Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMERO 71, A B C. MIÉRCOLES 22 DE MAYO DE 1907. OCHO PAGINAS. BD 1 G 1O N 1. MAPAMUNDI 1 d International Sleeping- ear Companyha ins -tituído un servicio rápido, es decir, relativamente rápido, semanal, desondres al Japón, atravesando el Norte de Éurorjá y la Siberia. El tren partirá desondres á las nueve de la mañana, recorriendo Moscou, Irkutsk y Vladivóstock en seis días. De Vladivostbck un servicio de buques conducirá en un día á los via jeros á los principales puertos del Japón. La Compañía espera poder abreviar este trayecto. I Los trenes que se usan para este servicio san de gran lujo; El billete de Londres á Nagásaki cuesta 45 libras esterlinas en primera clase, y 32 en segunda. Hasta ahora, la comunicación más rápida entre Inglaterra y el Japón era por la vía de Canadá, y se tardaban veinticuatro días en el viaje. energía acumulada que producé la fuerza fie vivir, se verifican del mismo modo, son como el carbón para poner en marcha un motor. Al venir al mundo el individuo, trae un capital inicial; si la energía que ya acumulando la conserva y no la disipa en el curso de su existencia, puede luego utilizarla por muchos años y llegar a l a extrema vejez. Adoptemos, pues, el régimen de vida á los medios y necesidades de nuestro organismo. El Dr. Metchnikoff no ha revelado aún su secreto, pero se promete conseguir que los viejos se transformen en jóvenes, sin necesidad de acudir al remedio de Fausto. ¡Ancianos, aún hay esperanza: á sostenerse hasta que venga el específico del Dr. Metchnikoff. -XXX. TRIBUNALES S UL 1 DAD D E DOS CLAUSU- E n la Sala LAS TESTAMENTARIAS ¿J S rial Supremo vióse ayer tarde un recurso interpuesto contra una sentencia dictada- por la Audiencia de Sevilla, en un pleito seguido sobre nulidad de dos clausulas testamentarias, Según parece, niurió. hace algún tiempo doña Josefa Page, legando su fortuna á dos sobrinas, D. OTTO ENGtLHARD DIRECTOR DE LA COMPAÑÍA SEVILLANA DE ELECTRICIDAD Fot. Pavón. ¡Se prepara para el año próximo una intere sante tournée. Los principales actores del teatro Nacional de Cristianía, darán algunas representaciones en Europa, principiando por París, de las principales obras de Ibsen. La expedición irá dirigida por Bjoerson, director del teatro Nacional é hijo del ilustre escritor. Estas animadas representaciones han. desopiamos de El Liberal de- Sevilla: Por conducto dé nuestro querido amigo pertado mucha curiosidad, porque es la primeel ex alcalde de Sevilla, Sr. Luca de Tena, ha ra vez que el público de Europa va á conocer sido entregada hoy al presidente- de la Dipu- la interpretación que á las obras de Ibsen dan tación, Sr. Amores Ayala, la suma de 5.000 pe- sus compatriotas. setas que en concepto de donativo particular g la vida humana, conservando en ha hecho D. Otto Engelhard, director de la Compañía Sevillana de Electricidad, para la los viejos la inteligencia y su aptitud para adquisición de la solería de mármol, y pintura el trabajo y reparar en la constitución fisiolóde la sala de San José del Hospital central. gica el irreparable estrago de los años, es el Con este generoso desprendimiento prueba descubrimiento que ocupa hoy la atención der el Sr. Engelhard su amor á Sevilla y confirma célebre profesor Metchnikoff. Los emperadores de China, de la dinastí cuan justificados están la consideración y el de los Tcheng, narra Le Fígaro, habían colocaaprecio de que goza. Dentro de breves días dada la actividad do bajo su protección imperial un específico de los Sres. Amores y t u c a de Tena, la sala de para, la inmortalidad que contenía mercurio, San José, hoy terriza, en ía que presta sus ser- arsénico, potasa... y madre- perla, substancia! vicios, el reputado facultativo Sr. Fedriani, es- todas cuya acción es muy tónica y reconstitu tará perfectamente acondicionada, merced al yente. Según la tradición, bebiendo este elíxir s donativo del Sr. Engelhard. La