Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PAGINAD esperemos los acontecimientos, como. Io- qtieróspecta. Slacoacesióa de. lotes- á- casa- el qtie han levantado los ingeáieros del. Es- toques quedará t a n remona como íia ñe esas madrileñas jóvenes, mp. destas pero bellas, que os; sepi s gJífiiaelQ Pirlne aMeg si d j f y i g d c j í í s u s u f f ebe tóo V- gamonees á su gfitaei jn y iia, rem. Q i g Q eatre f? cjesf ilan ppfla. viHa derramando, gracia y araáíis con n u g s í p s previsoras eífsipQs d 0 t s I Q S p á s eaniio ffüuYip de piropps. sagrados; intereses, de á nacida l Sociedades e spérativag agrarias, y cree que 4: la éaíáa é atag. Ms. algo así como u n a reducción, una tnínía %i dgíje d a r s e prelereacia a las AsQciaciqties ya Eiacto. iriatiguratresiiitq! brillante y 4i ti ra. de una parte de ía últiina Exposición de TOMAS AL 6 QTAIÍ 3 cqns itufdas y á iq. s pueblqs organizados que Ma: d. ri. d y dei Ía; in. ug 9 tiva que: lo inspira. Pans. Para ser una e s p l a n a d a d e loslnválídos ppr uíia catástrofe tengatj qué emigrar. l, a E. xpp sicipn, etí genera h a producido, -siempre en, el término de, la reducción- -lá En su Qpinign, debe adjudicarse l. qs lotes, é uen efecto, y pqr e ¡Jc deíje ielicitarse al Hqra. -falta un puente de Alejandro III, aunque tiene á los pobres de solemnidad, sino á los qué t e n- bre que h a sido alma de eílaiDi Alberto Agui- las dos alas de edificio para instalaciones ceg in algunos recursos, porque; así ppdrán pros? lera. -rradas gqr otro más monumental en elfqndo. p jpar esqs lotes. El p. üb. Hco, nmr é! ró; s 0 que seu iQ a l a splem? Es más bien un pequeño Campo d e Marte Entiende que se debe favorecer. tpda; clase nidiia, visitó muchas instalaciones Entre éstas con igual orden de edificación lateral, que aquí Mi -prqp siLtQ en estas de industrias agrarias, pues, así se conseguirá llama, mueíi o la atención la ele íjoYedillas; por- pciipan Ips pabellones de los ministerios de SR. H U R T A D O eróticas es ofrecer en que ej dinero de esas industria? vuelva en be- tátiles de loa ÍSrgS; q s é Prado, 9 Hijo. í $l rjyevp F o i ü p t o y de Querrá. Forzando un poco la cuatro líneas, al lector u n a síntesis veraz, fiel, neficio de los. campos. V material d e construcción que presentan viene imaginación puede tomarse e! Palacio Central de lo ocurrido en el Parlamento. La n p t a d e Bl Sr. Ríyas combatió los artículos. Se la ley á resolyer un gran pTobiéma para; la construc- por el CJiateau. d éau. H a y que resignarse á no ayer nos la ofreció ej solidario, Sr, Hurtad. p; referentes á que la cuarta parte de Iqs terreno; ción moderna. También fué admirado el álbum ver equivalencia á la torre Eiffel; pero en su hablare, pues, de su discurso. se dediquen al- arbqlado, pqrque muchos de los que dichos industriales dedican á loa Reyes con lugar está la caprichosa instalación de El ÁguiHabía u n a gran expectación por escuchar- al terrenos rjp son á propósito. los retratos de SS. Mí l. y en el cual se enume- la cqn su lago detrás, supliendo á los lagos que Sr. Ilurtado; sus compañeros fiaban amplio en rodeaban. ai famoso monstruo de hierro de A, su juicio, debe establecerse en! a ley entre 1 ran todos los productos de la casa. su oratoria y en sutalento; se sabía áquíqueeti í a desd. e fas pcho P a r í s Barcelona el Sr. Hurtado es un notable juris- los terrenos que están, cerca ó jejos del gqbla- oas a Exposición estará abierta desde Jas cincp las doce de la smañana, y tío, favoreeiendp á éstps por tener más dificuU Había ayer rodeando y escoltando las. per, consulto en el Ateneo dé Madrid dio este se- ta. de. s y én condiciones d e mayor