Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 732. A B C JUEVES 6 DE JUNIO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 5 o á su entrada hay un pabelloncito, adornado on sumo gusto, predominando los. claveles, pólegas tan apréciables coala La Gúri éspón- óií infinidad de gallardetes y banderas, Áííí dencia de España, Diario Üninérsal y Dia- e han celebrado las primeras pgüies del GOhdo de la Marina dedican cariñosos sueltos á UrSo internacional de esgrima patrocinado nuestro querido compañero JoséJuan Cadenas, lor el Ayuntamiento. pótíiés se han jugado á- espada tíe eenicon motivo de sti traslado á París, donde, cónio bate, con punta de arresto, á tres golpes. -ge las es sabido, representará á A B G El envío de Cadenas á París, dice Lá Co- han disputado 24 tiradores de ditersas aaciorrespondencia, confirma una vez más el favor alidades: espáñoiesi fraríeesés, belgas é itácon que el público distingue á Á B C y el acier- liá OS. 3 s encuentros fueron intérésáütíSiriioS; De to de -Sr. Tena en la elección de sus colabora. os amáieWs había algüñtsás qiíé bien podíandores. 1 JÍÍO necesita Cadenas ser presentado al pú Carübiáf tai nombré por ei de rMáésirm Qtieblicd, ni le hacefi falta elogios. Coma poeta f dafoU clasificados para jugar rtíafiaiiá como autor dramático mostró respetidas ve 7 finales tas entre ellos tres españoles: donde, ees la maestría de su pluma, Representando á gOÍé y PeMbeítej que teüdrári títié habérselas Lü Correspondencia de España en Berlín durante con GandiUj que ha sido eampedn ae Frangía más dé Un año, Sus brillantísimas crónicas é por dOS véées; cOn Ptírtfflaürii toa cdl se belga irreprochables informaciones consiguieron des- eoñ un ataque y una agilidad pasíño s, Por le que he visto en el día de n sy garéce de los primeros momentos eí grande y. itistifime que íes tres primeres lugaréí Ean de ser cado éxito que todos recuerdan; Felicitamos á A B C por sil nuevo redactor para CaridiUj PMtrMntt y Ollifieí; ÍS feftaüen ParíSj y despedimos á Cadenas, al e mp; rén- iés eOrféSpottdérán á ÍJUété. (SóMé y der éste su viaje, con todo él afecte que tüvíJ El Coñeürge estúvü áriírttádí íín 1 6 dSéíásiempre en esta casa, donde hasta hoy compartió nuestros tfábaios, y que la ausencia ño en- fÓ afeígrtó en riembrS dé g, M ¡él geñétai Í 46 3 éz í gj qué Substituye m él niáhdQ dé Cátatibiará nutlca. -Diario Universal, dice, entré otras cosas igual- lüáft al gapitáíi géüéral ¡11 fjflnier día déí Cóiictífgd ha idó tüi mente halagadoras: tirMof éé f I a elección, por recaer en cronista tan ameno como Cadenas, es acertadísima. MéíéCé elfctgios por todas estas iniciativas A S Q ¡UM dé las publicaciones que más honran á ia FréiiSa española y qué puede competir con! á méjo 1- personal, y gracias á sus trabajos pudo ser loqué en ei campo de batalla calizado y dominado dos horas después. produce una batería. Avisado ei Juzgado de guardia, se constituSi no se dice ¡alto el fuego! yó allí el juez Bt Vila el escribano Sr. Dalfüaü habrá que marcharse á China y el algtíatíl Diego. á pasearse por grupos despíegáüdóse en guerrilla... También estuvieran desde el primer mófáento ei gdbernadoí, el comisario Sr. Caro el insSINESIO DELGADO pector Br ¡tjülióüj ei Capitán del distrito SéñOr Sámpér y íoá insoectefes Sr. Ortega y Feínátidez. El