Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERÓ 753 A B C. JUEVES 27 DE JUNIO DE 3907. OCHO PAGINAS. ED 1 CJON u PAGINA 3 lila. BARCELONA. LA BANDA DEL i. REGIMIENTO DE INGENIEROS FRANCESES ASPECTO DEL PASEO DE COLON A LA LLEGADA DE MONTPELUER DE LOS EXPEDICIONARIOS tadas. Sin proponérselo, rancia es ei tigurín que en todas partes se busca para espiar, y exporta á las demás paciones todo cuanto produce, desde la política radical, hasta las toilettes de hechura de sastre; desde la propaganda I I N A FRASE I os delegados se visitcan, antimilitarista, hasta la Pelite Tonkinoisse... Y modas y política, couplets y revoluciones, cambian tarjetas, se convidan mutuamente, toman té por las tardes y tienen mayor trascendencia, porque es en Pamurmuran. ¿De qué? A veces resulta fácil adi- rís donde suben á la escena, y porque París es; el escenario del mundo. vinarlo. ¿De quién? Esto ya es más difícil. La frase del ilustre diplomático francés uo es Pero se puede asegurar, cuando tres diplomáticos están juntos, que murmuran, de la mis- solamente una ironía respondiendo á otra iroína manera que es indudable, cuando se reúnen nía: es una verdad irrefutable. La rebelión de dos damas, que hablan de una tercera. Esto de esos dos regimientos podrá no ser todavía una la mürmuración nó creáis que e s y a un defec- enfermedad pero lacusa u ¡n síntoma alar to; es, or el -contrario, una elegante cualidad, mante. y habréis advertido q u e s o n precisamente las No se ha hablado hoy. de otra cosa entre di- p e r s ó t í a s m á s m o r d a c e s l a s q u e e s t á n m á s s o- plomáticosy. periodistas á pesar de haber sido, l i c i t a d a s un; día: atareadísim o. Reunión de Comisiones, Los diplomáticos reunidos aquí á propósito discursos, presentación de. proyectos, reparto de la 1 Conferencia, -comentan todos los días, de trabajo, y. después 20 viajes de L a Haya á porrazos de su oficio, los- sucesos que tienen Scheveningen. y, de Scheveningen áXa. Haya, relación con la política internacional. Primero para buscar, inquirir, preguntar... Cuando He- f uéla; displución de la. Duina el: tema, obligado gamos á La- Haya detrás de un; diplomático, se délos comentarios. ¡EsaRusia! decían. ¡Ese acaba de marchar, á Scheveningen; cuando torZar! Y dirigían miradas piadosas á la misión namos Scheveningen, el diplomático en cues- moscovita, Luego lá bomba de entente franco- tlón ha regresado á La Haya; y si esto contianglo- española, estallando de pronto, dio lu- núa así, vamos atener que concluir... por com. g a r a las más animadas controversias. Ahora prarguna bicicleta. es la rebelión del Midi, con sus. episodios sanSin embargo, todo el interés del; día está engrientos, el téma; d e actualidad palpitante. cerrado en esa frase llamada á hacerrfortuna, y Todos los embajadores y plenipotenciarios que á éstas horas- -estoy seguro- -habrá sido nan procurado saludar. al ministro francés para telegrafiada en todas las lenguas... expresarle. su sentimiento; Mr. Boúrgebis ha JOSÉ JUAN CADENAS agradecido muy sinceramente el homenaje de La Haya, Junio. simpatía que le era tributado; pero los d e í e g a dos francesescuida. n de quitar importancia á los sucesos que han ensangrentado toda una región; y, muestran. su confianza en el Gobierno, que sabrá restablecer el orden y la tran DE NUESTRO ENV 1 DO ESPECIAL Fot. Merletíi; A B C É N LA HAYA 1 Según, cuentan los papeles, duda qué las palabras de sentimienhan empezado á marcharse to Expresadas por los representantes de las naios señores diputados cionesson: de, una gran- sinceridad, pero nohacon la música á otra parte, brá faltado; quien haya querido ver en algún y se aclaran de tal modo diplomático la huelía. de tina ironía. La nación las filas ministeriales, que- tiene su fuerza toda en la ciega disciplina que no sé celebrarían de su Ejército; es natural que compadezca a l a se iones, seis días hace, que acaba de experimentar la tremenda decep. si algún bellaco pidiefee ción de ver dosfae sus regimientos en franca y que el número se contase, abierta; rebelión. ó si fueren necesarias Yo n o sé si; h a existido, esta ironía, aunque votaciones importantes. por los síntomas me atrevo á sospecharlo. Sé únicamente que la ¿p a r i s i é n h a tenido ocaLos liberalesi, ¡aquellos sión de hacer una frase que, después de correr tremebundos liberales! por k a Haya, irá á d a j l a vuelta al m u n d o y la quede la abstención han hecho comentará toda la Prensa. Cuéntase que; esta fortaleza inexpugnable, tarde, en una reunión dé diplomáticos y hacogen foscos sus billetes blándose lo ocurrido en Francia, un delegado kilométricos, y salen francés hubo de decir: á tomar de las montañas los Salutíferos aires... Sí, es triste, muy tríate lo sucedido, y más ¡En son de ruda protesta de lamentar aún porque las enfermedades de contra Maura y sus secuaces, Francia... suelen ser siempre contagiosas. ellos se abstienen de todo, Encierra la frase una profunda filosofía y la excepto de viajar gratis! experiencia larguísima de un hombre que sabe la influencia que su país ejerce en el mundo. Y, por fin, los distinguidos I, a rebelión de esos dos regimientos responde solidarios catalanes, indudablemete á la