Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOMBRO j 47 A B C: VIERNES- arDE JÚNlQ DE- i OCHO PAG 1 HXB. EDICIÓN PAGINA 4 Los condes de Torrepando, Pinofiel, Grove de mi doctrinaren las reuniones de la Confe- do á los halagos del favor oficial; ios que aun tuesron calmando poco á poco y el orador coi U i i a i t a Casa- Henestrosa, Muguiro, Fiori mmzé á hablar, MI S? Alvarez nos prevenía rencia, Soy patriota ante todo y amantg de- mi no habéis gustado las delicias de la sub Torre- Vél- sz, Belascoain y Gíroa. ue; é ifea á SuabJar sm siuef riásd, con antera país. SúsQt. aa o aosotre ia e e ttés perjudi- de un ministerio; los que habéis, res q eoníles de Barrantes, ha- Laguna y i o maa mtimviüñá talída dú eocaríamo. s. qu. íiS e? 1 crédito Jf la. fep- ftWiea, y es orgullosos, el dinero de ún empleo, del v z ts, velada, n limpia; no había Revilla. posible que se nos atribuyera, un bastardo in- para ganar vuestra vida con independencia. áayía la pasiéa maravillosa de moLos barones de Hortega y Arenas, puestos los ojos en un- ideal y fi en terés. No. Yo callaré, 1! íjfes e p i í? o que pretendía, ante todo, Y los Sres, López Chicheri, Qand aría s, Gur. Primera enseñanza. Aprended, vanos, políti- uaa esperanza. Vosotros trjuafaféis rompiendo arador era deposfrar las causas que á su ubay. Otero, Cavestany, La Cierva, Topete, cos sin enjundia ni meo. ll Este hqm. kresa. cri- e. sa caduca burocracia espaftgla tratísmitida de M batían coatrifetlído á forjjiar. la Selidari- Vázquez de Mella, Hurtado de Améísaga ¿Muiica un ésto. persQaal éa provecto de u. pa padres á hijas, vinculada en. familias. gomo, si tria, ante el, temor de. perjudicarla iafirietido los talentos se heredases, Y esos ho. rn bre que 4 ad Bstag fmigas eran saóitíples, camplejas; ñoz Vargas, Tráveseclo, Cervantes, Sol y Orteuna herida en su crédito. Éste hombre, que ha hasta hoy han ahogado los sanes impulsos de el it) r ¿dpr las iba. examinando una por una. a ga, Pérez Caballero, Ortueta, Isasa, Soldevilla, tenido la suerte, de colocar un tema núef o ala. Jas almas que suspiraban po, r una redención, su v ziba cobrando ímpetu. S l S r Alvares co- Suelves y G. oyeneehe, Bruguera, Loygorrí, Pédeliberación 4 e oa diplpmátieoSí se sáeriQea, habrán, de responder üa día, cargo, por. cargo, m urnús. é sntraF ese poderoso estado de rez de Guzmán, Alcalá Galiaao, Aguírre y Ozoíóo, en 1 taa caraeterístíco, durante es, Perea, Cañellas, Spottorno, Montojo, F, de se obscurece, huye del éxito, que podría pro ai larguísimo proceso criminal que les está sisu a í transforma maravi- a Torre, Álvarado, Maldonado, Pérez Seóane, porcionarle ía defensa de su doctrina. No, s o guieníJo la parte sana, vigorosa y noble déla. affleite, se mnm vibra; exaltada, épica. Ranero, Coghen, Meaéadez Pidal, Martín aionentenderéis jamás esta política altruista, vanos, joven intelectualidad española. Ncpodía aceptar el orador el programa llama alvo, Maluquer, Azúa, de Tepolíticos, soberbios y enorgullecidos. Imitemos á estos hombres que tíos tra n en- do mfiimp de los solidarios; aceptábala dero- jada, Jordán de ürrfes, Orozco, Herrerps MuguiMartín Murga, Creo justa mi doctrina, sigue diciendo; pero señanzas de otros países, S, i paseáis p. or tas si- gajci 3. n de la ley de Jurisdieeioiies y la atítono- ro, AJdama, López póriga, Cárdenas, Contreno. se me oculta que tropezará con grandes, lenciosas calles dé La lláya y S, eh evening e: n mm musicipal. Estábamos ya en el núcleo de as, Sitges, Ampudia, ete, con enormes dificultades. Sin embargo, más á horas avanzadas de la noche, veréis ea aque- la ues- ón íSe podía aceptar la autonomía rellos hoteles donde