Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 752 DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C. MIÉRCOLES 26 DE JUNIO DE IQO? OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 3 Á: B C EN LA HAYA 1, EYDE í as- comisiones han comenzado, -dicen, á trabajar, y los delegados que tío tienen nada, que hacer aprovechan el tiempo para recorrer Holanda. Unos van á Amsterdam, otros á Harlenz y Leyde. Algunos corren hasta Bruselas para olvidar los- florines y ver de cerca los francos. Nosotros, después de consultar el horario, hemos decidido pasar el día de hoy en Leyde, esta Salamanca holandesa. Leyde está lleno todavía del recuerdo de España, pero un recuerdo siniestro, odioso, desagradable. Mn los Museos, en los departamentos oficiales y en las colecciones particulares encontramos telas, esculturas, armas, tapices y siempre con los mismos asuntos: la resistencia desesperada contra España, las luchas por la independencia. Y es triste, muy triste esta ciudad donde yo creí encontrar la alegría que reina siempre en los sitios donde se reúnen estudiantes de diversas regiones. Claro es que no supuse que hallaría una reproducción del bulevar SaintMichel, pero me figuraba que Leyde sería algo así como Coiinbra, una población llena de risas, de juventud y de canciones. Por el contrario, es fría y seca, desagradable y árida como un texto oficial. Leyde ha tenido faina siempre de ser la Universidad donde mejor enseñaban- el latín, y así es en efecto. Aquí lia habido quien ha hecho un curso entero de economía política en la lengua de Virgilio, inventando nuevas palabras latinas para poder emplear ciertos vocablos modernos. Así, por ejemplo, para traducir renta, decían redditus; latín se ha extendido en Leyde de tal suerte, que en el barrio donde viven lo estudiantes se ve todavía en las casas de huéspedes que alquilan habitaciones amuebladas el siguiente letre- riese el Papa el capelo cardenalicio á monseñor Bourne, para quien el propio rey; Eduardo ñubo de pedir este honor, valiéndose de los buenos oficios de su embajador cerca del Pontífice, Mr. Stonor. Dan cuenta al Vaticano los católicos belgas de haber abierto una suscripción á 10 céntimos con destino al dinero de San Pedro. Cada uno de los católicos recibirá un módulo que habrá de llenar precisamente con las indicaciones que se le requieran, encaminadas á formar un censo ó padrón civil y á él se unirá la ofrenda de 10 céntimos por cabeza. De este modo se logrará un plebiscito nacional en favor del Papa, y así los módulos, de los cuales guardarán copia los organizadores, podrán ser utilizados después por los comités electorales del país. A MEDALLA P O N T 1- Propónese el Pontífice re F 1 CAL DE SAN PEDRO partir en la festividad del Príncipe de los Apostóles entre los cardenales, prelados de la curia romana y dignatarios laicos. de su corte la medalla que, observando la tradición, señala y recuerda un gran acontecimiento de la historia del Papa durante el año transcurrido. Acuñada en plata y cobre, salida de manos del celebrado artista Francesco Bianchi, grabador de los Palacios Apostólicos dicha medalla será distribuida el 28 del actual. Representa en su anverso la consagración de 16 obispos franceses, hecha en la basílica de Sau Pedro por el mismo Pío X el 14 de Febrero de 1906, y lleva en su reverso el retrato de Su Santidad. El trabajo es digno del grabador insigne, que ha tenido que vencer no pocas dificultades en la preparación de su obra. El acontecimiento que conmemora la medalla lo estima el Papa como el suceso más grande de su Pontificado Han sido sus palabras hablando con su fiel secretaiio y amigo monseñor Bressan, que me ha hecho la merced de esta información. DR. FRANCO FRANCHI LA HAYA. EN, LA CONFERENCIA D. E LA PAZ EL DELEGADO RUSO, MR. DE NEL 