Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DOMINGO 16 DE JUNIO DE 1907. N Ú M E R O SUELTO, 5 CÉNTlMOSí a f i mmm 0! TKJ 31 AB V CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. r AÑO N U M 742 H Jl J 4 j 0 2 ÉPOCA J) K l j I V C lBI i l! BI lll ill lj isBSnnillIBi, 2 BII lig) (i A JíflíK sJf í LOS REYES EN LA GRANJA SS MM EN LOS BALCONES DEL PALACIO SALUDANDO AL VECINDARIO QUE LOS VITOREABA. 1, LA REINA DOÑA VICTORIA EUGENIA; 2, D. ALFONSO Xlll; 3, EL PRINCIPE DE ASTURIAS EN BRAZOS DE SU AYA. 4, LA NODRIZA DE S. A. 5, EL DUQUE DE SANTO MAURO Fot. Goíii. honrado á un hombre le exigimos una larga ñor se bifurca y se subdivide en tantas sutile- les puede tachar impunemente de torpeza. S ó serie de cualidades, dejándole manga ancha en zas, que son agravios mortales para unos lo defectos con tal de no zaherirles llamándoles una sola, y para considerar honrada á una mu- que para otros no constitu 3 e ni preocupación malos cómicos ó malos cantantes ó malos orajer le exigimos una sola cualidad, dejándola siquiera. Como regla general puede estaíjlecer- dores. Algunos se pavonean con el orgulloso se que tienen en el cuerpo más cantidad de prurito de ser más picaros que todos los picaque campe por sus repetos en todo lo demás. Esto en cuanto á deberes sociales, que en honor, y de honorruás vulnerable, los que ma- ros juutos, y la inmensa mayoría de los mortaEn el Diccionario hay bastantes palabras que tienen un significado exacto; en la vida, cuanto á conciencia, hemos tenido el buen gus- nejan con cierta maestría una espada ó una les han colocado el honor en la publicidad, conen la conversación, hay muy pocas que sepa- to de arreglarlo de manera que únicamente sea pistola que los profanos en el arte absurdo de siderando como injuria no lo que á ellos les mos con absoluta fijeza, y aun entre éstas se pecado lo de la mujer, y suerte ó debilidad lo la esgrima; hay caballero que necesita que le ocurre y les duele, sino lo que de ellos se sabe reconozcan el honor todos los años en un de- y pregona. El 95 por 100 de los caballeros á podría escoger un buen número de las aplica- del hombre. Y lo encuentro muy razonable y muy justo, safío ó en un acta- -más bien en acta que en quienes se pega una bofetada, si el agresor das más usualmente, que si nos obligaran á explicar su sentido, nos pondrían en grave ya que nosotros somos siempre los seducidos, desafío... -y cada doce meses leemos la misma fuese un desconocido y nadie presenciara la aunque algunos vanidosos de la especie mas- noticia: Don Fulano- -el ofendido- -es un per- agresión, no pedirían nunca mayores satisfacaprieto. No me refiero ya á la doble acepción, gra- culina quieran darse el tono de hacernos creer fecto caballero, así como don Mengano- -el ciones, contentándose con la bofetada, ofensor- -lo es también; y para que conste, firmatical y figurada, en que todas las voces pue- en su papel de superioridad y de dominio. Y aun en esto mismo de la ofensa material Conformes ya en la diversa apreciación que mamos... Pérez, Rodríguez, Fernández yjaime hay una serie inacabable de altos y bajos, de den usarse, ni siquiera al maridaje bárbaro con que unimos los adjetivos, diciendo entusiasma- concedemos á las palabras, según el sexo de la Gil. Este Gil es un especialista en reconoci- grados y matices, según que el golpe vaya al dos: Sarasalc toca bien siempre; pero anoche, en e ¡persona á quien se aplican, aún nos queda por mientos de esta clase. brazo ó á la cara, de frente ó por la espalda... Y ya quedan don Fulano y don Mengano sin contar con la moderna exigencia de la cuaConcierlo, fué una brutalidad... con lo que no que- explicar el título del artículo. ¿Hacia dónde remos expresar que estuvo hecho un bruto, sino cae el honor, De primera intención, la res- con el honor arreglado y corriente hasta otro lidad en el que acomete, pues muchas veces precisamente al contrario, que