Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ADRID, S Á B A D O 25 DE MAYO DE 1907. IsíÚMERO EXTRA. 10 CÉNTlMOS í g íf CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. AÑO NUM. 720. $2. V É P O C A MADRID. HOMENAJE AL HEREDERO DEL TRONO LA REPRESENTACIÓN DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS EN LA SOLEMNE RECEPCIÓN VERIFICADA ANTEAYER; EN PALACIO PARA PRESENTAR AL PRINCIPE LA OFRENDA DE MIL DOBLAS EN EL PRESENTE NUM. r EXTRAORDINARIO Incluímos el suplemento ilustrado de dieciséis oáginas G c N T E M E N U D A que deben exigir todos nuestros suscripiores y compradores. PRECIO: DIEZ C É N T I M O S EN TODA ESPAÑA P L ESTUDIO DE LA EGO NOMIA POLÍTIGA. POR ALVARO GALZADO Para la generalidad de las gentes, las nociones de Economía política son un conjunto de verdades vulgares, cuyo conocimiento resulta poco menos que inútil. Y es que no se fijan los qué así piensan en que el estudio de ciertos problemas, como los que se refieren al capital, al, trabajo, al salario, -á- la producción y distribución de la riqueza, á la emigración, á la colonización, á la moneda y á muchas otras cuestiones íntimamente ligadas con la vida de los pueblos, y basta con el desarrollo de la actividad de los individuos, no. es solamente útil, sino indispensable en los tiempos modernos. Una d e l a s consecuencias de aquel error está en que sólo haya Cátedras de Economía política en las Facultades de Derecho y en la Escuela de, Caminos, como si loS; abogados y los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos fuesen los únicos ciudadanos para quienes tenga utilidad la ciencia económica. Al comerciante que compra 5- vende, al industrial que produce, al patibno que paga sklarios y al obrero que los recibe, á todos los que trabajan arriba ó abajo de la escala social, les conviene estudiar las leyes económicas íntimamente ligadas con su existencia. Si no se dan cuenta de lo que significan esas leyes, lucharán con desventaja en la batalla de la vida, porque el hombre, por ignorante que sea, se forja ideas sobre cuanto se relaciona con sus ixitereses y con sus necesidades, y si se le abandona á sus impresiones, puede vivir engañado por las apariencias y adquirir ideas falsas, quiméricas y hasta peligrosas. Muchos de los errores del socialismo tienen su origen en ese desconocimiento de los más elementales principios de ia Economía política. i i, preciso mcuíc i. t eu los cerebros veri es que tomen el lugar ocupado por los errores producidos por engañosas impresiones, y esas verdades pueden grabarse fácilmente en el cerebro de los niños. Por eso sería muy provechoso enseñar la Economía política en todos los grados de la enseñanza, á los niños, á los adultos y á los hombres, cuidando, claro está, de tener en cuenta, al escoger las materias, la edad y el desarrollo intelectual de los alumnos. No sería conve niente hablar, por ejemplo, á los niños que cursan asignaturas de la primera enseñanza, del papel moneda y de los sistemas tributarios; pero se les podría inculcar, á grandes rasgos, ideas generales referentes á cómo se forma, se distribuye y se consume la riqueza, á las leyes naturales que rigen el trabajo y al empleo de los productos que ese trabajo proporciona, Que la generalización del estudio de la Economía política se impone, y. que esta ciencia está relacionada con la actividad de todas las clases sociales, lo están demostrando las dos Asambleas nacionales que acaban de celebrarse en Madrid. Inútil nos parece insistir en que la Asamblea de la producción nacional tiene íntimas relaciones con la ciencia económica, pues es natural que estudien sus fundamentos y que traten de aplicar sus principios los comerciantes, los mineros, los navieros, los agricultores y los industriales que de ella formaron parte. lya otra Asamblea á que aludimos es la de veterinarios. Hemos asistido á algunas sesiones y hemos visto dibujarse, durante los debates, la tendencia de que el veterinario, constantemente en contacto con el aldeano, debe enseñar á éste lo que son la cooperación y el crédito agrícola. Es más, el director de Agricultura ha indicado, en el discurso, que pronunció el día de la inauguración de la, Asamblea, que si los veterinarios ejercieran una función socíalde ésta índole, ningún Gobierno les negaría su apoyo. Pues bien, para cumplir esa misión, puramente económica, el veterinario tiene que poseer conocimientos económicos, tiene que estudiar Economía política. I, a Escuela de Veterinaria es, por lo tanto, uno de los muchos centros de enseñanza donde los alumnos debieran estiidiar la ciencia de Adaní Smith, y si esto decimos de los veterinarios, ¡qué diremos de los ingenieros agrónomos! Es opinióninuy generalizada que la Economía política se limita á consignar empíricamente ios hechos, y que su estudio acaba por imprimir en el espíritu