edificio y tahoiiáj que estaban aségttfadüSj Son propiedad de D. áifOrisO Cürch iflü y dompáñíá; IOS Cualé S calculaban las rjéfdidas 1 1 A SQUPARIDAD y EL Habiéñüose co en unos mués de reales. Como consecuencia del fuego, murió a síi- ICTPJÜLISMO S T J f f i C xíádo un caballo qtie había én la cuadra de la hecho dé t (üe, por excepción, entre lOs elementos de Solidaridad catalana que tienen repretahona. sentación en, él Congreso de los diputados iicS Myati dado á la Prensa periódica de Madrid stíS irüfréSianes y opinión acerca de la lucha electoral y dicha coaliciónj considero donveiiíeflte pUbliCáf lá mía como testimonio dé qtie Son virtuaífliente Congruentes, ó con frase del día, estréchameiite solidaria con las de mis Si és Signo dé íóftaíéza, üéridds tíó nlpáñerOs que me iian precedido de vigor y de energía TRIBUNA UBRE DEL J tí IVÉS ÁPUNTEM... MUEÍTIO? ea ios ho- iñbfés y éü, ios pueblo. eí despf eeití de la yidá, Madfid debe dar á todas; is ciudades mucha envidia, jtár qisé él vivir es délalié que nOS imp OrtS üflá higa. Cuando se ganen de s o d a exponiendo ias suyas. A fáiz- de iás elecciones regresé de íni país natal rüüy gratamente impresionado, pues eí éspectáctiío qué Cataluña acaba de dar en ÍPS 66 miei 6 S, ría sido deí mayor intéréSj digno de figurar enaltecido en la Historia contemooránea. ía escena política- dé un pueblo que stífc desde remota fecha por envol eñtesí nienteS, aparece dé súbito dueño de sí iüistlia éii e l ejercicio del sufragio y Cofl esperanzas de pone a salva su iégislación civil, cüaüde en pUfa feaiidad no era libre de áceionár éíi lds aSüiítOs de Derecho publico ni dfe inafitetí. ef f íreniózar el Dereéhp privado qtié ié e S pécüiiar. R 6 taS y trituradas las mallas de la densa red; él jjüeblo se ha vitoreado á sí misino, gen ídfúj íientí de entusiasmo y Como loco de alegfíá ál versé poseedor de sus legítimos dereCJlOs y reivindicada Su dignidad en la trascGü üentsti feontienda. Sste triunfo político y ia ejempíárídad cívíCá qUé. élitiisinp supone, no deben, eiériamentéV su e píri ¿U ni to da su eficacia ai plan preconcebido, ni Sin desmerecerles, pueden ser considerados como manifestación electoral de. pasajera vindicta pública. Producto de ía colosal evolución que en su creciente desenvolvimiento ha experimentado el regionalismo dé Gata luna al ser instigado por monstruosos aconte cimientos, sil carácter, potencialidad y alcancé tiehéri Un éxito cuya magnitud es indiscutible Es Un atentado de lesa humanidad herir res Jr iüásj afamadas del extranjero. ñor Caíiénaf y en SÍ nuestro. dé la Audiencia el d tói prcieesáda Férrér, -Jíafá qjiién las aetóaéiSñe. s de! día iiábían Sido jpOcS fávorabíéS; y sü ainiSeíédad Vilíáfráüéá, qué; iSababa éé píéstár éclaracióilj Obtuvimos las fb tegraííag íjiieápáfécéii en primer iiigár éñ 1 lá giaiiás dé gfábaA noche se celebró en ForhOS un banquete dos del préS éttté hfiniérS. agasajo dé despedida á los distinguidos 1 incéridia dé ayef. escritores bonaerenses D. JUait José Soizá f Ppf ámb é del iñeénató P pf separado á t) José de Arce, redactores de la iínjjcsrtáñié i td revista ilustrada Car sy Caretas, quéhaíSéñ unOeurfidO ayer tardé en la- d Üe d IiÍ aj y á viaje por Europa para llevar á su périódiép 1 ties- gttaiSé féiiéfé tirla dé nuestras instantáneas tas