las delegaciones residen, gional? Es decir, ¿se podía admitir que cada tarde ó más temprano prevalecerá, Mañana los; celebrarán la marquesa de Bola Y, en efecto, un movimiento de protesta se aquí y allí, algunas ventanas que brilla hasta resííón fuese una nacionalidad? ños y la señorita de Ramos Powex. ha alzado ya, potente y formidable, contra Pra- el amanecer. Son IQS kureaus de las Ca. acillepji este punto, gl orador había estrado ya de go. Es el dinero, el señor del mundo, que sé rías, del Japón, de lá Argentina, df. Alemania, El hijo de los condes de Valmaseda continúa lie! no en sn inspiración, ¿a voz se había trans muy mejorado de la operación que días, pasade los Estados Unidos. levanta enérgico contra el enemigo, foi mado por eóínpleto; era na voz limpia, so- dos sufrió. No es posible reproducir ni aun someramesb Y: en eambiQ, ea el burean e Rusia trabate en un diario de las. condiciones, de los dia- jan mucho también durante el día. Ahora es- ncjra, potentísima, que llenabatodos los ámbiHoy se cumple el undécimo aniversario de rios, españoles, toda mi conversación con Dra- tán ocupadísimos preparando la gran fiesta, el toij del salón. Él cuerpo se erguía y se estrego, Quiza aburriera á los leeytore Drago. de- baile espléndido que. el presidíate de. la QoU mi ía. ¿impulsos de úaa fuerza íatima y pode- la muerte de la ilustre marquesa de Cerralbo. de to 4. a ía. persona del orador se exbalafiende su teoría, fundándose en lo, oeurridQ en. ferencia, Mr, isrelldqff, s. e propoue ofrecer á iof tó aa corrifiiite, como un efluvioinvisitre Franeia y Venezuela, y aporta datos, aeches, diplomáticos cuando Mad. Neli 4o fí llegue qi g dojninaba y ¿activaba al auditorio, En p r u e b a dirás, 11 te ria está pe, rfe. qtame: ate La Haya, Un tmile; para goo persqtjas ias, t: ribu as fedoa Ips espectadores estaba de documentada y coaveae NQ, üeTilinga modo, Vgrdademmente. ua trabajo brutal... p i BO se psrdia ai la más ligera sílaba de lo BOJ pueden ai deben estar Jas, escuadras de la sael r, Alyafez ifea Jicieade. ciones para, defender los intereses particulares J, a Saya, Jume? úa el orador había de llegar á un grado de una empresa, de una Saciedad, de un Sia. n alto de vibraeiós, Cuando encarándose dicato. Xos que emplea su dinero en estas can los gatalajjistas ha gritado; ¡Vosotrog teempresas, corren un albur, y si busca la gaMADRID néis una preocupación, que, os lo voy á decir nancia inmoderada, justo es que se expongan T QS grados menos de calor acusó el terjnó- cqn fraaqueza, es propia de espirites medip- Interior, al contado, Serie F. -0,10 á la bancarrota y la quiebra, sin que los E. j érei 83,95 0,05- en diferentes series. tos deban nuaca ser empleados para, exigir la metro. I a gratitud fue general é, inmensa, cites. cuando el orador, repito, ha pronun 83 Interior, ft corriente, reintegración de capitales malversados en pé- porque, además, el cielo estuvo casi todo el día ciado esta frase, llegaba á su fiado más alto Interior, fin p r ó x i m o S 3.30- -0,10 cubierto; dejándopos concebir la esperanza de d elocuencia, Estas palabras han motivado ÁmortizaMe, Serie P. 100,75- -0,10 simos negocios. 100,90- -on diferentes series... uijios murmulloi en los escaños conservadores; Dije á Drago que su teoría, apenas iniciada, una próxima y consoladora tormenta, 100,70- V 0,O5- -carpetas... í, a traslación, de- los restos mortales de Cal- estos marmiillos haa excitado la réplica airahabía levantado una tempestad de protestas, y Obligaciones dol Tesoro, vo y Vico al panteón de hambres ilustres fue da de íós catalanistas. ha habido un momento Ayuntamiento de Madrid. Eosnltas, 88,25 el diplomático argentina me inostróVsonriendo, un acontecimiento popular, Todo. Madrid tomó de- confusión, y ésta confusión ha servido para- -Expropiaciones del interior, un fplleto que acababa de recibir, -Cédulas del ensanche, NQ lo h e leído siquiera, me dijo. Pero es parte en esta manifestación de duelo, en. la aesabar 4 e entonar, de enardecer al Sr. Alva- r Obligaciones de la Diputación Madrid. 