carestía, para de la tííj- de hasta l a nueve de lanqéhe. sonas Reales, y estrujándose luego para entrar ñor hace algún tiempo una conferencia que fiié v i v i r y y y y Más adelante se ampliarán las í i o p s durante en las. diy. ersas instalaciones, millares de maelogiada por lp périódicps; había, en resqluY estima que no se debe éxitijir áéi pago de la nqehe, espeemimente en los. días en; que drileños y madrileñas, en quiénes rebosaba la áón, un ambiente de curiosidad gía torno de la eputribución, sino establecer una escala haya cp. n ciertqs; é tos por ahora serátj desde satisfacción. Después de tóelo, era un orgullo este diputado. gradúa) adecuacia á los recursos dé q u e cada las. sei sde Ja tarde hasta las nueve de la SPche, legítimo. N Q es todo frivqlidad y b u e i humor E l Sir. iíurtado se levanté ayer á usar de la cual disponga. y en Iqg dias que. previamente se señale. J; en estés Madriles. También se trabaja, tambiéa palabra después de un debate apasionado; con so produce, también cuenta con elementos euanterioridad habíanlos yisto ai orador excitaropizdes do, nervioso, por los pasillos de! a Cámara; él Además, para ios madrileños tiene otro atrae mismo no se recataba en decir, un poco huaip tivo la Exposición. Cuandp los pisos se arre TELÉGRAFO rísticarnente, q u e s i se dilataba ni s su cJébufe Se- abrió ayer este glen y sus piececitos n q s e hundan, co. rüq ayer s A EXPOSICIÓN que si en la tarde de ayer tics usaba, por fin de LISBOA, 1 2 3, T primer CahG urso en baches y lagunas; cuando todo esté arrela palabra, renunciaría á ella. Venía, pues, 4 H C e trabaja activamente para establecer uti del t b j d i gla. do, -habrá. al, lí cpnciertos y tertulias y fiestas Cámara el; dípptadó catalán muy preparado de 3 tren rápido regular entre I isbP a yJjfvill leño. Apartie van cjet üiéá de. la s de noche y flirteos y un punto de reunión, en antemano y vgnía ansioso de hacernos ojr su nécesiidatd que deinandan las, relaciones- eaqa Tin día; hérmosq, de auténtica y. líendeciWe fin, donde fraternicen, la industria. y la alegría palabra. I, a palabra del Sr. Hurtado es rotun- vez más frecuentes entre ambas ciudades. priniaverala. dió realice. ¡Hafeía dé dejar de ex- para bien de los intereses d e Ríadrid. da, altisonante, enfática; no es up oradcjr- cicjb, hibirse el sol 1 madrileño ¿n cosa tan ñfedrileña Y en ésos intereses se cuentan tanto los del un orador que se sucede á sí mismo e n v a r i e? como una Exposición de sus indtistrias, y. or- progreso snaterial cómo del espíritu dad de tonos y matices; es un orador die una DE LÁ; ganizada, además, p. or él inmenso y feueno 4? leño, propicio, siempre á losdiversión. madrila pieza, -simétrico, de una sola cuerda. El señor D; Aber o Falta en el palacio central una hornacina Hurtado o se recató en decirnos que la niq ¡Por ser madrileña la Exposición, hasta n o paracqlpcar en ella u n a imagen de D. Alberto destáa no rézabai con el. Yo, señores diputaestá acabada Se observa é ella los efectos de Aguilera, á fin de. que la yiiidan cuitó los mados -dijo- téngís fe en mi valía s t e sentí- Fue inaugurada ayer tarde oficialmente la la precipitaciéo conque ha sido terminada. Fal- drileñps agradecidos. miento del Sr. Hurtaáó es el- complemento, la ta quitarle los hilvanes. Pero, con los último v- AEMECE esencia, el sustentáculo de su oratoria; np es Exposición de Industrias niadrileñasi. tos- paseos y avenidas del Retiro estaban un espíritu insinuante, pndulantet que cpmjeijza con u n a palabra suave incisiva, intima; cuajados d e gente. Qesde media tarde no cesaque ppeo á poco va cambiando de tpnp; qUe ron de entrar invitados. ppr, Ias puertas