Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, JUEVES i3 DE 1- 907. ERO SUELTO, CRÓNICA UNIVERSAL 1 LUSTRA DA; ANO ¡II. NÚM. 739, gy. jg K tfvv ÉPOCA A RECEPCIÓN EN PALACIO A la hora anunciada, con las solemnidades de r rúbrica y menos- cooeurrencia que en otras ocasiones, se celebró ayer tarde, en el regio alcázar, la. recepción oficial- úiximo acto de Corte de los organizados para iestejar el nacimiento del principe de Asturias y el completo restablecimiento de S. M. la Reina. A las dos llegó á Palacio, en la forma acos tumbrada, la Comisión de la Alta Cámara, a la cual se incorporaron bastantes senadores. La recepción del Senado se celebró en el ísalón del Trono, donde estaban los Reyes bajo dosel. del Rey. D. Alfonso vestía uniforme de gala de capi- ontestación senadores: Señores tán general y cruzaba su pecho la banda del Los sentimientos que acaba de expresar Mérito Militar vuestro presidente en nombre del alto Cuerpo La Reina vestía magnífico traje de raso blan- Colegislador, son muy gratos para la. Reina y co, y se adornaba con soberbias joyas de tur- para mí. Unida estrechamente nuestra vida con quesas y brillantes. Una vez en presencia de los Soberanos, se la vida nacional, la felicidad que Dios envía á adelantó el general Azcárraga, separándose de nuestro hogar no sería tan cumplida como helos demás senadores, y d i ó lectura á la contes- mos de agradecérsela, si líos faltara, el afecto de los pueblos á quienes representáis. tación del mensaje de la Corona. Nuestro primogénito Después, y tras breve pausa, leyó el discurso nuestra ventura conyugal, no sólo es cifra de sino personificación de felicitación á SS. MM. que más adelante re- de nuestras obligaciones políticas, acrecentaproducimos, al cual contestó el Rey con otro dasdésdé ahora con la dé formar; un tierno comuy afectuoso. Terminado el acto oficial, los Reyes descen- razón, templándole en el fuego del amor patrio virtudes varoniles y dieron del Trono. y conversaron. afablemente é infundiéndole- las que nacen destinadosfirmes que necesitan á pecon los senadores, entré los cuales estaban los renne sacrificio los de- süs personas. amigos del Sr. Moret. E 1 Después del Senado, cumplimentó á los Re- turias, fausto advenimiento del príncipe de Ascoincidiendo casi yes el Congreso, cruzándose entre el Monarca mío propio, simboliza lacon el aniversario del; perpetuidad de nuesy el presidente de la Cámara popular los dis- tro desvelo y á la vez trae á nuestro ánimo el cursos de salutación y de gracias, que también poderoso incentivo. ¡Quiera Dios que logremos insertamos. verla cumplida en los votos que hacemos, junEl Rey y la Reina hablaron después breves tamente con el Senado, por la, prosperidad de ¡momentos con muchos diputados. la nación. D. Alfonso, según se dijo, se dirigió al conde de Romanones, que había acudido á la rel iscUrso del presidente del Congreso. epciús. con varios moretistas, y le interpeló Señor: en la siguiente forma: E 1 Congreso de los diputados, enás cons- -Alvaro, ¿cómo venís, si no habéis jurado? tituido y al disponerse, en cumplimiento de; su A lo que repuso el ex ministro liberal: deber, á realizarla laborlegislativaquele está -Señor, para V. M. hemos jurado ya. encomendada, acude presuroso ante el Trono 1 Al salir. los diputados eran muy comentadas de V. M. para ofrecerle, con el testimonio de estas frases. su respetuosa adhesión, los. más sinceros pláLlamó la atención que el Sr. Dato y el mar- cemes por el feliz natalicio del heredero de la qués de Santa Cruz fuesen vistiendo respecti- Corona. vamente el uniforme de ex ministro de la Co- Con emoción tan espontánea como entusiasrona y 1 el de maestrante, en vez de frac, que es ta, acogió, señor, el pueblo español, casi al misla indumentaria usada en actos análogos por mo, tiempo que la noticia de vuestras bodas, la todos los presidentes y secretarios del Con- presencia en España de la egregia Princesa ligreso. bremente elegida por V. M. para compañera en Tanto el Senado como la Cámara popular su tálamo y