Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 722 A B C. LUNES 27 DE MAYO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA. 3 MADRID. EN EL CUARTEL DE LA MONTAÑA SOLEMNE DESPEDIDA DE LOS SOLDADOS LICENCIADOS DEL BATALLÓN DE. CAZADORES DE MADRID. LOS CUMPLIDOS DANDO LA MANO AL TENIENTE CORONEL JEFE, SR. PAEZ JARAM 1 LLO Fot. Go í. 1 A SEGUNDA CON FERENCSA EN LA HAYA O QUE PUEDE Al regresar á Petersburgo Mr. de Martens, ESPERARSE el eminente jurisconsulto ruso, después de su visita á las principales Cnancillerías europeas, parece ser que llevaba consigo para transmitírselas al Zar, su augusto poderdante, las más lisonjeras impresiones acerca de la segunda Conferencia de la paz en I, a Haya, cuya apertura está anunciada para la prMera semana del próximo Junio. No es posible, sin embargo, fundar en tales Congresos ó Conferencias diplomáticas esperanzas quiméricamente absolutas. Soñar con la paz universal acaso sea una utopía, que en todos los tiempos tuvo defensores convencidos; tan aferrados á su ideal, que alguna vez estuvieron á punto de desgarrarse mutuamente pará imponer sus planes. En nuestros días, los creyentes en la paz universal cimentan todas- sus ilusiones en los Congresos pacifistas, que aunque no tuvieran otro atractivo que su noble objeto, justificarían sobradamente la atención- que el mundo entero los dedica. Pero es preciso concretar las esperanzas comenzando por asegurar que jamás las Conferencias d é l a paz podrán impedirla declaración de u n a guerra inminente. al menos mientras la organización social y política actual de los Estados subsista. Poco después: de la primera Conferencia en a Haya, celebrada en 1899, estallaban la guerra anglo- boer y laterrible campaña de ía M a n c h u r i a Los acontecimientos parecían obstinarse en demostrar la ineficacia d é l a s disposiciones pacíficas a d op t á das por las Potencias en ricf! pital dé 1 ós Paísees Bajos, y, sin embargo, forzoso es convenir en que la primera Conferencia prestó grandes servicios á la causa de la civilización, y que h a y fundamento sobrado para anticipar que la segunda ppdrá prestarlos 110 menos importantes. Debemos ala primera Conferencia en Iva Haya: el sistema de mediación de las Potencias a m i g a s que consintió solucionar MADRID. LA ASAMBLEA REPUBLICANA EN EL FRONTÓN CENTRAL el. incidente de Hull ASPECTO DEL ESCENARIO DURANTE EL DISCURSO DE LA PROPAGANDISTA CONSUELO ALVAREZ (VIOLETA) pacíficamente; la creación de un Tribunal FonA. BC. perm lente de arbitraje; la asimilación de las flictos internacionales, sobre todo en lo conmilicf YÍ y Cuerpos de voluntarios á las tropas cerniente al Tribunal de arbitraje y alas Coregulares, que evitará la reproducción del cruel misiones internacionales de investigación cauproceder con que los alemanes trataban á los sal; á las adiciones que deben hacerse á las franco- tiradores en la. guerra- de 1870 á 1871; leyes y usos de la guerra continental; elaborala prohibición de aplicar penas solectivás á ción de un convenio análogo parala guerra una población en funciones de guerra; la de naval, comprendiendo el bombardeo de puer bombardear las ciudades no fortificadas; el re- tos; ciudades y poblados por las escuadras; coglamento de las contribuciones y requisas, dé locación de minas, transformación de barcos guerra y la adaptación á la guerra marítima mercantes en buques de guerra, propiedad de los beligerantes en el mar, derechos y deberes de los principios del Convenio de Genova. f Tales son las reformas muy importantes y de los neutros, contrabando de guerra, etc. etc. útiles por sí mismas, que demuestran que la en una palabra, un vasto programa de proyecobra debida á la iniciativa del emperador de tos que pueden dividirse en dos partes distinRusia no ha sido huera ni estéril, aunque los tas: i. a Medios de impedir la guerra por invesacontecimientos posteriores hayan demostra- tigación de causas internacional, mediación ó do que la tarea comenzada estaba incompleta arbitraje, y 2. a limitación de las operaciones todavía y que para alcanzar el logro de sus as- de guerra por la definición lo más minuciosa piraciones eran necesarias nuevas y urgentes posible de los derechos y de los deberé? de los neutrales. v Conferencias. i os principales puntos enumerados en el Planteada por el Zar la discusión en estos programa imperial de la futura Asamblea son, términos, el acuerdo es relativamente fácil, por tanto, dignos del benévolo examén de las aunque lento y laborioso. I,o s problemas huPotencias reunidas. Kefiérense estos objeti- imanitarios- y de buea sentido podrán resolvos alas mejoras que deben introducirse en versé sin herir ¡suscéptibilidadeá, y con un fin las estipulaciones de la precedente reunión á común de filantrópico estímulo, pero las difipropósito del reglamentó pacífico dé los, con- cultades serán mayores, insuperables acaso, y fcerminadas probablemente con un aplazamiento indefinido al plantearse otros dos problemas que desean, según se afirma, exponer ante la Conferencia la Gran Bretaña y los Estados Unidos del Norte de América: la limitacióu de los armamentos y el desarme. Ambos problemas, acerca de cuya importancia capital toda ponderación es ociosa, podrán ser ampliamente debatidos, pero será muy difícil que lleguen á resolverse. Bastará para impedirlo la oposición de una sola Potencia, y como quiera que esa Potencia existe y tiene tin nombre propio y simboliza la hegemonía de la fuerza sobre el derecho, la tentativa generosa fracasará, porque mientras un solo pueblo se obstine en mantener sus armamentos, todos los demás estarán obligados á conservar los suyos para garantir su independencia y la integridad de sus territorios... Treinta y seis naciones estarán representadas en la próxima segunda Conferencia de Xa Haya, que, como la anterior, se reunirá en el Palacio del Bosque, así llamado porque esa posesión E. ealestá enclavada en medio del Gran Bosque de I, a Haya. Hagamos fervorosos votos porque sus decisiones derramen el bálsamo de la esperanza so bre los pueblos amenazados por los dolores de la guerra. NUESTROS X GRABADOS p; n el cuartel de la Montaña. El teniente coronel D. Federico Páez Jaramillo, jefe del batallón de Infantería de Cazadores de Madrid, es un militar que siente tanto; entusiasmo por la noble profesión de las armas en que ocupa importante y merecido cargo, que sabe transmitir á los demás sus sentimientos patrióticos, y ha hecho del batallón que manda un Cuerpo modelo de cualidades militares. P r u e b a s inmensas podríamos enumerar de la anterior afirmación, pero creemos sobrado elocuente la última, la despedida de los licenciados del b a t a llón, de la cual dimos noticia ayer en estas mismas columnas. Aquellos soldados se despidieron de sus jefes, y especialmente del teniente coronel Páez J a r a m i l l o no como quien está deseando el momento