que dan TRIBUNALES lentamente con sus ironías, con sus des. den, fes, á la calie de Alfonso X l t Entre los concurren te, s- esta ¿ban representadas todas las clases socotí sus cqnfideneias, cotí sus aüdaeiásse os ya metiendo eü el alma, fuerte y seguramente, y, ciales, y. á su frente, distinguidas y elegantes que acaba por arrastrgLrpsen u n a persuasión datúas de nuestra aristoera ia, que. con su pre r profunda, espiritual, ineludible. El r. Jiurta- sentía mostraban su más vivo ínteres por los dq desde el principio se coloca de n salto so- progresos del pueblo madrileño en las grandes bré el plano en que permanece dorante toda y pequeñas industrias. Gusto, arte, distribucióti ordenada, tpdp ello su oración; su tono es el mismo á lc largo del discurso; -las imprecaciones supedea á las im- ves de admirar en los distintos pabellones cofa precaciones y los. epifonemas á jos epifonemas. que los industriales han dado gallarda fe de t r a s incluidos asimismo Isidro Ibarra OSoro f V V comq la inflexión de la voz es ía. recia, l a in- vida y han hermoseado el Parque, Bernardo Mata, porque epn igual qonqcimienEn la puerta de. ftíurillo, que guía más direcflamada. ia ardorpsa, y resalta q u é hay ucuchas Ideas pequeñitas, muchas relaciones misteri taraente al pabellón qentráí, esperaban la; lle- I as noticias que durante la nqelie del martes tq qué Nake. ijs de los erínieaés cometidos pos sas d é cosas, muchos matices que no pueden gada de SS. MM, y de 1 a regia. pomitlya, el mi- V eircu iarpri por M a r i d y que A Í 5 Q reco Morral, auxiliaron y favorecieron á éste para expresarse eh esta tessitura aitisQnante, resul- nistro de Fomento, el alcalde de Madrid, u n a gió en su numera de ayer, lían tenido eonfir que se alejase de Madrid, se disfrazara y pra itió dl t i t l ta, repito, q u e i o s oradores d é esta naturaleza represesitación del yu tawifPto? el di rector niación xómpleta; pues Francisco Ferrer, úni- curase burlar la acción de la justicia; di no pjie. den expresar tgde estocas. ¿e q e su de Obras gíibjicás y la. Cpnnsión ejecutiva de ca figura de este proceso eiiyá condena des- Considerando que, á, pesar de los indicios sensibilidad pueda recoger estos aspectos de la ja Exppsjeion, presidida por el Sr. Aguilera. pertaba dudas, pues realmente no habia en él raciónaies que motivaron el procesamiento j sumario pruebas que demqstraseíi: su culpabi- acusagión d e Pedro Mayoral Miguel; -Aquilino. vida y ei. njundo- -y se vén en la. precisión de Siíüy cerca d e las seis ejitrábá en eí Retiro permanecer cerrados, sordos, insensibles á lo S. M. el Rey por ía puerta indicada. Vestía uni- lidad, Fraticiscq Ferref, décimos, ha s i d o a b r Martínez y Concepción Pérez Cuesta, no. ¿á a fprmadó en la conciencia de la Sala elconven más hondo y lo más sugestivo en el arte: á la forme de capitán general. Con él llegó su au- suelto libremente. Igualmente han sido absueltós Aquilino Mar- cimiento que necesita para condenarlos, pues intimidad y á la poesía. gusta madre, SS. AA. las infantas doña María tínez, Mayoral y qpñcepeión Pérez Cuesta, to que no consta que los dos primeros tuvieses Sea dicho todo esto en cuanto á la forma; en Teresa y doña Isabel y los infantes D. Carlos pues la Sala sentenciadora no h a encontrado conocimiento previo d e que el joven que acom l o q u e respecta á la doctrina, el discurso del y D. Fernando. cargos contra los dos primeros, y respecto á pafiaba á Nakens era el autor del atentado Sr. Hurtado, á mi parecer, péeó de vagó, de in- En. la regia comitiva figuraban, el mayordo- Concepción Pérez, entiende que pb ró en virtud contra. SS. 1111, y es evidente en cuanto á ¿OHcreto. Y si ahóndáiajnos un poco más y mo mayor de Palacio, señor duque de Sotqrna- de la obediencia deb ida v á su marido, y que Cqticépción que al obedecer á s u marido, y da quisiéramos poner de relieve, en- dos frases, yqr, el cabaÜerizq mayor, señor marqués de Via- además ignoraba que la persona para quien das sus deficiencias mentales ni conoció é, iodo lo dicho por el orador, variarnos que el iia; -el duque de San Pedro de (3- alatinp, el mar- compró las ropas fuera el autor del atentado quién amparaba en su casa, ni por qué, era el Sr. Hurtado no sólo s e toalla en contradicción qués de Aguílar de Campeo, éicomanciante ge- d é l a calle Mayor. comprarle las ropas que le compró, ni creyó inconsigo mismo, sino con correligionarios su- neral de Alabarderos Sr. Pacheco, el coronel fringir preceptos terminantes de I a sentencia es muy extensa, pues en los re- yos motivos deben ser absueltós, la ley, pqr cíu yos, y de los más eminentes. Toda la aspirar de fe Escoita, Real, geñpr. marqués de goto. sultandos refiérese detalladamente el crituen y ción de la masa catalana- -dijo primero e l ora? inaypr... de Morral, la iuga de éste, los nombres de las Fallamos que debemos absolver y absolveDel Cuártp militar, sij jefe el general Bascador- -se concreta en una administración intelimos á Ferrer Guardia, á Pedro. Magente y honrada. Uno dse los naás ilustres pen- ran y los ayudantes señqres conde; del GrQve y víctimas y cuanto y a epnpee el públicp por los yoral, Francisco Martínez y Concepción Pérea Aquilino extractos que d e- l o s debates ¿e l juicio h a jj y y sadores. de Cataluña, el Sfr. Prat de la Riba en Catejó Cuesta, declarando de oficio las costas que les un folletitó que es el evangelio del catalanis- Tambjén; cpticumerpn el capitán general y el publicado la Prensa recientemente. Además se hace en e fallo la calificáeiqn le- corresponden, y condenamos como; encubridores mo y quese. titula La rmcionislitat catalana h gpb rn dor civil de Madrid. 4 j aparecer S. M. las bandas de música del gal del delito realizado, cítanse los artículos in- de los delitos calificados por el fiscal, á Jpsé escrito recientemente lo. que sigue: Í I a fuerza regimiento de I eón y del Asilo de Satjta Gris- fringidos y los que sos? de aplicación con arre Nakens Pérez, Isidro Ibarra Oñoro y Bernardo que extier. de cadenas sobre los pueblos, susci- Mata pena de. nueve ¿t? ta la fuerza de Ias revq 3 u ioíies que las rompen, tina, delante del pabellón central situadas, to- gip á la ley, y, en u n a palabra, cuanto ha de mjiyw García á la con la accesoria de de prisión á cada uno, süsgencontener en de reehp, pero hemos creído q u e l ó f aunque el Gobierno cte urja unidad polftieá caron la Marcha Real. y derecho así constituida, fuese ejemplo de sabia administra- IfOs guardias dé Orden público se veían y se substancial de la sentencia, y sobre todo, 1 Q sipñ de tqdq cargo la condena, de sufragio! d u y al pago de las ción. sublevaría la. dignidad d é los pueblos, so- deseaban para abrir paso y ensanchar la calle que interesa al públiep. por entrañar la razón rante el tiempo de metidos como menores á perpetua tutela. I a que formaban las personas, para que e i R e y y de la absolución d e Férrer y Ja condena de tres séptimas partes de las costas causadas. Sigue á cpntinuación lo referente á las, incontradiccien no podía ser más flagrante; lo su comiüya transitaran sin dificultad. Tal era Nakens, I barra y iíata, son los considerandos la afluencia y. tanto se agolpaba la gente al que á continuación peplicamqs íntegramente: demnizaciones que deben abonarse á las fami, que pedía él orador e s lo que aquí pedimos centro ele la Exposición. 