en su Trono; y esa inisma emofueron recibidos en Palacio con los honores de ción, avalorada más bien que ennegrecida, por infante. un odioso crimen, ha acompañado desde aquel Terminada la recepción de los Cuerpos Cole- día tan solemne las. dulces emociones de la magisladores, los Reyes se dirigieron á la cáma- dre y el júbilo sereno de la Reina. ra, en donde se verificó la recepción del Go V. M. que nació Rey y se adiestró temprabierno, capitanes generales, ex embajadores y no en tan augusto ministerio entre el amor dicaballeros del Toisón de Oro. ligente de su excelsa madre y la nativa y he (Son este acompañamiento regresan los Re- redada inclinación al amor de su pueblo, sayes al salón del Trono, instalándose bajo el brá educar, como padre y como Rey, á su hedosel, y á su derecha, en sillones, ocupando su redero y consagrarle también, como én renolugar habitual, la Reina madre y los infantes vado bautismo, á la felicidad y al bienestar de doña Isabel, doña. María Teresa, D. Carlos y la patria. D. Fernando. No faltará, con el favor de Dios, á V. M. en Detrás de las Reales personas se colocaron esta empresa, el concurso del país y de sus relos altos palatinos, el general Bascaran á la presentantes, que al asociarse á la legítima alecabeza del Cuarto militar, la servidumbre de gría del augusto hogar de sus Reyes, sienten guardia y ios oficiales de Alabarderos y Escol- con júbilo en sus propios hogares esa esperanta Real. za y esa vida que la juventud y la nueva paA la derecha se colocó el Gobierno, enfrente ternidadllevan consigo. el Cuerpo diplomático y en sus respectivos si- Ojalá pueda fecharse esta renovación, por tios las clases de etiqueta. virtud de la labor parlamentaria y del contrasComenzó la recepción general, desñlando por te de opiniones que es prenda y garantía de la delante de SS. MM. y AA. los presidentes y Co- virtualidad del sistema, en este día memorable misiones de los altos Tribunales de la nación, en que la representación nacional reitera ante Diputación provincial, Ayuntamiento, Acade- la majestad del Trono el vínculo constitucional mias, Ministerios, Universidad, Banco de Es- de su adhesión y de su respeto, y haga- Dios Daña, etc. fecundas nuestras tareas para que al sancioRepresentaciones de la Armada y de xa guar- nar V. M. las leyes que votemos, sea la vida nición de Madrid, de las Comunidades religio- de éstas en la Historia dé España página glosas, Ordenes militares, Maestranzas, Correos, riosa que con legítima satisfacción de padre y Telégrafos, Cruz Roja, etc. de Rey pueda poner como enseñanza en maAl acabarse la recepción general, se verificó nos del Príncipe, por cuya salud, prosperidad en la cámara la de señoras, formando en semi- y gloria elevamos al cielo nuestros votos. círculo las damas del Cuerpo diplomático, con Dignaos, señor, hacer partícipe de estos senlas cuales conversó S. M. la Reina. timientos. áS. M. la Reina, vuestra augustaesPor último, se celebró el besamanos de la posa, que al dar á la Corona un heredero fía á Servidumbre de la Real casa, desfilando ante España y á sus hijos la perpetuidad de los eslos Reyes los celadores, jefes de cuarto, porte- tirpes gloriosísimos que en más de una ocasión ros de tanda, palafreneros y todo el personal reunió la Historia, y recibid, señor, el homede Caballerizas. naje respetuoso que el Congreso rinde una vez Mientras se verificaba la recepción general, más á sus Reyes. las bandas de música déla guarnición estuvieron tocando en la plaza de la Armería. de S. M. Enésta y enla de Oriente permaneció, des- Contestación diputados: Señores de las dos hasta las cinco de la tarde, una masa Complemento feliz de las venturas que el considerable de curiosos presenciando el paso cielo nos envía, es la adhesión del Congreso, de las carrozas y de las personalidades oficia- declarada con bien sentidas expresiones por les y damas, que ostentando brillantes y va- vuestro Presidente. liosos uniformes y lujosos trajes de Corte, ofre E 1 amor que nos une á los paeoios que recían una bonita