literarias y apuntes gráfidos que reflejen déhSy las impresiones dé su viaje. Fueron comensales además de los invitados; I f n nuevo dirigible. V los Sres. Acebal, Pérez Zúñiga, Querol, Hoyos, habíaSantos Dumont, de quiea se suponía que V 4.11 é Inclán, Sáliliás, Bretón, I, ázaro Galdia- aérea renunciado á los ensayes dé ñayegacióil en iio, Cánovas, Santos Chocano, Góinez Jaime, guiendo elglobos dirigibles, épatinúa persitrascendental descubrimiento, y éii Pellejero, Nogales, Antón, Val y Pérez Rojas, de un nuevo llegando á la hora de los postres los Sres. Man- estos días prepara los ensayos aparece en el globOj núm. 16 de la serie ¡Según áano y Rueda (D. Salvador) Nú hubo brindis, pero sí frases de enttisiaS- último de los fotograbados qué hoy inserfca elogió paira Cara y Caretas y sus ilustradostamos. redactores Sres. Suiza y Arce, qué realizan misión altamente culta y civilizadora. A B G s é honra reiterando aquí esos metéci n la tahona establecida en la calle dé Silva, fias elogios, y enviando á tan queridos cómpa núm. Í 5, -ísé declaró ayét ¡á última hora de ñeros afectuoso saludo de déspedida. la tarde, un violento incendio. Sí fuego, que empezó en la leñera, en lá que había almacenada gran cantidad de combustible, -tomó) desdé los primeros móm éntos ¿grandes jSrpp óreiones, amenazando con destruir toda íá fiñc á. A dicha hora estaban en la casa tin oficial, joven dé pocos añoSj llamado Paco, qtie fiié él (CRÓNICA TELEFÓNICA DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL) ÉÁRCÉLCjfíA, Si i 1 Ni primero qtié vio el fuego y eOfriéñde sé fiié á n i campeonato dé esgrima que tanto intéréi avisar á Primitivo Rüiz y Véiittíra Esteban, f despertó entre amaieurís y maestros ¡ha operarios también dé la casa; y qiié p Of haber dado comienzo esta mañana. Para tomar paité terminado sus táréáS; Sé éiic Ontíábán desean- 1 1 en él ha venido una representación, bastante satido en una habitación intefíof. considerable, por él número y por la imporJúntoS se füérpn á daf parte al carrete d. ei iñ- tancia de ios y por hallarse entre céndios dé la SaÜe de Jestís déi Valíéj acüdién- i elios el campeón del mundo, Kirchoffér y él i do en seguida todo el servicio, al mando del i Italia, Athos de San Malato. jefe de zona, sr. Aivarez Éo. ya. j y aél delegado El Parque de Barcelona recuerda D astanté de incendios, -Sr. Cortina. nuestro Retiro, aunque no es tan extenso. Jun Eii seguida Se puso éñ moviniiento todo éi 1 del áteiitádo ¡Bí prdeeSógítaiiao salían Ayefj UN BANQUETE EL FUEGO DE AYElt E EL DE ESGRIMA 1 a h avájá y Id elíchilláj ñüMsi tfánsGurféñ do; s híSras Sin qué edtráfl íá ñoticíáS de ptínajádasí gí i 1i á oS é áégüélía éü fafüiliáj y asusta él véf dé qué níOdo se isgfittte ei atma homicidaj y abundan los citídadáñps p e eoftatí, rajan ó gineüán. etiandO c nie ahora curré, láS arihag de füégo pfivárii se dirimen á baíazo- s ÍS cuestiones, m áS Sérlcilíap; ¿Riáe Ufi nOvioeáii la npvia p; 6 rqüe Ub acudiá á ia cita? ¡Püifi! üíl tif 6: ¿Va Uü affiigO 3 eeiiaf con ühÉt á- rüiga? PUéS á los postfeS ¡püíhij mtieítós los doS. ¿juegan á la brisca cuatro personas decentes muy formales y muy dignas? PtieS por Si echaste la sota dé aros cuando no debías ¡pum, pum! un par de disparos y se acabó la partida... ¿Qtie más? Hay quien va á la fonda- ge