Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES V OE JUNIO DE 1907. OCHO PAGINAS- EDICIÓN i PAGINA 5 ÍJl efecto de las iluminaciones en la Áüiatnmos ai señor conde de Roniaiioüéa, al señor brá y eti los paseos públicos era sorprendente. Quiroga Ballesteros y á algún otro primate del! partido. Manifestaban estos señores que no ju- Ayer tarde se verificó en la Moncloa él reS a l a Sociedad Económica se ha verificado parto de premios á los vencedores en el el Solemne acto de imponer ál SivCávéstany, raban porque seguía el retraimiento. Retraerse V- na para los liberales es abstenerse de entrar en un Concurso de Tiro, realizado estos días níantened r délos juegos Morales, la medalla J QNSTI TUCIC N Ayertardequedócons- lugar, en el Parlamento. Esto es otra curiosa Formaban el Jurado los Sres. D. Francisco de Socio. El poeta pronunció un breve v eloV iDEL riiSwpóBcñ ütuído el Congreso. c i CONGRESO El paradoja, y con ella terminamos la serie de las Moragas, el coronel del regimiento de Léón ¡csuenté disdurso agradeciendo la distinción. -l l e c h o S p n a t f t á a l expuestas en este artículo. Si consultamos el D Francisco Martín Armé, y el comandante Mesa. gunas ligeras consideraciones. Ante todo, pata Vocabulario fspafiol- tfniiam de Lorenzo Fran- D Antonio Fernández Barrete. jurar nuestro cargó, los diputados no pusimos ciosini, verdadero tesoro de la lengua- -no hay Sf concedió el primer premio al sargento de de frac. Ponerse el frac de día. á las dos de la tar- que hacer caso del Diccionario de la Acade- Ingenieros Luis l Cerrera. déj es Una cosa algo ridicula, incorrecta. íalta mia- -y obra co: npuesta en el siglo XYII por el ¡Entre los demás tiradores premiados, llama- pfl servicio de ¿arruajes. de distinción; pero si las dos de la tarde son primer traductor del Quijote, veremos que reron muy justamente la atención cinco reclutas V ge bá reunido la Comisión de Policía urde un día caliginoso, de verano, entonces la ri- Iraidn significa lo siguiente: -cohi che avtñdo fallo del regimiento de León, instruidos- á la alema- bana c 5 H ei objeto de examinar las bases, ya diculez raya eti Id absurdo y lo incongruente. juairhe malr. si i üira ó rkovera? rasa di na por el teniente Sr. Carrión. los cuales hi- redactadas, para el concurso del servicio de No se sabe quiénes han sido lo: primeros que ¿ignore od tu Cbiesa, per esser skvro della giuslkia. cieron blancos muy notables, sobre todo si se carruajes de plaza, acordado por el alcalde. se han puesto de frac para jurar el cargo ni en He dicho que el retraimiento de los liberales tiene en cuenta el poquísimo tiempo que lie El tipo que sé exige para el servicio es de qué época sé ha realizado lal innovación; el era. una pequeña paradoja; habré de rectificar. van en filas. 200.000 jjfesetas, Con fianza de 100.000 pesetas, reglamento dé la Cámara dice que los dipu- Según la definición citada, que e S la. exacta, que. sé reducirá á 25.000 cuando el contrato IV tados qué no tengan uniforme ó traje particu- y después de quedar como quedaron á su paso esté ya cumpliéndose. lar, Se presentarán con vestido rcarro en los por el poder, los liberales han hecho bien en Las: bases redactadas por la Comisión serán días en que él Rey, el sucesor rila Corana, el retraerse. Su conducta no puede ser ni más sometidas á la sanción del Ayuntamiento en la Regente ó Regencia asistan á las Cortes, y los explicable ni más lógica. sesión qUe éste celebrará en la semana veniJVBVES, 6, i T. de galas mayores Se podía, pues, prestar el dera, as carreras de automóviles. AZOR 1 N juramento vestidos de levita, con un traje nePor el mal estado de las carreteras no ha Ai adjudicatario se le concederá de plazo gro ó aun- -como- lo ha hecho el Sr. Junoy- -podido llevarse á cabo la carrera anunciada hasta primeros de año para implantar el sericón un traje dé calle. vicio. entre Guadix. Granada y Motril, y Pero se ha verificado la que tenía á Málaga De. 110 ser los actuales alquiladores los. que Pérd nos hemos puesto él frac. Ahora bien; éste trajees eseñpiialmente ridículo; un traje En Iznájár (Córdoba) se ha celebrado la boda por punto de partida, y. por término, el río Ca- continúen, se les propondrá la prórroga de. su- contrato que, cóíiio se sabe, vence