1 DOW (x) PRESIDENTE DE LA CONFERENCIA SALIENDO DEL PALACIO DEL BOSQUE Fot. Serliner JHustration. por precio corriente, pretium naturale; por letra de cambio, cambiales, litterae. En fin, esta manía del do en sus páginas, la amistad reciente de nues- á la Santa Sede cuando el acuerdo había en- tra nación con Francia, está en la conciencia trado en la esfera de los hechos consumados. ¿Quiere esto decir que la 1 noticia haya sido del pueblo italiano, que no ha olvidado ni á bien recibida por el cardenal Merry del Val... Magenta ni á Solferino, y la simpatía, en fin, que Italia siente por España, su hermana lati- Da ninguna manera. Porque en el Vaticano se ha considerado el couvenio como una aproxiro: Oubicula locando. Esto es: Se alquila una na, no admite siquiera duda. alcoba. Así, la triple confluencia de estos sentimien- mación de España á la Repúbiica francesa... ó Hoy, estos estudiantes filósofos no conocen tos ha venido á producir un verdadero movi- como un perjuicio para Alemania, que hoy la alegría ni la juventud, y así los que quieren miento de inclinación efectiva hacia esta Tri- por hoy está en candelero y singular dilección divertirse necesitan bajar á La Haya ó á Ams- ple alianza de Occidente, que es la mejor res- en la Sedé Apostólica. Harto se comprende cuan lejos del probleterdam. En Leyde no se hace 1 más que estudiar. puesta que la Conferencia de Algeciras da alas ma religioso está una cuestión política como Pero fue en otro tiempo jin emporio de ri- pretensiones de Alemania. queza, de actividad febril. Los 130 puentes que En realidad de verdad, esta Triple debería ésta á que nos referimos, que descanse sobre atraviesan los canales prueban que el movi- sugerir á Italia tendencias muy distintas de las bases de interés puramente material, de recímiento era enorme, formidable. Ahora todo está que están en el ambiente general; mas ved proca defensa; sin embargo, la suspicacia adsilencioso, muerto. La ciudad parece construi- aquí que en los corazones y en el patriotismo vierte cierta posibilidad de influencias deterda para albergar una población de 200.000 ha- no mandan ni las conveniencias oficiales, ni minadas que, partiendo de un origen meramente material, acaso llevarían su. acción al bitantes, y escasamente cuenta 50.000. los acuerdos dinásticos... Orgullosamente nos enseñan los habitantes Júzgase aquí el convenio aludido como un orden religioso... Tal vez no acontezca así; pero de Leyde sus colecciones artísticas, sus cua- éxito grande de la política inglesa en combi- no han sido otras las primeras impresiones del dros famosos, sus estatuas, sus monumentos, y nación con los principales intereses de España acuerdo anglo- franco- español, y, á ini juicio, esos temores no están por entero desprovistos con tal calor nos hablan de la heroica resis- y de Francia. tencia que hicieron á los españoles, que parece Por virtud de lo acordado entre esas Poten- de fundamento. No me dijo más el prelado, y yo fielmente que esta campaña fue ayer, y que no han trans- cias, Gibraltar tendrá un hinterland que abarcurrido tres siglos y medio largos. que toda la península ibérica; la Gran Breta- recojo en síntesis sus palabras é impresiones La han inmortalizado en telas, en mármoles ña contará con amigos que vigilen á Alemania sobre el Convenio que ha de conciliar tantos y bronces. Aquí está el cuadro representando en la frontera del Ruin, tanto como en la fron- intereses diversos y ha de afianzar la paz enal burgomaestre Van derWerff ofreciendo su tera y costado de Marruecos, y España recons- tre las naciones mejor y más eficazmente que espada á los hambrientos para que le quiten la tituirá su escuadra para tomar en Europa, á los buenos oficios de nuestros amables y ofivida antes que obligarle á rendirse al invasor. no largo