Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K Í U M E Í Í Ó- 728 A l G. DOMÍNáQ i 0l TjUMÍ DE laéf. GCHG PAGINAS. EDIGÍ 0 N í. PAGINA I a catástrofe de la Coruila. discursos lia leído, son LOS SOLIDARIOS bellá fj p efS préflirey dice que las- palabras Narrada queda en nuestro número de: fes; a. at s. ayer, con sus espeluznautes pormenores, la ¿Qué importa que ofrezcáis traer proyectos i HOY El Si JUNOY, que tenía pedida la palabra, dé leyes teiiétíás si las que Kiy r ígéfí láÉ f Ul I tretüeada estástrofe ocurrida en la vía férrea se la cede a) Sr. CÁfiíISM. Cdrtífiesa, f de lá títíal flatl Sidcí víctíniag 06 Í 10 néráis? (BiéiQ j Í 3O TIZAÓIOKBS (Irán expectáeióil íyá Cámara está anitnadíiníeiiíses íííüjéres. É ¡grabado qííG Utiy inééft a Adettiás Si en la lucha legal defraudáis la i siíáa, íílQs ré féreiite al asúiito muestra é ñ tei 6 su espéfati ás del püebld, ¿el día Site sé echaf El Orador empieza declarando que habla en la gallé, cáíno tendríais autorlaftá para mpñ- horrffiír la triste escena. am ttiiííbte de iá Solidaridad. Sós h s í ggtefca tarta d e 82,55 r, -a l cBütado Serie J? ¿vá Cámara ie. esetíeiia déii gran j 6 tílpaáids 6 ebieirí 6 id. aeteaí g taá 0 átéíít- áá 8 dé ia callé Mayor, S 3.25 ftíS- -rifl difSr gfité s sSñes: itéée apoyar éoíi sus ÉtíiatJañerdS a los qtte ptiébíí al ctiál se le han dádd fíé ívefs a s Iritérióf fiü dtvléSte. tiíifíitíié SÍ prüeesO, Siiyá vista dottiéíizáctfiKbátei litó áétas dé Mftíiíiá. XütéíiSi ¡fia fSíSJtiríio i s Saij ííá dé hablarse no; pecas; f 6 áéía l ¡W, 4 í) É áfi perfecto 1 domiíiiti de la palabra, Marca- ñüga Á f t i M i Í B SéiS S ífeitíye diciendo: v- eoirtfjasgr á dé príjfésorado y amiga déi triste- da acento estaíáñ y íoti S de gran siiieé ridad M fa áíáás ñé Madrid M Sé s series. íotf, ífo f fáiíaíp. fetás; i Méíite íatóo go Morral, Soledad VÍlÍaÍránea. 10 ÓS S diéé pe tié íiéii autoridad gara elío jjer sus an- fá ei pfím f de séfiiasl tífaHgáriiñries fífel t 5 fif 6 í MtiéSÉftjg iéttdfés p o. dráü ver éh él pf SS ite tééedéntes, Áyntit. áíiii, é ñtS a g í t á a f i d fiSsiütás; i fíáá prfaiaestsría, dügtef majmt ÉtjirítyiS. HlSítós dfe l iñtfe ritír; 98.25 O. SP iüSiHgfo c üribsa insiáíltátisa íjiié iia tenido Un i pi tiri grupo dé 6i réHes n s lánzáinós (Apiaüsa? e las aúaoriag. -fii orador e feiila aténciSrJ dé cedemos niiéfeíro Gtíiéga ¿os 8 ÍI. Oeaíilas a s i éñsáisoüs; eii Barcelona á la conquista, ó; purifieación del Q gfüsiváiñeirté. í OHig- aei fleS ag. íá Dlíjátáciéü Madrid. césohj en iá fcúaí se ve á Soledad éntr íído én sufragio, f íb Memos tttiis gg bido á peéár dé üiie ióO 3 BaiiSo á e fiS íafia. la cái- ceí Modelo, para visitar á su ex directo? Báíiob ííip tíítíeaíití i ü j n i ü ü allí taaibiérj había matones y maestros ¡en las Fraüéisce Férrér. flafiod S i S í i a t í c i- Á i i i p r i o a n o i supercherías electorales. 405,75 dg T a b a c o s Ayer áiüiüs noticia de la reunión celebrada Sé léf Sntá á hafeíar éí r, Í, A gígtVÁ. 1 1 Á á á í ii (aí rí ai íai ra Preferentes. 