, sin duda. 33 ra menester esperar la vuelta de la joven viuda del barón y el encarcelamiento del doctor. Merced á los consejos de Mr. Auguy, nuestros lectores saben que la vuelta iba á ser inmediata. Con efecto, á los dos días, Leonida y Luciano llegaban juntos á París. Mad. de Tréves, muy preocupada y muy inquieta, quiso ir inmediatamente á casa del notario para pedirle la explicación de su carta. Al subir á un coche de plaza para hacerse conducir á la calle de las Pirámides, dio la mano á Luciano y le dijo: -Amigo mío, hasta muy pronto; pero esperad dos letras mías para venir al chalet; quiero hablar antes. Santiago Habert debía transportar el equipaje de Leonida de la estación de Lyón á la estación del Norte, y esperar después de haber telegrafiado al chalet para que enviasen un carruaje á esperar la llegada de todos los trenes. Luciano, con el corazón oprimido, se separó de Mad. de Tréves. se fue con Santiago Habert, lo dejó á la puerta de la estación y subió á un compartimiento de primera clase. Tres cuartos. de hora después bajaba del vagón en Coye y tomaba, pensativo, el camino de su casa. No le faltaban más que cien pasos para llegar. Una puerta, por delante de la cual pasaba, se abrió. Salió un gendarme y le dijo, saludándole: -Señor doctor, ¿tendríais la bondad de entrar un momento... El médico no podía adivinar el terrible golpe que le amenazaba. ¿Para qué? preguntó. ¿Hay algún enfermo? -No, pero el cabo, que os ha visto pasar, tiene algo que deciros. -Es que tengo prisa de abrazar á mi madre. -No será cosa de mucho tiempo. -Voy allá