plazo, el papel y la influencia que dé ciosos delegados plenipotenciarios en la ConEste otro retrata un episodio del hambre: las derecho le corresponden por su historia, por ferencia de La Haya. gentes repartiéndose perros y gatos como man- su grandeza y por su situación geográfica y jares exquisitos. No; yo os aseguro que no ha- estratégica de gran Potencia mediterránea. F L JUBILEO DE PIÓ X 1 a r z o b i s p o de réis bien vuestras digestiones después de con- Claro que ello acrecentará las dificultades para Westminster, montemplar estos cuadros que la ciudad de Leyde la ambición alemana; ¿pero cómo extrañar que señor Bourne, uno de los excluidos de la púrquien sembró vientos recojatempestad. es? os enseña orgullosa. pura en el Consistorio último, ha comunicado Confieso que hubiera regresado de Leyde Preguntó a u n prelado afecto al ministerio al comité central de las fiestas jubilares del con una penosísima impresión á no haber de Negocios exteriores del Vaticano su impre- Pontífice que en Inglaterra se están organizanacertado á pasar por el Beestenmarkt, el merca- sión sincera sobre este Convenio y me mara- do ya grandes peregrinaciones que vendrán á do de ganados. Es la única parte de la villa villa su respuesta. de nna franqueza tan explí- Roma entre Septiembre y Octubre próximos donde hay animación y vida. Bueyes y vacas cita como inusitada, que él mismo me autoriza para asistir a l a inauguración de tales fiestas. Para ese tiempo se anuncia también la llegaestán allí dispuestos en puadro de batalla, co- á hacer pública. locados en fila y convenientemente vigilados Este Convenio, me dice, llegó á conocimien- da de varios obispos católicos de la Gran Brepor los tratantes, que son unos señores vesti- to de la secretaría de Estado, cuando era. ya taña, deseosos de hacer su visita ad límina. No tendría nada de extraño qué, anticipándos de levita ó gabán y que durante las horas del dominio público. E k n u n c i o monseñor de mercado lucen unos delantales de cuero cardenal Rinaldini, transmitió tal información dose la fecha del Consistorio de otoño, confiobscuro. Alrededor de la plaza no hay más que cervecerías, cafés y restaurants. Llega el comprador, ajusta la mercancía y para cerrar el trato vendedores y compradores marchan al café, donde la venta queda formalizada. Estas gentes son sencillas, no beben vino jamás: café ó té. Y continúa la exhibición ae recuerdos de laindependencia y de la lucha con los españoles. Ahora es la estratagema de Guillermo de Orauge la que nos refieren, cuando hizo desbordar ¡los canales, inundando á los ejércitos de España que sitiaban la plaza. Y en seguida viene la pequeña leyenda, porque en estos países del Norte todo ha de tener su leyenda. Lá leyenda habla de Magdalena, una holandesa de rarísima belleza, que cautivó, como Judith, al general Valdez- -así con z y todo- -y á fuerza de caricias logró que el asedio se prolongara hasta dar lugar á que llegaran los refuerzos que los sitiados, sus hermanos, esperaban. Pero esta Judith de Leyde supo conducirse en buena holandesa, dulce, suave y cariñosa; no llegó, como la de la Biblia, al trágico extremo de cortar la cabeza á nuestro bravo general Valdez... Se contentó con adormecerle para que el asedio se prolongara indefinidamente, ¿E esto lo que con nosotros queréis hacer ahora, vosotras las modernas Judith de la Conferencia? Responded, Louise, Therese, Christina, pobres pájaros caídos tempranamente del nido, que vais revoloteando á flor de tierra y llenáis con vuestras risas los atardeceres del Lange Poten... JOSÉ JUAN CADENAS La Haya, Junio. PARA LA DANZA (I) 1 a estrofa; para el remolino, él aplauso; para L el vértigo, la insensata canción. Más toda la reverencia agradecida del intelecto. Que cuando duele de pensar la frente y están