una doctrina de resignc ciói; que jr. cto se asemeja á non, g ún in- diferencia atite los sufrimientos de la humanidad que la ciencia económica considera inevitables y fatales. También la medicina evStudia las causas y los efectos de las enfermedades, y también en el orden patológico existen leyes fatales é inevitables, y no deja por eso de ser titil el estudio de la ciencia médica. Esta, partiendo de leyes generales irrebatibles, aplica los remedios de acuerdo con esas leyes, cuya existencia no significa que la medicina sea forzosamente empírica. Y así como el hombre debe poseer conocimientos generales de higiene y de medicina práctica, es conveniente que tenga también ciertas nociones económicas, porque si las nociones elementales de la Economía política estuvieran más extendidas, las cuestiones de economía social se resolverían con mayor facilidad, pues en todos los oficios y en todas las profesiones, el conocimiento de verdades generales puede servir de guía al hombre que las ha estudiado. En las escuelas de Artes y Oficios, en las escuelas profesionales, en todas las escuelas de Ingenieros y hasta en las escuelas militares, deben crearse cátedras de Economía política. Con ese desprecio que hacia la ciencia económica siente la mayoría de las gentes, resulta que las clases directoras desconocen, porque no las han estudiado, cuestiones que el pueblo, ineducado también en ese mismo género de conocimiento, interpreta á su manera y, á veces, de un modo peligroso. Por eso en algunos países se han realizado grandes esfmtrzos para divulgar las verdades económicas. En el Japón, desde 1876, el Gobierno ha organizado conferencias de Economía política, y distribuye á los funcionarios las lecciones impresas. El 20 de Febrero de 1879 se declaró obligatoria en Bélgica la enseñanza de la Economía política en las Escuelas Normales primarias. En Francia se fundó una cátedra de Economía en la Escuela de Caminos en 1825 y otra en la Escuela de Minas en 1885; además, existen muchas cátedras debidas á la iniciativa individual, en las Alcaldías de distrito de París y en muchas escuelas de segunda enseñanza de París y de provincias. Al alcance de las inteligencias infantiles están muchas cuestiones que, al referirse á la riqueza, tienen relación también con la moral privada, con la grandeza nacional, con la paz pública y con la felicidad del individuo. A los niños se les pueden inculcar ideas sanas sobre el trabajo, la tierra, las fuerzas naturales, el capital, en una palabra, sobre los factores esenciales de toda producción. Con esas nociones generales, ¿no emprendería el hombre en me jores condiciones que ahora el siruglefor life? D. Manuel Osorio y Bérnard lo coinprendió muy bien cuando escribió sus Cartas ¡á un niño sobre Economía política, librito admirable, muj claro, muy ameno, que todos los padres, á cualquier clase social que pertenezcan, debieran po ner en manos de sus hijos. Enseñar á los niños ciertos principios rudimentarios de la ciencia económica, es sembrar una semilla que el porvenir se encargará de fecundar. Así, cuando lleguen á ser hombres estarán familiarizados con ciertas leyes económicas que les ayudarán en la lucha por la existencia. Por eso Duryy, e l g r a n historiador francés, recomendaba á los profesores de Historia que dieran á sus alumnos, al hablarles délos acontecimientos históricos, las explicaciones económicas que con ellos están relacionadas. Con lo dicho creemos haber demostrado que la ciencia económica es Útil para todos y debe ser estudiada por todos, y repetiremos, para terminar, que para hacer desaparecer ideas erróneas relacionadas con la lacha que, hoy más que nunca, tiene que sostener todo ser humano, no hay nada tan práctico como la difusión de esta ciencia, que tanto ha progresado desde hace un siglo y que se enseña etj tan reducido número de centros docentes. NOTAS M U N I G I P A L E S I a sesión de ayer. Se abrió la sesión á las diez en punto, bajo la presidencia del Sr. Sánchez de Toca. Terminados los asuntos de oficio, se entró en el orden del día, y fueron aprobados sin discusión muchos dictámenes y, después de ligero debate, otros varios de las Comisiones de Gobierno interior. Ensanche y Obras. Fueron desechados algunos otros, y se acordó retirar, á petición del Sr. Párraga el dictamen de la Comisión de Cementerios proponiendo la aprobación del presupuesto y oliegos de condiciones para subastar la construcción de la Necrópolis del Este. Se acordó, por fin, pagar al Sr. Menéndez Pidal las 6.000 pesetas, importe del retrato que hizo de S. M. el Rey. Y también se acordó retirar el dictamen relativo á un crédito de 10.000 pesetas para las víctimas de la catástrofe del Vesubio. Quedó resuelto dirigir uu voto de gracias á doña Josefa Lafuente por su donativo de 10.000 pesetas 4 Uis diex Casas- dQ. SocorrQ le Madrid