Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-NUMERO 767 A B C. JUEVES. M DE JULIO DE 1007. OCHO PÁGIMAS. ED 3 CJ. ON PAGINA PARÍS. EL CAMPEONATO CICLISTA DEL MUNDO. i í t t- Sí; í I: í i DARRAGON VENCEDOR DEL CAMPEONATO D É L O S CIEN, KILÓMETROS SALJDA DE LOS CORREDORES QUE TOMARON PARTE EN LA CARRERA FÜNAL Fots. Rol y C. a FRIOL, GANADOR DEL CAMPEONATO DE VELOCIDAD chados, ¿por qué me obligan á dobHrlos sobre El caciquismo no ha nacido porque la ley DEL JUEVES la bota, si no hay barro porla calle... Municipal sea mala; ha nacido porque no se ¡Ah! En los tiempos felices en que el homLIGERAS CONSIDERACIONES cumple ninguna ley, porque aunque todas se bre tenía de sí mismo una idea arrogante y promulgan para todos, no se aplican más que La sangre está enardecida época del Renacimiento, á cuatro desgraciados, y no cumpliéndose siemL TRAJE, EL PORVENIR Ha venido el dominadora; en la educaban su personalidad y hay crímenes y quimeras pre y en todo momento, se debilita de tal modo- -i- -verano, y con cuando los hombres y duelos á todas horas qué carece de la autoridad y de la fuerza que el yera. no. llegó también la, nueva moda de los para toda clase de proezas militares, munday diatribas en- la. Prensa. ía prestaría su infiexibílidád, resultandoque éi trajes. Pasea la gente de un lado á otro, con el nas y ambiciosas; cuando el hombre no era tí. Las discusiones acaban que: ve infringido su derecho se calla y sé estiramiento debido, luciendo su flamante ves- mido, cuando las máximas de igualitaria posiempre de mala- manera aguanta porque ve en uno de los platillos de la tidura; este hombre lleva un traje á rayas, de quedad no habían acobardado á los hombres, y andan ligeras las manos balanza sentado á uno de esos. poderosos, en lu color gris; este otro viste de: marrón; aquel entonces los, varones no tenían ningún rubor y h a y que salir con, careta, gar de la espada déla justicia, é inconscienteotro de allá luce una americana azul y un pan- en sobrepujar á las mujeres, y se adornaban v A pólvora y dinamita mente: contribuye á darle más alas al declarartalón: rayado. Los más de los hombres llevan brillantemente con golas, plumas, cintas, manhuele la atmósfera seca, se vencido sin lucha. ¡sotxlbfero de paja, y los menos se cubren; la- ca- tos... Eutonces, Ios- colores eran valientes y ¡no y los ásuntos: más nim. tós Se desenvuelve el caciquismo sobre la basé beza, con sombrerillos de fieltro verde, el. ala tímidos: color carmesí, color amarillo, color -se tratan en son de guerra: del, más puro régimen ¡representativo, pues caída á. un lado y una discreta pluma sóbrela verde, color azul claro. ¡Entonces los hombres La ajena vida y la propia aunque en los pueblos encarne en un cualquiecinta. Van, vienen. y retornan los hombres, y eran tan audaces como el color de sus ves de igual modo se desprecian, ra, que unas veces es alcalde, oirás juez munieste año, como, todos los años anteriores, tanto tidos! y el que no mata aun amigo cipal y otras un don Nadie sin cargo alguno, en invierno como en verano, los hoaibres mo- -Miraos al. espejo detenidamente y os dará se corta el cuello ó se cuelga ese tal obra siempre por delegaeión, como dernos me sugieren esta reflexión: En ninguna vergüenza vuestro traje. Salid ala calle, y veY es, según. personas graves, mandatario ó representante del verdadero ca- r época civilizada ha vestido la gente unos tra- réis que la sociedad, moderna, tan infatuada porque ahora déla tierra ci que, que es un poderoso, un pez grande, que ha jes tan feos y tan absurdos como en la época como está con su civilización, no es inás que dista Marte solamente sido ó es ministro, senador, jefe de tal ó cual moderna, en la que llamamos nosotros por an- una multitud de gentes vulgares- y, reglamendoce millones de leguas fracción política, etc. etc. y éste es el que amtonomasia civilizada tadas, gentes que visten con miedo, gentes que y ejerce- sobre Ips hombres para y protege todos los chanchullos de sus Claro es que no alcanza mi reflexión alas no tienen el valor de la originalidad, gentes! tan perniciosa: influencia, apoderados en la provincia de la. cual es señor mujeres. Las mujeres son unas divinas locas borrosas, mal vestidas. que si no se aleja pronto absolúto, y deja cesante á un empleado, trasSin embargo... La vida, ¿por qué no adornarque siempre visten bien y artísticamente: lo perderemos las cabezas. lada á otro al extremo opuesto de la Península, mismo da que pertenezcan á la época del Re- la? ¿Es acaso un delito, oles tal vez un afemi. ¡Tiemblo al