2. Coüsiderandp que sea cualquiera el jui- lias, de las víctimas, al comiso d e los instru desdé hace tiempo tpd js; el mismo Sr. fíurtáVisitaron SS. M- M; y A A las jnstalacio. nes cio q i e tenga la Sala respecto á ía licitud d e mentos y piezas de convicción y al levantado debió de coraprendeir que no eaiuinaba por que hallaron á la entrada, y, oyendo repetidos propagar idé as disolventes, y- excitadoras al miento del embargo de los bienes. su verdadero terreno, cuando poco después nos ¡vivas! el Rey entró en el pabellón cehtral por crimen, como lo. son las anarquistas, es lq cierTambién dice la sentencia que se deduzca decía con frase sibilítica, enigmática, que á lo la escalinata y puerta del ala izquierda, qué cu- to que la Ley actual respeta y hasta tolera di- testimonio dé las manifestaciones hechas en la que se aspiraba era. á qaue en un pueblp no se brían los alabarderos. cha propaganda; pqr cuyo motivo, la íiecha y cuarta sesión por el testigo Juan Mouseni, y matase sus iniciativas para desenvolver las Ocupó luego, la presidencia, y á sus lados confesada por Francisco Ferrer, aunque pueda que no se hace otro tanto con las palabras propropias especialidades d e su derecho condenarse en la esfera mora por Jos que no nunciadas pqr el letrado Sr. Larránsendi, porM. -Estas han sido las principales, únicas afir- sentáronse S. Doña María Cristiua y los participan de sus teorías, nó es motivo legal que se han considaradq suficientes las explicaInfantes. maciones del discurso. del Sr. Hurtado, ix desuficiente, apreciando el hecho con libertad ciones que el mismo dio en su informe. Hizo uso la palabra, como más c o h a pasado de s e r apreciaciones, arro- Exposición depresidente; de la iniciador de la absoluta de conciencia, para entender que, ney Comisión ejegancias y puntos de, viístp que aquí hemos oído cutiva, D. cesariamente, tuyo que ser partícipe en fqrma á muchos oradores en muchas ocasiones, y qué importancia Alberto Aguilera, ponderando la más ó menqs directa en el delito cometido por Esta sentencia se firmo á las pelip y media que tenia: para Madrid esta herno indican ni estudi o solitario y gaeiente ni mosa manifestación de su actividad industrial su amigo y cooperador Mateo Morral j que, d é l a nqche, y acto continuo el oficial de la originalidad d e pensa ísiiento. y mercantil, en que se habían juntad o genero- unido con éste, por conocimiento de 16 que Relatoría del Sr. Gamazo, í Pedro Quiuza A Z O R I N sa y patrióticamente los esfuerzos de todos realizó le favoreciese con actos anteriores ó ños, fue a l a Cárcel Modelo á notificársela á para destruir u n a falsa leyenda y testimoniar simultáneos, y a que ios indiciqs que aparecen los procesados, y después á la de mujeres para hasta dónde llega la- voluntad en el trabajo en la causa si pudieron ser y fueron niqtivq cumplir el mismo trámite legal con Concepción LA C O L Q M I Z A G I O N- progresivo cuando el ingenio y la. perseveran- bastante para dictar su procesamiento y soste- Pérez Cuesta. Inmediatamente dieseles también lectura á cia son puestos á contribución. Terminó sn ner una acusación con rectitud de criterio, río breve diseursp haciendo un elogio de las con- lo son suficientes á decretar una condena, por los absueltós del auto de libertad, y anqche fc? n la Sección. d e l Séaaxjp y aníe l a G o m i cliciptíes de este pueblo, que és el pueblo del carecerse: de la prueba indispensable que ase- mismo salieron á la calle, Ferrer, Aquilino gure el enlace de la inducción moral q u e en- Martínez, Mayoral y la mujer de Mata. f. sipn que eritiendje en eljiroyecto de ley de. malogrado D. Alfonso X I I