83 Nuestras- fictofiás haíí ido creciendo hasta teíl casa de lá señora duquesa dé la Üófiquista, 43,50- pd p fd i Ü faa áe eonte siar é Itss eafgos que CéiJnlaS del B iiica H! pvdteearicíl haf que sonids 44 S de la región eata 101,80 éii qué é ácO rdó erigir él monumento éñ rébiéa há áifífida ios Sri Me- OAStBIOS F l ü t j b g laíia. Vf? 5 títíéfdb de laí? víctimas del atentadb del 31. de Combate á las autoridades, que amparan los fífltj f a Stóé qtté dístíülMayó dé i oá Mi distinguido arquitecto señor amaños electorales. fiéfJUllés ha presentado el proyectó, éüyá fotenemos que debatir y estudia sobre lo? tografía reproducimos en estas págifías íá Sú 3i peto éíl jtís aá grandes y vítales probíeínás que interesan á 83,85 0,15 iia ai tfc gáfHéf got stt mm eldGtieh: íñte iioís fiíí dé fnss. España, pero querernos Hacerte cdíi los representantes legítimos dé íás. fieniás regkfflé S, no cí f dke quefes iaá piítíée áé; -lo qm él A m o r M Sáfie 63,38 áí eree i p í Sí Cáraer Mis gigüoS Hé ga eree í Sí. Mis con los representantes dé las oiigarqtiíSá, que 0 S 9; Bd litías VeeSs se sientan; aquí y otras v il á tina Mfeltó líatejada absieticiéñ tidkiúa, ííó a la abstención qué i a á la íevoíutíón. (0 éns cióti Hay que saber si el Sr. íaura es el de 1903 ó Iba íecíifieado áiis pr pósitos. fgpfcr á ia Üíayóíía que estó Gitago esperanza, quietó tétíerfá, Úé tiK. e seá n ó e s a rás áeelaradas- gtates Í s áíitas de Máñtlá, f l ti ñtíé irtí. i ¿s -ÍJ. iT Sí Ut. Séffiéf qué íití juzgué íás Síiifeisírtis íéctóres que sé áñ ailíatétiís de póñj leerán para ello creo contar eori el aúxilid del Señor iara átito moviks con Date. Éxtráfieza. J ¿Ü extrañáis? Ptíé siíO hay de Siadríd p te p e filfa kiad, géirrt) íífls l a f ü ítííj. 1896. SI -95+ ftW cbii interés tjüé íln gfaftd gáíage íietíeSáHüg f ségúft inÉjjdás las giigeneias j adelailltíg rasil, 4 pOr lUO; 188 i m iivet rasguño; espero éjííe bajará á Jos es e aÍ aiidídate deíf íaa hay va- -ftíB fjiüaéiáneá de traritíá representantes a 8 6 á ¿ás gstíaiíje 269 ñdá, e íÉtG creo én Vtíestrs justicia 1 -ridi íjtíg lgügSiy i2 düljl tiáá, Í 8 siiiípfetías dé g rás eii la Éxpcísiéióh de Madrid, setk inaugurado en gris ÉÍ Sf. ÍJato és él primer ijatefés add fl áíéMia Arenga. -íAíif 8 Baeíéfl t i te mñ ffiíá feréva píáü 6 éh SÍ iíscüriai. Ító 4 íiiOnSs. jsr de si las aétísáeíoriéSj áeáSo injustificadas, e iia díefio p e el e fl e ae Madad es ÜÜ- rediíOHáBiOtíál dé lléjiOO. Est g rasgé. tf e! íSfan. d íiotel, del Cuál e s uña dejíenátitid qtié s bre 1 éipesáíí 3- que sdfi éí báldótí dé ios rieete; ¿f efe este es te te agnciáj j el Meskütant P arisiáfla (Moneioa) íjtse se ha eír tÍ 5 StíÍiteii i 525- -7 hambres póftíticOSi ájiiéfte al jífiMi 6 tJ (háfl gido eoíistíaidcfg píjf 19. Sofcieté íiübG 2. SS. S ai F f í p i é á Eíítíefiíisei éf, Foürtiiinreá tíéiiéiíslé? p bup ta opiñióü íé atribuye él resultado de las is, les planos de sil árijuiteetti Mr. M t i eiséejQHés porqué era alcalde de Madrid el Si se ap- wggha dé esiás afeíleiefacias l? d etrb s iepíéSentado en Madrid por eí Mí. 6 alefoíi ¿dé Ábíii, f á él irías qtiéi á nadie iflápürtó desfisÍd d Mines. 