el día 30 dei. con el qué no se puede caminar por la. calle, á del joven notario de aquel pueblo D. Javier cíti, en esta provincia. actual, hasta que empiece á funcionar la entiEl recorrido alcanzaba 80 kilómetros. láluz del día, es üii traje absurdo é inconve- Carvajal, con la distinguida Srta. Consuelo de Hízolo en una hora y cuarenta y dos minu- dad nueva. niente. Para llevar él frac eS preciso ponerse Castro, hermana de nuestro querido compañetos, llegando el primero y obteniendo la copa etteima Un gabanees decir, ocultarlo, ocultar ro en la Prensa D. Cristóbal. del Ayuntamiento, el automóvil del Sr. Annuestra ridiculez, Y como á Ías dos dé la tarde efl Junio hace un calor insoportable y todo el Ha fallecido en Madrid la señora doña Ra- drade, Kl segundo premio ftté adjudicado al del seifittnád va porÍas calles con trajes veraniegos mona Elóseg i y Ágairfe- Alitatnóii, viuda de OÉABADOS ñor Padilla, que invirtió en la carrera dos ho- y sombreros de paja, áqtií nos habría dé haber Peironcely. I a Mesa del Congreso. A su distinguida familia, y especialmente ras y cuatro minutos. visto el lector á los señores diputados cabizbaSiguiéronle en (orden dé llegada y de pre- Ayer quedó constituida la- Cámara popujos, medio avergonzados, envueltos en nues- á sus hijos, enviamos miestro sentido pésame. mios el de D. Enrique Sánchez (dos horas y lar con lá designación de vicepresidentes y setros gábatiés y suscitando las miradas atóiiicretarios, dé los elegitas de lo transeúntes, Eramos los supremos deI, a dolencia. que venía padeciendo el conde catorce minutos) el del Sr ¡ííástáñós (dos y dos, cómopublicamos los retratos componen la Andino, secretario de lo hicimos de los qué legisladores del país y estábamos dando un Rey, se ha recrudecido particular días, S. M. el quince) el del Sr ¡García Rttíz (dos y veinti- Mesa del Senado, á ráiz de constituirse la alta étí estofe enconespectáculo deplorable dé escándalo y dé sub- trándose más agravado el respetable general. trés y el del Sr. Muñoz (dos y veinticinco) Lindas señoritas granadinas entregaron á Cámara. versivos, no sólo dé las reglas sociales, sino de Deseárnosle rápida mejoría. los triunfadores sus prefinios eme. eran precio- ü l torero millonario. las leyes cósmicas, climatológicas. Sin embarsos objetos de arte, desfilando los automóviles La nota del día entre los aficionados á las go teníamos un consuelo; y es que al obrar por delante del chalet dMjochy Club, levantado cosas taurinas, fue ayer el debut en la Plaza así, todos los diputados rurales, qué Somos en el paseo del Salón; madrileña. del diestro niejicano Vicente Segumayoría, nos asemejábamos á nuestros electora, en quien la afición. lia podido más que los res, los labriegos, puesto que éstos, étt pleno JUEVES, 6 f 8 N medios de fortuna que le permiten üha vida verano se arrebujan en sus abrigos para asistir t a octava del Corpus. á ciertas solemnidades, tales como entierros. POR TEtÉGRAFa A las Seis dé lá tarde se celebró en la ca- regalada. y tranquila. De este asunto damos WSBOA, 6 5 T. Como se ve, pues ¿en el fondOj elegidos y electedral, con gran solemnidad, la procesión de dos interesanteá instantáneas en. el presente número, tores estábamos á la misma altara de. inepn- i os centros escolares. la octava del Corpus. Tanto en la Universidad de Coimbra como gruéhciá, i Presidiéronla el arzobispOj Sr Merégner; el Ya en la Cámarfi, las votaciones se han ve- en los demás centros superiores de enseñanza gobefnador, Sr. áolér y Casájüanáj y él alcalproducido rificado sin novedad. Todos con nuestra pape- de Portugal- en los cítales se habían cu huelga de Sr. Sánchez Puerta, y asistieronel Ayuntaleta en la mano nbs hemos agolpado al pie de desórdenes por haberse declarado POlí TELKGJIAI O miento bajo mazas, llevando los pajes él escuestudiantes, lia PADÍS, 6, Sr. la mesa presidencial; allí nos. estrujábamos, nos los la situación á surenacido la calina, volvien- do de Granada; comisiones dé las Asociaciones do estado normal. dábamos codazos nos deslustrábamos las chisy Comunidades religiosas, representación de i a Camarade diputados, en sesión de hoy, ha aprobado, en votación ordinaria, un prolos elementos oficiales y numerosos fieles. teras. Para él observador este