estuvo in. spira- puesta es sencillísima: siendo mujer, hacia I año. el código caballeresco exige que no se conceda do... Ni tampoco voy á ocuparme de la pue- donde l a feminidad es indiscutible; siendo I En estos señores el honor cae hacia el pulso importancia moral á un puñetazo dado por ril ironía que resulta de llamar pelón al qiie no hombre... ¡tranquilo y la muñeca segura para romj) er u persona de honorabilidad discutible, de. modo tiene pelo ó de llamar. Santa á la Inquisición... Aquí dan principio mis apuros, porque es i segunda ó enfilar á la tercera palmada. que no está uno seguro, ni aun después de reNo. Mi objeto es otro. precisamente entre los hombres donde el ho I Otros tienen la sensibilidad en su oficio, y s e cibir el porrazo, de si le ofendieron ó no. Quiero hablar de aquellas paY aliTunos no están seguros labras y aun de aquellas frases ni de qve les pegaron hasta que completas que, después de oíios amig os les a (Jvierten la púdas, no se sabe todavía lo que se blica n e c e s i d a d de lavar, el ha pretendido decir con ellas. agravio. Oímos, por ejemplo: ese Miguel Y á propósito de estas difees como un perro... y nos cj uedarentes apreciaciones que cada mos siti enterarnos de cómo es cual se permite establecer para MigueL Hay que pedir antecesu propio viso y para su propia dentes de la conversación, y si corrección, voy á refei ir un suse trata de elogios y de alabancedido que las compendia adzas, es como un perro de fiel y mirablemente. de humilde; pero si se trata de Había, y creo qixe aún haya, censuras, es como un perro inen una de las ciudades más enquieto y ladrador. Es decir, que cantadoras de G- alicia, un jefe no alcanza el calificativo á exde ronda de- municipales que, plicarnos lo calificado. E s t o en su mocedad, perteneció al mismo, y aquí entro íe lleno en Ejército, llegando á ostentar los materia, es lo que pasa con la honrosos galones de sargento. locución honra, que ni como paHombre serio, formal, respelabra ni como concepto, sabetuoso, conservaba de sus tiemmos fijamente lo que es ui hapos de m. litar el respeto á los cia donde cae. superiores, la obediencia ciega é indiscutible en el inferior, y, Cuando de alguien nos asesobre todo, un culto fanático á gtirau que es una persona honlo que representaba méritos y rada, empezamos por experiservicios ganadosbizaiTameutc. mentar una lamentable confuNo traían los periódicos noticia sión, porque como el honor es ó telegrama de alguna acción un distingo sexual, si previareñida y de hazaña personal mente no adviert en que setrata glorio. sa que no le sirviera de de hombre ó de mujer, no hay tema para referir una vez más quien sepa después en lo que cómo y de qué modo el coronel esa honradez consiste. ¿Se rede! regimiento, por su propia fieren á un hombre... Perfectamano, puso en el pecho del acmente: han querido decirnos tual jefe de ronda la codiciada qtie es leal, correcto, fiel cummedalla con distintivo rojo, sigplidor de sns compromisos y de no del valor y de la lealtad. sus negocios, sin peijuicio de que tenga un lío, ó dos líos, ó Y aunque h a b l a b a de ella tres líos, ó un puñadito de líos siempre y á toda hora, la famomujeriles, ¿Se refieren á una sa medalla no se lucía en ei mujer... Pues han querido deuniforme más que en las grancirnos que es impecabble en el des solemnidades, como si el terreno de hombres, sin perjuimismo dueño 110 quisiera percio de que sea un poco embusder su veneración usándola A tera y otro poco chismosa, y diario. ...ADRID. kN LA CIUDAD LINEAL varios pocos de gastadora y Pues bien, en una festivida UNO DE LOS MEJORES NÚMEROS DEL PROGRAMA DE LAS ACTUALES FIESTAS DEL ÁRBOL. desordenada. del Corpus regresaba nuestr. EL BATALLÓN INFANTIL DEL ASILO DE SANTA CRISTINA MANIOBRANDO EN EL FRONTÓN Fot. GofiL hom- bfe de la procesión, ñaman EsUecir. aue para considerar H ACIA D O N D E CAE EL HONOR... POR MANUEL LINARES RIVAS