Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 7 Si A B C. MIÉRCOLES 5 DE JUNIO DE 1907! OCHO PAGINAS. EDICIÓN 3. a partido liberal y los artículos de l a l e y Municipal que facultan al ministro de la Gobernación para la separación- de alcaldes. Este Gobierno, dice, no ha incurrido en la hipocresía de otros, y lia separado á todos los alcaldes que ha creído conveniente. Dice que sería más lógico discutir el uso que el Gobierno h a hecho de esa separación y no para suponer desde luego que se han separado por conculcar la ley. (Muy bien en la mayoría, Afirma que para acumular argumentos en contra del Gobierno en las elecciones ha dicho el Sr. Dávila que hasta- los obispos se inmiscuyeron, en- aquéllas, lo cual no es cierto, como tampoco lo es que sean funcionarios públicos. De esta creencia no participarán seguramente nfnguno de sus amigos, añade, ni otros dignos individuos del partido liberal que han manifestado arraigo en sus creencias, como el conde de Rotnanones, que pedía postrado ante una imagen que le concediera, el triunfo en las elecciones. (Risas y murmullos. El conde de Mejorada, que está en el salón, hace signos afirmativos. Todavía espero yo, prosigue, que S. S llegue a l a s puertas de Damasco. Yo. saldré á recibirle con mucho gusto. (Risas. Hace notar el contraste que hay en el saludo hecho á los- solidarios, con la desconfianza manifiesta en seguida respecto á sus intenciones. Añade que en el curso délos trabajos parlamentarios v a á oir perfectamente definidas todas: las peticiones de la Solidaridad. Lo que no verá por ninguna parte serán los peligros pav rosos que cree que van á presentarse. Espera, en. nombre del Gobierno, -que todas las minorías cooperarán á la labor d e l Gobierno. PAGINA DE I- A SESIÓN DEL DÍA 4 DE JUNIO DE RUEGOS Y PREGUNTAS El conde de PEÑA RAMIRO se queja al ministro de Instrucción pública de que los inspectores de escuelas tienen su misión completamente abandonada. Los maestros de muchos piieblos las tienen abandonadas, á su vez, y. otras muchas están cerradas, sin que se sepa la causa. Y ruega al ministro que se ocupe de ello El ministro de INSTRUCCIÓN PUBLICA niega que sea absolutamente cierto lo que dice el conde de Peña Ramiro, 3 promete dedicar aún más atención, de la mucha que á la enseñanza dedica, para evitar que haya ni una sola escuela cerrada. lluego contesta al conde de Casa- Valencia. Rectifica el conde de PEÑA RAMIRO, -el ministro de INSTRUCCIÓN PUBLICA y el i conde de CASA VALENCIA. ORDEN DEL DÍA Continúa la discusión del Mensaje, y el señor DAVILA en. el uso de la palabra. LA SOLIDARIDAD Se ocupa de la Solidaridad catalana, y afirma que el actual presidente del Consejo entregó Barcelona á los solidarios, que son un conglomerado de catalanistas, carlistas, republicanos y regionalistás; pero que. aspiran á depurar el sufragio y á destruir el anarquismo no sólo en Cataluña sino en toda España, por lo cua 1 merecen elogios. Por esto último, dice, la minoría democrática envía á los representantes de la Solidaridad su cordial felicitación. Afirma, que no obstante el discurso elocuente del. Sr. Abadal, no sabe aún lo que quieren los solidarios. Recuerda que el verdadero origen del regioaalismo autónomo- está en las doctrinas del ilustre catalán Sr. PI y Margall. Alude luego á las bases de Manresa, y al afirmar que hoy ya sstáii abandonadas el Sr. Rusiñol dice: Está en un error S. S. no están abandonadas. Los Sres. DAVINA y CALBETON contestan: Eso es lo que queríamos saber. El conde de ESTEBAN CORLANTES replica: lio que no sabemos es. si piensan como el Sr. Rusiñol sus demás compañeros. IJl Sr. DAVILA continúa diciendo que ignora la diferencia qué hay entre el programa mínimo de la Solidaridad y la bases de Manresa. Agrega q u e posteriormente hay otro pro- grama en que se pide uñ concierto económico para Cataluña, semejante al de Navarra. Ante tal cúmulo de peticiones, pregunta á la Solidaridad qué es lo que quiere, si las bases de Manresa, el programa mínimo ó el concierto económico y la derogación de la. ley de Excepciones, acerca de lo cual nada h a contesta. do el presidente del Consejo en su discurso del Otro día al Sr. Abadal. E l