Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
l n i M E R O 761 ABC. V I E R N E S 5 D E J U L I O D E 1907. O C H O P A G I N A S EDICIÓN PAGllVfA 3 BURDEOS. LA EXPOSICIÓN MARÍTIMA INTERNACIONAL TESTERO 0 B LA INSTALACIÓN PRESENTADA POR EL MUSEO NAVAL ESPAÑOL DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL I ñámente ó llevarse todos los días á su despa cho un voto de confianza de la Cámara. E s la mayor venganza que puede tomar contra sus adversarios. No obstante, lo que no han logrado las luchas de las iglesias ni la rebelión del Midi, es posible que lo consiga ahora este impuesto sobre la renta, cuya discusión se anuncia para hoy en la Cámara. La oposición contra e. ste proyecto es verdaderamente formidable y el pánico que su anuncio ha producido, espantoso. Dícese que á estas horas más de 800 millones de francos han emigrado asustados de las cajas francesas para ingresar en las casas de banca belgas y suizas. La Prensa combate unánimemente el proyecto, las Cámaras de Comercio protestan indignadas contra él, y tan violenta, tan decidida es la campaña que en la Cámara se prepara, que no es preciso ser ningún profeta para augurar su fracaso. Y es que se puede realizar todo, pneáen sei acometidos los más prduos y espinosos problemas de Estado, aun aquellos que parecen imposibles de resolver. Lo que no se puede 111 siquiera intentar es nada que vaya contra el dinero. Las gentes defiende n el bolsillo con las u ñ a s y con los dientes. Quizá Clemenceau ve que el impuesto no llegará jamás á ser ley; pero no quiere someterse á caer del Gobierno, arrojado por los sacos de oro de la banca francesa. Quiere caer en artista y estudia el bello gesto q adoptará. Es posible que haya encontrado este gesto en la negativa á decretar el licénciamiento de los reclutas. Y si cae será porque quiera, porque convenga así á sus fines políticos, pues la mayoria está decididamente a su lado. Tendrá que decretar á sus leales que voten en contra del Gobierno, con la misma autoritaria mirada que hoy los ordena el voto en pro. Pero abandonamos el palacio Borbón y nadie parece ocuparse poco ni mucho de las batallas políticas que en el salón y en los pasillos trábanse á todas horas. Al París del bulevar sólo le preocupa en este momento el del Automóvil Club de Francia; el resultado del circuito de Dieppe, que se correrá mañana, y que como todas las carreras de automóviles se ha anunciado ya con atropellos, choques, muertos y heridos. La Prensa sporíiva es arrebatada de manos de los vendedoreíS, y los trenes salen para Dieppe atestados de viajeros. ¡Quién se acuerda y a del Midi, ni del impuesto sobre la renta, ni de Clemenceau! ¡Paso al automóvil... París, Julio. losÉ JUAN CADENAS A B C EN PARÍS C R Ó N I C A creía yo que las eternas lluvias- -y el constante mal tiempo en esta época del año eran patrimonio exclusivo de esos encharcados Países Bajos, que por lo misino que son bajos, están siempre llenos de casc a m a s Pero en París hace dos días que llueve a cántaros, la temperatura ha descendido visiblemente y disfrutamos de un airecillo frío que me recuerda el gris del Guadarrama. Achácase este cambio de tiempo á la proximidad en qué parece ser que nos encontramos con el planeta Marte, fenómeno que tiene lugar cada dieciséis ó diecisiete años. Por lo visto, cada yez que Marte se acerca á nosotros, ó nosotros á Marte, la temperatura desciende y nos enfriamos. Esto de achatar todo lo que sucede á los fenómenos celestes es cosa á la que son muy afiS oj ios los parisienses, y así atribuyen ahora a Marte el fno y el agua que nos tienen entumeados, como allá por Marzo ó Abril culpan íi la luna de todos los sucesos sangrientos que acaecen. Pero, en fin, lo cierto es que con este tiempo nadie tiene ganas de veranear, y París ofrece en este i. de Julio el mismo aspecto que en el mes de Noviembre. A poco que apriete el frío habrá que sacar las pieles. Se han precipitado un poco algunos teatros cerrando tan pronto sus puertas, porque los espectáculos de verano están desanimadísimos unos, y otros tienen que suspender las mtíciones anunciadas, á causa del mal tiempo. ersto ü a ocurrido con la fiesta española que organizaba Qumito Valverde y que iba á veriücai ayer en el Alcázar d E t e Menos mal que si en la calle hace frío, basta meterse por las tardes un ratito en las Cámaras p a r a r e a c c i o n k r y e n t r a r e n calor. Allí los ammos están siempre excitados, se discute con apasionamiento, estalla un escándalo cada me X í y legiones que forman la oposia o n a Clemenceau asaltan constantemente al viODiemo. De la agitación del Midi sólo queda el red w muchos días en los couplets S w? í Í P y í películas de los cinemaa S s l J? f sangre vertida y a nadie se tom 5i í f P ahora las gentes en A S P L! iP P bre MarceUno Albert, el Apóstol de la Viña, que nos recuerda la canMtrcdlno fué por vino, rompió el jarro en el camino. iHobre jarrol tPobre vino... Pobre, etc... I fe S V Gobierno á pesar de saberbinrte S y a nombrado el GaH h. n H I TM? o 5 substituirle en cuanto sufra H fr! S, T mr par; amentaria. El jefe del Gobierno es tenaz, y se propone caer ¿ig- A NUESTROS SUSCRIPTQRES Cuantos deseen recibir durante los meses de verano A B C en las poblaciones de España en que fijen su residencia, se servii án remitir á nuestra Oficina Central, calle de Sevilla, la y ¡4, las eñas de su domicilio y el importe de la suscripción por el tiempo de su ausencia, á razón de j 5 o pesetas el mes. vl t triunfado una vez más MADRID. EL CRIMEN DE AYER ENRIQUE ANCLADA, QUE MALHIRIÓ FEROZMENTE A SU MUJER, AL SER CONDUCIDO AL JUZGADO DE GUARDIA Pot. de LQS Sucesos