451,50 l a mayor prueba de que se. me combate con cual evocaron muchas, gentes recuerdos de regf. í, a lira cantaba ya coa todas sus cuerdas. Banco de España Hipotecario... saña. Y cuándo con tanto encono se combate, hace veinticinco años, cuando con los dos ESJ imposible describir los gestos, las aptitudes Banco Hispano- Americano. 152- -0,05 grandes, actores, enloquecía de entusiasmo el del ilustre tribwo; era un espectáculo profun- Banco muy justa debe ser la causa combatida, 1.06,25 público y, había menos, poetas melenudos y dawente artíafieo. Ningún gran trágico, ni No- Banco Español de Crédito 408,60+ 1,50 Arrendataria do Tabacos, lis un folleto que acaba de aparecer en La 81 -0,50 Haya y que ¿a sido profusamente repartido. grasientos, -de los qyie todo lo encuentran mal. veílí, ¿i Zaconi, ni el más maravilloso artista Socied. G- ral. Azucarera. Preferentes. 41,25- 0,2 G- -Ordinarias. En la Audiencia se. vio y falló una causr de la escena ha podido expresar nunca la paSe titula Le drmtfiuancier intemational ckvant la 101,40- r 0,10 Oádnlas del Banco Hipotecario, de las sensacionales en la que el reo apareo SÍ 951 de este modo. Había momentos en que el 0 AMBI 03, Francos. 11,93+ 0,03 dando muerte á un pastor machacándole 1 ¡orador se lleyaba las dos, manos á la cabeza, 28,14+ 0,01 Libras. saíacliaaba coa nn movimiento vibratorio y sordidez, la defensa del dinero; es un libro he cabeza con piedras. Puro salvajismo, En el hospital falleció la pobre mujer ¡lajizabá una frase ardorosa; otras veces, al di- ÜE BARCELONA cho con números y en todas sus páginas apaquien su marido hirió bárbaramente días pasa rigirse al Sr, Salmerón, ai hacerle cargos trerece descarado y cínico el IQO por io 8,10 mendos por su discurso de Ja tarde anterior, Interior, fi ds mes... Lacrimoso y compungido, como un usurero dos. Pureza salvaje también, ses iba liacjá u escaño, se encorvaba, ponía Amortizáble, Suicidios. no se registraron más que dos. Banco Hispano- Celonial. que hace el artículo, este folleto señala los sacasi sus labios ea los oídos del jefe republica- Acciones, Nortes 61.60 0,65 I, a política, muy movida. crificios de las üobrecitas empresas que ponen 90.70 0,55- -Alicantes... En el Congres o, dos grandes discursos. Per ns extendía la áiaao derecha con el dedo ín sus intereses al servicio del progreso y la civi 24,95 0,25- -Orense? vibrante, y así iba haciendo su acusación lización. Adulador y persuasivo como un judío no solidarios, sino españoles, muy españoles dfce un tono cortante, largo, quedo, sibilino. Él co n que ve que se le escapa la presa, la prenda pre- Por fin... DE PARfS Canalejas y Melquíades Alvarez, dos coloso! Sr. Salmerón callaba abrumado. El auditorio toria cuya adquisición desea, este folleto se de la palabra, fueron los héroes de la jornada presenciaba esta escena lleno de una íntima Interior 73,97 0,15 arroja á las plantas de los miembros de la Consombras de la noche E x t e i o 93,45 0,10 ferencia para que se opongan á que prevalezca Álsegundo se le ovacionó en la Cámara, en loí profunda emoción. I, asallá arriba, por el alto Eenta r f r arn c. e. s. a o SS. 97 0,05 ibtaa llegando; se veía, la doctrina de Drago y pide que, por el contra- pasillos y en la calle. Después de oírle se