Sr. MAURA: S. S. dice lo que quiere, pero tto tiene fundamento. El Sr. DAVILA: I,o que dice la Prensa. El Sr. MAURA: S. S. no tiene más biblio. teca que los periódicos, y por eso habla así. El Sr. DAVILA: Es lástima que S. S. 110 lea en mi biblioteca, porque aprendería á separar ios volúmenes innecesarios. Añade luego que espera del presidente que e hable claro de este asunto, porque interesa á la patria, que está por encima de todo. El Sr. MAURA promete hablar. EL PROGRAMA DEMOCRÁTICO El partido democrático, dice el Sr. DAVINA, resolverá estas cuestiones, pero poniendo sus miras en la unidad, en la intangibilidad y en la inviolabilidad de la patria. Prosigue afirmando que los liberales demócratas son los continuadores de los que aboHeron la Inquisición. (Risas prolongadas en la mayoría. Hace el programa del partido democrático, á saber: la libertad y pureza del sufragio, libre emisión del pensamiento humano, supresión del impuesto de Consumos y supremacía efectiva del Poder civil. Lee los párrafos de un discurso pronunciado por el Sr. Maura en 1883, en el cual dice que los partidos conservadores son unas agrupaciones muertas, mientras que los partidos liber a deben vivir. Afirma que el Sr. Maura tiene en contra á la opinión. El Presidente hace signos negativos, V el Sr. Dávila dice ¿Pero cree S. S. que no tiene enfrente á la opinión? Pues y a se convencerá de su error. Pero mientras me convenzo seguiré en el J? oder. 1- El Sr. DAVILA termina diciendo que es de desear que deje pronto, ese puesto, en el cual compromete con s u temeridad á la Monarquía. EL CONDE; BE TEJADA VALDOSER A En nombre de la Comisión contesta el conde i e TEJADA D E VALDOSERA. Impugna las argumentaciones hechas por el Sr. Dávila, y niega que el Gobierno conservador haya cometido atropello ninguno en las Elecciones. EL SR. GONZÁLEZ BESADA El ministro de FOMENTO interviene en el debate. Lamenta los dictados nada benévolos que el Sr. Dávila tuvo para el Gobierno conservador y encuentra injiistificados los temores de peligros que presagiaba el ex ministro liberal. Recomienda al Sr. Dávila que se atenga á ver la realidad tal cual es, estudiándola con juiejp sereno para no exagerarla de modo extraordinario y no suponer estados de opinión que no existen. Con hábil frase compara la actitud del señor Dávila con la de los trágicos que en la escena tienen que acomodarse al papel que los reparten en la obra. Rechaza las acusaciones que ha. dirigido al Gobierno en la separación de alcaldes v nombramiento de otros antes de ¡as elecciones, y cita la doctrina sentada á este -especio por el Explica luego las palabras del discurso que el Sr. Maura pronunció en 1883, y dice que el partido liberal es el que hoy está en el poder porque ha hecho conquistas en el progreso huno. (Muy bien. Aplausos. ELTOBISPO DE MADRID El obispo de MADRID- ALCALÁ comienza expresando el asombro que le han producido las palabras que ayer pronunció el Sr. Dávila, que constituyen una afirmación temeraria y gratuita. La Iglesia sí es enemiga de ese progreso qué llama funcionarios públicos á los obispos. La lucha que viene sosteniendo la Iglesia no es la que dice el Sr. Dávila, es la que desde muy antiguo sostiene la razón divina contra los extravíos dé lá razón humana. (Muestras de aprobación) Respecto de la intervención del clero: en las elecciones dice, con gran fluidez y naturalidad elocuente de palabra y persuasivo acento, que si emitir el sufragio es un deber moral, no puede constituir falta ninguna que el clero haya aconsejado á sus fieles que acudan á las urnas para votar aquellos candidatos que juzgaren más idóneos para la defensa de la Iglesia y de los intereres de la nación. (Muy bien) Defiende y justifica la actitud observada por los obispos de Córdoba, Salamanca y Vitoria contra las imputaciones del Sr. Dávila. Insiste en que los obispos no son funcionarios del Estado, ni son pagados por el Estado; lo que reciben es una indemnización por el secuestro de los bienes de la Iglesia. -Hace ver la situación en que se halla el clero parroquial. En eso estaré yo al lado de S. S. interrumpe el Sr. Dávila. Termina diciendo que no se les puede negar á los obispos su