conducta del Sr. Engelhard, subdito ale- sentía una nueva yida. En la Edad Media y después en los tiempos mán, contribuyendo con una suma tan importante á que los pobres que. ingresan en el hos- modernos, se han preconizado muchos reme: pital tengan las comodidades posibles y pue- dios, y entre, todos, el que más éxito alcanzó dan conllevar su desgracia, merece los más ca- fue el elixir de larga vida que descubrió Ca lurosos elogios. de. todo el mundo, y para que gliostrc. jgdj tan filantrópico sirva de estímulo, nos Hoy se ha concedido, á la higiene personal permitimos llamar la atención del Gobierno del ambiente en que se vive; los. maravillosos y para que dispensé al. Sr. -Engelhard una distin- seguros efectos que antes se proclamaban cqmo ción, que siempre sera bien merecida. Pocas misteriosos panaceas. De grandes resultados veces las condecoraciones pueden emplearse son las inyecciones de suero artificial, que es mejor que en ocasiones como la presente. timulan la nutrición, equilibran el sistema nerEl Sr. Engelhard, además de generoso y ca- vioso, contienen la presión arterial en su curse ritativo, es nombre que ha contribuido con sus prudente, aumentan el poder de defensa del or trabajos y sus reconocidos talentos, como di- ganismo contra las incrustaciones calcárea rector de: la Compañía Sevillana de Electrici- que precipitan la vejez. d a d y dé los tranvías, al progresoindustrial de La longevidad depende, sobre- todo, de dos S e v i l l a factores: en primer término, de la calidad de lo Por todos conceptos, pues, es dignp de un materiales que constituyen la máquina huma acto que signifique reconocimiento y sirva de na; en segundo, de la energía individual. La estímulo para otras felices iniciativas. vida y el trabaio incesante del organismo, 1 I a Compañía de navegación White Star ha instituido á bordo de sus buques un servicio de banca para uso de los viajeros. Entre otras operaciones, se pueden girar libremente cheques, que son aceptados y pagados á la vista por los principales Bancos europeos y americanos. La innovación ha encontrado gran éxito entre los viajeros, y después de algunas pruebas realizadas, se ha adoptado ya con carácter permanente. pero ordenando también en su testamento que DONATIVO ESPLENDIDO C se invirtieran enmisas en sufragio de su. alma 15.000 pesetas y que se emplearan 18.000 en una fundación piadosa. Las sobrinas de la finada pidieron la nulidad de las referidas cláusulas, basándose en la doctrina legal que prohibe hacer donaciones á personas indeterminadas, pero se opuso a l a pretensión, de los parientes un sacerdote, que aseguró haber oído á la causante de la herencia qué dase de fundación deseaba y hasta precisarla iglesia donde las misas habían de rezarse. El Juzgado y la Audiencia de Sevilla declararon válidas las cláusulas origen de este pleito, peí o no conformes con el fallo recaído, las sobrinas de doña Josefa Pagé interpusieron el recurso que ayer sostuvo ante el Supremo el letrado Sr. Marín. El ex ministro D. Rafael Gasset pidió, como recurrido, la confirmación de la sentencia. CURACIÓN MILAGROSA LA ENFERMA MARÍA DEL ROSARIO MARTÍNEZ, CURADA MILAGROSAMENTE EN EL TEMPLÓ DEL PILAR DE ZARAGOZA Detenido Batanero como autor de este homicidio, ayer. compareció en la Sección cuarta de la Audiencia. El fiscal considera que en el hecho conc. uj rren la atenuante de arrebato y obcecación y la agravante de reincidencia, y pide que se imponga al procesado la pena de catorce años, ocho meses y un día de reclusión temporal, accesorias y pago de costas. El defensor, Sr. Rivera, entiende que su pa trocinado obró en legítima defensa, y aue por consecuencia procede absolverle. La prueba testifical practicada ayer tárete favoreció en general á Batanero. P O R NO PAGAR El 21 de Mayo del año Hoy terminará este juicio. -último reuniéronse en una taberna del Puente de Vallecas, para jugarse al tute hasta las pestañas, Manuel Bata- P X P E N D I