pre- ventanal, un cielo pálido, de crepúsculo. Eüso n u e v o 85,20 0,50 Turco rio, la Conferencia legisle sobre el particular guntaba mucha gente si había quedado álgf de Salmeróa. Argentino, por 100.189 S. Aveces él orador se deteníauñ instante, an- Brasil, 4 por 4100,1839, que va á ser debatido y acuerde lo siguiente: 79,10 i. Todo empréstito será obj eto de un acuer- Y nada más. Por la noche, por toda novedad, sioso, rendido. No se comprendía cómo este Nortes 262 do previo entre el Estado que presta y el Esta- unas cuantas gotas de agua engañosas y un laa- go esfuerzo físico, cómo esta tensión de áni- Zaragozas bochorno abrumador. m o tan alta, tan igual, no le dejaba exhausto. Andaluces. do donde la emisión ha de tener lugar. 0 Pero ya de madrugada, la suspirada y ape- X vitalidad era grande; el orador tras beber Crédito Lionés de Méjico. 2. En caso dé bancarrota, l a ñ o ejecución Banco Nacional 980 de! pago será castigada con el cierre de todos tecida tempestad, coa todo el aparato que st UH. sorbo de agua continuaba en el mismo Metropolitano... 1 argumento requiere. 2.090- 4 Q tono su oración. Así ha llegado hasta el final. Ríotinto los mercados financieros al Estado deudor y la Thomson. 634 Eia este momeató, han resonado tres ó cuatro De Beers supresión de los tratados de comercio que con 588- 8 ap) lausos en la Cámara. ¡No aplaudáis! ¡No Tharsis él hubieran sido convenidos. aplaudáis! gritaban unas voces; se oía sisear Goldfields- 2 Es decir, que el amo y señor del mundo, el 139 reclamando sileacio á algunos diputados. El Raud Mines. -1 dinero, ya no quiere solamente pulverizar la sileacío, respetuoso, eortés, se ha hecho; un doctrina de Drago, sino que pretende añadir teopel compacto de represeatantes del país ha nuevas garantías á la seguridad de los cápiDATOS É IMPEESI 01 ES v syabiddyharodeadoal Sr. Avarez, Muchos pe- JUi ÚLTIMOS tendencia del mercado es hoy algo más S E S I Ó N HISTÓRICA S i y o tuviera qu l APBID La h- -extractar, sólo e x ráodistas han entrado precipitadamente en el floja. La doble del Interior, entre elfin do jps que temen que prevalezca esta doctrina? tractar, los dos grandes discursos pronuncia- salón. El Sr. Alvarez estaba sentado en su es mes y el próximo, vale 27 céntimos. El Tesoro interviecaño, readido, abromado, Desde la mesa pre ne discretamente en el corro de los francos. Por su propia virtualidad ao ha de preva- dos ayer tarde en la Cámara, emplearía ea este lecer ahora ni en mucho tiempo desgraciada- tarea tres ó cuatro columnas del periódico. M sadeacíal, el Sr. Dato se inclinaba y felicitaba p A B Í S La tendencia vuelve á, ser mala. A pesar de los esfuerzos que se hacen para sostener los cammente, y las dificultades con que ha de trope- ocuparé tan sólo de la parte externa de esta; cea a n a yoz 4 e eordjalídad al orador. Se oían bios, todo baja. giitos y aplausos en los pasillos. Muchas seño zar no son un misterio para nadie y mucho me- dos oraciones; del gesto y del ambiente aos para su autor. El Sr. Canalejas fue el primero que usó de 1 ras, asia eaaud la sesióa hacía mucho rato ¡Ah! Pero existe el temor fundadísimo de que palabra. En la Cámara había una verdadera qtie había terminado, contin, uabaa de pie en la doctrina de Drago sea un complemento de expectación. El Sr. Canalejas comenzaba á ha- la ¿tribunas. El Sr. Alvarez ha bajado de su la doctrina de Monróe, y que los listados Uni- blar coa voz tranquila, suave; hablaba de 1 escaño hasta el hemiciclo; todos estrechaban dos la amparen y defiendan. Y esto es lo in- ley de Asociaciones; se dolía da que la pasad su. mano, le felicitaban; él estaba con la cara quietante, 1 Q que trae