condición ni su derecho de ciudadanos. (Muy bien. KECTIFIGACIONES Niega que los obispos sean funcionarios públicos ni pagados por el Estado. Los obispos son los descendientes. de, los apóstoles, los guardadores del dogma; su misión es puramente evangélica. Jamás, dice, h a habido por parte de la Iglesia invasiones en otra misión qué l á altísima que nos está encomendada. Niega que la Iglesia sea enemiga del progreso ni de- la libertad; El Sr. ABADAL rectifica. Corresponde al saludo que ha hecho el señor Dávila á la Solidaridad catalana. Recoge las excitaciones hechas por el señor Dávila para que determine con más claridad las aspiraciones de la Solidaridad Dentro del movimiento de la Solidaridad están recogidas todas las aspiraciones del pueblo catalán ya manifestadas en la sesión que se celebró en el Tívol? Aun cuando hay distintos matices políticos dentro de la Solidaridad, todos coinciden en los puntos origen de esta asociación de todos los catalanes, puntos que se fundan en el patriotismo más acendrado. Insiste en afirmar que la doctrina regionalista se fundamenta en el principio de la unidad. Y luego añade que la Solidaridad viene á conseguir el reconocimiento dé la. personalidadíntegra de Cataluña. El Sr. DÍAZ MOREU interrumpe entonces: Pero ¿con qué forma de Gobierno? ¿Eso es accidental para S. S? El Sr. ABADAL, sentándose: Es o ya es otra cuestión. Se suspende el debate y queda en el uso de la palabra el Sr. Dávila. Eran las siete. CONGRESO Í 1 NAI, DE LA SESIÓN DEL DÍA 4 DE JUNIO DE I9 Q 7 LAS ACTAS DE MADRID Continúa la discusión del voto particular presentado al dictamen. El Sr. SALVATELIA rectifica. Refiérese nuevamente á los candidatos conservadores proclamados por Madrid, é invita, especialmente al Sr. Agrela, á que manifieste si es cierto que ha reconocido la falsificación de las actas del distrito de Chamberí. EISr. AGRELA: He de decir clara y concretamente, que los que á S. S. le han informado en ese sentido, son unos miserables calum, niadores, y lo mismo. califico á los que insis ten en tales manifestaciones después de lo que ahora digo. (Sensación. Protestas v campaniílazos. támenes de los Sres. Agrela y Moróte, y se El Sr. SORIANO: ¿Qué es eso? pasa el tanto de culpa á los Tribunales de Entre algunos diputados de la mayoría y los Justicia republicanos se cambian frases muy vivas. Al presentarse una tercera enmienda se proEl Sr. SALVATELLA: Yo vengo aquí á mueve un vivo debate entre los Sres. PEDEEcumplir un deber, y me he de apartar de los GAL y PINIES sobre si. debe ó no volver á convencionalismos á que me quiere llevar Svi reunirse la Comisión para decidir sobre su adSeñoría. misión. (Bien en ios republicanos. Intervienen en la discusión los Sres. SEEl Sr. AGRELA: No hay derecho á lanzar ÑANTE, GARCÍA ALIX, LÓPEZ BALLESciertas acusaciones. TEROS, BERTRÁN Y MUSITU y JUNOY. (Nuevas protestas. El presidente logra resLos señores conde del MORAL DE C 4I Atablecer el orden. TRAVA, MARTÍNEZ PARDO y otros de la Sigue hablando el Sr. SALVATELLA y dice mayoría: ¿Y la enmienda anterior? ¿Cómo la que personas que lé merecen entero crédito, le habéis aprobado? Hay que seguir las costumhan. manifestado que el Sr. Agrela, en un ca- bres parlamentarias. sino de Madrid, delante de 15 ó 20 personas, Interviene el ministro de la GOBERNAdijo al día siguiente de la elección que las ac- CIÓN; explica los antecedentes del debate. tas del distrito de Chamberí eran falsas. Hace constar que en discusión de actas no Y esto me lo han dicho personas de cuya es reglamentario admitir enmiendas y si se ha palabra no puedo dudar... hecho es por un amplio espíritu de tolerancia, y El PRESIDENTE: Después de lo mániiesta- á esto que calificáis de convencionalismos, se do por el Sr. Agrela, S. S. no puede dudar de ha prestado el Sr. Azcárate. Que no se crea que sus palabras- sin ofender áun diputado. tenéis compromisos de aparecer como fieles (Fuertes; protestas en los republicanos. La guardadores del reglamento. mayoría apoya al presidente. Gran escándalo -i El Sr. CANALEJAS pide la palabra. que dura diez, minutos. Los Sres. Salmerón, Reconoce que el reglamento no admite enSoriano y otros republicanos apoyan