Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 7 Í A B C. JUEVES 4 DE JULIO DÉ Í 007. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. BURDEOS. EXPOSICIÓN MARÍTIMA INTERNACIONAL VISTA PARCIAL DE LA INSTALACIÓN DEL MUSEO NAVAL ESPAÑOL DE- NUESTRO CORRESPONSAL ESPECIAL Y B C EN BURDEOS II. (T R O N I C A D E LA EXPOSICIÓN. De- ese SaELSALON. DE ESPAÑA y g j g y ros desde el primer momento, y él será el que entre todos, os interese, ¡oh queridos lectores españoles! pero ya se ve, no podía describíroslo de buenas á primeras. Había deberes elementales de cortesía que cumplir y había también que dejar emborronado por lo menos el fondo del cuadro. El fondo es nada, al parecer, en la pintura, y, sin embargo. sobre el fondo se destaca la imagen, que, gracias al fondo, cobra, relieve v expresión y vida... Por eso me ocupé en mi primera crónica del. Grand Palaís, que conocéis de sobra; habéis visto reproducidas por el fotograbado sus dos fachadas, y os son familiares sus columnatas, sus cresterías, sus grandes lienzos decorativos, las torres que flanquean sus ángulos, sus ojos centelleantes que por las noches deslumbran con la blanca fulguración de sus eléctricas pupilas... Pues bien; en el Grand Palais, en su. segundo piso, y á continuación de extensos salones de la Sección francesa, donde se trata á lo vivo la historia de la Marina, una historia de bulto, por decirlo así, hay un salón pequeño (pequeño, modestísimo, pobre si queréis, pero interesante) sobre cuya puerta. de entrada un rojo cartelón dice: Museo Naval Español ¡Claro! ¡no podíamos aspirar los españoles á deslumbrar á nadie con una suntuosa instalación de modernos acorazados, ni á exbibir. gigantescos cañones, ni complicados mecanismos, ni aceros resistentes, ni torres gemelas, ni corazas invulnerables, ni barbetas, ni casamatas; pero ¿por qué no hablarles de nuestro pasado? Fue tan. brillante, tan brillante, que nuestro malaventurado país aún aparece envuelto en la aureola inmarcesible de la gloria que para él conquistaron sus grandes hombres: un Cristóbal Colón descubría América, cambiando: de raíz las ideas rutinarias de su época; una Reina modelo le ayudaba; nuestros ilustres navegantes surcaban el mar, el mar, ignoto, y los descubrimientos se sucedían, y los expertos capitanes de Aragón ó Castilla, d. e Galicia y Extremadura, los alféreces, los Adelantados, desenvainaban sus tizonas, y peleando siempre por su Rey, por su Dios, y por sus damas, se hacían dueños de extensos territorios, vírgenes de civilización; de extensos territorios ricos en oro y plata, en bosques de maderas preciosas, en plantas aromáticas, en flores exquisitas, en corrientes de aguas murmuradoras... MADRID. EN LA PLAZA DE TOROS Todo eso os recuerda el Museo Navai Español, instalado, como os he dicho, en apartada BECERRADA QUE AYER MAÑANA CELEBRÓ LA SOCIEDAD DE CAMAREROS EL ALBA Fot. A B C estancia del Grand Palais: no llegan á ella el g incesantejdesatentado andar de los turistas; no veréis en ella esa gran avalancha de personas, que, en tumultuoso flujo y reflujo de visitan tes, invade un. salón, corno invade el mar las iplayas en las pleamares; no oiréis ruidos discordes, ni atronadoras conversaciones, ni gritos, ni risas. en el Salón de España todo es mansa quietud, melancolía apacible, suave discreción y tristeza, honda tristeza, la tristeza de un pasado glorioso que se fue, y que. probablemente no volverá, no- volverá ya nunca... I, as paredes, tapizadas de verde obscuro, verde el tapiz que cubre el pavimento, verdes los cortinajes, verdes los muebles, y lá luz filtrándose, cayendo desde el techóla través dé blancos cendales, tibia, opaca, nostálgica como la luz temblorosa qué. alumbra á un enfermo... Aquí y allá, artísticamente colocados, retratos de Cristóbal Golón cuando descubrió á América; de Magallanes cuando al servicio. de España descubrió el Estrecho de su nombré; de Hernán Cortés cuando conquistó Méjico, y en sitio preferente, atrayendo las miradas cu- riosas de los profanos, las miradas atónitas de: los inteligentes, el documento maravilloso, el