152 Vari eéér esta éféénciáy si no es eiertó y gi cálld, t a é f é S S éüt- te é ílfl pOjréetd de íeidrifía 1 peor para éts ¿Mí? gé- fía. mijcff í r SSftíáífiéíite SB iiiáttgürára el nitiettíalografe del Nof ísíádo; gégtifameíite hí. de ser tifia de lasffleiofgsde (Í 5 Í Sr. Bato 6 édé él sitial dé lá píésídeíiéia í eeíéfl ptáéiiea previa? áí 3 f- Á- páriclO y pásá á Sentarse á iá dátféSM pe- a de! báned de las Comisiones, -detrás del del ttiiüiSifO de iá GGfíÉiÜf AélOfí áségiifá J 31 ídeí- esdd Sstá Hajr íííiiy firriltí fíi- lian SidO ej eiiíááá s pcír U Óásá ÍOs y íó S fraüeds bajan, s tíébiernó J q él (Msíéwie ai las aütefídadés dé Ma- Tesoro tenga queiSOr ios; muchos esfnerzos paraü t t e e l risicios por un director artístico enMtíagr ñá Dtír! f di- España. T. T. de hacer consedrid han amparado nada ilegal, y termina di- guirlo. (Movimiento general en la Gáíúara. Widegain. 1 ciendo al Sr. Garner: Sigue hablando- eí Sr. GÁÍÜS (BR. A las cinco hay dinero para éí Interior, plazo Dos ciases de hechos hay; dice, que demues Para juagar. nuestra conducta, mirad lo sutíañ las falsedades de estas elecciones: unos dé cedido éh Cataluña, y no lo que se dice que se D AKIS l o s ferrocarriles españolea e s t á n flojos, m i e n tras gana algunos céntimos el Exterior. Bl TM moral, otros, lígales. ha hecha én Madrid. Grandes aplausos en la SSiá üS. 3 fe. i riinaéoiso y éon teñdeioiá 4 lá Espebiahdaq d l eása iTsipnt: ínsl 9 a se sirve en dé la Ti Aquéllos saltan á lá vista con sóió leer los: iafiyfcifía; iafiyfcifía aái a én ítís madirás oitpfifSrés y efi 1 inayOria dé I6 s toa- laE á l i d d Montera, 21, duplicado. é Central. éstos de las secciones, pites sólo, eori estp se BÍ? m $l QMt 1 (Bh aprieto! Sé suspen- dos del Ssiádd. ven ios pucherazosi ídS legales son los cértifidá- de éste debate y se levanta lá SeSiórí. éé s líriíiadós por iridn iáíi 6 s. de las iné ISs c dfí Son las ocho y media, áiStiütájétrá cjtóé las á 6 tás. ¿Quién ptíédé decir ái és iü auténtico y cuál lo áfjócrifo? Pái S averiguarlo hay que declarar graves 1 BOLSAS DEL DÍA 3i e BU 1 BK 0 MSTR 4 D 0 ÁPÁRIOERA EN B EVE i CHOCOLATE HELADO NUESTEOS E 6i filfigíi ae 3 á ¿Íls ésta titíá éüéstióíl libré o de áfeiflete? 1 É ministf áe lá feGEBR- NÁdiÓBÍ: l,i bté; 4 tí. Májésíad fifttíé áféí ió Siguientes dé. El. Sr. dARNÉR: Yálooís. érétes: Si así ño sé hace, creeré f üé hay óifés títSMarina. MtóTÍzátidd áí Jüifiistíd dé MáfüÉs iñíés ocultos qué sé han indicado; yá y íjtíe ííé decir con todos los fesp étós. ¿Bs tjüe. el d- pgfá pfé Séatóf a ÍSS Qatím un p 8 f géÍ 8 dé íéy 1 feiemo, por no incurrir en altísimas! fiíóié Stiás dé dfpnizagitíries ffiáríliniaá y armáiüétítósi tí atá de evitar él triunfó de ío s rép iíÍJlicanos? tósÉv áíés i iííteég. Pués sería un error prófüíidd... t ÁséefláigridO á íétiiénté eóféflél dé M í l í é r k El ministro de la GOBERNACIÓN: Qué tid la Armada aí có ílarídáñté ÍJ. Jtíaa Saide éiáo Gómetído. f á