enérgica- miendas en la discusión dé actas; peto cree mente al Sr. Salvatella. qué puesto que sé ha convenido en. admitirlas Este dice: No puedo tolerar que por la ruer- la Comisión debe deliberar sobre ellas. za del número se atropelle mi derecho. No quiero creer que haya habido pacto, y si (Aplausos en los republicanos. le hay, de él- abominó; pero sí aseguro que la? El PRESIDENTE: Lá palabra y el honor minorías, nos consideramos agraviadas y no del Sr. Agrela amparan la verdad, henibs. de dejar pasar ná 3 a sin pedir votado Nuevas protestas. n es nominales y: apurar todos los- recursos re El Sr. SORIANO: Lo mejor es que el Sr. Apa- glamentarios hasta lograr que nos tratéis como ricio no presida. (Risas. nos merecemos. -El Sr. SALVATELLA: No me dejo atropeEl, ministro de la GOBERNACIÓN: Poca llar por el número. fortuna he tenido al hablar hace pocos minuto? El Sr. BURGOS: ¡Qué número! Si es sólo el y siento miteho haber excitado Tos nervios del Sr. Agrela. (Protestas. Sr. Canalejas. El Sr. SALVATELLA insiste en que tenga ¿Pero me queréis decir en qué os hemos la Cámara en cuenta sus manifestaciones para agraviado? decidir el grave pleito que se ventila. El Sr; CANALEJAS (Señalando los escaños Interviene el ministro de la GOBERNA- de los moretistas desiertos) Mire S. estos CIÓN. bancos. Explica las gestiones de las autoridades de El ministro de la. GOBERNACIÓN: ¡Ahí Madrid el día de las elecciones. ¿pero S. S. está conforme con eso? Yo creía todo Dice que él Gobierno no quería intervenir lo contrario, en este debate, por no influir en el ánimo de la La Comisión ha decidido, después dehabéí mayoría. cambiado impresiones su mayoría, como st Niega que- el Gobierno haya falseado las ac- hace siempre incluso en la discusión de Pretas ni siquiera haya amparado las falsificacio- sttpuestos. nes de que se ha hablado. slnvito al Sr. Canalejas otra vez á que diga Realmente, de esto no sena acusado al Go- en qué le hemos agraviado. bierno; pero el hecho se ha denunciado. sRespecto á lo del pacto, creo que no necesi ¿Es que basta que un diputado diga que le to decir que este Gobierno no los hace de esa han dicho que se han falsificado actas para que clase, que no hace traición á sus amigos. salga de su neutralidad? Y conste que hemos desdeñado cosas que Recuerda el caso denunciado por el Sr. Mal- otras veces han sido acogidas ó más bien solí donado, en las Cortes anteriores, en el cual di- citadas. (Bien en la mayoría. cho señor se hizo responsable de la denuncia El Sr. CANALEJAS rectifica afirmando que de que era falsa el acta de Sequeros en Sala- es preciso oir la voz de los individuos de las manca. minorías que forman parte dé la Comisión de Pero el caso no es el mismo ahora y por eso actas. el Gobierno no tiene que intervenir en este El Sr. AZCARATE: Dos palabras para decir asunto. que. aquí no ha habido pactos; para qué lop La conducta del Gobierno y de la Comisión haya hacen falta partes contratantes y ésta no de actas no. se puede tachar de apasionada. ha tratado nada en secreto. Que decídala Comisión. El ministro de la GOBERNACIÓN: Yo ne (Aprobación en la mayoría. podía dejar pasar en silencio las frases del se El Sr. SALVATELLA rectifica. ñor Canalejas. Recuerda el caso del acta de Sequeros, citaEl Sr. GARCÍA ALIX: JRuego ala Presiden do por el ministro de la Gobernación, y dice cia que suspenda la sesión por unos momentos que fue análogo al actual, y en aquella ocasión para que delibere la Comisión de actas y cito á se retiró el dictamen, con el aplauso del señor todos sus individuos. (Bien, en las minorías. La Cierva, entonces diputado de oposición. Se suspende la sesión alas seis menos cuarto Hágase ahora lo mismo. A las siete menos cuarto se reanuda. Rectifica el ministro de la GOBERNACIÓN El Sr. PEDREGAL apoya una enmienda del para sostener que son dos casos completamen- Sr. Moya, solicitando que se declaren eraves: te distintos. cuatro actas de las de Madrid. Interviene, para alusiones, el Sr. SEÑAN El Sr. GARCÍA ALIX interviene para decir que si el Sr. Salvatella sostiene que se hace TES, de la Comisión de actas, y pronuncia u. a responsable de la denuncia, la Comisión retira- largo discurso