C I O N DE También terminará MONEDA FALSA. s t á t a r d e l a vista itn- KiTtT A C A I C A e ñero, José Díaz y otros dos sujetos. u causa geguj. Comenzaron la partida. á las ocho de la noda por expendicíón de moneda falsa contra Niche, y á las once no daban señales decansancio; pero como el tabernero sí las daba, rogó- colás y Dionisia López. Ambos procesados negaron ayer ante el Jules que se fueran á la calle. Los jugadores, y especialmente José Díaz, que por hallarse per- rado, reunido en la Sección íércéra, que. hudiendo quería que lé dieran el desquite, pidie- bieran cometido el delito que les atribuye él ron al dueño del establecimiento que les con- fiscal; pero como el agente dé Vigilancia que sintiera jugarse á seis partidas un frasco dé los detuvo afirmó en el sumario y repitió ayer ante el Tribunal que presenció la entrega dé vino y dos ó tres latas de sardinas. Accedió el amo de la tienda, siguieron ju- una de las piezas que se supone falsas, el, re- gando al tute Díaz, Batanero y sus amigos, y presentante de la ley sostuvo su acusación en cuando llegó la hora de liquidar, armóse uno el sentido de considerar á Nicolás y a su ÜHá de los más formidables escándalos que los ve- Dianisia actores dé tin delito de ex endici ni cinos de aquella barriada han presenciado. de moneda- afalsa, por qWHebe- ímp ipnérse: al Manuel Díaz, qué era el que había perdido, ne- procesado tres años, ocho niéseis y un día de góse á pagar los comestibles; Batanero y los presidio, y á Dionisia, que es menor de dieciootros dos jugadores obstináronse: en. que los cho, años, la de un año, cuajzo mejes y pnce pagara, -sin conseguir otra cosa- que un báñ- días dé prisión correccional; El defensor, Sr. Herrero, informará esta tarquetazo que Díaz dio á Manuel conio suoremo de, abogando por la absolución argumenté. El tabernero, al ruido promovido por los que Los abogados del Colegio de Madrid propóreñían, salió de la trastienda y quiso poner paz; pero un segundo banquetazodio al traste nense obsequiar con un banquete al Sr. Alvacon tales propósitos, y se generalizó la lucha, rezArranzpor su reciente triunfo en la Auy resultando de ella el José Díaz con una cuchi- diencia de Zaragoza, llada que le produjo la muerte á los dos días. UN PASANTE BIBLIOTECA DE A B C 130 LAS DOS BARONESAS 131 ¿Qué tenéis, querida tía? -preguntó él sentándose; -Me parece qué estáis en extremo preocupada. ¿Comprendes tú bien lo que aquí está jasando? ¿Pasa, pues, algo extraordinario... -diio con fingida sencillez Mr. deN rville. -rMax sufre por completo lá influencia del Dr. d Harblay. -No es hoy el día que sabemos eso. -Mr. d Harblay le ha aconsejado que sea más afectuoso con Leonídá- -El consejo era bueno. Mi nuera se entiende con el doctor, que de seguro trabaja para unirla con mi hijo, unión que sería funesta á nuestros intereses. -Permitidme, querida tía, que no participe en nada de vuestra opinión... Me gusta poco Mr. d Harblay; pero me parece que en vez de perjudicarnos, n o s s e r v i r á Jorge reprimió, á duras penas, un movimiento de impaciencia. ¡Vais demasiado aprisa, querida tía! -exclamó. -El doctor ha prohibido terminantemente hablar dé negocios con el convaleciente, y determinar en él cualquiera agitación ó preocupación... Esperad algunos días... Yo mismo tengo necesidad de enterarme, por medio de un escribano, de muchos puntos que Bós interesa conocer... Mañana iré á París. La conversación de la tía y el sobrino duró todavía mucho tiempo, pero nos parece inútil dar á conocer el resto á nuestros lectores. v g ¡Ah! ¿De veras? -exclamó con ironía la baronesa. -Voy a probároslo... Conozco á Max mejor que vos. El fondo de su carácter es el egoísmo... ¿Convenís en esto, querida tía? -Convengo en esto; -Mi primo no se cree completamente curado, y como tiene la mayor confianza en la habilidad del doctor, hace de él su amigo para inspirarle más interés... En el fondo, su pretendida amistad no es más que