documento único de toda esta Exposición: una: carta auténtiea levantada en 1493 por Juan de la Cosa, piloto de Colón, que con- Colón atravesó los mares en las frágiles carabelas... En la carta, bastante bien conservada á pe- rabie Noche triste idealizada por la leyenda. sar de los años, se siguen perfectamente los En uno de los testeros, altivo, sonriente, vaviajes del marino genovés y los, viajes de los ronil y gallardo, un retrato de nuestro Rey, descubridores portugue ses que remontando el vestido de almirante, preside y contempla la Cabo de Buena Esperanza llegaron á las In- instalación con sonrisa enigmática. Y si para dias, y los contornos de las costas, trazados los hombres de ciencia no hay nada en el Mucon mano Segura, son magistrales, casi idénti- seo corno la nao del siglo xvi; si para los arcos á los qué las cartas del día nos enseñan. queólogos la caita de Juan de la Cosa es lo ¿Comprendéis ahora el éxito logrado por Es- tínico (son sus palabras) lo único qo. e hay en el paña en este certamen? Certamen de. Burdeos: si páralos delegados en Pues todavía esparcidas por mesas y pare- general el Salón Español es un portento y le des quedan otras mil cosas de enumeración di- corresponde, sin disputa, el gran premió de fícil, pero que son monumentos históricos y ar- honor, para las francesas lindísimas, elegantíqueológicos sin rival en el mundo: hay un mo- simas, coquetonas, no hay nada comparable al delo de nao del siglo xvi, cuyas formas (gáli- retrato del Rey, que altivo, varonil, gallarbos, decimos nosotros) -discuteñ á diario inge- do, sonríe á todo el que entra, vestido de almi nieros franceses cou el sabio JBertin á la cabe- rante. za; hay una bombarda usada por las naos del ¡Oh, lepetit Roí! Ilestbiengentib, dicen á coro. siglo xy; hay un esmeril del siglo xvi; hay lanY ya se sabe; cada mujer que desfila, un pitacas (pequeños cañones que usaban las em- ropo nuevo. No cambiaría yo sus elogios por barcaciones malayas) hay un modelo de Parao todos los elogios de los sabios, de losarqueólo (embarcación de los molucos) verdaderamente gps, de los ingenieros, de los delegados... ¡Ah! primoroso, y un modelo. de la Santa María, y ¡Sifetais ROÍ... como decía Adán. un farol reconstituido de la propia nave, y un El día cae y el Salón Español va obscuremodelo del navio Glorioso, aparejado. para in- ciéndose; suenan las palmadas precursoras de vernar á fines del siglo xvn, y, por último, un la clausura; las gentes salen despacio, como pedazo, del pendón que llevó á Méjico Hernán contra su gusto; se detienen en la puerta y Cortés, y á cuya sombra sufrió angustias de desaparecen... muerte el gran caudillo en la remota y memo- Nuestra, historia pasada se hunde en las sombras. Colón, Magallanes, Hernán Cortés, grandes descubridores, insignes navegantes, extensos territorios conquistados, pingües colonias... ¡tristezas... ¡tristezas... MANUEL DE MEND 1 VIL Burdeos, 30- 6- 07. INFORMES TAURINOS jjr na becerrada. Organizada por la Sociedad de camareros El Alba y á beneficio de la misma, se ha celebrado, á las cinco de ayer mañana, en la plaza de toros madrileña una becerrada, en la que los improvisados matadores Ignacio Sánchez, EHas: López, Buenaventura Ufano y Au- tonio Aybar pusieron de relieve sus excelentes condiciones... como camareros, y no escaso valor como estoqueadores de reses bravas. Los cuatro becerretes que estoquearon los susodichos diestros, fueron por su tamaño y bravura muy á propósito para esta clase dñ fiestas, en las cuales sólo debe haber alegría, y buen humor, alejando todo lo posible la parte peligrosa. IyOS lidiadores escucharon abundantes palmas de la numerosa concurrencia. El batallón infantil del Asilo de Santa Cristina ejecutó varios ejercicios con la pericia de mostrada ya en otras ocasiones y el público aplaudió coa entusiasmo á los diminutos soldados. Al orfeón Eco de Madrid no pudimos? oiri e por la descortés algarabía con que fue recibido por una bulliciosa parte del público. Oara el domingo. El próximo domingo se cexeorará en nuestro circo taurino la última de las corridas áe