propaganda disolvente de de la voluntad del pueblo ciertas ideas que serán tarde ó temprano imigenuinos representantes, ouilidad. p O P L A S DEL JUEVES. V- -PEREZA INTELECTUAL vanse también victoriosos Ypuésto q s p c e c o j l O i d k é r i e s a s diciendo á quien no lo s a b e discusiones que tanto: os ásG. inbran; són lá. Mse que; son imás inteligentes fundamental de nuestro honor, rAntcsíqúeíófei y más listos c ¡p. e msa ¿tres. -cosasou; prueba, deliar dr conque deféndenvbs Y esto es lo que todavía ideas que estiraamo. s, justas y, fecundas, y. si no he conseguido explicarme, esas disciisio. nes. ofrecen sus ineouvénientes; iel sin duda, porque h a y ideas silenciolps ofrecejnayoiésvaún. v? que en el cráneo no- nie caben. Y contemplándole despuésíSeiitadf) encelílMir. co ministerial dpnde. se, revolvía. airadpi. Góati- á ¿Cómo esos, hómbrés, vqúe vienen la desdiehada- oración; de- Millei- aad; oraciqn ¿éa l resueltos á dar al traste la que lereprochába haber. peoido tres días; áe de u n cop de ais, con las viejas v plazo para, hablar; y otras; muchas: cosas que rutinas tradicionales, en verdad no veníaná cuento, húbe; de, recor. abandonando el palenque; dar los hechos; más culminaritésdeisuvidíi 1 se marchan á sus hogares lo mismo que los cuneros Entre el, tumulto: de: la sesión: recordé el: ia; que ellos juzgan, despreciables? moso escándalo del- Panamá y recordé las acu ¿Es que, han creído que basta saciones que entonces; cayeron sobre él y coa con discutir el IVEerisaje, las acusaciones, la ¡gallarda actitud por; vGle ¡pronunciando diez ó doee menceau adoptada entonces para haéer frente discursos interminables, é. la: t e m p e s t a d y en cuanto se trata de esa? Con efecto, el día aquel, él actual presidente reformas electorales del Consejo, de ministros de Francia sübióíálá en: que van sus teorías tribuna, para disculparse; enmedio de- silencio á hundirse ó á afianzarse, glacial y siniestro; y al subir; á. la tribuna, 1 el dejan que cuatro infelices orador se encontró frente áisús enemigos, que las enjareten é hilvanen sonriendo burlonamente sólo esperaban: el mo. ¡y ellos tornan á sus torres mento de pisotear un; cadáver, eía! también satisfechos y triunfantes? los rostros amigos del día anterior, rostros que ¿Es eso tomar enserio reflejaban; miedo y cobardía, -y, cuántos le oye. las ideas y los planes? ron afirman que jamás Clemenceau ha rayado ¿Sí? Pues no se necesitan á mayor altura. Í. alforjas para esos viajes. Era la primera vez que iba á hablar de si Porque si el saneamiento mismo, pues hasta entonces se había abstenido se va á hacer con cuatro frases de toda apología personal para consagrar sus y con tal f e s e preparan esfuerzos á los intereses de su- partido 1 y á los n a leyes, sino equipajes, principios del derecho. Y lo hizo magistral; ni hacen falta superhombres mente, tanto, que habiendo subido a l a tribuna con sesos excepcionales, en medio de silencio glacial y trágico, bajó alni viene á cuento tamaña gunos minutos después entre generales aclagallardía en los desplantes. maciones y completamente limpio del lodo v Repito que no lo entiendo con que le habían salpicado. ni me lo h a explicado nadie. Luego recordé al literato y al periodista; re ¡Sin duda me encuentro torpe cordé al autor de la admirable novela Los tdás para u n asunto tan fácil, fuertes, y acabé recordand. o. al Clemenc. e. au. que por haber nacido en una cuando Francia estaba dividida en dos bandbs de las mesetas, centrales, se colocó en el que creía bueno y justiciero y y tener, por consiguiente, acertó á encontrar el título del formidable focráneo de segunda clase. lleto Yo acuso, que Zola publicó eá L! Aurore, el! 13 de Enero de 1898. SÍNESIO DELGADO Y al recordar las glorias del sociólogo, del literato y del orador, al verle abatido y, contrariado, inquieto y nervioso, pensé en las causas de la ruda batalla parlamentaria que s é estaba PARJS, 3 4 JUNIO riñendo; batalla que algunos exagerados anun 1 A. SESIÓN D E AYER Ayer, viendo al ciaban como precursora de espantosa guerra 7 -y -p r e s i d e n t e del civil. Entonces, ante los formidables ataques con Consejo de ministros subir á la tribuna pálido, inquieto y nervioso, y ver que antes de hablar que las oposiciones agobiaban al jefe d e l Gotenía que esponjarse la frente y hacer luego bierno, y contemplando su rostro fatigado y grandes esfuerzos para que todos oyesen la contraído, creí; que efectivamente iba á presenlectura de los documentos en que se relataba ciar la derrota tan anunciada y prevista desclf la verdad de lo ocurrido en el Mediodía de hacía tres días. Pero no fue así. Francia, pensé que los profetas de la mañana Terminado el discurso de Millerand, elpi- e habían tenido razón al decir que íbamos á presenciar una derrota. Y sin querer, hube de pen- sidente del Consejo subió d e nuevo a l a tribusar en el Georges Ciernenceau que el 4 de Ju- na, y una vez en ella, ya no se le vio nervioso nio de 1888 pronunció su magnífica apología é inquietó, por su frente y a no corría el sudor, en favor de la tribuna, apología que terminó y sus ojos, con. los que asaetaba los escaños y las galerías, pareció que despedían llamas. diciendo ECOS D PARÍS