Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMIRO 7 ABC. V I E R N E S 26 D E JULIO D E 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 LA FIESTA DEL APÓSTOL SANTIAGO EN MADRID X MISA DE CAMPAÑA EN EL PICADERO DEL CUARTEL DEL CONDE DUQUE BANQUETE DE OFICIALES CELEBRADO DESPUÉS DE LA MISA Fots. Goñi. EL CACHEO í n cuanto hay en Madrid un par de riñas al aire libre como consecuencia de los excesos del vino, la autoridad, sabia y previsora, ordena el registro general en los bolsillos del transeúnte, de tal á tal hora de la noche. Toda persona de modesta indumentaria que vive ó se aventura por los barrios humildes, se ye entonces registrada en mitad del arroyo- -sin qme le valgan sus prote stas ni sus buenas palabras- -y desposeída del terrible instrumento cortante ó detonante que acaso lleve para su propia seguridad. Cierto que por las calles aristocráticas no se practica el registro, ni que tampoco lo padecen las personas vestidas con elegancia; pero ni entre ellas ni en tales sitios suelen registrarse esos hechos sangrientos que justifican la medida autoritaria. Hay á veces, en ese otro mundo, sucesos que tienen cierta remota semejanza con los que lamentamos entre la gente pobre; mas ellos presentan siempre un honroso aspecto que les pone á salvo de toda sospecha criminosa. Y fuera. también inútil buscar en los bolsillos las armas que emplean sus protagonistas. Van siempre guardadas en sus cajas ó metidas en sus fundas correspondientes. Este excedo de celo de la autoridad, que sólo se produce por temporadas, como las epidemias, suele ser motivado por las reclamaciones de algunos espíritus humanitarios que se alarman justamente con la repetición del crimen por el crimen, menos grata, en verdad, que la del arte por el arte. Yo también suscribo sus lamentos, si bien me, separo, más por, conviccion que por espíritu regional, de su perenne juicio condenatorio para la villa y corte. ¡Seamos justos, señoresl Triste cosa es el crimen del día, y fuera admirable que no ocurriese ninguno en los trescientos sesenta y cinco del año. Pero no por que ocurran debemos propa lar el espanto de la criminalidad matritense, que en una estadística comparada resultaría menos vergonzosa dé lo que se supone... Quinientos mil y pico de habitantes hay en Madrid, más algunos miles de población flotante y transeúnte. ¿Será mucho que aparezca un hecho diario, ensangrentando la crónica de sucesos... Hay temporadas limpias de toda mancha, con permiso de los citados alarmistas, y otras, en cambio, demasiado trabajosas para los jueces de guardia. Pero si en vista de la prolongada normalidad no nos creemos auto- taria. Pero la navaja, como la Esfinge, nada rizados para asegurar que sea Madrid una su- contesta, plegada y escondida, á quien solícito cursal del Paraíso, tampoco debemos colabo- y previsor la interroga. Cierto que el uso de raren la sospecha de que aquí viven los here- una hoja afilada ya se conoce y se supone; deros de Caín, cuando hay materiales para, lle- pero ¿y si en vez de hundirse en humanas carnar un número extraordinario de Los Sucesos- -nes sólo pensaba cortar en rajas unos pepinos, En el justo medio está la. virtud. Me permito por ejemplo... Puestos á prevenir, deberían recordar está receta filosófica á los panegiris- recogerse también los bancos, las sillas y las tas del sistema preventivo, en cuyas lamenta- banquetas que, á veces, se esgrimen con imciones descansa la autoridad para ordenar el pulsos homicidas; y cachear 1 las bocas, para cacheó A los policías encargados de tan des- quitar los dientes que, en ocasiones, hacen agradables menesteres no hay que recordarles sangre; y cortar las uñas, que también algunas nada, por si cualquier recuerdo perturba el están afiladas en demasía... ¡Aunque mejor sebuen orden de sus servicios. Si en ellos persis- ría cachear el vino! ten y sus éxitos se prolongan, tal vez los ten- Temblemos, entretanto, si estas órdenes epigan en cuenta los delegados de la Conferencia démicas llegan á ser constantes- -como fuera de la Paz. Pues quienes logran desarmar á los más justo; -temblemos por la industria de Alvecinos de ún barrio, llevan mucho adelantado bacete, por las fábricas de Toledo, por el ya casi para conseguir el desarme europeo. extinto y antes famoso gremio de cuchilleros de Si las disposiciones gubernativas no tuvie- la villa y corte... Pero seamos lógicos. Tan perran esa sequedad y concisión propia de los judiciales, por lo menos, como los