pensar lo que ocurre y hace, en fin, cuantas atrocidades se acostumnacimiento como á nuestra época contemporá- namiento el adorno del hombre? ¿No está lá si es Venus el que se. acere? bra para satisfacer su ambición personal. nea; las mujeres siempre son bellas, siempre Naturaleza aconsejándonos á toda hora? ¿Qué y nos impone su influjo La gran fuerza del cacique no sé afianza con se adornan adorablemente. Se ponen plumas es el mundo sino una admirable sucesión de j con todas las consecuencias! el bien que causa, sino con los males que ocaen la cabeza, cintas en el cuerpo, volantes y adornos? ¿Por qué avergonzarnos del adorno? i Los tangos y las niachichas, siona, concediendo favores- en contra de toda gorgueras y lacitos y. velos: y cien diabluras ¿por qué no ser audaces? ¿por qué no embelle- triunfadores en la escena, I ley y de todo derecho, arrollando al pobre que más; lo de menos son las formas y los matices eer la vida hasta el límite? serían portaestandartes. sólo cuenta con la justicia de. sus pretensiones; Nuestra vida moderna es triste, -porque le de sus atavíos; lo importante es su gracia iudel placerá, rienda suelta, dé aquí, el que si las leyes se cumplieran, como éñita y su eterna hermosura. falta sencillez y. désenyoltüra. Nos dijeron que i y el libro de La Cachunda no deberíamos ningún favor á nadie sino á ln Pero los hombres no. Los ¡Sombres no somos todos éramos iguales, y. eii seguida nos dimos se daría como muestra fuerza del derecho, nada tendríamos que agragraciosos ingénitamente, y como nuestra vida á uniformarnos. Nos dijeron que. el hombre hai- ¡para que deletreasen: decer y obraríamos siempre con arreglo á lo estállena; de trabajoy. de lucha, 1 no podemos bía de ser grave, serio, preocupado por altas los chiquillos de la escuela. mas justo, y no cohibidos, atemorizados, te. dedicar, comolas. mujeres, todas las tres par- especulaciones, y. al momento renunciamos á ¡Quién sabe si éso sería miendo descargue sobre uno la ira del dueño de tes del día, en, hermosearnos, sino las dos teirce- las plumas y los; encajes. ¡Qué absurda preocu- la causa de que se unieran pación de seriedad... ¿Le faltaban seriedad y ras ¡partes cuando más. No poseyendo, pues, entereza áPizarro, que llevaba, un sombrero I las diferentes regiones Por esto será muy difícil el exterminio de laiabsolútá gracia del gesto, del- vigor, de la que hoy discuten y pelean! -caciquismo, pues si todos esos señores que formay de la arrogancia, pedimos. al traje be- con una grande y ondeada pluma roja? espíri ¡Oh! ¡Quién viera que, obedientes ocupan los primeros puestos en la Administralleza, y unas veces acertamos, otras Teces no. ¡Y qué vergüenza sentirán nuestros. al. simpático planeta; estén. nuesción se limitasen á cumplir las leyes, firmando Ahora, por ejemplo, en nuestra decantada. épo- tus, allá cuando pasen dps. siglps yde. éstampas! los caballeros séSu dos tros nietos mirando. una colección nombramientos- y decretos sin tener en cuenta- ca- de- la ciencia, los hombres, nos vestimos del siglo xrx- xx! Nuestros. nietos nos mirarán, y l a s señoras honestas nada más que el bien dé lanación seguramen m u y f e a m e n t e andaban- por esas calles te no se ambicionarían tatito esos cargos, de Observad las líneas generales- de nuestro y se reirán, hasta hartarse. Y las estatuas, vescon pantalón pajarita, m e n e a n d o l a a c á d é r a s los cuales no reciben la fuerza qué tienen por vestido. La americana es de forma cuadrarigu- tidasridicula actitudrígido y cuello de dé núes- tomarán delante y a d o p t a n d o a l d e t e n e r s e i la sabiduría con que los ejercen, sino por los Iar; el pantalón cae rígido sobre los zapatos, ¡qué nietos... nietos habrán p ó s t u t í t a s a c a d é m i c a s! palos de ciego qué descarga su voluntad todocomo dostroncos de árbol; elsombrero es hon- tros nuestros Nuestros á l a vez que desterral A. rfm y- ár cabó, ¡qué; diantre! p. oderosa, 4 eroga. ndo leye; s y. Reales decretos á go, y parece un casco sin marcialidad, ó es de tdo r í a s vestidos nuestras; eo ¡s i l a v i d a n o es- eterna, i médida de las neie. sidad. es de sus amigos. copa, y parece 1 una chimenea, ó. es de paja, y m á s v a l e q u e n o s ínúránicis, Cúmplanse la leyes, caiga el que caiga, y st semeja un; plato vuelto del, revés. De manera Nuestros nietos se habrán decidido por. ano: r e b l a n d e c i d a l a médula verá cóíno va disminuyendo el imperio del caque. un, liombr e; acteal marcha por el mundo de los. dos términos del problema eternal; rpor; que ncí d e- u n a- c