nota de color. presentáis es inseparable, en el corazón de la Reina y en el mío, de las afecciones íntimas y personales que logran ahora con el fausto adr 5 scurso del presidente del Senado. xf Después de leer el. presidente del Senado venimiento del Príncipe heredero la más pura la contestación que al mensaje de la Corona y más alta complacencia. Sin duda, los desvelos que oportunamente votó la alta Cámara, dijo: Y- ahora, señor, permítame V. M. que, inde- recordáis, prodigados por mi augusta madre pendientemente de cuanto se dice en el men- durante su Regencia, merecedores de inextinsaje de que acabo de tener la honra de dar lee- guible y general gratitud, y singularmente Cura, llene Un deber que el Senado no ha podido correspondidos con la mía, han de darnos luz enmplir antes. Y es el de manifestar especial- y ejemplo para cumplir desde ahora nuestra mente á VV. JIM. que esta Cámara asocia su nuera obligación de educar á nuestro amadíintenso júbilo á las expansiones de general simo primogénito de manera adecuada á- lja contento con que el pueblo español ha salu- alteza y la austeridad de sus destinos. Tened por cierto que, -heredada y aprendidado el feliz natalicio del hijo primogénito de da, en nosotros será firme en mi corazón la ms Reyes. 331 asegurar la sucesión directa de V, M. en creencia de que un recíproco, vivo y abnegael Trono de sus mayores, y abrir nuevo hori- do amor entre los pueblos y los llamados á rezonte vuestra felicidad conyugal, santificada girles, es el asiento déla prosperidad nacional, por las virtudes de la Reina, realzada por su hermosura é iluminada pof, el amor que unió vuestro corazón y el suyo en día memorable en que dos veces os bendijo el cielo. ¡Que las nobles enseñanzas por V. M. recibidas de vuestra augusta madre, renueven en el Príncipe recién nacido las cualidades demostradas y los merecimientos contraídos por V. M. en el corto, pero brillante y fecundo período de vuestro personal reinado, cuyo sexto aniversario, á la vez que el vigésimo primero de vuestro nacimiento, acabamos de conmemorar con viva satisfacción! Tales son, señor, los votos del Senado, al elevar á V. M. y á su augusta esposa nuestra felicitación más cordial y más fervientes porque no de otra manera se consigue juntar en provechoso haz las energías que han de impulsarla. Entre nuestras esperanzas alienta, como en vosotros, la de que serán fecundas vuestras deliberaciones y contribuirán grandemente á superar las dificultades actuales, preparando los venturosos; días que todos unidos pedimos al cielo para esta patria- á quien tenemos consagradas nuestras- vidas. D Median aclaraciones entre la Presidencia y el Sr. Soriano, y se termina el incidente. Aclara el Sr. Soriano lo referente al telegrama que dirigió al ónsul general de Italia con motivo de la detención de un subdito italiano, diciendo que apeló á ese recurso porque ni el gobernador ni el ministro contestaron á su requerimiento, y que eso mismo lo haría cien veces en igual caso. Acusa al Gobierno de querer establecer diferencia de castas en la nación y de supeditar su política á la influencia extranjera del Vaticano. ¿Dejó el ministro circular aquellos mis telegramas? ¿Por qué calla S. S. Parece una moA las cuatro menos mia egipcia. Señores diputados, ¡al buen callar JES 1O NDELD 1 A 12 veinte ÍIUÍC ¿el ÜCSÍU- U llaman La Cierva! Entiendo quees cuestión de -T C n VTir r i r v e i n t e abre la sesión DE. JU 1 N 1O DE 907 e l S r j D a t 0 q u e d a honor para la Cámara, y que debe decir sí ó cuenta de haber cumplido la Mesa, en unión 116. Yo espero. El Sr. SÁNCHEZ GUERRA: Colocándose- el de la Comisión de señores diputados, el acuerdo de la Cámara de felicitar á SS. MM. por Sr. Soriano, no por encima, sino por debajo del el natalicio de S. A. el príncipe de Asturias y reglamento, dice todo lo que sea injuria y molestia para todos. (Muy bien. Yo soy de los el restablecimiento de la- Reina. i RUEGOS Y PREGUNTAS que tuve la debilidad de elevar en otra época Un diputado catalán y el Sr, GARCÍA