mustias las flores del imaginar, y al contemplador de la verdad se le caen de, fatiga las alas, no hay para la frente, para las alas y para el árbol que da la flor de los pensamientos reposo como el de mirar un cuerpo bello que se agita en el armonioso ó desatinado ritmo de la danza. ¿Sabéis, emperadores del verso, que bajo el sol de Grecia el verso se creó para la danza, y que la cadencia de los mentidos pies mostró á los elegidos de los dioses la posibilidad de la cadencia de las bellas palabras? ¿Que así la poesía es una milagrosa revelación del movimiento? Por lo cual, poetas, siempre que veis á una mujer danzando, debéis inclinaros con reverencia, porque tenéis delante la génesis de vuestra melodiosa locura. Y lanzarle á los pies todo Vuestro laurel, agradecidamente. Y llamarla madre, y rimar en su npnor uua maravillosamente desvertebrada estrofa. Porque ella os enseñó á rimar, mostrando el secreto de la oda á vuestros padres los inmortales, con la ondulación clásica de su cuerpo, bajo el cielo color de jacinto. Y vosotros, los que dejáis prenderse el pensamiento en la red de seda de los flecos del mantón de la bailadora, y dormirse con ellos en la nostálgica voluptuosidad del tango. O los que le enviáis á ser niño y loco entrt los revuelos de la falda de una danzante inglesa que rima la tormenta de tma. jm O los que una hora le tenéis perdido en los volantes blancos que sabia, pérfida, desaforadamente agita con todo rumor y toda inquietud de marea, de gracia, de tentación de remolino trágico, la hembra de París bailando s u can- L ¿Qué daréis á la danza y á las que danzando han sido más que brujas y os han dado el alivio de beleño de dormiros el inaletargable gusano intelectual? Dadles la primera estrella que al depertar os luzca én el intelecto: bien estará sobre la desnudez de sus gargantas, centelleando como ur diamante. Dadles la primeráíior que al volver á la vida os nazca en el huerto: bien estará, y más si es flor de granado, roja sobre sus pechos como una herida. Dadles la primera cresta de espuma que surja en la marea de vuestro imaginar: bien estará entre sus piernas ágiles, como randa en volante de enagua movida al viento de su inspiración: blanca, desesperante, con alas, con reflejos, toda caricia, toda inquietud, toda desequilibrio. Por Salomé, la muerte. Hasta por el oso que danza al son del pandero, ana centella de buena ventura. Para la danza, la estrofa; para el remolino, el aplauso; para el vértigo, la insensata canción. J. MARTÍNEZ SIERRA. DEÍITE ROMA DE NUESTRO CORRESPONSAL ROMA, 2 0 E JUNIO. A TRIPLE DE El c o n v e n i o anglofranco- español ha sido é OCCIDENTE acogido con el máximum de las simpatías y del favor en el mundo político italiano. Y no hay para qué decir que cuando digo el mundo político me refiero precisamente á la gran corriente de vida política romana que está fuera de la esfera oficial, donde la eerrazón suele ser casi absoluta en lo BARCELONA. CARRERAS A PIE más trascendental... LLEGADA AL ARCO DE TRIUNFO DE LOS TRES VENCEDORES DE LAS CARRERAS A PIE I a antigua amistad de Italia con Inglaterra CELEBRADAS EL DOMINGO ULTIMO Fot. Merl. etti. T un hecho de los eme la Historia ha consagra- pn la Conferencia de La. Haya. Figura de principalísimo relieve en la actual Conferencia de La Haya es el delegado ruso, Mr. de Nelidow, elegido para presidente de la Asamblea. Ninguno de los escasos retratos suyos, publicados en estos últimos días por la Prensa ilustrada europea, da idea tan exacta de cómo es Mr. Nelidow como la instantánea que hoy reproducimos y en la cual se le ve en el momento de subir á su automóvil al salir de lina de las sesiones celebradas en la sala de los Caballeros. (1) Del libro L feria de Nettilly, que publicará en brevt la casa Garnier. de París. NUESTROS GRABADOS