pt Bl S ¡r. CÁÉlíSfc íiábéi hécha b iéh. Esd SSláfüíáí éttipléü. ihüté diattí SI aiféfézdS fiáií éoiitrápfodücénté. Bn Berlín la ináyoría dé ftd Í 5: jüán Soria y ijiftafés Áffite páfK cu ós diputados son socialistas. Elogia lá elocuencia del Sr. Máüfá, cüyó s brir vacantes; reglamentarias. s arf WHMA 0 ÍLI 1 Y GRABADOS fíiás fbffliñiiiola és éónténidS áiéinpfé cofl ííis? ENÉÁ JÉS BÁRHÉRÉ de París, -üfíico adoptado p o f él éjéíéito franeés; l a l i a U e r o íe r a e i a 19. J riri íipal. LAHERNjA j porfcé líSSfápldaiíienié désáfrolládá éii íá Calle de Ííálile 8 dÉ gstá 68 rté ¡fepftídu imtí héy Í 6 s M. 1 J lí DIEGO realiza sns iiitióhás ricas eügtehciaa rétfátóédé isL tíétimáj Mercedes Éénito y dé agáBAMCOS, fedMBRILLlS, PARAGUAS Y BÁSTOÑÉá, á p fédio s itíeréibiéméfite fjárátes é invitó al i) ü sii iMStádtíf, Mariano García. I á ettéstióH dé ÍOs marinos; Éí incidente surgido entre el Se Marina. y el general D. Víctor Éííaz del Río ha dado a l á personalidad dé esté relieve dé actualidad extraordinario. Reproducimos su retrato; L 0 Ü blieo aproveche está verdadera dcásió ií; P u e r t a d e l S o l V. í, e s q u i n a ú M o n t e r a Müíéj del Se sirve. Plaza del dtttíÉttsñi Baaiáp. Én Boks muy fresca. CERVEZA OiMMiNT BIBLIOTECA DE A B C LAS DOS BARONESAS 165 nos coateato que ayer, 3 os voy á poner á régimen. Dieta severa hasta. maña? na... No tomaréis más que ua caldo ligero esta tarde... Tomad una cucharada de la poción, acostaos y dormid... I,o necesitáis. Volveré á las tres, y espero encontraros sin calentura. -Todo esto es muy fastidioso; pero si lo juzgáis necesario, obedezco. Luciano acabó de hacer la cura, hizo tomar á Max una cucharada del calmante y no se separó de él hasta dejadlo confortablemente acostado. En ía escalera se encontró cara á cafa cotí la baronesa viuda y cotí la joven. -Buenos días, querido doctor- -dijo Mád. Úéttñáhá, itícrSÉráfldéfgtt iíiáS áinafolé sanrisa. -Vamos á ver mi hijo. Mr. d Harblay, después de haber saludado respetuosamente á las se Sérás, replicó: Permitidme os suplique no lo hagáis por está íasáánáí. a viuda cambió de éxpresióa. Leonida miró á I uciano con visible sorpresa. ¿Está acaso peor? -balbució la vieja sieSora. -Un poco de fiebre, resultado dé tina éÉttodóa itítéttpestifa, íii ákí- ¿Nada grave? -preguntó I eonidá. -No, gracias á Dios... El señor barón descansa, y é tá táf dé ftSWá 1 srecido lá fiebre. ¿No almorzara? I ucianQ meneó la cabeza. -Ni almorzar ni comer- -dijo. -He fétíé íádd áiéiá. ¿Se quedará mi hijo todo él día éii éáífiá? -prdáigtíió lá bárófiésá. -No, señora... A las, tres debo volver... í é sttiiMté tté sé léifafifS f á áfa e haga algún ejercicio... -Las tres- -repitió Leonida; -la hora á lá eü ál sáfeéi ctíéntó eori v 6 sV, -Sí, señora. -Gracias, doctor, ifUciano volvió á saludar á las señoras y salió del chalet- ¿Esperabais á Mr. d Harblay á las tre s? -pregüiitó láfeárdnésüávlMá S su. ñixerá. -Sí, madre mía, deseo que presencie una sorpresa que preparo k Mftx. ¿Una sorpresa? -Que le ha de ser