Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 74; A B C. VIERNES 2i DE JUNIO DE 1967. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 5 i: w MADRID. EL ENTIERRO DE CALVO Y VICO PASO DE LA FÚNEBRE COMITIVA POR LA CALLE DE ALCALÁ. EN EL CENTRO SE VE LA CARROZA, OBRA DEL INSIGNE BENLLIURE, DONDE AYER TARDE FUERON CONDUCIDAS LAS URNAS DE CALVO V VICO AL PANTEÓN DE HOMBRES ILUSTRES DE NUESTRO. ENVIADO ESPECIAL Fot. Goñi. A B C EH LA MAY A CUANTO DURARÁ? Apenas inauguradas t las tareas en Conferencia, misma pregunta aparecede la todos la los labios: ¿Cuánto durará esto? -í. Y es curiosa, una etiquete cerca de diplomáticos y periodistas, en averiguación del plazo que unos y otros é conceden a v. s labores respectivas. Si preguntáis á un plenipotenciario- de éstos graves, os contestará convencido: Dos mesesy medio. gf ós dirigís á un periodista inglés, por ejemplo, os dirá: Con quince días sobra. Si es un diplomático (ó periodista) alemán el interrogado, responderá: Unos cuantos días. Pero sometida á votos la pregunta, la mayoría cree que las tareas de la Conferencia- durarán más de dos meses. ¿En quévan á emplear tanto tiempo? ¿Por qué ese empeño de que sea de dos meses ó dos meses y medio el lapso de tiempo que hayan de ocupar en los debates? t LA PLAYA DE SCHEVEN 1 NGEN A DIEZ MINUTOS DE LA HAYA Y esta tarde, visitando Scheveningen, al regresar por elBosque he creído adivinarlo. Sí; indudablemente es lo que yo me figuro. L. a temporada oñcial en la playa de Scheveningen comienza el 15 de Julio. Acuden entonces, durante la época elegante de los baños, las más aristocráticas familias: ingleses, americanos, franceses, rusos, y la playa, de fama universal, brilla esplendorosa. Es de buen tono fechar una tarjeta postal en el Grand Hotel de Scheveningen ó en la sala de conciertos del. Kurhaus, y los snobs pagan de buen grado su contribución á la moda, porque da distinción, porque viste mucho... ¡Pues he aquí el secreto de. la duración de la Conferencia! Todos estos señores diplomáticos vienen á veranear gratis, á eosta de los Estados respectivos, y quién sabe si algunos... á ahorrar dinero. Como la temporada de los baños se aproxima, todo el mundo está en I, a Haya, ha. reina Guillermina ha regresado de su castillo para instalarsse en su palacete de ha Haya, un pa acete coqnetón, lindísimo, Manco y sencillo sin aparato exterior ninguno, y tan cuidado, centinelas las residencias de ambas Reinas, pues ha sido suprimida recientemente la guardia que desde tiempo inmemorial prestaba el Ejército en el recinto de las Cámaras. Parece er que un diputado socialista protestó, diciendo que la misión de los soldados holandeses no 4 ébía ser aquella y la Cámara acordó suprimir la guardia; pero, como de todas suertes era menester que sé ejerciera alguna vigilancia, dispuso que fueran substituidos los siete solda t -Til; dos que formaban el retén por siete guardias campestres, especie de benemérita de Holanda. El diputado socialista consiguió su objeto y triunfó la democracia, lo cual no quita para que, hace, ocho días, se hayan verificado en I, a Haya elecciones provinciales y resultara triunfante el partido anti- libéral. Una cosa así como nuestros conservadores. -En Europa entera están de: moda ahora los conservadores, y ya ven justedés por dónde resulta que en Madrid disfrutamos del último grito en cuestiones de elegancia gubernamental. i Todos conservadores. Hasta estos diplomáticos que se proponen discutir apaciblemente la media docenade cuestiones que les han sido propuestas. Todos son conservadores también. ¿Es que hay algo más conservador que hacer compatibles los debates acerca de la doctrina de EL GRAN CASINO DE SCHEVENINGEN Drago y los baños de ola? Pues por eso dicen ellos: ¡Que dure la Conferencia todo el verano! tan limpio como todas las casas de esta ciudad Xo. curioso es que han coincidido la inauguencantadora. ración de lá Conferencia de la Paz, reunida por El buen pueblo holandés ha recibido 11 en; O el Zar, y la disolución de la Duma, decretada de entusiasmo á su Reina adorada, aclamándo- por el Zar mismo. ¿Verdad que es curioso? la ruidosamente, y después ha continuado su Porque es indudable que el úkasé del Zar arroja vida apacible, reposada. La Reina ha ocupado nuevamente al Imperio en brazos de la revoen unión de su esposo el palacete que habita lución, que tardará pocos ó muchos días, pero en, L. a Haya, mientras la Regente reside en estallará al fin. Y en tanto, aquí en I, á Haya, otra casa al, extremo opuesto de la ciudad, un e tos apreciables señores se proponen arreglar hotélito también- sin pretensiones de ningún el mundo, como s r el mundo tuviera todavía género, que sólo se distingué de las edificacio- algún, arreglo: No, la palabra humanidad no nes contiguas por el centinela que hace guar- es sinónima de bondad, de justicia, de altruisdia a l a puerta. El palacete es un edificio his- mo; la humanidad marcha del brazo de la hitórico. Era propiedad de un antiguo banquero pocresía. ¿Cómo, si no, iban á poder nacer en de Amsterdam v en él habitó Napoleón en el mismo cerebro imperial la idea de convocar una Conferencia, llamada de la Paz, y el acto Creo que son los dos únicos sitios donde nay de disolver la Duma, provocando la peor de las luchas, la más cruel, la menos cristiana: la guerra entre hermanos, la guerra civil? ¡Bah! Me he puesto serio y con esto no se consigue nada, L. o cierto es que este acontecimiento na agitado un poco á diplomáticos y periodistas, á éstos sobre todo, que se aburrían mortalménte. I o s corresponsales- de los grandes periódicos, deesas empresas poderosas y ricas hasta el exceso, que exigen siempre noticias interesantes, corren desolados por todas partes buscando noticias para telegrafiarlas y agarrándose á lo que encuentran, sin que les importe si es un hecho ó una fantasía. ¿Qué más da? Iva- cuestión estriba en poder telegrafiar dos columnas. Recordaré siempre á este propósito lo que un periodista parisiense me decía en Algeciras: Mire usted. A mi no me importa nada telegrafiar tin infundio, porque luego, en el despacho siguiente, lo desmiento... ¡Y como aquí de lo que se trata es de Henar dos columnas... 1 Y en efecto... r chos días. Además, es el único ministro que, convencido de la bondad de su doctrina, se ocupa en extenderla y se muestra propicio ala conversación. Con los demás diplomáticos, poco ó nada podemoshacer los periodistas. Tornielli se encierra en el secreto profesional. I,o r Buchanau no puede rien diré; Bourgeois es demasiado; inteligente para soltar prenda; Withe es la segunda vez que viene á ha Haya, y es, además, un yanqui que procura, aquí cómo en Algeciras, ser muy simpático, muy amable, deslizar la. palabra agradable y afectuosa en el momento oportuno, pero sin descubrir jamás sus pro pÓSitOS. v; 1810. El diplomático alemán, por su parte, tratv muy bien aprendida la lección. Alemania, n; os dice, quiere contribuir también a l a obra de paz y civilización. Y. o, sin embargo, no puedo decir ahora qué actitud adoptaremos alf tratarse determinadas cuestiones. Mis instrucciones son precisas y terminan tes en un solo punto. Me refiero á lacüestióii del desarme. Ninguna de las proposiciones hechas hasta hoy son prácticas, y como no SDn prácticas, Alemania las rechaza 1 én redondo. ¿Para qué vamos á perder, pues, el tiempo en discusiones ociosas? Sisepone á discusión; este tema, Alemania callará sabiamente. Esto lo sabíamos ya antes dé- que amablemente nos lo dijera Mr. de Mars. cnall de Bieberstein, en su despacho del palace- hotel de Scheveningen Hemos visitado á otros embajadores y todos dicen que guardan el secreto. ¿Secreto dé qué? dan ganas de preguntar. El único secreto es que no saben nada de nada y en que vienen muchos de ellos sin tener ni siquiera la preparación necesaria para discutir los temas sometidos á la Conferencia. Esta vieja diplomacia es inaguantable y no ha variado gran. cosa desde que Talleyraud, en su Testamento político, escribía: No, la diplomacia no es dé ningún modo la ciencia de la mentira y de la doblez. Si la buena fe es necesaria en algún caso, es, sobre todo, en las transacciones políticas, porque así se hacen sólidas y duraderas á Drago. Repito que su doctrina será la cosa más interesante que ¡se trate en la Conferencia de I, a Haya, y para hacer esta afirmación me fundo solamente en. que detrás dé esta cuestión está el interés que más poderosamente conmueve al mundo: el dinero. Y conseguida una entrevista con el célebre diplomático y ex ministro, esta mañana me dirigí á su residencia de Scheveningen, Habita Drago una coquetona villa frente al mar, próxima al palace- hotel. Me ha recibido muy atenta, muy cariñosamente. Es un hombre joven, de mirar rendido y apagado, encorvado por el estudio excesivo; se presenta correctamente vestido de negro. Sxi palabra es clara, concisa la frase. Dice lo que quiere decir, y nada más. Pero es amable, es afectuoso; bajo su aspecto frío y seco, como de abogado acostumbrado á informar, debe ocultarse un temperamento fuerte, enérgico, y al propio tiempo dulce. Sonríe con sonrisa amarga y piadosa á la vez. como de un hombre que persigue infructuosa mente el imperio delajusticiay de la equidad en el mundo. No. me dice. Yo no suscitaré la discusión y Y LA HAYA. EL PALACIO DE LA REINA GUILLERMINA fr- g ABLANDO CON Volvamos á Drago. Es la palpitante actualiDRAGO dad de la Conferencia, y ha de continuar siéndolo por espacio de mu-