Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 729 A B C. LUKES r 3 DE JUNIO DE i9 óf. OCHOTPAGINAS. EDICIÓN i. PAGIMA 5 entrada del paseo de coches y los dos pinos que hay á la entrada de la rotonda del invernadero, y, á! o ancho, entre la verja del paseo de Ronda y el paseo que costea el estanque grande. j T A T L LD EÍ O ÍRERAS Con uti calor más que rer gu ar y u n P úblíco b f- LK ftbLw tan te numeroso se celebró ayer- la cuarta 3 última reunión de primavera. Primera carrera. De venta, 1.500 metros, i remio, 750 pesetas. Estaban inscriptos IJnica S Lindo, pero se retiró aquéj corriendo éu el tii mpo reglamentario, sin iucha y sin apuestas el último propiedad de D. Rafael Bustos. Segunda. Gran kaiidicap pura sangre. Distancia, 2.500 metros. Dos preñaos: 2.500 pesetas e! primero y 500 el segundo. De siete caballos que había inscriptos, corrieron solo Ires: Clolho, de Castel, Rival y Wattdora, que llegan á la meta por este orden, pagándose las apuestas á 14,50 pesetas e! duro. Tercera. Hnndicap de saltos, 3.500 metros. Primer premio, 1.750 pesetas, y el segundo 250. Retirados Clotlio 7 Pahnetfa, corren Frita, que es favorito, Epindte y Lupión. A poco ele salir, cae al suelo el jockey de Epinettc, por habérsele rpto un estribo, y su caballo se despista después de haber seguido media vuelta Ja carrera. En el penúltimo salto cae Fritz, y con el su jinete, en una forma verdaderamente aparatosa. tupian, del duque de las Torres, gana tranquil alíjentela carrera, y se pagan sus bpletas ÍS. 5O P o r duro, Los dos jackeys caídas sqn conducigp. S Ja enfermería. SI 4 e Mpwrft? sólo tiene ligeras confesiones; al de Frite TOS herida leve n la cabeza y. principio fie goijnjocióa b A los pocos minutos Jos; mé 4i cps que e tierqn lograron hacerle reaccionar. Cuarta. Velocidad. Premio de 4. la 1 fanta dpña Isabel. Ü rs objeto de arte. DE SOCIEDAD En atención al objeto benéfico déla artística fiesta que esta tarde se celebrará en Parisiauaj la notable primera tiple del teatro Apolo, señorita María Patota y el director de escena del mismo, Sr. Carrión, se han prestado á tomar parte en ella ejecutando un cake waík. Ks numeró será un atractivo más para la caritativa é interesante fiesta. Se ha iniciado la mejoría en la enfermedad que padece el diputado. á Cortes, jefe de la minoría reoublicana, D. José Muro. Se ha rehabilitado el título de marqués del Campo del Vülar á favor del comandante de la Escolta Real D. Francisco Tuero. Ha llegado deSan Sebastián, con su hija, el duque de Ilíjar. Se halla en Madrid, de paso para sus posesiones de Cintruénigo, el barón de la Torre. Se ha hecho merced del título del Reino, con la denominación de marqués de Auleneia, á D. César Pérez de Guzmán, hijo del marqués de Bolañog. Esta noche se verificará en el Gran Teatro una función benéfica qrganizada por varias aristocráticas 4 amas. TSRggT Ha g f EL V ANiyBBSIÁRlO P i LA TRIPLE AMANSA Q 4 é: París el duque de Soíomaypr. te) imW Bn el expreso de mañaria s. ajdrán para sus- OM Sí posesiones 4 e Andalucía, después de visitará de Londres. g. A, la infenta. Isabel, lo? Excmps. señores marqueses 4 e Busianps. Corren Le rido, Lupión V Don Juan- ga naiidq rán los elementos que la acompañan: ministro P, esptiés 4 e pasar una temporada en Madrid, el primero y pagándose sus apuestas nueve ren á! as g dga pgpa g a f a r l a J a I g j y la vendiere p 9 W Ja arrojafQíi después; 4 e d jprnada, escolta, etc. en compañía 4? sus hermanos los marqueses pesetas por duro. 4 e Torre VÚlanueva, han salido para el balQuinta. Steeple- Chasse militar- Bictaneía, 3.000. darse mn m 4i mrQ, gEib. wn. a 4 ap fea ordenado á. U benemérita Sin solemnidad de capilla pública se celebró negrlp 4 e I, ps Hervideros, el acaudalado cometros. Premio, 100 pesetas. ayer en ej regio alcázar ia función religiosa de merciante asturiano D. Ángel Pomírtguez Gil Corren solamente Emperador, del Sr. Oamga teflfe 1 ft aftf gendu e Ift igehe al la icfrapíitava 4 el Corpus y su bellísima y joven esposamanes, montado por eí oficial de Caballería ogpite I a Reina madre y los infantes doña María Sr. Monis, é