espectáculo era I os asuntos municipales, interesante; una multitud es siempre igual, sea l a Comisión nombrada para cuidar de los Concurrió también. la banda del regimiento yecto de: ley- suprimiendo los economatos abiertos por cuéíita de los. patronos, de campesinos, dje obreros ó de diputados á asuntos municipales de la ciudad de Lisboa, de Córdoba. La nueva ley entrará en vigor dentro de Cortes. Un individuo solo, aislado puede ser ha recibido el encargo de presentar un proyec- oncurso hípico. cinco años. un modelo de cortesía y de distinción; juntad- to de reorganización municipal, establecido so Se ha celebrado la anunciada marcha de lo á centenares dé sus Semejantes y se dará bre nuevas bases administrativas y finan- resistencia en el Concursó hípico. 131! primer pisotones y codazos por depositar en una urna fciéras. premio, de 500 pesetas, lo ganó Gutiérrez Soun papelito que lo mismo da depositarlo diez Hasta tanto que no apruebe el Gobierno di- lana, del regimiento Victoria; el segundo, de minutos antes que después. No hay que de- cha reorganización, no se celebrarán las elec- 150 pesetas, Laeaí, del mismo regimiento, y el cir que durante todas estas maniobras los ciones municipales. tercero, de 100 pesetas, Cübertoret, compañetimbres de la casa tocaban de una inanera El antiguo Ayuntamiento de Ljsboa ha que- ro de los dos oficíales anteriores. -La prueba ha abrumadora; no Se podía estar ni charlar en dado disuelto. resultado admirable asistiendo numeroso pú los pasillos. El escritor inglés WeÚSs en su liblico. bro Aniitipatwns ha hecho la crítica de esta niaPara VSAJÁB GRATIS esté verano, comprad nérá de realizar las optaciones; él la califica JUEVES, 6, Í N donde regalen C U P O W Í S Í Í M Í Í S Í H Í Í R O S de ridíeulamente anticuada allí remitimos I a Retreta. ál lector. La Retreta organizada anoche recorrió POR TELÉGRAFO PARÍS, 6 5 T triunfalmente las principales calles de íá poEl Sr. Presidente de la Cámara há pronunciado, como es de rúbrica, un breve discurso; 1 os telegramas recibidos de los p uertos antin- blación, en las qué sé admiraban espléndidas iluminaciones. Ün gentío enorme presenció el en otro lugar se podrá ver un extracto; des- cian tranquilidad completa. pués todos nos hemos salido á los pasillos. Se Han vuelto al trabajo los inscriptos de Bur- paso de la Retreta, en la que tomaron parte soldados de la guarnieJótH empleados del, Muni susurraba días pasados si los señores libera- déos, Marsella y el Havre les entrarían también aprestar juramento; ño Los de Dunkerque y íolon, continúan la cipio, Guardia ni: ipal, banda de tambores, I, ÍS- VAMS IIIOSÍ pdi Fováí. Segunda parto de- Caballería y Arti- ¿a. hubo tal cosa. En. el cafetín de la Cámara vi- huelga. Eli CASXIIiliO, MAliDIXO, 80 eóntimos pasta, ANALES DE UN DIPUTADO TIRO NACIONAL NOTAi MUNICIPALES FIESTAS EN GRANADA L DE SOCIEDAD LA POLÍTICA EN PORTUGAL POLÍTICA APARECERÁ EN BREVE LA HUELGA MARÍTIMA graiióíiítíÁ BE A B c 1 o andaba, corría. El viento del Norte, azotándole el rostro, c oloreápá süá mejillas. Por níoméMos, las f ácháS le Bbügában á retfücéder. V T Por fin llegó ai viaducto, después á l á orilla dé los e s t a n t e s Lo más corto hubiera sido pasar jsof delante de lá casá. dél guarda, firigárcí, pero tino de los perros hubiera podido dat la alarma. Jorge prefirió dar un rodeo y llegó á lá orílía opuesta dé; lós estánej. uesf orilla cubierta dé árboles, én un terféno escarpado llene dé. maleras. Siguió esta orilla hasta el carüíno que separa el primer estanqué dé) Al fin d e este camino se detuyó. -H e áquíiél ¿amino q u e el. doctor tomará, seguramente, pafá volver á Coye- -se dijo, -es él más directo y el m á s cómodo... N ó Será áqüí dónde l e esperaré; pero d é aquí es d e dónde y o partiré p a r a estáír biéti Seguro d é q ü e no s e m e escapatá... Hecho est se puso en marcha, ésta vez siguiendo ía orilla. derecha dé l o s LoS estanques de Comiiíellés sé dividen éii cuatro partes, sép. aradas pór; tres grandes calzadas, con balaustres dé madera pintada á ca. dá. lado. Cuando llegó á la tercera, Jorge volvió á detenerse. Frente á lá Calzada, á mano derecha, sé. encontraba una larga, calle dé áfbo les seculares, montuosa y cerrada por una barrerá. V -También podría él tornar