EER- hasta- mí al Sr. Soriano. (Rumores en algún banco. Aplausos enla mayoría. LANGA; formulan ruegos de interés local. Aquí seha permitido hoy el. Sr. Soriano deEntrase en el cir que- en El Español nosotros hemos injuriada ORDEN DEL DÍA y calumniado al Sr. Sagasta y su familia Continúa el debate sobre política en Va Eso es absolutamente falso. lencia. Pero- ahora bien, señores diputados: aquí se Rectifica; el Sr. BERTRÁN (D. Adolfo) presenta un dilema: ó él Sr. Soriano ha mentiAtaca al i gobernador civil y refiere que el do, ó yo me he colocado á su altura, siendo un. arzobispo Sr. GUisasola ha afirmado fuá á Va- injuriador y calumniador, y en ese caso soy inlencia porque el Gobierno le colocó en el dile- digno, me he puesto á su igual y no volveré ma dé posesionarse ó dimitir. más á sentarme aquí. (Aplausos en la mayoría. Pide al Gobierno que declare si sanciona y Alude á los Sres. Salmerón y Azcárate, maeshace suya ía. conducta del Sr. Pérez Mozo. tros de la tribuna, para que, digan si esto pueHabla del auto de. la Audiencia en el proce- de tolerarse en ninguna Cámara. so del Ayuntamiento, y alude al ministro de 1 El Sr. SORIA. NO: Aquí á mí se me impide haGracia y Justicia. Termina defendiendo á los blar, y en cambio se deja al Sr. Sánchez Gueconcejales Republicanos de Valencia. rra injuriarme á mí, á la Cámara y al presidenEl- Sr. LA, CIERVA protesta de que se le te. (Grandes rumores. Esto no es el Ayuntaatribuyan frases mortificantes para el pueblo miento, Sr. Dato. Aquí se. ha dicho que S. S. ha valenciano: Se remite al Diario de Sesiones. (El tolerado la injuria y la calumnia. Sr. Bertrán; interrumpe varias veces, y el presiEl señor PRESIDENTE: No se ha dicho tal dente le llama al orden, Añade. que sostiene cosa. Lo que no puede hacer S. S. es dirigir sus conceptos de censura para los perturbado- censuras á la Mesa, y por primera vez le llamo res del orden. al orden. Desmiente la supuesta afirmación que ai seEÍSr. SORIAN O: ¿Por qué 110 ha llamado ñor arzobisp. o se atribuye. S. S. al orden al Sr. Sánchez Guerra, y en camEl Gobierno se limitó á responder del orden, bio me ha llamado á mí que no he injuriado á que no se turbó. nadie? Aprueba la conducta del gobernador. El señor PRESIDENTE: No he visto nada. (Muchos ¡diputados van ocupando sus esca- ofensivo en sus palabras. ños. La cámara se anima. Llenan- las tribunas El Sr. SORIANO: Dije que dos escritoras de de orden giran número de señoras. El Español habían hecho befa y escarnio de ¡e. El Sr. LA. CIERVA excusa al Gobierno de familia del Sr. Sag. asta. exponer sU criterio respecto al auto de proce Habla S. S. Sr. Sánchez Guerra, de injuria? samiento, pues la materia corresponde exclusi- y S. S. siempre ha injuriado, como lo prueb? vamente á los Tribunales. el acta de Cabra. Nuevamente rectifica el Sr. BERTRÁN, inEl señor ministro de la GOBERNACIÓN, sistiendo en sus manifestaciones. No me extraña el recurso que; ha querido bus- Rectifica! el Sr. SORIANO p Rodrigo) car el Sr. Soriano. Su manera de discutir, ni la Lamenta; no haber podido contestar el mis- aplaudo, ni la eensuxo. Acostumbra á. emplear palabras gruesas, pero ya de ahora para lo snmo día al discurso del Sr. La Cierva. Dice qu; e se proponía explanar serenamen- cesivo le advierto q- u. ese dan más pruebas de te su interpelación; pero que el ministro de la valor haciendo caso iomiso de ellas que contesGobernación llevó el debate á un terreno per- tándolas. (Aplausos. L que yo haré será consonal y agresivo, haciendo uso, como argumen- testar con argumento s. tación, incluso de correspondencia privada. Ahora nos declara guerra á muerte. Menos (Rumores. mal que ya estamos notificados de ello y la Comenta humorísticamente el empeño del estábamos por El Radical, de Valencia, que Gobierno de que se posesionara Guisasola, dice que el Gobierno, ante l a interpelación hecho qué, dice, no encerraba interés alguno Soriano, estaba deshecho, que si la crisis ne para los agricultores ni para el país produc- había surgido, surgiría 1, en seguida. (Grandes