atraca de albondiguillas y ña sé vuelve á S casa U con la conciencia tranquila, ái H 6 echa mánO, al revólver y destroza la vajilla ó le Suelta dos bdlazOS üii espejó y lo hace trizas; Tari hechos estamos todos ai tirotéOj qué silban las balas y nadie tiembla ni corte ni se acoquina. Buds yo qtie ia mehaíia del Sultán que esta en Melillá, tiré én un día más tiros que en ésta Corte sé tiran y; aparté de láS c arréfas de caballos, las corridas de toros y los embites del auto y de los tranvías, ias pistolas que, á ia cuenta, llevan siempre prevenidas niños, mancebos ancianosi Séfióf es y SéñpíitaSj Catisáü más estf ag y. hacett diariamente mis víctimas. EL LIBRO ILUSTRADO APARECERÁ EN BREVE Biblioteca í a l l e j a La ü 6 véía sgíliáflsíi ñíks batata, 300 páginas én 8. en pasta, 80 óéútittibs. -íomaotro bok de. Cerveza. -Ni) puedo, amigo Áíemany, ¡se me silbe á la cabeza! -iQuiá! ¡Si ésta es Cairimany! orot piala y piéífás finas. F ¿Villa. Vttí ét Si, Ü. íiá diabetes sacarina es tratada veñtaj. osáineiite coa Cerevisina Cíi ii 5 íiíiea Ái ti ües. í 6 étií S yoso, Arenal, 2i Barcelona. IJf. BIBLIOTECA S E f l B C 176 LAS DOS BARONESAS 173 -Yo no estoy más tranquila que Max- -dijo I O qué queréis hatíéf iiO es nada prudente... Vey á dar la ornen de que. eiagstienéri paía qUé éS líévéni- -De ninguna nianerá, séñ ra. ES compiétaínéflté ífláiil. -Por lo menos, que envíen á P i; itaraé un carruaje á buscares- -añadió lá baronesa Germana. ¿Para qué? ¿Acaso sé yo la hora á que quedaré libre? Tal vez á ifiédia tsoche -Razón deniáSü. El carruaje esperará: ti- -Ó doy miles dé gracias; pero prefiero volver á pie... S- -En vista de Una resolueión tan inquebrantable no nié atreva á insistir- flij 9 Max. Óbrad como gustéis, querido doétorj y acordaos de que os espero aaaflana por la mañana. -No me haré esperar, Luciano estrechó la mano del barón se inclinó profundamente delante de Leonida y de la baronesa viuda, saludó á Jorge y al notario, y salió; Mr. de Nerville fue á vestirse para la comida, y se encerró, ¡He aquí el porvenir asegurado! -murmuró sacando de su bolsillo él do cumento en buena forma que le había entregado Emilio AtigUy ¿He aquí la parte de fortuna que necesitaba poseer antes de obrar. Al ver llegar de improviso al notario, tuve miedo de qué viniese á establecer los preliminares de una separación, antes de habernos garantido mi tía y yo contra eventualidades desagradables... Felizmente no era nada de eso... Ahora, venga la separación, ya no puede ponemos trabas, sólo qtie, mi gfimo Max, que principia á amar á su mujer, luchará con todas SUS fuerzas y Será sostenido por eSte médico maldito, á quien quisiera Ver én los infieríioS y qtie piensa instalar aquí... ¡Trueno de Dios! ¡No faltaría más que eSó... ¡Ya lo arreglaré yo! ¿Qué papel misterioso será ese que le ha entregado Max esiá Mañana. ¡Por más que pienso no puedo adivinar, pero téñgp interés en sftbeílo y lo sabré... ¡Sois mi enemigo, señor Dr. I, uciano d Harblay. ¡Tafite peor pata vos... Mañana no tendré ya por qué temeros... XXXVIII lysonsieur de Nerville puso bajo llave el título que le instituía uña renta vj talicia y el dinero que acababa de recibir, y Itiégo entró en su cuarto de vestirse. El primo de Max no tenía en el chalet criado particular y vivía en caSa de su pariente como