Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 764 DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL ABC. LUNES 8 DE JULIO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN Bl Papa, rodeado de todos los altos dignatarios eclesiásticos, asiste á los ejercicios y á los cuatro sermones diarios que forman parte del programa. Con este motivo están cerradas las oficinas del Vaticano, sin exceptuar las que tienen carácter puramente administrativo, y decimos que estas últimas están cerradas porque, reducidas á su más mínima expresión, son empleados laicos los que despachan en ella los asuntos más urgentes. El Papa es quien ha fijado personalmente el programa de dichos piadosos ejercicios, cuyo objeto principal es el de oponer una barrera á las teorías democrático- cristianas en materia política, demostrando la incompatibilidad que existe entre las tendencias modernas y la Teología. La propaganda del abate Houtin ha ejercido gran influencia entre los prelados y dignatarios eclesiásticos de Roma, y el veto del cardenal Respighi, vicario de Roma, contra esa propaganda, no ha producido el efecto que se deseaba. Es más, Mr. mbert, el escritor católico, deíensor. de tales ideas modernas, ha venido á Roma y ha visitado á muchos cardenales y á PAGINA No es nueva esta pretensión. En tiempos de Gregorio XVI, varios sacerdotes alemanes pidieron la supresión del celibato; luego se reprodnjo esta petición en tiempos de Pío IX, siendo entonces los promotores de ella eclesiásticos suizos y alemanes. La Santa Sede ha opuesto siempre, á esta clase de demandas, una rotunda negativa Esta nueva solicitud de los 200 sacerdotes del Mediodía de Italia ha causado gran pesar á Pío X, porque, revela en los solicitantes un espíritu poco eclesiástico. Sin embargo, ha remitido la- petición á la Congregación del Santo Oficio, y ésta, después de los ejercicios, informará, oponiendo seguramente una categórica negativa, de acuerdo con la tradición constante de la Iglesia latina. N ESCÁNDALO ARIS- Hace alguno años, una de la? TOCR ÁTICO hijas del señor Moreno, ministro de la República Argentina en el Quirinal, se casó con el conde Guicciarduci. Esta unión, que se anunciaba bajo los mejores auspicios, no fue, sin, embargo, feliz. El conde fue infiel y hubo disgustos graves entre él y la condesa. La princesa de Sajonia intimó mucho con el conde Guicciarduci, cuando con el nombre de condesa de Montignoso, y después de su fuga con el preceptor Girón, vino á establecerse en Fiesole. Esta intimidad alarmó á la corte de Sajonia. Los lectores recoidarán lo que sucedió entonces, y entre otras cosas, no habrán olvidado que el rey de SaÍOnia envió emisarios para qué raptaran ala hija de la Princesa. Pues bien, el conde Guicciarduci estuvo complicado en aquel escándalo y riñó entonces con su mujer, volviendo ésta á Roma á casa desús padres. Hubo un proceso, y el Tribunal de apeía ción de Roma decretó laseparación entre los esposos, disponiendo, además, que la hija de los condes, una niña preciosa de seis años, viviera alternativamente, seis meses con su madre y seis meses con su padre. La madre no se resignó, y el conde la vigilaba, temiendo que huyera: Al final de los seis meses concedidos á la madre (ayer lunes) se presentó el marido en el hotel habitado p o r s u mujer, acompañado por un notario y varios testigos, para que éstos presenciaran la entrega de la niña, pero tuvo la sorpresa desagradable de enterarse de que la condesa había desaparecido con su hija. En Roma y en Florencia es objeto de todas las conversaciones esta desaparición. Se dice que la condesa se ha refugiado en Bruselas, y en general sa aprueba la conducta de la madre. F. FRANCH 1 El príncipe de Hohenlohe debió comenzar entonces á meditar su venganza. ¡Y escribió estas Memorias dedicadas á su imperial pariente, en los ratos que le dejaba libre su ocupación cancilleresca de proteger á los cincuenta y seis AS MEMORIAS Un editor parisiense Hohenlohe que figuran en las listasdel Almar K T Í O r ovi ¿va á publicar el volu- naque Gotha! DE TÍO CLOV 1 S m e n conteniendo las Porque en esto de proteger á la familia tío Memorias de Hohenlohe, que tanto ruido hicie- Clovis era una especie de Montero Ríos, sólo ron en Alemania hace algunos meses. Y es que que alemán... en Francia, á pesar de todo lo que se augure, la mala voluntad á los prusianos, no sólo