este camino- -se dijo el espía. hocturird. -Hfe! aquí el punto preciso donde debo esperarlo... Por aquí pasará cpiiíódá seguridad, sea siguiendo la orilla, sea desembocando por está cMzáda ói bi i queriendo tomar el camino de la estación de 6 fry... Mr. dé N ervillé pasó entre las barreras, subió por él taíttd ¿üpierto dé hier ba de la derecha, y se encontró en un pequeño espácíd sin jártfoltís, éleVado, que. permitía a sii vista extenderse hasta una distancia dé cien pasos, 3 Sf lo menos, sobre los tres puntos qué acababa de indicar. J -Aquí estaré bien- -prosiguió. -Si el agua cae mientras éstby; dé centinela, aquélla haya de buena copa mé servirá de paraguas p s preciso: estar dispuesto. AS DOS BARONESAS 177 segundo. Hecho esto, vistióse. cpr ectamente para la domida; cerró el armario y bajó. El reloj del. chalelíbáÁá xlaseincq, Í Mir. de Nerville se fue ál parque y siguió Una calle de árboles que conducía á la tapia por el lado del Norte. A l l í h a b í a u n t i r o d e p i s t o l a y d e a a r a b i n a m u y b i e n o r g a n i z a d o El pabellón cito situado al frente de este tiro, no tenía más muebles que algunas sillas, y una mesa, sobre la cual había cartuchos con bala de diferentes calibres, Un armero fijo en la pared contenía jpistolaSj revólvers, escopetas, carabinas de diversos modelos, procedentes de las, mejores fábricas de Francia y del extranjero. Jorge se acercó al armero, tomó un rifle americano de. poeo calibre y movió el gatillo varias veces. ¡Excelente arma! -murmuró, -y sin hacer, más ruido que una carabina de salón. i- estanques. Entre los cartuchos esparcidos sobre la mesa Jorge escogió uno, cargó el rifle, lo apoyó en la pared, cogió un pedazo de yeso de una artesilla, se dirigió hacia el blanco del tiro, cuyo punto central apenas era visible, lo agrandó con su yeso, volvió al pabellón, y provisto del rlfíe se colocó á cien metros justos áél blanco, levantó el arma, apuntó durante dos segundos, y tiró. Oyóse una ligera detonación. Jofgé bajó su rifle y thiró á la placa- Una mancha cenicienta se veía en lo iiegrOj ádiez centímetros del punto ceritíal. X y yjrf. Metió entonces la mano en el bolsillo y sacó un cartucho, cqn qÚé. Cáf ó Su. rifle, sin nacerse cargo de que otro cartucho caía en la hierba. En este nibiüénto, una ráfaga le traía él sonido- del rélói dé UHa aldér cercana, i Contó diez campanadas. -He venido demasiado temprano- -murmuró Jorge. -Ese medico ha dicho que tal vez no estaría libre antes de media noche... Voy á pudrirme la sangre aquí esperándolo... Está érí Pointárníé én- Una operación, Si siipiése en qué casa, iría á espiafesu salida, seguiría la pista basta el senderó que de Jas canteras de Moatgresin viene aquí en línea recta... Seguro de no dejár escapar mi caza, tomaría este sendero con el fin de anticiparme cinco minutos... Sí, eso es... la espera mé parecerá métibs larga... Voy á espiar por el lado de Pointarmé. Si el médico sale déí lugar antes que yo llegue, lo enctíntfáré en él camino, oiré sus pasos, y no tendré íaás que desandar lo attdadó y venif á mi puesto El joy- eri hizo u n gesto m u y pronunciado. ¿He perdido mí puntería- -se preguntó, -p l a agitación d e mis nervios es cáüsá de mí torpeza? Volvió á cargar y se colocó en su puesto de tiro. Una nueva detonación se dejó oir, Esta vez la puntería se había rectificado ói calmado sus nerviris. La bala había manchado el centro. -Perfectamente- -murmuró sonriendo. r: Al mismo tiempo decía lina voz detrás de él: ¡Bien tirado, primo! ¡Té felicito! Jorge se volvió contrariado de verse sorprendido, aunque después de todo, el hecho de ejercitarse en el tiro fuese la cosa más natural del mundo. ¿Estabas ahí, Max... -dijo. -Sí, con estas señoras y Mr. Auguy, desde haee u n instante... Te mirábamos sin hablar. -Y admirábamos vuestra destreza- -añadió Leonida. -Primo, hacedme el favor de cargar ese rifle... Quiero ver si me acuerdo todavía de las lecciones Se Max. 1 V -Bl rifle Será demasiado pesááo- -dijo Mr. de líerville. -Bueno, mi carabina Flobert... Y el rifle para mí... -dijo Max. ¿Sois buen tirador, señor baróu? -preguntó el notario. -Tirador regular, habitualmente; pero hoy, no teniendo más que un brazo disponible, sin duda ninguna seré de una torpeza espantosa.