Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 745 A B C. MIÉRCOLES 19 DE JUNIO DE j 007. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGJN 4 6 energías regionales de Valencia, hay algo más decisivo, impoitante y actual en que fijarse, so pena de que queriendo ser valencianistas se -JV atente con inconsciencia contra los más caros intereses de Valencia. Y esto sucedería si la próxima Asamblea significase la adscripción de Valencia á la Solidaridad catalana. Difícil es encontrar en documentos la determinación concreta de las aspiraciones catalanas, porque obedecen más al sentimiento que á 1 a razón, porqueta amalgama de los distintos elementos que constituyen la Solidaridad iin pone términos vagos y confusos, y, sobre todo, porque en el aspecto económico se procura hát bilmente no dar lugar á la desconfianza de los payeses, y no descubrir demasiado el cuerpo ante otras regiones. Pero es lo- ciertp que, aun antes de consti- tuirse en Solidaridad, Cataluña imponía su interés económico al resto de España. Para sa íl bsfaser á la burguesía barcelonesa creyóse desde Madrid que: era indispensable una política de complacencias arancelarias con el Fomento del Trabajo Nacional. A la implantación del vigente, arancel- contribuyó en gránjmanera la. generosa ilusióri dé desarmarlas reivindicaciones catalanas. As. í, piies, si: en este- orden 1 a coacción moral ejercida por Cataluña: ha- sido enorme, juzgúese lo que ha; de ocurrir, de. ahora en adelante cónj el aditamento efectivo de tina t o t a 1 y decidida representación é n las Cortes r v v ¡Un el manifiesto electoral, leído- el 14 de Abril último en et mitin del teatro del Tívóli, se dice que los- diputados y senadores déla LA CONCURRENGIA. AL ACTO INAUGURAL DE LA EXPOSICIÓN DE PLANTAS Y FLORES Solidaridad juntos prestaran el concurso de MI palabra y de su voto á todas las aspii aciones económicas reclamadas por la opinión catalana incluyéndose de tal suerte dichas aspiraciones económicas en un circuito concretamente tra ¿ado sin libertad para defender distintos pun os de vista que atentarían á la integridad del omún programa Después de este documento, aparte la enseñanza de los hechos, ¿es posible qtie Valencia no se dé cuenta de lo que para su economía regional significa el auge y extensión de la So lidaridad catalana Agrícola, esencialmente agrícola es nuestia riqueza, asentada en el mercado exterior, en la expansión comercial, en el régimen de los tratados de comercio Contra todo esto a la Solidaridad, porque cuales quiera que sean los intereses vanos que se en tielazan en Cataluña, imprime carácter y direc ción al movimiento solidario la poderosa plutocracia industrial de Barcelona Conscientemente, con virtual entronque en i realidad, desde hace algún tiempo Valencia 1 ecababa su personalidad sustantiva y propia en orden á su peculiar economía Hace poco más de un año se celebraba en el patio del Ins tituto provincial solemtie Asamblea de Solida ridad levantina para que las provincias de Le vante s- iguiesen el ejemplo de otras regiones, compactas como un solo hombre para la íe clamación de sus intereses saliendo al encuentro del espíritu egoísta de privilegio y de favor que preside á la confección de las le 5 es económicas a pasión política desvirtuaba al día siguiente el alcance que pudo tener la Asamblea, la ignificación del alcalde de Valencia al frente del movimiento regional levantino, sin perjuicio de que, quince días antes de cumplirse el aniversario, la propia ingente y bien cortada pluma que sentenciaba el fracaso moral de la Asamblea, haya considerado llegado el momento- de apercibirse, á la común defensa los productores de toda la región de Levante, proclamando unión estrechísima para la defensa d é l a agricultura levantina Yem- io de fuñió, también del último año, INSTALACIÓN DE LA SOCIEDAD DE HORTICULTURA CATALANA Fots. Mora ¿s: BARC LQNA. LA FIESTA DEL CLAVEL H ¿ií otro exaltado político republicano, tornando pie en- la Federación ó Solidaridad Agravies de Levante, se comprometía públicanieüte á defenderla, por estar obligado á Valencia No, no es de esa obligación de donde naceel actual impensado derrotero de robustecer la Solidaridad catalana, la cual, sin rebozos ni eufemismos, al reclamar el régimen autonómiGO y federativo, se relame de gusto esperando qué de la Federación española ha de surgir, por ley biológica y de selección, la hegemonía de Cataluña, que sabrá encarnar mejor el espíritu mundial de la época, aprovechándolo para crear una concepción nueva y característica, que informará con su espíritu á toda España Y terminaba, él Sr. Cambó, de quien son las anteriores palabras, su conferencia en la LHga Regionalista con éstas otras bien significativas: Ya veis qué porvenir nos prepara la autonomía Qué porvenir, digo yo, el de Valencia, supuestas en vigor todas las conquistas autonómicas y federativas á que se aspira en lo político, eü tanto se encontrase todavía más uncida al yugo económico del industrialismo. Concepción nueva y característica la que ha sabido crear Levante, la concepción agraria, basada, no ya en su exclusiva economía regional, sino en la de España