no j a publicación de estas Memorias eclipsó en desaparece, sino que aumenta de día en día. Alemania la estrella de los Hohenlohe, y Todo lo que, puede contribuir á poner en ri- por lo visto, el Kaiser no ha dulcificado sus dículo al Kaiser alcanza un éxito enorme; todo rigores cuando, después de. retirada la edición loque puede perjudicar al Imperio vecino es alemana, se ha conseguido el permiso para haacogido en París con entusiasmo cer una edición francesa. La publicación en francés de las Memorias de Si tío Clovis en la tumba puede apreciar las Hohenlohe será un acontecimiento, pues la gen- consecuencias de su obra, estará arrepentido. te se quedó á media miel con las traducciones Porque él procuró dejar á sus dos hijos exceincompletas de trozos escogidos que dieron á lentemente colocados: uno én la gobernación conocer los periódicos. El editor va á hacer un de la Alsacia, el puesto más codiciado del Imexcelente negocio, y ya lia comenzado á pre- perio, y otro metido en la política, SI státthalparar el reclamo de la obra hablando de la ter de Alsacia ha tenido que renunciar ahora el perspicacia, de la habilidad diplomática, de la cargo, y el otro Hohenlohe, el que ocupó el finura de observación de aquel príncipe de ministerio de las Colonias, que. el Kaiser inHohenlohe que vivió más de ochenta años... y ventó para él, y al que suponía heredero de en su vida hizo nada de particular. Es decir, sí; por lo visto, preparaba en vida los materiales que habían ie darle la gloria postuma. En breve plazo veremos, pues, en los escaparates de las librerías la obra del príncipe de Hohenlohe al lado de las Memorias de la Otero y de las confesiones de Liana de Pongy. A B C EN PARÍS L u i- Jo fue un político ni un hombre de Estado, ni hizo nada que justificara su exaltación al primer puesto del Imperio alemán. Tío Clovis, como le llamaban en el de, Berlín, por razón de su parentesco con la Emperatriz, sólo procuró enriquecerse y jamás creyó nadie que poseyera en vida esas maravillosas dotes diplomáticas que ahora le achacan. La publicación de sus Memorias demuestra hoy otra cosa: que no mereció el honor de ocupar el puesto de Canciller, porque para cargo tan elevado faltá fv n bale la cualidad más indispensable: la discreción. No fue, repito, ni siquiera, un hombre de talento y no siendo nada, no v a l i e n d o nada, este príncipe de Hohenlohe, tan traído y llevado ahora, tuvo al raro acierto de hacer daño á España. Yo lo recuerdo siempre y quizá por esto la figura de tío Clovis. no me íué nunca simpática. ¿Que cómo nos hizo daño? Todos recordaréis aquellos días angustiosos en que comenzamos á ver claras las intenciones de los Estados Unidos respecto ala intervención que nos ofrecían en la guerra de Cuba. Entonces un suceso acaecido en Berlín, emocionó al mundo enteKTUESTROS ro. El Kaiser, en un J famoso banquete, al YGRABADOS llegar la hora de los inco niños secues 1 ÉÉÍÍÜ brindis, elevó su copa irados. y con el gesto de LoLa extensa informahengrin, amenazador ÚNICO RETRATO QUE SE HA HECHO DE LOS CINCO NIÑOS SECUESTRADOS ción que de este sucey altivo, habló de co- JOSEFINA (DE NUEVE AÑOS) 2, EMILIA (DE OCHO) 3, EDUARDO (DE SEIS) 4, JUAN (DE CINCO) 5, CELESTINA (DE CUATRO) sovenimos publicando locar su espada al lado 6 CARMEN PALACIOS, SIRVIENTE QUE ESTABA ENCARGADA DE LAS CRIATURITAS; j D. MANUEL GARCÍA, DENUNCIADOR DEL hace días, nos releva délos españoles ejér- SECUESTRO A L A PRENSA Y DEPOSITARIO DE LOS CINCO NIÑOS; 8, D. GREGORIO OLIVAN, Y 9, D. ABELARDO SÁNCHEZ, de repetir en este sitio citos, y su escudo de- DIRECTOR Y REDACTOR RESPECTIVAMENTE DE EL COMBATE QUE PUSIERON EL SUCESO EN CONOCIMIENTO DE LAS lo ocurrido á los infelante de la Reina ReAUTORIDADES, FIRMARON LA DENUNCIA Y ACOMPAÑARON AL JUZGADO A LA CASA DEL SECUESTRO Fot. L. Escola. lices hijos del Sr. Elío, gente. La emoción que cuya fotografía reprolas palabras del Kai ducimos hoy. ser produjeron, fue indescriptible, y momentos Bülbw, se ha visto obligado á abandonarla numerosos prelados, y les ha dicho que el partido católico debe renunciar á ser un partido pl general González Hontoria. hubo en que se creyó que la imperial actitud política. Pero lo ha hecho sin pena, porque este Ho- confesional para convertirse en un partido ex- Por separado damos noticia de la conharía cambiar el curso de los acontecimientos, ducción de