Juguera, mcmtado. par m ámf Q 4 g ha pgdida fe. ehe h m f ttpWp T eresa y D. Fernaado presenciaron 4 es. de sus teniente de la misma Arma gr. López del 4 W 9; viarisprton, habitaciones el paso de la procesión, Este ganó la carrera, que llevó muy b ea, as gg- muy eens. urad par injijstifieada y perm como su contrincante, á quien se conoció, sjn as titoá é g embargo, que era la primeria ye? que corría en J i í J te p, ftgtitoá én gup ge han cplpcadoja d g de eehg. d h este Hipódromo. sn M 0 puesta esj. Jiberta 4 a que ayer Las apuestas, á 10,5.0. fueron 4 et P ¿43 s, APARECERÁ EN BREVE Sexta. Consolación. Distancia, I.6O Q metros. Boy. ge faan operado nuevas detenciones. Premio, 1.000 pesetas. Calleja. La novela semanal más ña 7 n el tainisterío de Fomento, Rival- de Attias, fue derrotado por Epinette, de J a Exposición de labores, de cuya inau- rata, 300 páginas en 8. en. pasta, 80 céntimos. JD. Justo San Miguel, exeya jockey hizo una boguración oficial dábamos cuenta ayer, es vernita carrera. 0 daderamente interesante, y está siendo visitaSe pagó el duro á 13 pesetas. B. Villa. Carretas, 11 dísimg. El. grabado que aparece en la página 3 El stand, muy concurrido por sportsmen y aris- í f t i i q 4 es 4 e Ju. ego afirmamps que no tocráticas damas que vestían primorosos trajes son pficiales, aunque tatftppco despojadas 4 e dej presente número, da una idea delá instalade verano. fundamento, suponen que los Reyes, después ción; en la cual es nota característica, el buen En el desfile, bastante animado, muchos au- de su jornada en la (Jranja irán á San Sebas- gusto proverbia! en cuanto realiza la Sección tomóviles y la carretela de doble suspensión de tián, donde estarán unos días y asistirán a las de señoras de la Unión Ibero- Americana, de que la duquesa de Nájera. regatas. I UÉgp presenciarán las- de Santander es presidenta la señora marquesa de Ayerbe. Las funciones de starter, desempeñadas con y Jas, el fSilpapj interGalanclo entre unas y otras gran acierto, como en días anteriores, por el el viaje á Inglaterra, para estar en San Sebas- 1 a isla de Cortfegada, oficial de la Escolta Real D. José Felipe Al- tián en los primeros días de Septiembre, re- f: Toda la Prensa ha cantad. unánime y et 3 su interesante extraordinavear. uniéndose allí con la Reina madre, que habrá tusiástieamente las imponderables bellezas de ¡Y hasta el otoño! vu. eltp ya de su viaje á Viena. la isla, ó mejor dicho, islote, de Cortegada, terio de modas LA MUJ ER á La estancia más larga de SS. MM. es ía ca- rritorio HUELGA DE LECHERAS pital guipuzcpaBa será en Septiembre, donde car en élofrecido á S. M. elíaRey, que vaqueedifi- Y LA CASA, dedicado á un Palacio. Por fotografía hoy POR TELÉGRAFO tainbiéis se 4 fténdr 4 a los infantes D. Iferhan- reproducimos puede verse que no hay la más las señoras. QV 3 EDQ, dp y dpSa María Teresa á sp. regreso de Mu- mínima exageración en tales alabanzas. Cortegada tiene 56 hectáreas de superficie. I a población carece de la leche necesaria nieh. DIEZ CÉNTIMOS para el consumo. De todos modos, y aunque las estancias de I p S madrileños poco versados en cálculos de Las vendedoras ejercen coacción y atrope- los Reyes en San Sebastián no sean muy lar- agrimensura pueden formarse idea de su exEN TODA ESPAÑA lian á quienes intentan llevarla á las casas. gas, esta población será este año también la tensión, sabiendo que es tanta como la del troMuchos sirvientes y artesanos se traslada- residencia oficial de la Corte y en ella residi- zo del Retiro comprendido á lo largo entre la NUESTROS DE PALACIO PULSERAS Publicará mañana 8 ÍEL 1O TECA BE A 8 C LAS DOS BARONESAS 169 La joven baronesa de Tréves vino hacia él, e cogió las ¿nanos y le difo Sonriendo: -Él doctor nos ha cerrado vuestra puerta esta mañana, áraigo HIJO. Tengo la dicha de ver ahora que estáis completamente bien. Ssijtápsjutjtp á mí, os lo ruego... Ten emos aue hablar, np íargo, que os cansaría, pero sí serj. a- XXXVI) ónsieur de Tréves tomó el asiento que le ofrecía su mujer, y se contentó con dirigir una mirada á su alrededor. -Sentaos, doctor- -añadió t, eouida dirigiéndose