y ¡de nues tro Rey. La noticia de la absolución circuló rápidaEn análogas ideas, sobre la significación y g é n d r a l a enseñanza y publicidad de una docrepoblación y coloiaizaciót! interior, informé ayer el diputado Sr. Vahóla y el Senador se- trascendencia de la Exposición, abundó el sé- trina funesta con las consecuencias naturales mente por Madrid y anoche mismo se telegrañor González Besada, que habló como minis- y terribles, en el caso presente d é esas niisinas fió á todas las provincias de, España y á muñpr Rodríguez Rivaa. chos puntos del extranjero. Ambos felicitarora al ministro de Fomento tró á e Fomento y en representación del Go- publicidad y enseñanzas; 3. 0 Considerando que José Nabens Pérez, por su, proyecto, puf? S entienden que está in- bierno. S, M. el Rey declaró abierta la Exposición, teniendo conocimiento por el propio Mateo formado en un sentidlo altamente patriptico. Esperaban á Ferrer en la El Sr, Ralioia opina que no producirá los y avanzó hasta la plataforma de la escalinata. Morral de los delitos de regicidio frustrado y sión celular varias personaspuerta de la priamigas y entre principal, desde donde oyó, con visibles mues- asesinatos que acababa de realizar, le dio acobeneficiosos res. ult; a dos que el Gobierno, espera. tras de agrado, un preciosa himno, q u e para gida en su casa y sin l? aber intervenido ante- ellas Soledad Villáfranca, y los Sres. Urales, EJSr. -Jaivas. afiriHia lo contrario y eree que el acto inaugural había compuesto y dirigía el rior ni posteriorínente en IQS hechos purtibíes, l, errqux y el- letrado D. Éuiiliano iglesias. ios beneficios sér ¿i i mucho más notables, éu maestro Bretón, y que cantarqn admirable- proporcionó la fuga del culpable de los mis- deEn un carruaje se, trasíadó Herrer, en uniói Soledad Villáfranca, á una casa, de huésp Sierra Morena. mente íps asilados de San Bernardino y. Sarita mos -po: nién (Jólé en cpndiéiones de bjirlar ía de la de la Ninguno, de los ¡Soseree prudente la indivíi Cristina, y las: niñas asiladas de las Mercedes. acción de l a j usticia, ayudado por sus correos des desde callellegó áCruz, en que habita aquéque la corte. Siguieron luego SS. MM. y ÁA. recorriendo Ibarra y Mata, y de que antes de quitarse Ía lla sibilidad á pe. rp; étr, ídad de los lotes qué se conDespués se dirigió el antiguo cedan porque, ájvu cío d e i S r Ráhola, perjudi- las instalaciones del pabellón central, saliendo. vida en la carretera de Tprrejón se la. arreba- Escuela Moderna á las centrales director de la de Teléfoiiqs ca a la libertad dei testar! jue se halla estable- d e é l por lá puerta que d a acceso al ala, de- tase- a i modesto ciudadano Fructupso Vega, y de Telégrafos, en las qne depositó varios recha. víctima. ¿je su deber, incurrierjáp pop icjs- hecida en Cataluña. Mientras, e t batallón escolar del Asilo de chos ejecutados eí referido Nakens én ¿fesr despaehps á amigos suyos residentes en BarEl Sr. Rahola e tábleéíó la utilidad de facili. y en el extranjero, hecho lo cual íar la creación, dejía magia catalana y del car Santa Cristina desfiló marcialinente delante de ponsabilidad que á los encubridqres 4 e. regici- celqija descansar a l a inencionada casa se rede la dio y asesinato, entré otros, delitos, señala el tiró á serio de Vizcaya, Que h a s groducido excelentes Íps invitadas. l Antes d e ábanSoaar las augustas personas el núm. 3. circunstancia 2 del art. 16 del indi- calle de la Cruz. resultados. ti visitaros, varíes gabellones, e tre. eüos cado Cuerpo legal, e c saj -asaacisiise sas áa, UN PASANTE Considerala. ofécesidad de adatar la l 1 UN DIPUTADO J ATENTADO: DE LA CALLE MAYOR l p C LA INTERIOR