contra el sistema electoral corriente en España, falseado, dice por conser rá el dictamen. El Sr. SALVATELLA: Yo hago mía la de- vadores y liberales El Sr. -PINIES le contesta muy concretanuncia que he lanzado. El Sr. GARCÍA ALIX: Lá cuestión plantea- mente, y dice que se discute en realidad un da afecta al honor de un diputado. (Rumores. incidente de previo pronunciamiento, que sólc Sí, el Sr. Salvatella ha dicho que un compa- afecta, por razones de delicadeza, á los señores Agrela y Moróte. (Aprobación en la mavoría, ñero nuestro ha falsificado un documento. Rectifica el Sr. PEDREGALY esto exige que hoy mismo comparezcan (Entra en el salón el presidente del Consejo. ante la Comisión de actas las personas que á S. S. informaron. En votación nominal es desechada la en. EISr. SALVATELLA: Yo lo que ne dicho mienda del Sr. Moya por 132 votos contra 32. En votación ordinaria son aprobados los dices que el Sr. Agrela, ante un número grande de personas había dicho que se habían falsifi- támenes de los Sres. Garay y Prast. cado las actas de Chamberí. (Rumor. es. Nominalmente, por 135 votos contra 21, es- El Sr. GARCÍA ALIX dice se deben retirar aprobado el del Sr. Guirao; por 118 contra 22 del dictamen los dos puestos, á fin de benefi- el del Sr. Gutiérrez. ciar las actas que se suponen falsificadas; pero En votación ordinaria se aprueban los de cree que se deben aprobar los otros seis los Sres. Galdós y Calzada, y los seis de la Copuestos de diputados por Madrid, sobre los misión de incompatibilidades, referentes á los cuales no hay duda alguna. seis citados señores. Seguidamente se provamain diputados á los El Sr. AZCARATE acepta en principio esta proposición, aunque cree que sería más justo Sres. Garay, Prast, Gutiérrez Guirao. Calzada declarar leves las actas de los Sres. Garay, y Galdós. Al proclamarse á este últütuo, el Sr. Jünoy Prast, Galdós y Calzada, y gráveselas otras y otros republicanos aplauden. cuatro Se levanta la sesión á las ocho en punto. El Sr. GARCÍA ALIX contesta que retira sólo las actas á los Sres. Agrela y Moróte, la de éste porque ésta la renunció ayer el intereSESIÓN DEL DÍA 5 DE JUN) D DE 1907 sado p s e a s a concurrencia á primera hora. Ruega al Sr. Salvatella que cite á las perso- La Cámara presenta un aspecto nas que le hicieron la denuncia de falsifica- go propio de los días de Agosto, con laveranieción para esta noche, á las diez, para que de- bra prestada por toldos y cortinas y penum. con los claren ante la Comisión. sombreros de paja de diputados y periodistas. El Sr. SALVATELLA ofrece hacerlo así. Antes de empezar la sesión se reunieron los Al hacerse la- pregunta reglamentaria para Sres. retirarse los dos dictámenes, el Sr. AZCARA- tar deDato, La Cierva y García Alix, para tradel debate TE dice que el Sr. García Alix no tiene pode- Ibiza yla marchadel Campo. sobre las actas de Medina res para decidir ni consultar con la Comisión Se suoo que el voto particular soore la sede actas. El Sr. GARCÍA ALIX manifiesta que obra gunda sería defendido por el Sr. Alvarez (don, de acuerdo con sus compañeros de Comisión. Melquíades) cuarto aeciara abierta la sesión y El Sr. SORIANO renuncia á la palabra por el A las s estando en el banco azul el minisSr. Date, ahora. tro de la í obernación y poco concurridos los Procédese á votar nominalmente el voto par- escaños jr las tribunas. ticular del Sr. Salvatella. Aprobada el acta de la sesión anterior, que Por 116 votos contra 30 es desechado. íee el marqués de SANTA CRUZ, se entra en el A propuesta del presidente accidental, seORDEN DEL DÍA ñor Aparicio, se acuerda ampliar la discusión EL ACTA DE IBIZA sobre las actas de Madrid, por no ser reglamentaria la presentación de üUíiu Oiidas en la El dictamen del acta de Ibiza tiene un votó discusión de actas. particular del Sr. LÓPEZ BALLESTEROS, El Sr. PINIES, en o- la Comisión, que éste apoya, solicitaíldo la declaración de rechaza la proposición de los- rc- puOiicar. os, p. gravedad. dieado que se declaren graves cuatro actas Cojínua la sesión. leves la de los Sres. Gax av, prast Galdós y Calzada. NO SE DEVUELVEN LOS. ORIGINALES Acepta otra, según, la c alsa. ietira- iJtOS áicB A 8