u c h i l l a d a ¡cique; peroinosecféa qué por dictar una auela sencillez ó por la complicación. ¿Serán com- sin ninguna elegancia- ni desenvoltura. Su as- t r a i d o r a ó c a b a l l e r e s c a va ley Municipal se va á concluir con él. pecto es anguloso, rígido, exento de flexíbili- plicados nuestros ¡nietos? En este caso ¡habrán r e c i b i d a e n! p l e u o c a m p o 1 Mientras no veamos que nuestros gobernan dad. Su aire: es de uñatnodestia cobarde, como fundado, una organización social dé iorma- aris- d e l h o n o r r ó e n l a t a b e r n a i, tes. eleyan sus corazones, -y con gran alteza de si esta especie de puritanismo de l a sociedad tocrática, individualista, y exaltada; vestirán; por haber dicho a u n áinigb. mirasiy buénavoluhtád hacen observar las lemoderna hubiese Impuesto al traje varonil Já complicadamente, con. todo el soberbio lujoique tres ó cuatro desvergüenzas yes á todo el mundo, cuantos proyectos se rigidez Immilcle de la línea y del color. Nada les exíjala soberbia de. su. VÍda. ¿SeráJi, por el i d i s c u t i e n d o á v o z e n cuello: anuncien. cpn ese objeto, no pueden constituir brilla en nuestro vestido, nada significa origi 7 contrario, sencillos nuestros nietos? En tal i fi ¡cosas d e l a a z u c a r e r a más que una, burla: más a l a nación. iiálidady atréviiniento en nuestra ropa. Las caso, aquellos hombres remotos habrán podado; Mientras no veamos un. partido político que Hneas: han: deaér- largas y sencillas; el cuerpo. la hojarasca: de nuestro armatoste social, poli- SiNEsioDELGADO anula las elecciones en, todos los distritos cu ¿ao ha de: mo. délarse á través del paño, sino que tico, filosófico, etc. y acomodarán sn vida á que se haya repartido el dinero á manos llenas, una absurda pudibundez exige que nadie sepa unos cuantos términos simples de moral, de TRIBUNA LIBRE como es público y notorio que ocurre en mu. si- llevamos piernas y cintura, -en lugar, dé. Gobierno y d e belleza. Sencillo, como su vida, chos, riámonos de proyectos de descuaje del catroncos de madera. Nuestro: vestido es. casto- sera- su traje; volverá la túnica griega, blanca ciquismo. hasta laexageración. i s también, tímido, por- túnica sin más complicación que unos ribetes Mientras veamos que no se recluían los i que búscalos colores más ¡turbios, indecisos, de color brillante. modestos. Color gris. pálido, color azul obscu- ¡Pero... ¿una túnica- griega es más elegante el problema llamado del caciquismo es dividuos que ejercen los primeros puestos en- ¡tre los hombres de estudio y ciencia, sino en ro, color negro, colores; intermedios, cruzados, que un traje moderno, obra de un concienzudo uno de los que más- preocupan- ó deben tre los que ocupan un lugar en, la sucesión abin sastre londinense? me diréis. Y yo os respon- preocupar á nuestros gobernantes, cada: cual borrosos, tímidos. carPero observad vuestro: -vestido en sus deta- deré que, sí, ciertamente. Entre la rigidez pu- debe aportar su- grano de arena á la obra co- testatodel que los nombra; que los altos, desiies y os quedaréis pasmados de la cantidad de ritana, tímida, cobarde y gris de ixna ropa lon- mún, para ver si se consigue dismiauir los gos de las. más poderosa- 5 compañías son suelv empeñados por ex ministros con grandes absurdos qué lleváis á cuestas. Esta solapa, de dinense, y la, túnica graciosa de uñ griego de efectos de tan terrible plaga. dos... que los ex consejeros de la Corona son traza tan ridicula, con tina hendidura eti. su Atenas, hay la misma distancia que de nosPretender promulgar- una. ley mediante él los qtie casi monopolizan los bufetes de aboparte media, ¿para qué sirve? Yo podría levan- otros, ¡pobres hombres cuadranguiares. y uni- cumplimiento de la cual sea descuajado, según, gado, y en fin, mientras veamos que las leyes tar la solapa cuando arrecia el frío, pero J ¡srmados! á los contemporáneos ile Fidias, frase feliz, ese azote de nuestro pueblo, es. pre- sólo se aplican á cuatro desgraciados, habrá moda me lo prohibe; pues entonces, ¿para qíü? jue eran mbres bellos de alma, bellos de tender un imposible, al. cual de buena fe ¡no caciquismo. me ponen solapa que no puedo usar? Éstos bo- cuerpo, libres de espíritu, cargados de ciencia puede aspirar nadie, pues los términos deteste J N p y de rtc. problema no son. tan obscuros que oculten el tones de las mangas, ¿qué misión cumplen? camino que debe seguirse para obtener buenos Julio, 1907. Ssta superposición de chaqueta, chaleco, ropa J. M. aSALAVERRIA resultados. interior. par. a oué? Y estos pantalones plan- E