egoísmo, ...No querría nada de ella si Ma no tuviese alguna inquietud. -Es posible. -Decid que es ciejrto... En cuanto al Dr. d Harblay, ie ne hablado poco, pero le he estudiado mucho desde que le conozco, y he aquí mi opinión sobre él. Es hombre deciéncia y ambicioso. i. Habiéndole procurado la casualidad ó su buena estrella, una; brillante entrada en vuestra casay ha resuelto conquistar, gracias á está; casualidad, reputación y fortuna; ha adivinado (lo que por otra- párte; no- era difícil) que. existían serias desavenencias entre, vos y vuestrá nuera, como entré- Max y su mujer... Quiere ser mediador... ¡Pues bien! este. médiádor harávuestro. juego! i- ¿Quésabes, tu? -Lo cóhtr. krío esímposible... Ser inédico titulado de la familia de Tréyes s él punto dé- partida para él. Suinterés le inducirá á aconsejar á Max en in- tefes. nuestro paraVconciliarse nuestras simpatías, y hasta creo que lo ha hecho ya, pues no dudéis, querida tía, que la cuestión de dinero ha sido debatida entre ellos con motivo de la vida. interior del chalet. ¿Qué es lo que te hace, suponer eso? -Estas palabras, pronunciadas por mi primo: El doctor me dábalos mismos consejos que vos y su sonrisa incrédula cuando os hablaba de vuestra súbita amistad por Leonida. Habéis teriido un golpe maestro al volver á hablar de Mr. d Harblay, demostrándole viva gratitud y confianza ilimitada. Con esto le heñios gaaado por compléto. ¿Te parece a ti que- si yo pMiese á mi hijo que asegurase mi porvenir y el tuyo, consentiría en hablaría su mujer? -Estov convencido que pondría por intermediario al doctor. -Mañana sin faltatendré con Max una conversación- -dijo vivamente la baronesa: vittda. Como ya sabemos, Leonida. había salido d e! cuarto de Max con las lágrimas en ios ojos. La pobre mujer, en quien luchaba el amor naciente con el deber, sufría ho- rriblemente. No deseaba más sino encontrar en los brazos de su marido ayuda v- t rotección contra el recuerdo avasallador de Luciano d Harblay. Para darle fuerza y valor, un poco de ternura, un poco de bondad, debían derle suficientes. Pero ¡ayl esta alma leal, recta, y este tembloroso y herido corazón no en. contraban para acogerse más que frialdad y desdén! En cuánto Mad. de Tréves se encontró. en su cuarto, dejó escapar sus so, U o z o s ¡mío! ¡Señor, Dios mío! -balbució torciéndose las: manos. ¡Cuánto sufro! ¿Por qué dejáis queme torturen así? ¿Qué. he. hecho pára. -sér tatudesgraciada? ¿Qué falta desconocida expió? ¡Lucho, sin embargo, lucho con todas mis fuerzas, y lucharé hasta el. fin... No quiero iceder y lio cederé... Todos! ine- abandonan, pero yo me guardaré á mí. misma. 0 Leonida apoyó los codos sobre una mesa, la cabeza en sus manos y lloro rmuchotiehipo. Al cabo de una hora sé levantó y dijo casi en voz alta: ¿Qué hacer para librarme de tanto sufrimiento? ¿Para obtener de: mi ¿a- rido protección contra mí misma... Puede- ser que, én efecto fuese mejor para mí que dieseyo satisfacción á los deseos de su madre... ¡Dinero... ¡Dios mío! Dispuesta estoy á prodigarlo... ¡Poco. m e importa está fortuna, causa de toda mi desventura! ¿Qué quieren, y. cómo, contentarlos? Si pudiese saberlo. Pero, ¿por quién? Jorge de Nerville quizá... Sí, Jórge, eso. es... Su interés es el de mi suegra, puesto que recibe una asignación de Max, y él, al menos, es amigo mío... lo creo... lo espero... Voy averio al: instante. Mad. de Tréves enjugó los ojos, llamó y dijo ásti, doncella: -Enteraos si está en el chaleí Mr. de Nerville y rógadle que tenga la- bondad de venir, aquí. r y. j Jorge estaba en elchalet. V Al saber por la doncella que su prima deseaba hablarle, sintió profünda: SOr- presa; pero se guardó muy bien de hacerse esperar, y sin: perder- momento se di- gió al cuarto de Leonida. 1 u t- ísta salió, á su encuentro, tendiéndole sus manos febriles. Mr. de Nerville las cogió, las estrechó, y al contacto de: esta piel, satinada una nube de llamas pasó por delante de sus ojos.