risas. tor. i Habla de la suspensión de concejales, del Y sigue diciendo: Han qjiedado despedazanombramiento de interinos. y de los atropellos dos el ministro de la Gobernación y el goberque, á su juicio, ha cometido en Valencia el nador de Valencia. (Grandes risas. Gobierno; todo ello como clave para ganar las- El Sr. SORIANO: Porque es verdad. (Más elecciones. risas) Acusa al: gobernador de haber distraído las 11 señor ministro de lsi GOBERNACIÓN: gí actas del poblado de Alboraya, en inteligencia intento de pacto del Sr. S oriano consta por carcon el Sr. Blasco Ibáñez. ta del gobernador y por relación de la Prensa ¿Fueron las elecciones de los republicanos de Valencia. legales y verdaderas, Sr. La Cierva? Creo desde luego en l a conducta del gober (El ministro de la Gobernación guarda si- nador de Valencia y á ella me atengo. lencio. Me acusa de violación, de la correspondenEl Sr. Suriano insiste y afirma que las pro- cia. Voy á leer ahora telejgramas entre S. S. y testas deque habló el Gobierno no tienen fuer- yo. Decía S. S. que no se, persiguiera amigos za, pues el I número de votos dice que la inmen- suyos; porqué si no por ¿Ülí, saldría S. S. por sa mayoría de Valencia está con los republi- otro distrito. Yo le contesté que el gobernador canos. se limitaría á cumplir la ley. Recogiendo las acusaciones contra la Prensa En. otro me hablaba de lia detención del seavanzada de Valencia, alude á campañas de ñor Oliyieri, y me añadía: Acabo de teleun periódico que fue adicto al Sr. Maura, El grafiar á las autoridades dé Italia para entaEspañol, y! afirma que arrojaba paletadas de blar reclamación internacioii al (Rumores. No cieno contra la familia del difunto Sr. Sagasta. hay violación por mi parte, pues! (El Sr. Sánchez Guerra protesta airadamente. JE 7 Radical, de Valencia, drgano del Sr. SoEl Sr. Sqrlano: Lo probaré) riano, publicaba la noticia. l. uego el Sr. SoriaIntenta él Sr. Soriano leer un artículo de un no quería alardear de los actos que realizaba periódico católico, injurioso para los republi- cuando así los entregaba á la. publicidad, auncanos; pero se opone el señor presidente. (Pro- que eran contra su patria. muévese un incidente que dura un par de miLee varios telegramas detí gobernador de nutos. El Sr. Soriano grita para hacer oir su Valencia, en que resulta que 1 Sr. Olivieri fue voz sobre los rumores de la mayoría. detenido por haber provocarlo alteración de; Recuerda que contra él se repartió profusa- orden público. mente en Madrid un libelo, y se fijaron carte ¿Si era subdito italiano, có tno era posible les en que é insultaba á su honra y á la de su que fuera á intervenir en las eilecciones? familia, tolerándolo el gobernador conde de En cuanto á que yo intercepté los telegraSan Luis. Pero, añade, esa misma hoja con mas de S. S. al Gobierno italiano, lo hice con mi nombré cambiado por el del Sr. Maura, fue arreglo á la ley y en uso, no sütode un dereprohibida cho, sino de un ¡deber, puesto que se pretenDefiéndese de la acusación de haber. inten- día que se intentara con ello una reclamación tado intel ¡genciarse con el gobernador evil diplomática. de Valencia. Relata su entrevista con el señot ¿Qué sabe S. S. lo. que es eso? (Aplausos en Pérez Mozo, que fue de tonos violentos. Dice la mayoría; que el gobernador ha mentido en esa carta, S. S. anuncia que me atacará; aquí le espe que, á sabiendas de que envuelve una false- ro á pie firme, aunque como ministro joven no dad, ha usado el Sr. La Cierva (Fuertes ru- sé si podré resistir sus embates. (Grandes mores) aplausos. El Sr. PRESIDENTA Ruego á S. S. retire El señor PRESIDENTE: Se suspende ste esapalabra. debate. El Sr. SORIANO: Que se retire la carta. El Sr. SORIANO: Necesito hablar; esto eí El Si rPRESIDENTE insiste, explicando el un atropello, alcanee de! los conceptos de la carta. Queda El señor PRESIDENTE: No hay tal atroretirada esa palabra dice. pello. El Sr. SQRIANQ: Yoáo- he dicho nada, SI Sr. -SAI, MBRON; J 3 ebe. habla CONGRESO 1 I BJBHflTEfA PC HCMfflC ir v mn r