un simple huésped. llegada la noche, y una vez tín su cania, nadie voívía á acordarse de éí. Jorge abrió un armario grande que le servía de ropero, Colgado de una percha había un traje de caza de terciopelo rayado, c 6 Í 0 r dé. hoja seca. DÍspUao para completarlo un par de zapatos con fuertes suelas, polainas, ün sombrero de fieltro flexible, de alas anchas, una camisa de franela obscura y un pa uelo de seda para corbata. Xjajeven no le did tiempo. -He resüéito- -prosiguió con viveza, -he resuelto reparar uña falta inconsciente de mi madre, á quien cegaba su demasiada ternura hacia mí... He resuelto probar á mi hoy única familia qué el interés para mí ño. es nada y el deber lo es todo... Mi antiguo amigo Mr. Atiguy. tendrá la fopfldád de expresar el resto de mi pensamiento méjér que yo misma pudiera Hacerlo. El notario tomó la palabra. -Sabéis, Mr. de Tréves- -dijo, -que la señora viuda Desfontaignes ha hecho insertar en el contrato matrimonial una cláusula que permite á la baro nesa disponer de todas las sumas que le provengan por vía dé herencia, -I,o sé, caballero- -respondió Max. -Ahora bien; Mad. de Tréves há recogido, á. la muerte de sti niaáre, una suma depositada en mi poder, y qtie; gracias á ía acumulación de intereses, ha alcanzado casi la cifra de un millón... Desde hoy, por la voluntad de ma dame de Tréves, esta suma queda dividida en dos partes: tina; destinada poi documento auténtico, á servir de renta vitalicia de treinta mil francos á la se ñora baronesa, vuestra madre ¡A mí, á mí... -exclamó la vieja señora con asombro, esta vez perfectamente sincero y que rayaba en deliri 6i Peró, ¡Yo nada había pedido! ¡Oh hija mía, hija mía! todo mi Corazón és vuestro y toda mi gratitud. Y rodeaba á l, eonida con sus brazos temblorosos. -Dejad terminar á Mr, Uguy, oS lo ruego- -dijo ésta. El notario continuó explicando que la otra parte serviría para constittih una renta vitalicia de die iséis mil francos á Mr ¡de Nerville. ¡Tenéis un gran corazón, querida primal- -dijo Jorge, cogiendo la mano de I eonida y llevándola á sus labios. Max tenía los ojos llenos de lágrimas. -Querida I, eonida- -exclamó á su vez, ¡sois la mejor de las mujeres! ¡Jamás me perdonaré haberos desconocido por tanto tiempo! Estaba ciego y era ttn insensato, Pero la locura se disipa hoy, El velo cae de mis ojos, Os veo tai cómo sois... ÓS aprecio... Os admiro, os amo... I uciano d Harblay tembló de pies á cabeza. ¡Cuánto la va á amar! -se dijo. -Mis consejos han dado fruto, Solóme resta sufrir en silencio... He cumplido con el deber de hombre de bien. Mr. de Tréves se había levantado. Quiso coger en sus brazos á su mujer y estrecharla contra su corazón. Ella le rechazo Suavemente, -Mr. Áuguy no ha terminado- -dijo Con frialdad. Para sí decía: ¡Oh, poder del dinero... ¡Max me ama ahora, ó por lo menos cree amarme! ¡Es demasiado tarde, yo ño le amo ya. Max sintió penosa sénsaeiótij y con el Corazón oprimido se volvió á sentar. -He aquí ias dos actas. -prosiguió el notario, -y Me aquí el primer semestre pagado con anticipacióti del ettal ía baronesa Mad. Germana dé Tréves tendrá á bien darme ün recibo. ¡Querida... ¡Querida, hija... -exclamó la baronesa viuda, lanzándose al Cuello de la joven y besándola con pasión, éoS verdadero éntuSiaSteio, Cuánt dicha merecéis!