satisfactoria... me páieéé, y irtí taíSÍSié íí, madre- ¿No puedo saber... ¡Oh, imposible... Si lo supiégeiá yá Ht Habría Só ípféáá Iij ¡I eonida. En este momento Mr. de Nerville vino á réiíiíifsé céñ su tía y ptíáía. Era la hora del almuerzo. ¿No baja hoy Max. j 3 régüfitó J 6 rg. é. -No, sobrino- -respondió Maá. Gériiiaiía -Está un poco indispuesto y el doctor le aconseja aésiáíis é, -Pero- -dijo Leonída viváme Hte- -áefeé lévaütárSé á l tté f ifiíéSifá pifesenc! a ¡querido primó mé será SécéSáfia... Os Síiplic! qWsfiof -O 1 a oiometo. ¿Votipiét méííti Max, cavo fostró hafeíá fésplañctecido düfaftte tinos segundos, jSstíiferíi. ¿jjtíti Sffl r ÍiJÍié a 0 qué ñQ Sé MkMtá iii8 eM íñí vida! -fépítié fñ t nó líéni) ñé amáfgtífa. -Palabras itügrtídShté s y ldcág, ¿üd es. éfdád... ¿ííi t a l a muerte á apoderarse de mí sin dejarme tieíü Jíí dé gustar las celestes alegrías dé un árüor qtteilá venido démááiadtí taMé? El barón parecía desvariar al decir estas palabras. Luciano d Harblay le tomó las dos manos. ¡Por Dios, calmaos! -lé dijtí. -justas émtíclonés os háceíl mtíciio daño... ¡Todavía no tenéis fuerzas para síípcfriarfas! -Puédéíi matarme, ¿Verdad? -Sin duda, Si Se retioVáséti c 8 n fréetiéilÉiá. -Entonces irte calmare, püés quiero vivir. ¡Vivir para áinar... vivir, si la ciencia Bá rilélitido 1. ¿dé nciá -repitió éí médic d. -Sí... Escuchad, querido doctor, ó más bien querido amigo, pues siento háá a ves profunde cariño. y féspotídedñie frátícáñieílté, rudamente, sí es i sario. io. A ¡As! iriéhablabaháéépataMád. déTré vés... es extraño! -pensó M- ¿Qué queréis preguntarme? -añadió éá vüz aítá- ¿Estáis seguro de mi curación? -Blei veces iüé habéis ¿éc ha éStá pregunta... Diez veces og Hé respondido afirmativamente. ¿De manera que persistís? -Ciertamente. ¿No podré en ningún tiempo ser atacado del mal terrible de que aáegurais liaberme curado? -Én ningún tiénípo. Sábéiá leído á Tardiéti y Velpéati? -Sí, hé estudiado las obras dé éstbS maestros dé la ciencia. -Entonces, ¿sabéis que aíÉifeéS ÚS coütrádiéén? ó sé, p éro 1 si ellos éstábíetíeil sií ép itiión s Sb fé prüéfeás eStíélüyéntes, íáás eoncliiyeñtés todavía s óil ías qtie. tñé afirittán én la rüía y mé dáá íá certeza dé qué soy yo quien iiétté lá íázóíi... -Sin embargo, ¿si os engañaseis. -No puedo haberme engañado. -Sea... no: deseo más que creeros, pero ádiñiíátuos TÍIÜEI, iip; átssis. Si no hubieseis hecho más que contener el mal, si una criáis de hidfáfoBiá pudiese áé tíii momento á otro decíáfarsé, ¿habría peligró para Mad. dé f revés? Habría peligro para todos los qué os rodeasen, pero os repito qtíe habláis de una hipótesis inadmisible. -Convenido; sin embargó, éñ está hipótesis, iñi rñtíjér, átémSrízádá, pédría dirigirse á los Tribunales en demanda de separación. -agía dtidá... -Y la obtendría... ¡Y la ley me separaría de I eonida en el momeatcí én i ¿e mi c xázéñ y ííii álíüá van háíiia éllá... ¿En é f ñtota- entó éii qué na existo más qué para ellaí ¡Seña Mórríble! ¡Sería uña inúérfe anticipada, máá cruel q ue la otra.