delitos que reglamentos, podría intentar el ciudadano pa- lamentamos, son esos otros que se cometen en cífico defenderse del odioso registro con una sitios y locales casi, casi, ideológicos; en las interpretación de la ley, que parece muy sutil Cámaras, por ejemplo... ¡Qué se cachee á los y alga paradójica, aunque acaso no lo sea... señores diputados y senadores para quitarles No me refiero á la naturaleza misma de la pro- discarsos, proposiciones y votos que pueden piedad secuestrada, sino al local donde el se- resultar verdaderamente criminales... cuestro se efectúa... El trajo, nuestro traje ¿no ANTONIO PALOMERO puede considerarse como una dependencia más del propio domicilio? ¿No es una prolongación dé nuestra, morada... I, a Naturaleza sólo ha permitido á ciertas especies de animales que ERUPCIÓN VOLCÁNICA lleven su casa á cuestas, lo que les ahorra no POR CABLE pocos disgustos y sinsabores; pero si á nos. LONDRES, 7. S, C) M otros no se nos obliga á ese arrastre perpetuo, TJl Daily Mail publica hoy un cablegrama: fese nos concede, én cambio, la facultad de si- chado en Sidney comunicando noticias mularlo... Así nuestra cartera y los bolsillos de recibidas de las islas Tonga, según las cuales nuestro chaleco son departamentos dé la caja se están produciendo en aquella región viofamiliar, y los bolsillos interiores de la ameri- lentas erupciones volcánicas desde hace quince cana nos sirven como cajones de la mesa de días. despacho. I a ley los ampara, castigando á Créese que se está formando una nueva isla. quien osa penetrarlos sin permiso; y acaso algún día estime como robo con fractura el que se efectúa mediante el rasgado de nuestras prendas... ¿No puede considerarse, por lo tanto, el registro personal, en plena calle, como un p 7 n la Prensa castellana leemos quejas de varegistro domiciliario? Ai legisti I ardua sentenza. rias comarcas castigadas por la sequía. La Yo aplaudiría entusiasmado esas órdenes perspectiva de un invierno más de miseria gubernativas, si en su cumplimiento intervi- aumenta la emigración en muchos lugares, y nieran algunos discípulos de Mad. Thebes, ó un alcalde, el de Amayelas, impetra con tonos cuando menos del aplaudido Cumberlañd. Adi- lastimeros el auxilio oficial para evitar que vinado el empleo ilegal de las armas, su reco- aquella villa, un día ciudad de las Amayas, gida seria, en efecto, justa, precisa y humani- queáe despoblada, pues ya el verano último quedaban sólo 180 habitantes, y en lo eme va del presente, han emigrado 42. Por añadidura, en la región salmantina y on Salamanca mismo, el agua escasea, pues el Tormes presenta el álveo casi seco, con sólo una débilísima corriente de- ag. ua sucia. Muchas industrias ribereñas quedan paralizadas; ya las fábricas, molinos y aceñas de las orillas carecen de fuerza hidráulica. Para estudiar la solución de este problema de la falta de agua- -porque la interrupción de la corriente del Tormes prolóngase muchas semanas- -en Salamanca trátase de constituir una Junta de propietarios, industriales y ribereños UN GLOBO DIRIGIBLE EN ALEMANIA OR TELÉGRAFO B 0 RL 1 N, 2 4 lí K. 1 globo dirigible de la Compañía aerostática de Tegel ha salido ayer por primera vez. El dirigible, construido según los planos del ingeniero Mr. Basenach, ha permanecido tres horas en los aires. Partió de Tegel, se dirigió hacia Chalottenbourg al Este de Berlín, dio la vuelta á la torre de la Casa Consistorial y regresó á su punto de partida. Durante la marcha, el globo ha obedecido constantemente á los impulsos del timón. Además del ingeniero, se encontraban en la barquilla el capitán Sperling. de la Compañía de aeronautas militares. E CRIMEN MISTERIOSO POR TELÉGRAFO CALATAYUD, ÍS, j. XÍ. LA SEQUÍA j- 3l ace tres días apareció en el campo del pue blo de Santa Cruz de Grío el cadáver del vecino Pedro Jimeno longares, de cuarenta y siete años, casado! Presentaba una herida en la región: occipital, causada con un instrumento de labranza. Él crimen se presenta misterioso. El Juzgado estuvo dos días en dicho pueblo y ha hecho tres detenciones; confiando aclarar el suceso. Xos detenidos son Florencio Jimeno y su mujer y un hermano del interfecto, llamado Alejandro. j t K v í 1 t r- X v 4 t l lt ¡JV. J Í IV -í i t 4 t li -y V: f í r T t t +4 4 -vi í 1 S V f 1- i vi r -4 t K í- f ¿Vi MADRID. EL MITIN DE AYER ASPECTO DEL FRONTÓN CENTRAL DURANTE LA CELEBRACIÓN DEL MITIN CONTRA EL PROYECTO DE LEY DE AZÚCARES. QUE PRESIDIO EL SR. AZCARATE Fot. A B C