desazonada á la banca etapa liberal no hubiera teaido una última 3 congestionada, sudoroso, con la camisa reblan L O S DISCURSOS DE AYER t o s dos pri udía. progresiva evolución. Su voz iba poco á poc de: cida. Sonreía á unos y á otros sin acertar á r- meros orado. Porque los Estados Unidos han comenzado cobrando brío, enardeciéndose; el Sr. Canale- decir nada. Tenía ante sí una silla con un vaso res de la Cámara, losSres. Canalejas y D, Melallí- rodeándole e ya á intervenir directamente en los asuntos de jas daba unos lentos paseos ante su escaño de agua de azahar; estabanel Dr. Pulido, Pepi quíades Alvarez, hablaron ayer. L. a sesión fue, Europa. Un día es la situación de los judíos en otras veces se detenía y ponía sus manos col Dr. Maestre, Miguel Moya, Dr. Cortezo, May- pues, una solemnidad parlamentaria. Hacía, Gíaray, Xópez- Ballesteros, el Rumania la que ilícita al Gobierno de Washing- gando de los pulgares ea los bolsillos del cha- ner- -que se sentía entusiasmado- -Soldevilla, tiempo que no se presenciaba espectáculo tan ton á recordar a, Buropa el tratado de Berlín; lecho, con el tórax saliente, erguido; Uegab que aparecía emoeíonadísimo... Habían man- imponente. otro día son los armenios revolucionarios de después a hablar de la parte arcaica que existí Diríase que habían resurgido aquellos tiemtraer un coche y Turquía los que mueven la piedad de los yan- en la Solidaridad; entonces, enardecido, levan- dadode los circunstantes estaban esperándole; pos de las Cortes de la Regencia, cuaudo los otro había ido á buscar un quis, ó el desacuerdo de Francia y Alemania, taba la mano derecha con un gesto impetuoso Mártos y los Castelar hablaban, promoviendo ó la Conferencia de Algeciras donde los Esta- súbito, la tenía extendida en el aire y lanza- gabán. tempestades de aplausos. dos Unidos se presentaron adoptando aires de ba un apostrofe, una protesta d e s u a m o r á l í H e dgado á estos buenos amigos y me b I,o s dos oradores demócratas hicieron frente Patria y al progreso. Y volvía otra vez al ton señores en el concierto europeo. marchado á escribir estas cuartillas. á la Solidaridad catalana para alentarla en sus traaquilo: daba uaos breves pasos; el hilo dej La doctrina de Monroe es estrecha ya para justas aspiraciones, para combatirla en sus exAZORJN los yanquis que no desperdician ocasión de in- oración hacía que con la afluencia de la pala cesos de expresión y para defender á Castilla bra, tras un sinónimo saliese otro, un tercer tervenir ea los asuntos europeos, y esta teoría de la feroz acometida salmeroniana. tras el segundo, y se veía en este punto cónn de Drago viene á darlos ua nuevo pretexto El discurso de Canalejas fue una oración po que aprovecharán, sin duda, pues el golpeaho- á cada redoblamiento del vocablo, el orado: lítica, de crítica seria. El de Melquíades Alvainstintivamente iba avanzando hasta el centre ra va derecho al bolsillo de Europa. rez fue, además de eso, un himno á la Patria. POR TELEQHAFO Nosotros tenemos confianza, ha dicho Ro- del pasillo, y allí, en la escalerilla, se detenís Se palpaba en el ambiente la necesidad de BERLÍN, 2 0 6 T. oseyelten un discurso hace años, ea que nos- de pronto, en tanto que el tono levantado, aralgo de eso. Así es que la maravillosa catilinádoroso, descendía y se convertía en una frasu M oticia desmeatida. está reservado eJ privilegio de desempeñar un ria del gran orador republicano levantó el ániJ Resulta en absoluto inexacta la noticia suave de vaticinio ó de reproche íntima importantísimo papel en el mnndo. español en todos los espíritus y el entusiaspublicada por el Gil Blas, de París, anuncian mo se desbordó