los restos del ilustre artillero, gepues en los Estados Unidos aquel acto obró el henlohe es mundano y frivolo, elegante y pre- clusivamente político. milagro de contener un instante las demasías sumido, y prefiere, á la política, pasear su ga- Estas teorías, bien acogidas en general, no neral González Hontoria, desde el cementerio llarda figura de buen mozo vestido á la última son del agrado del Papa, y éste ha convocado de San Justo á la estación del Mediodía, en yanquis. corte, que se celebró ayer tarde. Pero fue un instante nada más, porque allí moda, y exhibirse en el turf y en los camerinos al alto clero, con motivo de los ejercicios espi- esta una instantánea de la comitiva, áPublicasu. paso estaba tío Clovis, él canciller, nuestro excelente de las artistas con el monocle incrustado en el rituales en honor de San Ignacio, para tener mosla plaza de Santa Cruz. amigo, que amenazó al Kaiser con abandonar ojo izquierdo y una gruesa cadena de oro en ocasión de formular un criterio que ha de ser por el que siga la Iglesia en adelante. la cancillería escandalosamente si persistía en el pulso derecho. En una de las primeras sesiones el P. RoeNo, este Hohenlohe no merece ser castigado ofrecer su asistencia armada á la nación española en la futura contienda con los Estados por culpas que no cometió. De seguro que no mer, encargado, como lo hemos dicho, de los 1 OS RESTOS DE GONZAse ha mezclado para nada en la cuestión de sermones, ha explicado el contenido de una Uñidos. LEZ HONTOR 1 A Hubo discusiones vivísimas, palabras gor- las Memorias de su oadre. La publicación de carta enviada por el Papa á Mr. Ernest Comestas Memorias debió sorprenderle tanto, por mer, autor de un libro escrito para combatir Verificóse ayer tarde, á las cuatro, según tedas; frialdad de relaciones entre el Kaiser y el canciller; pero la guerra estalló, nadie nos lo menos... como los escándalos de la adminis- los errores racionalistas del eminente escritor níamos anunciado, el acto de trasladar los res. tos, desde la sacramental de San Justo á la esprestó ayuda y nos quedamos sin colonias... y tración colonial, de los cuales no logró ente- católico Hermann Schell. sin otra porción de cosas. Guillermo II, en tan- rarse én todo el tiempo que desempeñó el car- Díc ese que al final de los ejercicios, dará el tación del Mediodía, del que fue bravo é ilusPapa la última mano al Syllabiis y que en él tradísimo general de Artillería de la Armada to, platónico amigo de España, lamentábase de go de ministro de las Colonias. D. José González Hontoria. tratará de los estudios bíblicos. JOSÉ JUAN CADENAS las dificultades que le habían opuesto los misEn el patio de Santa Gertrudis se efectuó la París, Julio. mos que debían ayudarle y maldecía del GoA SUPRESIÓN DEL Al empezar los ejer- exhumación, que presenciaron los hijos del bierno y del Parlamento, recordando, como San Ignafue hace siempre, al gran Federico, y diciendo: CELIBATO cicios ensacerdotes finado, y seguidamente que, colocada la caja en cio, 200 un armón de Artillería precedido por cua Aquel podía ser un rey. El era el Ejército, del Sur de Italia han enviado al Papa una so- tro guardias municipales de á caballo, se diriy el pueblo, y el Parlamento, ¡y todo... DE NUESTRO CORRESPONSAL ESPECIAL licitud pidiendo la supresión del celibato ecle- gió por la Cuesta de la Vega á la calle Mayor. El canciller continuó en su puesto y el KaiROMA, a DE JULIO DE 1907. siástico. Se trata de una reforma radical en la Frente á la Capitanía general organizóse el ser limitóse á ocuparse de él trayéndole y lle 7 N HONOR DE Han principiado los ejer- disciplina de la Iglesia. Los que la pretenden fúnebre cortejo. Abrían marcha los guardias vándole á cada instante, y gastándole bromas cicios en honor de San no solicitan que los sacerdotes puedan casarse, montados, seguía el féretro, é inmediatamente crueles, tales como llamarle á despachar en SANIGNACIO Ignacio de Loyola, estan- pero piden que puedan ser ordenados los indi- y á la cabeza del acompañamiento, la presiPostdam, en invierno, á las seis de la mañana. que antes de ¡A un pobrecito- señorque á la sazón contaba do encargado de la predicación el padrejesuíta viduos matrimonió. la ordenación hayan con- dencia. Roemer, confesor del cardenal Merry del Val. traído Formaban ésta el general Sr. Del Río, en re setenta- y cinco años! C WROMA