TLueí. Mip. -r Sfíis el amigo 3 e la casa, y. con este título deseo que presenciéis lo que va ápasar. El joven médico se inclinó silenciosamente y se sentó. -Querido Max- dijo Mad. de Tréves después de un intante de silencio, -fiabréis comprendido que esta reunión, preparada secretamente por mí, tiene sin objeto serio, y cuando sepáis este objeto, estoy segura que me perdonaréis el haber obrado sin consultaros. -Efetiis perdonada de antemano- -replicó fA barón sonriendo, pites e tas palabras, y, sobre todo, el acento de su mujer, disipaban sus primeros temores. Lconida prosiguió: -Desde el fatal accidente que hubiera podido costaros la vida, si la providencial intervención de nuestro amigo el Dr. L, ucianp d íiarbia. y no os hubiera salvado, he pensado en muchas cosas; cosas graves que interesan en el más alto grado á dos personas que os tocan de cerca: vuestra madre y yuesíro primo. ¿A mí? -exclamó la baronesa viuda cor expresión de profunda sorpresa. ¿A ¡í? -replicó Jorge en el mismo tono. -Sin duda- -prosiguió Mad. de Tréves. -Supongamos por un instante que. la existencia de Max hubiese sido cortada por la muerte -Leonida, Leonida- -interrumpió la vieja señora, -Dejadme continuar, madre mía; Max está curado- El doctor mellares pondido de su vida y tengo en Mr. d Harbíay itiiuitada cpgfíanza- -Puedo, pues, hablar con libertad sin despertar malos recuerdos, Supongamos que hubiese tenido el dolor de llevar luto por aii maridoj la señora baronesa de Tréves se hubiese visto reducida á la pensión risible que je asegura mi contrato matrimonial. -Yo no me he quejado nunca de eso, hija mía- -exclamó Mad. Germana que se puso como la grana. -I o sé, madre mía- -respondió lyepnida epn ijna eonyieeión desmentida pot un involuntario entrecejo; -pero yo sí he pensado con fre. cjxeiicia, y no solaiuente por vos, sino por mi querido primo Jorge de Neryille, Jorge se puso muy colorado Iba áiablar. jorge reparó en el animado semblante de la Joven baronesa, -Parecéis hoy alegre, prima. Tr- prpsiguió. rrrPermitidme que ps felicite, -Espero que en el porvenir ló estsiré siempre- -replicó Mad. de Tréves. Cuando después del almuerzo I, epnida subió á su cuarto, la baronesa dijo á su sobrino: ¿Qué tendrá? -Lo ignoro completamente. ¿Qué sorpresa es esa de que habla? -No lo adivino... Lo veremos á las tres. T 5 ¡i la antecámara de su habitación, la jpven baronesa encontró á Santiaca H. e ¡t. K 1 mudóla esperaba. ¿Qué me quieres? -le pregunta ella. Santiago presentó su pizarra, en la que había escrito algunas paía ras. ¿Deseas penuiso para ir á Morfpatajrje? -dijo LíCpaida después de haber leíclp. ¿L, a hermana de mi pobre ama está enferma? Eí mu lo liizp ua signo afirmativo, y sacó de su bolsillo una carta que pre sentó abierta á Leonida, Esta ¡a recorrió con la mirada y prosiguió: -Tai vez no esté de gravedad. Tu cuñado no se explica. Te doy completa libertad, amigo mío. Cógela yegua pequeña- y e ¡carrito del jardinero, irás más pronto. Darás esto de íni partea los niños de Magdalena, diciéndoles que no íes olvido. Y Leouida dio diez luises al mudo, que los tomó besando la tnano de la joven. En seguida se fue á las caballerizas y e preparó á enganchar la yegua pequeña ai carrito del jardinera Este le preguntó: r ¿Pasaréis por el bosquei- -Un gesto respondió: -Pintonees llevad la llave de ias barreras: voy á buscarla. El jardinero se alejó y volvió al cabo de un nsiv o, trayetido una llave grande, indispensable para abrir las barreras que ciei. an ciertas calles de árboles. Santiago Haberfc dio gracias con un signo de cabeza y partiá para Mortontaine, Volvamos al chalet. Eran las tres menos cuarto. Leonida salió de su habitación, bajó al parque y se sentó en un banco rústico Desde el sitio en que estaba colocada veía la reja, 5 más allá de esta reja el camino, el bosque, y después, en eí horizonte, el viaducto del ferrocarril que domina los estanques de Commelles. Esperó. La baronesa Germana y Jorge de Nerville esperaban también por su parte, llenos de curiosidad y muy impacientes. A las tres menos cinco núautos, Luciano a Hárblay apareció en la reja y entré.