por escaños y tribunas. Toda la Cámara escuchaba atenta al Sr. Ca Y nosotros, dicen por su parte los japonedo que un. personaje francés había salido pan mo ses, queremos dejar al mundo más limpio y nalejas. Nosotros- -decía el orador como sín- Berlín, comisionado por el Gobierno de la Re ¡on respeto, con muchísimo respeto- -como tesis de su discurso y dirigiéndose á los solimás diáfano que le hemos encontrado. pública, coa objeto de desvaaecer la iaquietud ahorcaba el alcalde famoso de Zalamea- -dio Del choque d e estos dos pueblos es posible darios; -nosotros seremos auxiliares vuestros que- pudiera existir en Alemania con motivo al Sr. Salmerón su merecido. Parecía éste anoque surja a era de justicia que la humanidad en vuestras reivindicaciones legítimas, pero del acuerdo híspano- francés. nadado, no sólo por la elocuencia soberana y la no os acompañaremos en todo aquello que ambiciona. inflexible lógica de los argumentos del diputaatente la integridad de España. Y á seguida do asturiano, sino por un estado de conciencia e abandonado la villa donde Drago habita, venía Un largo, un hermoso período, lleno de acusador del daño que había hecho á la Soliinspiración, de fuego, en que se cantaba la es después cié saludar á esta brillante repredaridad agrediendo á Castilla y perturbando sentación americana, una de las más cultas que piritualidad profunda, la energía y la nobleza El día 24 celebraran sus días las marquesas al partido republicano. á la Conferencia han sido enviadas. Todos son de las estepas castellanas. Había llegado á lo de Vlllamaatilla de Perales, Salar y viudas de El triunfo del ilustre orador fue, pues, indisjóvenes, todos, son vigorosos: Drago, Rodrí- hondo el orador; no se le aplaudía en todos los Risc: al y Ayerfoe, La condesa de Guáqui. La cutible, colosal. guez jarreta, Sáenz Peña, Cruz representan á lados de la Cámara, por un sentimiento de dis- señoritas de Goyeneche, Prado y Lisboa, OrteLos Sres. Canalejas y D. Melquíades Alvarez esa joven América, nuestra hermana, carne de creción y de respeto, pero eran sus palabras la ga y León é Isasi, elevaron ayer la discusión parlamentaria á alnuestra caráe. í sangre nuestra. En todos hay expresión fiel de todos. El príncipe Pío de Saboya. tura imponderable. El Sr. Canalejas empleó en su oración cinco entusiasmo, fe patriotismo, ideales, acometiLos duques de T Serclaes, Tilly, Santoña, vidad. Y h e pensado en ti, joven intelectuali- cuartos dé hora. Tras él se levantó á usar de la Náje: ra, Tetuán, Castillejos y- Tarancón. LOS PASILLOS En cuanto el señor dad española, también llena de fe, de entusias- palabra el Sr. Alvarez. Acabábamos de oir un Alvarez terminó su Los marqueses de Sotomayor, Santo Domin mo y de impulsos generosos, pero estrangula- largo y hermoso discurso y en la Cámara reso- gó, Canales de Chozas, Urquijo, Benicarló, Fi discurso, diputados y periodistas abandonaron da por los cadhicos gobernantes qué padecemos naban los rumores y los comentarios. Necesi- guenoa, Concordia, Real Tesoro, Pacheco, Pi- los escaños y la tribuna, invadiendo los pasitábamos respirar un poco. El Sr. Alvarez esta- nareK, San Miguel de Bejucar, Santa Lucía. llos y el salón de conferencias. y hemos padecido. El efecto del discurso del ilustre orador reMas no. desjtnáyéis. Elevad vuestros corazo- ba fle pie, ligeramente encorvado, con las ma- Olivsi, Villapanés, Rivera, Herrera, Castellopublicano había sido eaormé. Había tenido la nes, vosotros los que aún ao os habéis vendi- nos puestas sobre el pupitre. I,o s rumores se nes, fTorralba, Montefuerte, Corte y Vivot. BOLSAS P E h PÍA POLÍTICA EL ACUERDO i HISPANO- FRANCÉ- SQCTEDÁD