entera, mediante la cpmpa: tibilidad del interés de la agricultura castellana con el de la de exportación. Y cuando la Federación Agraria de Levante na alcanzado á constreñir á los Poderes públicos, frente á los desesperados esfuerzos de Cataluña, obligándoles á romper el círculo de hierro de la segunda columna; cuando, ahora mismo, esenciales pun tos de su doctrina en orden á Consumos, alcoholes, transportes y colonización interior, son. total ó parcialmente, recogidos por el Gobierno en proyectos de ley que presenta al Parlamento; cuando todo esto ocurre, ¿va acaso Valencia á echar por la borda su significación y su reciente, brillante y fructífera historia... JÚ oraDuena que reivindiquemos nuestra personalidad; perfectamente que Valencia imite el ejemplo electoral de Cataluña, mas sea ello con entera independencia, sin protectorados peligrosos, sin amalgamas que contradi -an la esencia misma del movimiento. Para que sea éste equilibrado y real, ha de tener. como núcleo las clases sociales conservadoras (bien lo ha dicho en el Congreso el propio Hurtado) las entidades corporativas qué representan la actividad productora de la región, entendiendo por ésta Levante entero, caracterizado hoy día por una peculiar coinpies xión económica que desborda de antiguas limitaciones históricas y rectifica añejos errores, de los Reyes, que, mediante pactos de familia; dislocaban la posición natural del reino de Murcia. Y todo esto sin inconsciencias que preparen un salto en las tinieblas, sin negaciones sistemáticas y fundamentales que conduzcan á la anarquía del Estado. Si se quiere aprovechar el espíritu mundial de la época para infiltrarlo en la madre España téngase por sabido que en esa aspiraciónalientatambiénLeyante ba- -sáüdo su: ideak ináa que en la tisfeíia, -en 4 a economía qüé niediánté lo social, constituye: hpyla. esenciad e la poli- tica d; e las naciones. j i i. S i n o piensan y sienten de este modo los hombres de la próxima Asamblea conv cadapor Valencia NoVa, les faltará, desde. luego; el. concurso de la producción regional, de la agricultura levantina, y podrán significar, á lo sumo, una contemplación retrospectiva y por 5 reflejo, una infecunda amalgama de extrema política. M. IRAÑZO BENEDITO 18 de Junio cíe 1907. BIBLIOTECA DE A B C XAS DOS BARONESAS 20? Omar. es el de, atenernos a l o que en un principio na sido ordenado Cado uno buscará por su parte, y l a investigación así dividida, sin duda traerá algún descubrimiento... Dentro de un rato iré á ver á Mr. d Harblay Venid a la orden mañana por la mañana... Prometo una mención en la orden del din y una gratificación al primero que me diga algo nuevo. Los guardas se separaron para ir cada uno á sus cuarteles respectivos. Santiago Habert siguió á Brigard. -Este último leinvitó á almorzar con él; el mudo aceptó, porque esta invitación le proporcionaba pretexto, para no. volver tan pronto al chalet; de Lamórlaye, donde temía las preguntas de Leonida. Ya sabemos que Jorge de Nerville se había ofrecido para ir á Coye á CPSP del doctor. Creía firmemente que Luciano d Harblay, herido de un balazo en la cabeza había muerto sin volveren sí. El deseo de asegurarse de qué no se engañaba, había tomado en él desde la í; iiiañána- viva intensidad. Además, se decía: -después de semejante paso, dado voluntariamente, ¿quién podrá sospechar de mí? Me. présentaré en. la. casa mortuoria, proclamaré muy alto los sentimientos de alta estimación 1 y viva simpatía que sentía por el querido doctor, expresare en términos sencillos y conmovedores mi verdadera pena, y después volveré atraer la noticia á mi excelente primo Max y á mi encantadora prima. 4 Todos los ojos se Jijaban en el suelo. Al hacer esté monólogo, jorge aguijoneaba á Stop, que no deseaba mas que correr. Llegó muy prorito á Coye. Al detenerse delante de la casa del médico, vivo recelo se apoderó de sa animo. Todas las ventanas estaban abiertas. Nada en el aspecto general de la casa revelaba la presencia de uii muerto ¿11 el interior. 1- ¿No habrán encontrado eí a. dáver? -se preguntó Mr. de Nerville. Voy á saberlo... 1 -Aquí es donde el asesino se ha instalado- -diio el guarda mayor. -Observaba el abrevadero. Todos los ojos se fijaban en el suelo buscando un indicio que pudiese guiar las investigaciones. 1 No lo encontraron. El guarda niayor volvió á la calzada, donde sus subordinados le siguieron. -Nohabiendo nada que nos dé liiz- -dijo, -el tínico partido qtie hay que Apeóse, cogió su. caballo por. la brida, se adelantó hacia la puerta y puso en movimiento la cadenita de la campanilla. Pasó medio minuto y se. abrió. la- puerta. Ea el umbral apareció. una joven. ¿Qué- deseáis, caballero? -lé pregunto cortésmente. v -Vengo áélcMMáe Laínorlaye. ¿De casa del barón de Tréyes tal vez? -T- Précisamente, y como él doctor no ha ido esta mañana á visitar áMr. de Tréyes, como tiene de costumbre, he montado á caballo para saber lo más pronto. pos ible la causa. de su tardanza... Espero que no estará indispuesto 1... Entrad... entrad, caballero- -dijo la joven. -Pero, ¿y mi caballo? -Sujetadle á la pared al lado. de la puerta; ahí hay una anilla v un gancho.